martes, 4 de abril de 2017

PINAR DEL RÍO: Los niños que encontraron 3 300 euros… y los devolvieron

Había empezado a oscurecer y venían, como todas las tardes, de las clases de fútbol. Era viernes y seguramente estarían haciendo planes para el fin de semana...

3 de abril de 2017 22:04:51

Adrián (a la izquierda), Lesniel (al centro) y Maikol con sus padres. Foto del Autor

VIÑALES, Pinar del Río.– Había empezado a oscurecer y venían, como todas las tardes, de las clases de fútbol. Era viernes y seguramente estarían haciendo planes para el fin de semana, cuando muy cerca de la acera, sobre un montón de balaustres de una vivienda a medio construir, dos objetos llamaron su atención.
El primero era un mapa y sobre él, una billetera con mucho, mucho dinero.

«Cuando la abrimos y vimos lo que tenía, corrimos para mi casa y le preguntamos a mi mamá qué debíamos a hacer con eso», recuerda Maikol Eduardo Rodríguez Correa (11 años), de los tres niños, el que más cerca vive del lugar del hallazgo.

Después de revisar en el interior de la cartera y ver que en total contenía 33 billetes de 100 euros, un boleto de avión, un documento que parecía una licencia de conducción, y un pasaporte de un hombre de nacionalidad alemana, la respuesta de los padres fue tajante: había que devolverle todo a su dueño.

«Los sentamos a los tres en la sala y comenzamos a conversar con ellos de todos los valores que se deben inculcar en la casa y en la escuela, del desinterés, de la modestia, de la humildad», cuenta Eddy Rodríguez, el papá de Maikol.

«Además, les explicamos que aquella billetera le pertenecía a una persona que se encontraba de paso en nuestro país, y que seguramente estaría desesperada, sin dinero, sin documentos, por tanto debíamos entregarlo, y los tres lo entendieron», añade Sandra Correa, la madre.

Primero ella misma los acompañó a la oficina de Inmigración, pero como ya era tarde, no encontraron ningún funcionario. Entonces el custodio les sugirió que fueran a la unidad de la policía.

«El oficial de guardia nos tomó declaración, y se quedó con la cartera para localizar al turista. Cuando regresamos a la casa, les explicamos a los padres de los otros niños lo que había ocurrido, y estuvieron de acuerdo en que hubiéramos actuado así», asegura Sandra.

Al día siguiente, regresó a la unidad de la PNR para conocer al hombre que, con lágrimas en los ojos, no salía de su asombro.

«Estaba muy emocionado, y me dijo en inglés que no sabía explicar lo que sentía, que era increíble que niños de esa edad hubieran encontrado una cantidad tan grande de dinero y decidieran devolverla.

«Cuando salió de la policía, preguntó nuestra dirección y vino hasta la casa, para conocer a los niños. Nos dijo que le habría gustado estar más tiempo con ellos, pero que ya debía irse.
«Junto con él, estaba su familia. La hija, que tampoco hablaba español, nos expresó en inglés su agradecimiento por aquel gesto, y por la manera en que formamos a nuestros hijos», añade Sandra.

Lamentablemente, no se tomaron fotos durante el encuentro, ni hubo intercambio de direcciones o correos electrónicos que permitan contactar con el turista alemán para conocer sus impresiones, pero la policía de Viñales confirma que los hechos ocurrieron tal como lo cuentan Eddy, Sandra y los niños.

Varios días después, cuando piensan en lo sucedido, el matrimonio pinareño continúa creyendo que actuó correctamente.

«Hay personas que nos critican y nos dicen que debíamos coger aquel dinero, pero no nos arrepentimos de nada.

Procedemos de una familia sencilla, pero con mucha dignidad, y esos son los valores que les transmitimos a nuestros hijos».

Lesniel Alejandro Ramos Machín y Adrián Bosmenier León, los otros dos niños que junto a Maikol, hallaron la cartera, también están seguros de haber hecho lo correcto, y aunque –como a cualquier persona– hay muchas cosas materiales que les gustarían tener, advierten que «lo que no es de uno no se toca».

Los tres cursan el sexto grado en la escuela Eduardo García Delgado de Viñales y después de las clases practican fútbol en el estadio del pueblo. Por ahora su mayor sueño es llegar a ser un día grandes deportistas, aunque probablemente cambien de idea con el tiempo. Pero cualquiera que sea su camino en el futuro, los niños que encontraron la cartera con 3 300 euros y la devolvieron, serán seguramente, hombres de bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario