viernes, 24 de marzo de 2017

Salvadoreños recuerdan asesinato de sacerdote Oscar Arnulfo Romero

Editado por Julio Pérez

Oscar Arnulfo Romero

San Salvador, 24 mar (RHC) El asesinato de monseñor Oscar Arnulfo Romero, hace hoy 37 años, catalizó la inevitable guerra civil en El Salvador y marcó a una nación que ahora reza porque La Voz de los Sin Voz sea canonizado.

De hecho, el ascenso a los altares del obispo mártir, beatificado hace dos años, parece cercano con la mediación del papa Francisco I, que esta semana ofició una misa en memoria de quien muchos veneran ya como San Romero de América, recuerda Prensa Latina.

En espera de justicia divina, la terrenal podría llegarle al crimen sin castigo del Arzobispo de San Salvador, víctima de un sicario de la oligarquía que mató al hombre, pero propició el nacimiento de una leyenda.

Abogados de Tutela Legal solicitaron la víspera al Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador que reabra el proceso penal contra los responsables intelectuales, materiales y cómplices del magnicidio, en busca de verdad y arrepentimiento.

La anulación de la Ley de Amnistía esfuma todas las excusas para negarse a hurgar en el crimen, en el cual estuvo presuntamente vinculado Roberto D'Aubuisson, fundador de la ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Esa formación presiona al gobierno para mantener intacto el modelo neoliberal y su renuencia a resolver los problemas creados por sus administraciones choca con la prédica de identificación con los pobres que practicó Romero.

De hecho, mientras el pueblo salvadoreño lleva días recordando al mártir, seguidores de Arena quieren aprovechar la efeméride para reclamar una Comisión Internacional Contra la Corrupción para socavar la credibilidad del gobierno.

Sin embargo, los fieles de Romero ya realizaron una procesión en conmemoración del martirio en su natal Ciudad Barrios; y la Asamblea Legislativa guardó un minuto de silencio en memoria del más universal de los salvadoreños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario