lunes, 3 de julio de 2017

Xi Jinping y Putin se reúnen en Moscú para firmar acuerdos por 10.000 millones de dólares

RT  -   3 jul 2017 14:12 GMT

Es la tercera vez que ambos líderes se reúnen este año. Ya se vieron en mayo durante el foro internacional 'Una franja, una ruta' y en la cumbre de la OCS celebrada en junio.



Este lunes 3 de julio el presidente chino, Xi Jinping, llega a Moscú para reunirse con su homólogo ruso,  Vladímir Putin, quien calificó la reunión de "evento de gran importancia en las relaciones bilaterales".

En el marco de la visita de Xi, programada para entre el 3 y 4 de julio, Rusia y China firmarán varios acuerdos por valor de unos 10.000 millones de dólares, así como más de una docena de acuerdos de cooperación, informa TASS citando al viceministro de Exteriores chino, Li Huilai.

Despliegue polémico

Poco antes de su visita, el líder chino concedió una entrevista a la agencia TASS en la cual criticó el despliegue del sistema de defensa antiaérea estadounidense THAAD en Corea del Sur porque "perturba el equilibrio estratégico en la región" y amenaza a la seguridad de todos los países de la zona, entre ellos Rusia y China.

También reiteró que Pekín instaría a Washington y Seúl a cancelar la decisión sobre el despliegue del sistema en la península.

Estabilizadores globales

Según Andréi Denísov, embajador ruso en China, Moscú y Pekín están decididos a alinearse frente a los problemas internacionales. Esa estrecha relación les permite a ambos países seguir políticas parecidas en las organizaciones internacionales, especialmente en la ONU, opina el diplomático. "Digámoslo directamente: eso tiene un efecto desembriagador sobre nuestros colegas en esas organizaciones", ha sintetizado.

El embajador ruso cree que en el momento actual es muy importante el papel de los países 'estabilizadores', que pueden tener un efecto refrigerante sobre la situación internacional. "En mi opinión, las relaciones ruso-chinas son un factor estabilizador", ha subrayado Denísov, citado por RIA Novosti.

Hace menos de un mes, Putin y Xi se encontraron en la capital de Kazajistán, Astaná, al margen de la cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

Anteriormente se vieron en el marco del foro internacional 'Una franja, una ruta' celebrado en Pekín el 14 y 15 de mayo.


PINAR DEL RIO A LA CABEZA EN EL INDICADOR DE MORTALIDAD INFANTIL DE CUBA

Por Pedro Martínez Pírez

La provincia cubana de Pinar del Río, que este año ganó por su desarrollo integral ser la sede el próximo 26 de Julio del acto central por el Día de la Rebeldía Nacional, ostenta un récord muy difícil de igualar: el indicador de mortalidad infantil de 1,9 fallecidos por cada mil nacidos vivos.

Reconocida en el mundo por ser la productora del mejor tabaco de Cuba y poseer paisajes naturales de gran belleza como el Valle de Viñales, la occidental provincia de Pinar del Río ostenta en estos momentos el primer lugar nacional en un indicador que dice mucho del sistema cubano de salud.

Ya el pasado año la provincia de Pinar del Río, con una población de casi seiscientos mil habitantes, logró un bajísimo indicador de 2,1 de mortalidad infantil, en un territorio que antes del triunfo de la Revolución registraba una tasa de al menos 60 coma 5 fallecimientos por cada mil niños nacidos en el territorio, considerado durante muchos años como La Cenicienta de Cuba por el atraso y la pobreza existentes en ese territorio.

Las autoridades de la provincia, que ocupa cerca de 8 mil 900 kilómetros cuadrados del archipiélago cubano, consideran que estos notables resultados se deben al trabajo sostenido del sistema de atención primaria en el territorio, donde intervienen los médicos y enfermeras de la familia, los pediatras, clínicos y obstetras de los grupos básicos de salud, los seis hogares maternos con que cuenta la provincia y la red de genética médica que abarca a los once municipios pinareños.

Se señala también como factores que hacen posible estos resultados los servicios de Neonatología del hospital provincial y la unidad de cuidados intensivos de un pediátrico, baluartes de la atención secundaria, así como el banco de leche humana que beneficia a los niños que no pueden ser amamantados por sus madres.

Seguramente quienes aplaudieron en Miami el pasado 16 de junio al presidente Donald Trump, durante un show anticubano dirigido al reforzamiento del bloqueo yanqui contra Cuba, no saben que Estados Unidos, el país más rico del mundo, tiene en materia de mortalidad infantil una tasa tres veces mayor que Pinar del Río, donde el próximo 26 de julio los cubanos reafirmaran su dignidad y su apoyo irrestricto a la independencia y soberanía nacionales.

La Habana, 03 de julio de 2017


Venezuela: 58% de encuestados prefieren a Maduro para resolver los problemas del país

Por Luis Beatón

Publicado en Cubadebate el 3 julio 2017 

Nicolás Maduro en un acto en Caracas. Foto tomada de HispanTV.

Un sondeo de la encuestadora Hinterenlaces dio a conocer que el 58 por ciento de los encuestados prefieren que sea el mandatario Nicolás Maduro quien resuelva los problemas del país. El 36%, en cambio, desea que los lleve a término la oposición.

Esa misma pesquisa mostró que igual cifra de nacionales se sienten preocupados por lo que sucederá en el país si Maduro sale del poder, el 32 por ciento están de acuerdo con su salida, y un 10 por ciento no contestó a esa interrogante.

El muestreo ejecutado entre mil 530 personas del 15 al 28 de junio arroja resultados que deberían poner a pensar a los sectores opositores de diferentes tendencias dentro de la autodenominada Mesa para la Unidad Democrática (MUD), empeñados en llegar al Palacio de Miraflores por una vía que no es la electoral, la violenta, el golpe de Estado.

Deben pensar, porque la misma consulta indicó que el 59 por ciento de la población (mayoría) desea que se realicen las elecciones presidenciales en el 2018, y solo 38 por ciento se pronuncia por la salida de Maduro en estos momentos.

Pese a que es blanco de reiteradas críticas de los enemigos de la Revolución Bolivariana, y de algunos que en algún momento se identificaban con el proceso de cambio a favor de los desposeídos, iniciado por su líder, Hugo Chávez Frías, el actual presidente descuella como la figura que puede sacar adelante al país.

No está lejos de la verdad esta afirmación si observamos que su gobierno se encuentra a la ofensiva, y a sus contrarios, al parecer, se les terminó la energía luego de casi tres meses de protestas, una gran parte terminadas en actos donde se entronizó el odio, el miedo y la violencia.

Atacado desde diferentes flancos por sus adversarios internos y externo, el gobernante no pierde impulso en su proyecto dirigido a las grandes mayorías del país.

El domingo 2 de julio tocó uno de los problemas más críticos para los venezolanos, los precios de los productos y propuso a sus compatriotas una ‘consulta nacional para elevar acciones que regularicen los precios’ a través de la Asamblea Nacional Constituyente.

La idea es constitucionalizar una ley que permita la regulación de los precios y se le aplique acción legal a los especuladores.

‘El tema de la especulación es la principal arma de guerra económica hoy. Por eso mi respuesta es cuidar el empleo, dar empleo y cuidar el ingreso hasta que llegue la constituyente y ustedes, nosotros, el país, tenga el poder de sacar una ley constitucional, que nos dé el poder suficiente para que el pueblo, junto al Gobierno, regularicemos’, expresó el jefe de Estado desde la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, en Caracas.

Señaló que estas acciones serán llevada a ‘una consulta nacional’ para que esta ley permita que se ‘regularicen los precios y castigue severamente la especulación’, un anhelo de la mayoría ante un problema al que no se le ve una solución sin la aplicación de medidas correctivas y el incremento de la producción en todos los sectores de la economía.

El rumbo parece el correcto, aunque habría que ver el impacto, pues en los últimos años, sectores económicos desafiaron a Miraflores con una guerra económica caracterizada por el acaparamiento, la especulación y el bachaqueo, con el fin de generar caos, zozobra y desestabilización al país.

También Maduro demostró en el acto del Teatro Teresa Carreño su empeño en mejorar a quienes menos tienen al anunciar un incremento de 50 por ciento del salario mínimo y de las demás tablas salariales de trabajadores de la administración pública. Así, el ingreso mensual pasará de 65 mil 021 a 97 mil 531 bolívares.

Además modificó la base de cálculo de cesta ticket socialista, de 15 a 17 Unidades Tributarias (UT), por lo que el monto que perciben los trabajadores por el bono de alimentación se incrementará de 135 mil a 153 mil bolívares.

Sin embargo, esto no resuelve la situación, pues hasta ahora, a cada acción del gobierno siguió un alza de los precios en el sector comercial.

No obstante, algunas medidas aplicadas recientemente pueden ayudar, entre ellas, la venta de divisa (dólares) al sector privado para que adquieran materias primas.

A todo esto, necesariamente, al hombre que es mejor visto para sacar adelante el país, le falta la Asamblea Nacional Constituyente y la consulta nacional para elevar acciones que regularicen los precios.

(Con información de Prensa Latina)


American Curios: Mentiras como política

Cubasí  -   David Brooks/La Jornada  -  Lunes, 03 Julio 2017 09:06

Kyle Chapman, presidente del grupo texano Alt-Knights, que apoya al presidente estadunidense, Donald Trump, es detenido por sus correligionarios cuando pretende agredir a Nevin Kamath, quien es detractor del mandatario y participaba en una manifestación para exigir que el magnate sea sometido a un juicio político. Foto Ap

No es accidental la mentira y la descalificación de los medios, es la política del régimen de Trump; tiene un propósito claro: anular la diferencia entre la falsedad y la verdad.

Para eso, entre otras cosas, se requiere una guerra frontal contra los medios noticiosos y sustituirlos con propaganda.

Es un momento vital y peligroso para el periodismo. Justo ante esta ofensiva, los medios están en tal vez su momento más frágil, sobre todo los periódicos. En los últimos 15 años en Estados Unidos, el personal de los periódicos se ha reducido en más de la mitad, de 412 mil a 174 mil. Varios periódicos han desaparecido, otros han sido obligados a recurrir, múltiples veces, a despidos masivos. Las redacciones están semivacías, llenas de fantasmas de fotógrafos, reporteros, editores, técnicos que hace muy poco estaban dedicados a informar sobre qué pasaba, a nutrir eso que dicen que es vital para una democracia: una ciudadanía informada y consciente.

Esta crisis no se limita a Estados Unidos, como tampoco la ofensiva política contra los medios. Varios medios importantes han desaparecido o están por desaparecer, a veces por la crisis del sector, a veces por razones políticas. Esta semana Al Jazeera está enfrentando su posible fin por la presión de gobiernos árabes ultraconservadores hacia Qatar, país en que se encuentra la emisora. En otros países la violencia contra los periodistas y sus medios se intensifica y ha llevado a consecuencias mortales como con enorme dolor e ira. Lo sabemos demasiado bien en casa. La conversación obsesiva en el mundo periodístico es como defender los medios justo en momento que su labor es más vital que nunca.

Vital ahora porque separar la falsedad de la verdad, el trabajo elemental del periodismo, es cada vez más difícil. En Estados Unidos, la estrategia oficial es borrar esa separación. Nadie semiconsciente se sorprende de que los políticos mienten. El legendario periodista I.F. Stone decía que lo primero que tiene que saber cualquier estudiante de periodismo son tres palabras: "todo gobierno miente". Pero aquí y ahora hay algo de otra magnitud, esto se trata de una estrategia aún más peligrosa.

Se ha comentado mucho sobre el volumen de mentiras de este presidente y su gente, y de su agresión, incluso provocando enfrentamientos violentos, contra los periodistas. El New York Times publicó un artículo por dos de sus reporteros, intentando registrar cada mentira de Trump desde que llegó a la Casa Blanca, la frase y la fecha, lo cual ocupó una plana entera del rotativo (https://www.nytimes.com/interactive/ 2017/06/23/opinion/ trumps-lies.html?_r=0), afirmando que Trump mintió o dijo falsedades al público cada día durante sus primeros 40 días como presidente. “Simplemente no hay precedente para un presidente estadunidense dedicar tanto tiempo en decir no verdades…. Está intentando crear un ambiente en que la realidad es irrelevante”, escribieron los autores.

A veces las falsedades llegan a extremos cómicos: una portada de la revista Time fechada el primero de marzo de 2009 con la imagen de Trump está encuadrada y colocada en por lo menos cinco de los clubes del magnate, reportó recientemente el Was­hington Post. El problema: no hay edición de la revista con esa fecha, ni Trump ocupó ninguna de las portadas de esa revista ese año.

No es sólo el volumen, sino su repetición una y otra vez, junto con lo que se ha vuelto consigna permanente de esta presidencia contra casi todo medio que no se subordine a la línea oficial: fake news (noticias falsas). Después de lanzar insultos contra dos presentadores de MSNBC esta semana, el presidente difundió este domingo por su cuenta oficial de Twitter un video elaborado aparentemente por un simpatizante usando imágenes de una actuación de Trump donde simula golpear al jefe de la federación profesional de lucha libre, grabado en 2007. Pero en el video, se colocó el logo de la cadena noticiosa CNN sobre el rostro de la persona que Trump finge golpear (https://twitter.com/realDonaldTrump/ status/881503147168071680).

Como respuesta, CNN afir­mó: "Es un día triste cuando el presidente de Es­tados Unidos alienta la violencia contra los reporteros". Condenó su "comportamiento juvenil muy por debajo de la dignidad de su puesto" y afirmó que "nosotros continuaremos haciendo nuestra labor. Él debería empezar hacer la suya".

El Comité de Protección de los Periodistas declaró que este tipo de mensaje en contra de periodistas o medios "fomenta un ambiente en que el hostigamiento y hasta ataques físicos sean considerados aceptables"; y que esta retórica, por parte de la Casa Blanca, "no sólo socava el trabajo de los medios en Estados Unidos, y lo hace más peligroso, sino que enaltece a líderes autocráticos alrededor del mundo".

Pero desde hace mucho, Trump declaró a los medios como "enemigos del pueblo".

Un amigo filósofo y abogado circuló un ensayo sobre Hannah Arendt, citando su estudio de regímenes totalitarios, en que señalaba que "las masas habían alcanzado un punto donde podían, al mismo tiempo, creer todo y nada; creer que todo era posible y que nada era verdad". Los líderes de tales regímenes sabían que la repetición de falsedades era clave, incluyendo obligar a los subordinados de un gobernante de hacerlo, no sólo para consolidar su complicidad, sino para establecer el pleno poder sobre ellos. "El resultado de la sustitución consistente y total de mentiras por verdades objetivas no es que la mentira ahora será aceptada como verdad y la verdad difamada como mentira, sino que el sentido con que tomamos nuestras referencias en el mundo real, y la categoría de verdad contra falsedad está entre los recursos mentales para este fin, se está destruyendo", escribió Arendt.

Es un momento en que los periodistas conscientes no pueden caer en trampas, ni fomentar divisiones, y mucho menos traficar en "hechos alternos" o "mentiras". Sobre todo donde se tiene que entender qué está en riesgo, y quién es el enemigo real de este gremio. Es momento de definición y, como dice una vieja y gran canción sindical minera: "Aquí no hay neutrales. ¿de que lado estás?"