viernes, 24 de marzo de 2017

Primera derrota de Trump en su embestida contra el Obamacare

La división interna de los republicanos obliga a posponer una votación en el Congreso en el séptimo aniversario de la ley sanitaria de Obama

Donald Trump, durante una reunión sobre sanidad, la semana pasada en la Casa Blanca. AP / PABLO MARTINEZ MONSIVAIS

JUEVES, 23 DE MARZO DEL 2017 - 21:04 CET

El poder también se aprende a base de golpes y Donald Trump ha recibido este jueves uno enorme. Los líderes republicanos en el Congreso han tenido que posponer la primera votación de la propuesta de ley para revocar y reemplazar la reforma sanitaria de Barack Obama, que se había previsto para este jueves, día del séptimo aniversario de la entrada en vigor de esa norma.

La decisión la ha forzado la incapacidad del presidente de lograr unificar a su propio partido, pese a frenéticos esfuerzos en los últimos días y horas. Por si el mazazo no fuera suficiente, el fracaso llega en un tema que lleva tanto tiempo uniendo a los conservadores como el rechazo al 'Obamacare'. Y lo que late detrás no es solo un traspiés logístico-legislativo, sino algo más profundo: decenas de miembros de su propio partido se han mostrado dispuestos a no seguir los dictados de Trump ni someterse a sus presiones, algo que puede empezar a abrir interrogantes sobre su capacidad para sacar adelante otras partes de su agenda.

LOS MÁS CONSERVADORES

Esta vez la mayor oposición a Trump ha llegado del 'Freedom Caucus', el grupo de congresistas más conservadores en la Cámara baja, que aspiran a una revocación absoluta de la ley de Obama y que veían insuficiente la propuesta legislativa preparada por el 'speaker' (líder de la Cámara), Paul Ryan. Aunque Trump en los dos últimos días les ha hecho concesiones (incluyendo sacar de las prestaciones básicas obligatorias de los seguros las emergencias, los cuidados de maternidad y la salud mental), las han considerado insuficientes. Y de la última reunión con el presidente, este mismo jueves, han salido sin dar su brazo a torcer.

Por si fuera poco, con sus cesiones a los ultraconservadores Trump ha incomodado también a algunos republicanos moderados, que temen que serán castigados en las urnas por su apoyo a una ley que amenaza con dejar sin seguro a 14 millones de personas solo en su primer año en vigor.

NOCHE DE LLAMADAS

Una portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha asegurado que la votación probablemente se producirá este viernes por la mañana y se ha mostrado confiada en que la propuesta de ley tendrá suficientes apoyos para salir adelante. Pero aunque Trump pase la tarde y la noche haciendo llamadas (como Sanders ha sugerido que es posible) está por ver que convenza a quienes no ha convencido hasta ahora.

En cualquier caso, Trump y Ryan han perdido ya un momento simbólico: dar el primer golpe del derribo del 'Obamacare' en el día del séptimo aniversario de su entrada en vigor. Y ese 'cumpleaños' de momento ha podido seguir celebrándolo Obama, quien ha roto el silencio que por ahora está marcando su pospresidencia para emitir un comunicado defendiendo una ley que, según sus palabras, “finalmente declaró que en América la sanidad no es un privilegio de unos pocos sino un derecho para todos”. De momento sigue en vigor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario