lunes, 5 de junio de 2017

May promete plantar cara al terror con mano dura tras el ataque de Londres

El Estado Islámico se atribuye el atentado con cuchillos y una furgoneta que ha sobrecogido a Europa. Los tres terroristas causan tres muertos y 48 heridos, 21 de los cuales están en estado crítico

Agentes de policía en una redada en East Ham. AFP / JUSTIN TALLIS

EL PEROÓDICO  - BEGOÑA ARCE / LONDRES
DOMINGO, 4 DE JUNIO DEL 2017 - 20:12 CEST

El Reino Unido sufrió el sábado su tercer atentado terrorista en tres meses y el segundo en dos semanas, a pocos días de las elecciones generales del próximo jueves. Siete personas murieron y otras 48 resultaron heridas -21 de las cuales se encuentran en estado crítico-, después de ser atropelladas o apuñaladas en dos ataques consecutivos, en el centro de Londres, llevados a cabo por tres presuntos extremistas islámicos, que fueron abatidos por la policía.

A última hora de la noche, el Estado Islámico (EI) se ha atribuido el atentado. A través de una escueta nota en Telegram, Al Amaq, la agencia de noticias de la organización yihadista, ha asumido la autoría de los hechos, según ha informado la BBC. Ha corroborado que "una unidad de seguridad de combatientes del Estado Islámico perpetró el atentado".

El nuevo atentado, perpetrado con una furgoneta y tres cuchillos y aparentemente con escasa preparación -en la estela de otros perpetrados con anterioridad-, ha conmocionado a la comunidad internacional y a Europa en particular, que expresado de nuevo su solidaridad con el Reino Unido. "Un nuevo ataque abominable y cobarde contra nuestras sociedades libres", dijo a modo de resumen el presidente francés, Emmanuel Macron. "Europa está junto al Reino Unido en la lucha antiterrorista", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Trusk

Tras reunir por la mañana al comité de seguridad nacional Cobra la primera ministra británica, Theresa May, se dirigió al país y condenó, “la malvada ideología del extremismo islámico”. La líder conservadora anunció una revisión y endurecimiento de la  legislación antiterrorista. “Hay que decirlo francamente. Hay demasiada tolerancia con el extremismo en este país. Tenemos que ser más fuertes a la hora de identificarlo y aplastarlo, en el sector público y en la sociedad”, afirmó. “Ya basta”, apuntó.

May sugirió que aumentarían las detenciones preventivas y las penas por terrorismo, incluso en caso de ofensas leves, serían más largas. Los cambios legislativos en este terreno son sin embargo muy delicados porque pueden provocar la reacción adversa de las comunidades musulmanas británicas, que son una fuente de información vital para los servicios de inteligencia, a la hora de detectar a elementos extremistas. El nivel de alerta en el país no varió y sigue siendo severo.

Identidades conocidas

Los investigadores conocen la identidad de los tres individuos, si bien no ha sido divulgada. A lo largo del domingo 12 personas, conectadas con el ataque, fueron detenidas en el barrio londinense de Barking, al este de la capital y varios inmuebles fueron registrados. Una de las viviendas sería la de uno de los agresores. Alguien que los vecinos le describen como un hombre casado con hijos. La prioridad ahora de los investigadores es determinar si los autores de la brutal agresión tenían conexiones con otros extremistas, que pudieran estar preparando un nuevo golpe.

En un sábado de temperatura veraniega, ocho minutos después de las diez de la noche, la policía recibió una llamada alertando de un incidente con un vehículo que había arrollado a varios viandantes en el puente de Londres, uno de los lugares turísticos más famosos de la ciudad. Se trataba de una furgoneta blanca, alquilada por uno de los terrorista, que circulaba a unos 80 kilómetros a la hora y terminó estrellándose contra un poste tras llevarse por delante a varios de peatones.

En ese momento sus tres ocupantes la abandonaron y salieron corriendo hacia el cercano mercado de Borough, al sur del puente. Una vez en esa zona de diversión, restaurantes y pubs, que estaba abarrotada de gente, comenzaron a apuñalar a quienes se fueron encontrando a su paso, al grito, según algunos testigos, de “esto es por Alá”. La intervención de las fuerzas antiterroristas fue inmediata.

En solo ocho minutos los tres atacantes yacían muertos en plena calle. Ocho policías armados los abatieron con 50 balas, según preciso el mando policial de Scotland Yard, Mark Rowley. La situación era, “crítica, cuestión de vida o muerte”, precisó, lo que justificaría el número disparos, “sin precedentes”.

Falsos explosivos

Los terroristas llevaban chalecos pegados al cuerpo portando lo que parecían explosivos listos para ser detonados en un atentado suicida. Ese peligro explicaría la reacción letal de los agentes. Una de las balas alcanzó a un miembro del público, si bien la herida no resultó ser grave.

Las ambulancias y los hospitales londinenses se movilizaron inmediatamente. Algunos de los atropellados fueron atendidos en el mismo puente por los servicios sanitarios. Un total de 21 se hallaban en estado crítico el domingo. La primera ministra, Theresa May visitó a algunos de los heridos en uno de los cinco hospitales de la capital a los que fueron trasladados. Entre los heridos hay un ciudadano español.

A cuatro días de las elecciones, casi todos los partidos políticos decidieron suspendieron los actos de campaña. Solo el UKIP siguió adelante. May confirmó que los comicios se celebrarán el jueves como estaba previsto. Una decisión que aprueba el líder laborista Jeremy Corbyn. “La democracia debe prevalecer”, afirmó Corbyn. “Si dejamos que estos ataques torpedeen nuestro proceso democrático todos saldremos perdiendo”, afirmó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario