martes, 30 de mayo de 2017

La tercera vía o centrismo político en Cuba

Una aproximación desde la historia...

ELIER RAMÍREZ CAÑEDO
CUBAHORA  -  29/05/2017

El principal obstáculo que siempre ha enfrentado el centrismo es que jamás ha logrado anclar sus ideas en el pueblo. (Fernando Medina Fernández / Cubahora)

Desde ya hace algún tiempo se ha estado moviendo, esencialmente en medios digitales, la idea de un “centrismo político” en la Cuba de hoy, como parte de una de las estrategias de Estados Unidos por subvertir el modelo socialista cubano, ante los rotundos fracasos y el desprestigio de la llamada “contrarrevolución cubana”. (i) Uno de los cables revelados por Wikileaks en el 2010, mostró como Jonathan Farrar, en ese momento Jefe de la Sección de Intereses de Washington en La Habana informó al Departamento de Estado el 15 de abril de 2009, como esa “oposición” realmente estaba desconectada de la realidad cubana, no tenía ningún poder de influencia en los jóvenes, y estaba más preocupada en el dinero que en llevar sus plataformas a sectores más amplios de la sociedad. (ii)

El centrismo político en su origen es un concepto de raíz geométrica: el punto equidistante de todos los extremos. Supuestamente sería una posición política que se colocaría entre la izquierda y la derecha, entre el socialismo y el capitalismo, una tercera vía que hace “conciliar las mejores ideas” de los extremos que le dan vida y donde se postula la moderación frente a cualquier tipo de radicalismo. Lenin calificó esta postura de “utopismo traicionero producto del reformismo burgués”. Y es que ciertamente las denominadas terceras vías, o centrismos, nunca han sido una opción revolucionaria, sino estrategias para instaurar, salvar, recomponer, modernizar o restaurar el capitalismo.

Cuando se pondera la moderación frente al radicalismo revolucionario cubano –que es ir a la raíz, para nada asociado al extremismo que es otra cosa- (iii) , me es inevitable no encontrar determinadas analogías entre ese  centrismo que hoy se intenta articular en Cuba, con el autonomismo decimonónico.

El autonomismo como corriente política surge desde la primera mitad del siglo XIX, pero se conforma como partido político a partir de 1878, como uno de los frutos que produjo la revolución del 68. (iv)   Fue una corriente que compartió tiempo histórico con el independentismo, el integrismo y el anexionismo. Era la corriente por excelencia de la moderación, de la evolución, enemiga de los radicales independentistas cubanos. Asumían una posición también “equidistante”, entre el integrismo –la defensa del status quo- y la independencia, pero en momentos de definición, cerraban filas junto al integrismo para frenar y atacar la revolución, la cual consideraban el peor de los males. Algunas figuras célebres del autonomismo terminaron compartiendo las ideas anexionistas al producirse la intervención-ocupación  estadounidense en Cuba. Sus principales líderes brillaron por sus dotes intelectuales, eran grandes oradores, pero con un pensamiento de élite, esencialmente burgués, de ahí que jamás pudieron arrastrar detrás de sí a las masas cubanas. El pueblo cubano en ese momento lo menos que necesitaba era ideas de laboratorio, de ahí que cuando se produjo la nueva arrancada independentista de 1895, el partido autonomista quedara totalmente descolocado ante la nueva realidad nacional. El autonomismo defendió un nacionalismo moderado y excluyente de las grandes mayorías, cuyas aspiraciones fundamentales no estaban en romper el vínculo con “la madre patria española”, sino en modernizar su dominación en la Isla, no en el balde la vanguardia patriótica cubana, encabezada por José Martí, combatió tanto sus ideas. El 31 de enero de 1893, en uno de sus extraordinarios discursos, Martí expresó: “…dábase el caso singular de que los que proclamaban el dogma político de la evolución eran meros retrógrados, que mantenían para un pueblo formado en la revolución las soluciones imaginadas antes de ella…”. (v)

Sin embargo, la idea de apoyar en Cuba una tercera fuerza –moderada, de centro o tercera vía- adquirió mayor fuerza en la política exterior de Estados Unidos a finales de los años 50, con el objetivo de evitar que el Movimiento 26 de Julio llegara al poder, algo que se convirtió en una obsesión para la administración Eisenhower en los últimos meses del año 1958. Esta tendencia debía estar en una posición equidistante entre Batista y Fidel Castro y se estimuló su desarrollo  tanto en el plano militar como el político. La estación local de la CIA en La Habana fue la primera en manejar esta idea y luego sería su principal ejecutora. Así lo confirma el oficial David Atlee Philips en su libro autobiográfico The Night Watch, cuando señala que James Noel -a la sazón jefe de la estación local de la CIA en la capital habanera- le había informado en una de sus pocas frecuentes reuniones, sobre su recomendación al gobierno de los Estados Unidos de patrocinar discretamente la acción de una tercera fuerza política en Cuba, “un grupo entre Castro a la izquierda y Batista a la derecha (…)”. (vi)

En febrero de 1958 se había incorporado al II Frente Nacional del Escambray que dirigía Eloy Gutiérrez Menoyo, el agente de los servicios secretos estadounidenses, William Morgan, que tenía la misión de convertirse en el segundo jefe de aquella guerrilla, algo que logró en poco tiempo al igual que sus grados de Comandante. Morgan no sería el único agente que infiltró Estados Unidos en esa zona con la intención de estimular una tercera fuerza guerrillera que pudiera enfrentarse e imponerse en determinado momento a las fuerzas de la Sierra Maestra lideradas por Fidel Castro. (vii)   Estados Unidos también se involucró en otros complots donde se manejaron diversos nombres de figuras que podían integrar una opción política que arrebatara de las manos a Fidel Castro el triunfo revolucionario, entre ellas: el coronel Ramón Barquín, Justo Carrillo, jefe de la Agrupación Montecristi, y Manuel Antonio, Tony, de Varona. Todavía el 23 de diciembre de 1958, en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, Eisenhower expresaba su esperanza en el crecimiento, fortaleza e influencia de una “tercera fuerza”. (viii)

La creación de una “tercera fuerza” no solo era promovida por los Estados Unidos, sino también por algunos políticos que la propugnaban a lo interno. “La Tercera Fuerza –señala Jorge Ibarra Guitart- fue un movimiento de instituciones cívicas privadas que representando el sentir de sectores importantes de la burguesía y la pequeña burguesía promovió gestiones de paz y conciliación con el régimen. El impulsor, bajo cuerdas, de todas las gestiones fue José Miró Cardona, quien desde la Sociedad de Amigos de la República ya había planeado la táctica de movilizar a las instituciones burguesas para forzar al régimen a llegar a un acuerdo. Este era el momento de poner en práctica dicha táctica, pues había circunstancias que la favorecían: la burguesía, al notar que cada día más organizaciones revolucionarias ganaban terreno, estaba alarmada por el peligro que representaba para sus intereses políticos y económicos el desarrollo de una guerra civil con una participación popular activa”. (ix)

Al resultar imposible para los Estados Unidos lograr evitar el triunfo de la Revolución Cubana y la llegada al poder de las fuerzas del 26 de julio, en los primeros meses del año 59 el objetivo fundamental de Washington consistió en respaldar y aupar a las figuras que dentro del gobierno revolucionario se consideraban “moderadas”, de centro, frente a los que calificaban de “extremistas”, para a través del predominio de esta línea evitar que la Revolución profundizara su alcance social. (x)

Cuando Fernando Martínez Heredia, señala que en Cuba existe hoy un nacionalismo de derecha con pretensiones de centro que tiene “una acumulación cultural a la cual referirse” (xi) ,  está haciendo mención a la larga historia de ese nacionalismo que tiene en el plano de las actitudes políticas antecedentes en el autonomismo; que durante los años de la República Neocolonial Burguesa admitió y defendió la dominación, y que en muchas ocasiones fue utilizado por el propio gobierno de los Estados Unidos, con el propósito de frenar, evitar o lograr situaciones posrevolucionarias que mantuvieran a salvo las estructuras de dominación capitalista en Cuba, bajo mejores consensos.

Hoy vemos como ese nacionalismo de derecha que se estimula por quienes nos adversan, bajo el ropaje engañoso de centrismo, no tiene otro objetivo que el intento desesperado de restaurar el capitalismo en Cuba. Una vez más, será un ensayo frustrado, pues el principal obstáculo que siempre ha enfrentado esta corriente, es que jamás ha logrado anclar sus ideas en el pueblo. Ese pueblo que en su mayoría ha abrazado a lo largo de la historia la tradición independentista, patriótica, nacional-revolucionaria y antiimperialista; jamás la del autonomismo, el anexionismo o el nacionalismo de derecha.

NOTAS
 (i)  Véase el texto de Esteban Morales: La contrarrevolución cubana nunca ha existido, en: Esteban Morales y Elier Ramírez, Aproximaciones al conflicto Cuba-Estados Unidos, Editora Política, La Habana, 2015, pp.363-367. Morales se cuestiona en ese trabajo que pueda considerarse cubana dicha contrarrevolución, en tanto se suicidó prácticamente al nacer al asumir una agenda impuesta por el gobierno de los Estados Unidos.
 (iii)   En discurso pronunciado  el 3 de septiembre de 1979, en la sesión inaugural de la Cumbre de los NOAL celebrada en La Habana, Fidel expresó: “¿Qué se le puede impugnar a Cuba? ¿Qué es un país socialista? Sí, somos un país socialista (APLAUSOS), pero a nadie ni dentro ni fuera del Movimiento pretendemos imponer nuestra ideología y nuestro sistema. ¡Y no tenemos nada de qué avergonzarnos por ser socialistas! ¿Que hicimos una revolución radical en Cuba? Sí, somos revolucionarios radicales, pero no pretendemos imponer a nadie, y mucho menos al Movimiento de los No Alineados, nuestro radicalismo”. Véase en: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1979/esp/f030979e.html
 (iv)  Véase Elier Ramírez Cañedo y Carlos Joane Rosario Grasso, El autonomismo en las horas cruciales de la Nación Cubana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008.
 (v) José Martí, Discurso en Hardman Hall, New York, 10 de octubre de 1889, en: Discursos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1974, p.195.
 (vi) Citado por Andrés Zaldívar Diéguez y Pedro Etcheverry Vázquez, en: Una fascinante historia. La conspiración Trujillista, Editorial Capitán San Luis, La Habana, 2009, p.50
 (vii) Ibídem, pp.41-42.
 (viii) Francisca López Civeira, El Gobierno de Eisenhower ante la Revolución Cubana: Un nuevo escenario, en: http://www.radiolaprimerisima.com/articulos/2527
 (ix) Citado por Andrés Zaldívar Diéguez y Pedro Etcheverry Vázquez en: Ob.Cit, p.51.
 (x)  Mucha información al respecto puede encontrarse en la obra de Luis M.Buch y Reinaldo Suárez, Gobierno Revolucionario Cubano. Primeros Pasos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2004.


Trump, del hombre al mono

DAVID TORRES

Público.es  - Mayo 29, 2017

Según los expertos, mediante el lenguaje no verbal -la profusión de gestos, signos y miradas- pueden expresarse más cosas que a través del lenguaje verbal, excepto en el caso de Donald Trump, que puede expresarlas todas sin despegar los labios siquiera. Tampoco es que le haga falta mucho vocabulario. Trump parece un gorila que hubiese pasado por la peluquería y asaltado una tienda de Cortefiel, menos cuando se pone a hablar y se deja atrás al gorila. De haber conocido al actual presidente de los Estados Unidos, Darwin habría tenido que rectificar su teoría de la evolución, porque Trump, en vez de descender del mono, se bajó dos paradas antes.

En su reciente gira mundial ha confirmado una vez más la veracidad de muchos fastuosos eslóganes del sueño americano. Muchos votaron a Trump creyendo que cualquiera puede llegar a presidente: lo que no se esperaban es que cualquiera fuese a ser, precisamente, cualquiera. Cuando se puso a bailar la danza de las espadas con los árabes se transformó en Donald de Arabia. Le bastó tocar la tierra de Mahoma para cambiar su discurso contra los musulmanes y hacerles mucho la pelota a los jeques saudíes, los amos del petróleo. Por supuesto, la mayoría no había entendido que, cuando decía eso de expulsar a los musulmanes, él se refería exclusivamente a los pobres y a los muertos de hambre. Habla únicamente porque tiene boca, pero cuando habla o cuando tuitea, Trump no acaba de explicarse bien, ni la mitad de bien que al fruncir los morros, enarcar las cejas, enseñar los dientes, burlarse de los discapacitados o agarrar a las mujeres del coño.

Lo demostró en la reunión de Bruselas, cuando enganchó del brazo al primer ministro de Montenegro, Dusko Markovic, se le puso delante, avanzó la mandíbula y se estiró la chaqueta. No le hizo falta añadir: “Quita de ahí, payaso, que tu país es una puta mierda”, porque ya se lo había dicho sin necesidad de palabras. Suerte tuvo Markovic de que no lo agarrase del coño. El único que entendió la importancia de esa mímica gorilesca fue el flamante presidente francés, Emmanuel Macron, que le echó un pulso mientras le apretaba la mano como si estuviesen partiendo nueces o dirimiendo quién es el auténtico macho alfalfa de la manada. Trump podía haberse molestado pero antes alguno de sus asesores tendría que haberle explicado quién era ese señor y qué es Francia.

Por lo demás, vale más quedarse con la gestualidad desatada de Trump que con sus comentarios orales y escritos, los cuales producen el mismo efecto que las primeras palabras de Charlton Heston al recobrar la voz en El planeta de los simios. Del Papa dijo que “es genial”, de Arabia Saudí que es “extraordinaria”, de los alemanes que son “muy malos” y que el cambio climático es “un invento” de los chinos. Gary Cohn, asesor económico de la Casa Blanca, reforzó la hipótesis darwiniana al declarar: “Sus opiniones están evolucionando. Ha venido aquí para aprender y ser más listo”. Para el próximo viaje podrían pasearlo en una rueda de hámster y a lo mejor evoluciona del todo. En el Museo del Holocausto en Israel dejó una rúbrica que la podía haber escrito un niño en Disneylandia: “Es un gran honor estar aquí con todos mis amigos. Qué increíble. ¡Nunca lo olvidaré!” El gesto más explícito de todos lo hizo su mujer, Melania, caminando a medio metro de distancia y retirándole la mano de golpe nada más descender en el aeropuerto de Tel Aviv.


Trump arremete contra Alemania tras las dudas de Merkel sobre el apoyo de EE.UU. a Europa

RT  -  30 may 2017 12:11 GMT

El presidente de Estados Unidos ha publicado este martes un nuevo tuit en el que reacciona a las declaraciones de Angela Merkel sobre el cuestionable apoyo de Washington a Europa.

Mike Theiler / Reuters

"Tenemos un déficit comercial masivo con Alemania y, además, [los alemanes] pagan mucho menos de lo que deberían a la OTAN y en gastos militares. Eso es muy malo para EE.UU. Esto cambiará", ha tuiteado este martes el presidente de EE.UU., Donald Trump.

El mandatario estadounidense ha publicado este mensaje poco después de que la canciller alemana diera a entender que no está para nada satisfecha con los resultados de la cumbre del G7 celebrada la semana pasada, en particular con la actitud de Trump respecto al cambio climático. Asimismo, hizo referencia a que los europeos ya no pueden contar con sus tradicionales aliados, EE.UU. y Reino Unido.

Además de la canciller, otras voces del Gobierno alemán han criticado en los últimos días al mandatario norteamericano. El ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, declaró este lunes que las acciones de Trump habían "debilitado" a Occidente y que las políticas "cortas de miras" de su Administración perjudican a los intereses de la Unión Europea.

Otras críticas de Trump en Twitter

El presidente de EE.UU. no pasó por alto uno de sus temas recurrentes: las "noticias falsas", y en otro mensaje publicado el mismo martes se refirió a las acusaciones dirigidas por la excandidata demócrata Hillary Clinton y otros políticos contra Moscú por interferir en las pasadas presidenciales.

"Los funcionarios rusos deben de estar riéndose" de Estados Unidos al ver cómo "una pobre excusa" para justificar por qué los demócratas perdieron las elecciones "se ha apoderado de las noticias falsas", comentó Trump.

Además, en un tuit anterior Trump escribió que "muchos países de la OTAN se han puesto de acuerdo en aumentar los pagos considerablemente", tal y como "deberían hacer", lo que hará que la OTAN sea "mucho más fuerte" ahora que "el dinero está empezando a llegar".

En cuanto a los gastos militares, el presidente estadounidense respalda los esfuerzos dirigidos a conseguir que los países miembro del bloque destinen al menos el 2% de su PIB en Defensa, informa la agencia AP. De momento, solo cinco países cumplen con el objetivo, mientras que las otras naciones se han comprometido a alcanzarlo para 2024.


LA GUERRA VS VENEZUELA PARECE INEVITABLE

Por Manuel E. Yepe

La Humanidad tiene que reconocer que ninguna revolución en la historia ha hecho tantos esfuerzos y concesiones por evitar la violencia -dentro de lo que permite la dignidad y la vergüenza nacional- como el proceso patriótico bolivariano de Venezuela que lucha por la supervivencia de las conquistas de su pueblo y su porvenir en medio de una situación sumamente compleja.

La revolución chavista, que afirmó el derecho de su patria a integrarse, sin tutela imperialista, en el concierto de naciones independientes del mundo, tropezó desde su inicio con la codicia imperialista por su petróleo y otras abundantes riquezas naturales. En Venezuela se generó una burguesía afín y dependiente de la dominación estadounidense, dentro de la cual se desarrolló un  sector empresarial antipatriótico relativamente importante que, a partir de su opulencia, impregnó a otros sectores de la sociedad que ponen, incluso por encima de sus propios intereses capitalistas y los de su patria, los afanes del hegemónico vecino.

El experto periodista francés Thierry Meyssan, uno de los más reconocidos vaticinadores en temas de política internacional actual, considera que algunos vergonzosos acontecimientos recientes en Venezuela dejan ver que "La situación está lista para que, cuando Washington lo desee, comience allí la guerra”.

Thierry Meyssan argumenta en una entrevista que le concedió al sistema informativo ruso Russia Today que las actuales tensiones en Venezuela apoyan su tesis acerca de los argumentos y el modus operandi de que se vale EEUU para promover la intervención militar que ha devenido su propósito principal. Básicamente comienza con la siembra del caos y la obstrucción de toda salida que no sea la capitulación del gobierno legítimamente electo por el pueblo, incluso si lo han sido según los parámetros más rigurosos de la diplomacia tradicional burguesa.

Meyssan recuerda que en 2004 expertos del Pentágono habían pronosticado que, en lo sucesivo, Washington libraría guerras para dividir el mundo en dos zonas: una zona estable para EEUU y sus aliados, en la que se incluirían también algunos enemigos como China, Rusia y la India…, y otra zona donde solo reinaría el caos, sin gobiernos estables ni desarrollo.

Argumentaban entonces que la única aspiración de EEUU debía ser garantizar que ningún estado pudiera representar una amenaza para EEUU, que nadie pudiera ser capaz de desarrollar un poderío que amenace su hegemonía mundial. Incluso publicaron un mapa en el que se indicaba que todo el Medio Oriente debía borrarse y que, en  América Latina sólo Brasil, Argentina y México debían permanecer como estados estables.

Meyssan afirma que "cuando estudiamos lo ocurrido en Ucrania, en Siria o en Libia, vemos que es exactamente la misma metodología, siempre comienza igual: se acusa al gobierno de cometer crímenes horribles (…) luego envían al país fuerzas especiales con francotiradores que se colocan en los techos durante una manifestación de protesta con el objetivo de disparar tanto contra los manifestantes como contra la policía. Eso crea una confusión enorme, y cada bando está convencido de que  fue el otro el que le disparó. Así comienza de un enfrentamiento interno".

Para atacar a Venezuela sin duda van a utilizar uno o varios países fronterizos con Venezuela. Meyssan mencionó a Guyana, como base importante para generar el desorden. También, las bases militares estadounidenses en Colombia, cuyo objetivo esencial es precisamente ese.

Para ilustrar la dimensión informativa en la estrategia, Meyssan recuerda los montajes de imágenes que preparan las grandes agencias informativas para respaldar sus mentiras cuando estalla la agresión o el golpe de estado. Son capaces de fabricar situaciones informativas totalmente opuestas a la real, como lo hicieron en el Medio Oriente, con tiroteos y explosiones cuando hay tranquilidad o viceversa, según su conveniencia desinformativa.

Ese método fue utilizado por primera vez en Yugoslavia. Allí lograron provocar una guerra civil que fraccionó ese país en siete pedazos y “una vez hecho esto, comenzaron a acusar al gobierno de las muertes, y lo llevaron ante el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, que se transformó en tribunal de acusación. Con falsos testigos como testimoniantes se avalaron los cargos y se enviaron al Consejo de Seguridad que, horrorizado, éste autorizó el uso de la fuerza contra “ese terrible régimen asesino de su propia población”.

Hacia el final de la entrevista con Russia Today, Meyssan hace una clara advertencia a todos los que inconscientemente dan su apoyo a los planes de Estados Unidos. "Todas estas oposiciones están cometiendo un grave error. Los movimientos opositores, ya sea aquí en Venezuela como en el mundo árabe, serán todos destruidos. Tras la destrucción de los gobiernos a quienes ellos se hacen frente, el imperio irá a por ellos.

Estados Unidos se burla más de estos opositores que de los gobiernos a los que se oponen".

La Habana, Mayo 29 de 2017

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.