domingo, 18 de junio de 2017

Miami-Habana: Curiosa discrepancia entre pequeños empresarios y Trump

Cubasí  -  Por  Nicanor León Cotayo  -  Domingo, 18 Junio 2017 07:04

Cortejados, primero por Barack Obama y ahora por Donald Trump, llamados “cuentapropistas” cubanos guardan distancia del segundo.

En busca de sus opiniones sobre el reciente discurso de este en Miami, la agencia española EFE hizo una investigación entre propietarios de ese tipo de negocios en la capital cubana.
Para sorpresa de algunos, la encuesta arrojó un interesante y contundente balance de sus puntos de vista al respecto.

A manera de ejemplo, baste citar sus respuestas a  cuestionarios que EFE les presentó este viernes.

Niuris Higueras, “propietaria del conocido restaurante Atelier”, no disimuló su preocupación ante los efectos negativos que podrían tener sobre la economía y el turismo  nuevos castigos anunciados por Donald Trump.

El presidente, añadió Higueras, busca prohibir  el comercio con firmas que hagan negocios con las fuerzas armadas cubanas y eliminar los viajes individuales de los estadounidenses a la isla.

Se trata de algo, señaló la  pequeña empresaria, “que impactará fuertemente en el sector privado”.

“Yo tengo un 85 por ciento de turismo estadounidense (en mi restaurante), o sea, para mí esto es devastador”.

 Higueras declaró a EFE no ver que el mandatario apoye a los emprendedores como ha insistido, ya que, en su opinión, fortalecer el embargo sobre la isla solo traerá “escasez de productos, de alternativas y de clientes”.

Sobre la intención de Trump de bloquear los negocios con entidades estatales cubanas, al estilo de grupos hoteleros, explicó que “Cuba es un solo país” y una medida como esta “de alguna manera afecta a todos”.

“No es que trabajemos separados, es que para salir adelante económicamente tenemos que trabajar juntos”.

¿Cómo controlas una cosa o la otra? Depende de controlar el nivel de turismo y “si afectas el nivel de turismo, nos estás afectando a todos”, insistió.

A la próxima entrevistada, EFE  la identificó como Marta, de 32 años de edad y que alquila habitaciones en su casa de La Habana Vieja.

Ella respondió que temía la disminución de visitas de estadounidenses, pues su negocio dependía en gran medida “de jóvenes que vienen a conocer la Cuba que estuvo prohibida”.
“Esto me deja más incertidumbre. No entiendo por qué no escuchar a la mayoría cuando está de acuerdo en que lo mejor es una relación normal entre Cuba y Estados Unidos”.

Por su parte, la española Leire Fernández y la cubana Idania del Río, líderes de un proyecto y tienda de diseño, agradecieron el apoyo de la actriz estadounidense Jamie Lee Curtis, y a los que como ella “apuestan por los lazos entre ambos pueblos”.

“Señor presidente. Estos son los rostros de Cuba. Jóvenes, mujeres vibrantes, emprendedoras y el futuro del país.

Por favor, no corte el bello intercambio entre dos países y culturas”, escribió Curtis en su página oficial de Facebook, junto a una foto donde aparece sonriendo con Fernández y Del Río en la tienda habanera.

Aunque prima el desconcierto y la preocupación, algunos de los llamados cuentapropistas ven los pronunciamientos de Trump como una “opinión que no va a afectar a Cuba”.

De esta manera se expresó  Esteban Vega, quien trabaja con los clásicos autos antiguos de los años cincuenta, los “almendrones”.

“Si no vienen los estadounidenses, vendrán los costarricenses, los mexicanos. El mundo no es Estados Unidos”, sentenció.
Con anterioridad, tanto portavoces del gobierno Obama, como después los de Trump, han recalcado lo que llaman su protección a este sector privado de Cuba.

Observadores afirman que la verdadera intención  reside  en llegarlo a convertir en una suerte de partido político a su servicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario