jueves, 23 de marzo de 2017

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 24 DE MARZO DE 2017


En el transcurso de la presente semana se producen en El Salvador innumerables actos de recordación hacia monseñor Oscar Arnulfo Romero, beato de la iglesia, quien fuera vilmente asesinado el 24 de marzo de 1980.

A 37 años de su martirio, los salvadoreños le evocan cada vez más, muy pendientes de su esperada canonización por el papa Francisco, quien desde que asumió su pontificado, mostró gran interés y admiración por la vida y obra, totalmente entregada a su pueblo aún hasta la muerte.

No hay una fecha precisa y oficial para ese evento que se esperaría presidiera el mismo sumo pontífice, posiblemente en El Salvador, toda vez concluya el proceso que se encuentra en sus últimas etapas.

A inicios de la semana, Francisco presidió una misa en el Vaticano ante la presencia de los obispos salvadoreños que se encuentran de visita por varios días, precisamente en el marco de esa expectativa que también comparten la gran mayoría de salvadoreños.

Habrá que recordar que un sector de la extrema derecha de este país centroamericano celebró con champán esa terrible tarde-noche, cuando fue asesinado monseñor Romero por un francotirador de los escuadrones de la muerte. La Comisión de la Verdad señaló al mayor Roberto D’Aubuisson como principal autor intelectual del crimen, así como a otros implicados, algunos de ellos ya confesos.

Todavía esos sectores muestran su rechazo de la elevación a los altares de quien tanto llegaron a odiar; y aunque a regañadientes han debido aceptar esa realidad, ocultan cualquier expresión de complacencia de suceder la posibilidad de contar con el primer santo salvadoreño. Su poderío mediático es el mejor ejemplo de tal conducta respecto al manejo de las informaciones.

Los demás sectores convergen a través de diversas posiciones, desde el moderado observador piadoso de los acontecimientos ligados al beato, hasta los comprometidos con su total reivindicación como mártir y santo. Los hay quienes no olvidan su cruel muerte, y piden justicia.

Tal es así que los abogados de Tutela Legal María Julia Hernández, han presentado la mañana de este jueves la solicitud de apertura del caso de su asesinato. Dicho documento ha sido entregado en el juzgado 4° de instrucción de San Salvador, la capital.

Quienes interponen tal petición buscan que se reabra el proceso penal contra los responsables intelectuales, materiales y cómplices del asesinato de monseñor Romero, considerándolo como crimen de lesa humanidad.  Además, han asegurado que no los mueve la venganza, sino que el pueblo salvadoreño pueda conocer la verdad.

Esto acurre también luego de anulada la amnistía de 1993 por la Corte Suprema de Justicia, por lo que el caso queda abierto. Como fue iniciado antes de 1998 con el anterior Código Penal, debiera aplicarse el de 1973, donde la dirección del proceso la lleva el tribunal, y no la fiscalía general de la Republica, tal como ha afirmado Ovidio Mauricio, director de Tutela Legal.

En el mismo sentido han expresado que se encuentran preparando los casos de otros sacerdotes asesinados durante el conflicto armado, para presentarlos ante los tribunales.

Entre esos sacerdotes recordamos a algunos de ellos, como Rutilio Grande, Alfonso Navarro, Ernesto Barrera Moto, Juan Ramón Moreno Pardo, entre otros, y a quienes este corresponsal tuvo el privilegio de conocerles personalmente.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario