miércoles, 3 de mayo de 2017

EL DUENDE: Entrenado para matar


Traducido por Max Lesnik desde el más allá

Acaba de salir  publicado en Estados Unidos en su edición en inglés-   y ya  se han vendido  miles de ejemplares-  un libro sensacional en el que  se revelan  por  su autor todos los  intentos que este hizo  por asesinar al  líder  de la Revolución cubana   Fidel  Castro por  instrucciones directas de la CIA,  así como las implicaciones de un siniestro personaje  de la inteligencia norteamericana en el asesinato  del  Presidente John F.  Kennedy.

Antonio Veciana

“Entrenado para matar: La historia secreta de los  complots de   la CIA contra Castro, Kennedy y  El Che” es el título  del  libro escrito  por  el cubano exilado  de Miami  Antonio Veciana, quien bajo instrucciones  del  agente de la CIA  David  Attlee Phillips, intentó   cambiar  el destino de Cuba asesinando  a Fidel  Castro,  en lo que paradójicamente condujo  a la muerte de Kennedy en la ciudad tejana de  Dallas  en el cual estuvo envuelto el mismo  siniestro personaje  de la CIA  que operaba   clandestinamente  bajo el seudónimo de Maurice Bishops.

Veciana revela en detalles todos  los  intentos  en que participó para asesinar a Fidel  así como cuenta  la ocasión en que conoció  a Lee Harvey Oswald  en Dallas acompañado  de Attlee  Phillips   antes del asesinato  de Kennedy.

Antonio Veciana que  raya hoy  en los noventa años  de edad le dijo recientemente a este Duende que hubiera querido que Fidel hubiese tenido  la oportunidad  de leer  su libro – más bien una confesión  que  un arrepentimiento-  y todo estaba pactado para que uno de los  primeros ejemplares  de la obra llegase a las manos  del  propio líder  revolucionario  cubano a través de este Duende que  escribe . Lo que no pudo ser porque  la muerte de Fidel  se interpuso  en el camino.

El  libro de Antonio Veciana ha sido publicado en  inglés- todavía a no hay una versión en español- por  la editora  Skyhorse Publishing Company y puede ser adquirido  a través de la Internet por  la vía  de Amazon.com

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con  mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.


¿Y por qué Trump bombardeó Sheyrat?

Por Thierry Meyssan

A pesar de las apariencias, la administración estadounidense, lejos de comportarse de forma errática, está tratando de fijar el marco de su política exterior. El presidente Donald Trump está negociando con un representante del Estado Profundo, la estructura que gobierna Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001. Y parece que han llegado a un acuerdo cuyos detalles están todavía por precisar. Varios miembros de la administración aclararían la nueva política exterior de la Casa Blanca a fines de mayo, ante una comisión del Congreso.

RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 2 DE MAYO DE 2017 

En el momento del ataque estadounidense contra la base aérea siria de Sheyrat, hice notar que aquella acción no era más que una farsa y que el secretario de Estado la había utilizado para presionar a sus aliados europeos y obligar al verdadero organizador de la agresión contra la República Árabe Siria –el Reino Unido– a mostrar su rostro. Hoy se sabe un poco más al respecto.

El presidente Trump, enfrentado simultáneamente a la oposición de la clase dirigente y la del Estado Profundo estadounidense, utilizó el ataque contra la base siria de Sheyrat para «restaurar la credibilidad» (sic) de la Casa Blanca.

En el verano de 2013, el presidente Obama, acusó a Siria de haber utilizado armas químicas y de haber cruzado así una «línea roja». Pero Obama no decidió tomar “represalias”, incluso se escudó en el Congreso para no hacerlo. Su impotencia fue entonces particularmente evidente ya que, en virtud de la «Syrian Accountability Act» –la declaración de guerra que el Congreso había adoptado contra Siria en 2003–, Obama podía haber bombardeado ese país sin pedir la opinión de los congresistas.

Al acusar a Siria de haber utilizado armas químicas, esta vez en Khan Cheikhun, y bombardeándola de inmediato, Donald Trump no buscaba otra cosa que dar prueba de la «credibilidad» que había faltado a su predecesor.

Sabiendo perfectamente que Siria no era culpable –ni en el verano de 2013, ni ahora en Khan Cheikhoun–, el presidente Trump se las arregló para que el Ejército Árabe Sirio supiera de antemano que la base iba a ser atacada y tuviera tiempo de evacuarla.

A continuación, Trump inició negociaciones con el Estado Profundo estadounidense –o al menos con uno de sus voceros, el senador John McCain. Un representante de Israel, el también senador [estadounidense] Lindsey Graham, participó en las discusiones.

Por supuesto, los europeos se sorprenderán mucho al enterarse de que Donald Trump tuvo que comportarse como un vulgar «señor de la guerra» para reafirmar su posición como presidente de un Estado miembro de la ONU. No estaría de más que tuviesen en mente el excepcional contexto actual en Estados Unidos, donde el Estado Profundo se compone fundamentalmente de militares y, sólo de forma secundaria, de civiles.

Según nuestras informaciones, el presidente Trump aceptó al parecer renunciar –al menos por ahora– al desmantelamiento de la OTAN y de su versión civil –la Unión Europea. Esa decisión implica que Washington sigue –o finge seguir– considerando a Rusia como su principal enemigo. Por su parte, el Estado Profundo estadounidense parece haber aceptado renunciar a seguir apoyando a los yihadistas y haber abandonado a la aplicación del plan británico de las «primaveras árabes».

