martes, 25 de abril de 2017

QUE EEUU SEPA LO QUE LE COSTARÁ SU AGRESIÓN

Por Manuel E. Yepe

Russia Today, el servicio noticioso de la Federación Rusa que tanto inquieta al monopolio mediático global estadounidense por su profesionalidad y dinamismo, entrevistó telefónicamente a Alejandro Cao de Benós (ACB), ciudadano español que vive alternativamente en Pyongyang y Tarragona, trabaja hace 25 años para el gobierno de Corea del Norte  y lo representa en Occidente como su delegado especial. El tema fue la peligrosa escalada actual de la tensión en las relaciones entre Estados Unidos y Norcorea.

 Preguntado si tiene constancia personal de que Pyongyang posee la bomba lista para su uso, ACB aclaró que él no se encarga de la defensa del país, pero está seguro de que cuando su gobierno dice o muestra algo -como en el caso de su última prueba nuclear- los sismógrafos y los expertos estadounidenses invariablemente han confirmado qué tipo de detonaciones se han llevado a cabo.

Corea no hace como Estados Unidos, que amenaza con un portaviones que resulta que va en otra dirección, como ocurrió con el Carl Vinson cuando Trump informó al mundo que navegaba hacia la península coreana y resultó que iba hacia el sur, a hacer maniobras en Australia. “Eso demuestra que Trump no tiene ni conocimiento ni control de sus propias fuerzas armadas”.

Preguntado si cree que la administración Trump es más agresiva que sus predecesoras o más proclive a materializar sus amenazas en un ataque real, ACB predijo categóricamente que no cumplirá ninguna de sus amenazas, precisamente a causa de la capacidad de disuasión nuclear que posee Corea del Norte. “Ellos saben que no vamos a tolerar ni un sólo misil como los de Siria ni una invasión como Libia. Saben que eso desencadenaría una guerra nuclear en la que perderían, no solo Estados Unidos, sino también Corea y todo el mundo. No creo que vayan a atreverse a atacar”.

Durante la administración Bush se llegó a una situación límite cuando éste amenazó con un ataque nuclear preventivo. Al final de su mandato, sin embargo, Bush pasó de las amenazas a la adopción de un tono conciliador, respetuoso del líder coreano.

Interrogado acerca de la posibilidad de un ataque preventivo nuclear norcoreano a Estados Unidos, ACB fue categórico: “Corea nunca va a golpear primero. Nunca lo ha hecho. Ni ha invadido o amenazado a otras naciones. Corea solo quiere vivir en paz. En ningún caso vamos a ser los primeros en atacar....Corea jamás va a atacar primero a ninguna nación del mundo. Pero en caso de ser atacada, aunque fuera con un sólo misil, respondería con todo su arsenal. Y téngase en cuenta que nuestro programa nuclear lleva 25 años en funcionamiento, cinco pruebas, cuatro satélites y una probada capacidad balística...”.

Respecto a las ocasiones en que se subestima la capacidad militar de Corea del Norte y se insinúa que su ejército es un rival muy pequeño frente al ejército de los Estados Unidos, ACB opina que si la verdad fuera realmente esa, si el alcance militar de Corea del Norte fuera tan minúsculo como dicen, Estados Unidos ya la habría ocupado... “¿No están disparando Tomahawks en Siria pese a que Rusia se opone? ¿No han lanzado a la Madre de todas las bombas en Afganistán? ¡Ellos no se detienen! Por el contrario, si ven que el enemigo es pequeño, atacan.

Pero seguro que no van a atacar abiertamente, por ejemplo, a la Federación de Rusia”.

Preguntado cuánto hay de política interna en esta escalada  verbal de la tensión entre Washington y Pyongyang, ACB admitió que, en el caso de Trump, el 95% es política interna. Está clarísimo que su aceptación ciudadana cae en picada, que es una persona que genera mucho malestar y muchos problemas internos en su país; y todo esto le ha obligado a cambiar de rumbo en su política exterior, que inicialmente iba a estar en un segundo plano y sería menos invasiva. Pero, en el caso de Corea del Norte, esto no es así: “nosotros no necesitamos ganarnos el apoyo de la ciudadanía así. No tenemos terrorismo interno ni grupúsculos que intenten derribar la soberanía del gobierno socialista... En nuestro caso simplemente nos limitamos a mostrar al invasor, en este caso Estados Unidos, que podemos defendernos”.

ACB hizo notar que en la actualidad, como cada año, EE.UU. hace maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, en las que simulan la invasión de Corea del Norte. “En mi opinión personal  tras 25 años de trabajar para la RPDC y ver la reacción de las diferentes administraciones estadounidenses, en cuestión de diez días la tensión disminuirá y Trump no se atreverá a nada. Esto es una escalada de tensión al servicio de su política interna y una vez dado el golpe de efecto estilo Hollywood, sólo le quedará replegarse y continuar con el statu quo”.

La Habana, Abril 24 de 2014

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


No hay comentarios:

Publicar un comentario