Para sellar ese acuerdo, dos personalidades provenientes de las filas de los neoconservadores entrarían próximamente en la administración Trump y se encargarían de dirigir la política hacia Europa: 

- Kurt Volker, el director del McCain Institute (universidad del Estado de Arizona), sería nombrado director de Eurasia en el Departamento de Estado. Volker es un ex juez militar y fue embajador del presidente Bush Jr. ante la OTAN durante la guerra de Georgia –en agosto de 2008.

- Tom Goffus, uno de los asistentes del senador McCain en la Comisión senatorial a cargo de las fuerzas armadas, sería nombrado asistente adjunto del secretario de Defensa a cargo de Europa y de la OTAN. Goffus es un oficial de la US Air Force y ya desempeñó ese tipo de funciones bajo la jefatura de Hillary Clinton y en el Consejo de Seguridad Nacional.

En cuanto a Siria, ese acuerdo –si ambas partes llegan a ratificarlo– debería poner fin a la guerra de Estados Unidos contra la República Árabe Siria. Pero la guerra podría continuar por iniciativa del Reino Unido y de Israel, respaldados por sus aliados –Alemania, Arabia Saudita, Francia, Turquía, etc.

Poco a poco sigue reduciéndose el grupo de los llamados «Amigos de Siria», que en 2012 llegó a reunir 130 países y organizaciones internacionales. Hoy sólo quedan 10.


Venezuela apuesta por la CELAC, mientras rechaza a la OEA

Por Nazareth Balbás

Publicado en Cubadebate el 3 mayo 2017

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, expondrá en una reunión de la Celac la situación que vive Venezuela. Foto: Archivo.

La carta del gobierno venezolano en el escenario internacional no se juega en la Organización de Estados Americanos (OEA), sino en la Comunidad de Estados Americanos y Caribeños (Celac).

Este martes, en la capital de El Salvador, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, expone ante sus homólogos de la Celac la postura del gobierno del presidente Nicolás Maduro sobre la convulsa situación política que se vive en el país suramericano, tras anunciar el retiro de Caracas de la OEA y el inicio de un proceso Constituyente.

Para Rodríguez, en el organismo interamericano hay un “sesgo” político que pretende aislar al gobierno bolivariano, producto del lobby de la derecha nacional e internacional, avalado por la secretaría general: “Es desnaturalizada la acción de Luis Almagro desde la OEA contra Venezuela”, dijo.

¿Qué se espera?

El pasado 25 de abril, un día antes de confirmar su retiro de la OEA, Venezuela pidió una reunión extraordinaria de la Celac, lo que significó a su vez un espaldarazo a ese mecanismo que incluye a todos los países de la región, sin la presencia hegemónica de EE.UU. y Canadá.

La convocatoria no es gratuita. En la OEA, el gobierno norteamericano -y algunos países aliados- han iniciado una ofensiva contra Caracas que, a juicio del gobierno bolivariano, busca allanar el camino para una intervención internacional y la aplicación de sanciones.

En este cónclave, Rodríguez pretende mostrar la violencia ejercida por la oposición venezolana en las últimas semanas, y demostrar que el único objetivo de esas acciones es atizar el clima de confrontación en el país para precipitar la salida antidemocrática del gobierno de Maduro.

Debate positivo

Aunque no se ha definido si al término de la reunión habrá un pronunciamiento oficial del bloque, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, adelantó este martes que el debate interno sobre la situación venezolana en la Celac “ha sido constructivo, serio”.

Entrevistado por Telesur, el ministro de Exteriores cubano consideró que la sesión es una señal “de respaldo al ejercicio de la independencia y soberanía de Venezuela, con reconocimiento a la permanente propuesta de diálogo” que ha hecho Maduro a la oposición, al tiempo que recalcó el carácter soberano de la Celac porque es un organismo donde la región no tiene que “estar conversando” sus temas de interés “con potencias extranjeras”.

Más temprano, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cercén, recalcó que el encuentro de cancilleres de la Celac estaba alentado por “la solidaridad” y la suma de esfuerzos para que “la solución a la situación de Venezuela se encuentre en el marco de su Constitución”.

Los llamados a la “mesura” del canciller salvadoreño, Hugo Martínez, al abordar la situación venezolana en el cónclave ha sido clave para diferenciar esta reunión de las asambleas de la OEA. Los debates se han hecho a puerta cerrada.

Pero de los 33 Estados miembros, naciones como Perú -que en la OEA han mantenido un tono de beligerancia contra Caracas- decidieron no asistir a la reunión de la Celac por considerar que Venezuela quería “imponer” su agenda de debate. La lista de ausentes la engrosan las delegaciones de Bahamas, Barbados, Brasil, México, Paraguay y Trinidad y Tobago.

Sin embargo, un total de 25 naciones enviaron a sus representantes a la reunión que culminará la tarde de este martes con una declaración de la canciller venezolana, detalló el periodista Jorge Gestoso en un contacto informativo con el canal Telesur.

(Tomado de Russia Today)


Llegará hoy a Cuba el presidente ecuatoriano Rafael Correa

Publicado en Cubadebate el 3 mayo 2017


El presidente de la República del Ecuador, compañero Rafael Correa Delgado, llegará en horas de la noche de hoy a nuestro país, en visita oficial.

Durante su estancia, el distinguido visitante sostendrá conversaciones oficiales con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y realizará otras actividades.

Recientemente, Correa anunció que en su viaje a Cuba recibiría la Orden Nacional José Martí y un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de La Habana.

Correa culminará su mandato presidencial el próximo 24 de mayo, cuando asuma su sucesor, Lenin Moreno.