sábado, 26 de agosto de 2017

VENEZUELA.- TRUMP QUIERE APLICAR OTRA VEZ LA POLITICA DEL FRACASO

Por Dr. Néstor García Iturbe

Se dice que el hombre es el único animal que choca dos veces con la misma piedra. Donald Trump, con su actitud agresiva contra Venezuela, está confirmando esto.

El bloqueo a Cuba, con todas las restricciones económicas y financieras que el mismo establece, tuvo su momento, no podemos negarlo, pero los “bloqueados” comenzaron a buscar soluciones. Algunas tardaron un poco y quizás otras todavía deben perfeccionarse, pero gracias al bloqueo, conocimos quién es realmente el enemigo de los cubanos, que todavía sigue siendo el mismo.

El bloqueo comercial económico y financiero, resultó ser, inicialmente, una medida tendiente a la creación de carestía, hambre y miseria, previa a la invasión armada. A esa medida se unieron el tratar de aislar a Cuba y el desarrollar grupos internos que combatieran a la revolución y a los revolucionarios. En fin, lo que se quería era crear una situación caótica en la que el pueblo dejara de estar al lado del gobierno revolucionario. Esto radicalizó la Revolución.

La invasión vino y se derrotó. La política de aislamiento, con el tiempo, tuvo el efecto contrario a lo deseado y finalmente el aislado fue Estados Unidos. Las carencias se superaron y aunque en algunos renglones se presentan problemas eventuales, la defensa del país, la alimentación del pueblo, la atención médica, la educación, la cultura y la recreación, están aseguradas.

Pudiéramos ampliar un poco más este comentario, pero considero que lo dicho por Obama, el 17 de diciembre del 2014, en aquel momento presidente de Estados Unidos, de que la política hacia Cuba en los últimos cincuenta años había sido un fracaso, lo dice todo.

Ahora el presidente Trump, sin tomar en consideración los fracasos que ha tenido la política exterior de Estados Unidos durante años y en especial en América Latina, comienza a emplear contra Venezuela lo que con Cuba no dio resultado.

La historia no puede ignorarse. El que lo haga está caminando hacia el fracaso. No importa si un grupo de gobiernos serviles le prometen su apoyo y además alientan su ignorancia, al final el que pagará será el gobierno de Trump, que no se ha dado cuenta, que la época del “Big Stick” hace un buen rato que pasó.

Al parecer, tampoco se ha dado cuenta de los problemas internos que está confrontando la sociedad estadunidense, los cuales requieren de toda su atención y de un clima, en el que el ciudadano corriente, ese que todos los días tiene que ir a su puesto de trabajo para poder darle una vida  más o menos decente a su familia, que se ve presionado por los impuestos, el pago de la hipoteca o el alquiler, el pago de los estudios de sus hijos y otros gastos más, pueda vivir en una paz relativa y no piense mucho en cambiar el sistema.

La Habana, 25 de agosto de 2017

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu


La “solución” yanqui: Destruir, y luego irse

Arnaldo Musa / CubaSí  -  Sábado, 26 Agosto 2017 06:00

Lo dijo Trump: Estados Unidos no solo mantendrá, sino enviará más tropas a Afganistán, y Paquistán correrá la misma mala suerte

Ya es oficial, y lo dijo Trump: Estados Unidos no solo mantendrá, sino enviará más tropas a Afganistán, y Paquistán correrá la misma mala suerte si sigue apoyando a lo que Washington califica de terroristas.

Otros 4 000 soldados norteamericanos llegarán a territorio afgano, sumándose a la casi docena de miles que se hallan atrincherados allí en bases y profundos bunkers subterráneos, que atacan generalmente desde el aire, porque se les hace muy difícil bajar a tierra.

El anuncio de Trump implica el reconocimiento de que no podrá la guerra afgana, así como revela la estrategia de Estados Unidos que ya ensayó en otras partes del globo: destruir, y luego irse. Dejando, como admitió el mandatario estadounidense, que otros reconstruyan el país.

Ello conlleva la amenaza a Paquistán, un aliado que le ha salido contestón, porque no combate a los talibanes, trata de destruir los drones norteamericanos que espían y ataca su territorio en busca de “terroristas”, cuando en zonas cerca de la frontera afgano-paquistaní facilitó la entrada a por lo menos 3 000 integrantes del Estado Islámico para que atacara al enemigo Talibán.

En cuanto a los talibanes, el anuncio de Trump se realiza en los instantes en que han acelerado su ofensiva en varios puntos del país, realizado atentados a diestra y siniestra, pero preferentemente a objetivos militares locales y extranjeros y hecho la vida imposible a funcionarios de un gobernó instalado virtualmente por Estados unidos y que solo mantiene precariamente el poder en Kabul y otras zonas urbanas.

La intensificación de la política bélica norteamericana ha recibido el aplauso alemán, mediante su canciller, Ángela Merkel, quien ha prometido aumentar el respaldo a la mano dura estadounidense.

No obstante, Trump ha admitido con su proceder que EE.UU. no podrá ganar nada allí´, además de perder al aliado paquistaní, por lo que, además de amenazas ha tratado de tentar a los talibanes con migajas de poder que no ha aplicado con coherencia.

Ello se produce después que los talibanes afirmaran que convertirán a Afganistán en cementerio de la superpotencia, y  que el multimillonario presidente, en una actitud pueril, expresara desde una tarima en la base militar Fort Myer, cerca de Washington: “¡Criminales, perdedores, les ganaremos!” Luego explicó, para justificarse, que “las consecuencias de una salida rápida (de las tropas) son impredecibles e inaceptables (…) crearía un vacío que aprovecharían los terroristas, incluidos de Daesh y Al Qaeda", y dejó claro que la ayuda, ni es un cheque en blanco, ni será infinita.

"Es hora de hacer de Afganistán el problema de otro", agregó, para luego amenazar a Islamabad: "El terrorismo y el extremismo han causado grandes sufrimientos al pueblo paquistaní, (…), pero Paquistán también dio refugio a organizaciones que intentan cada día matar a nuestra gente", disparó.

Pero China reaccionó a esta acusación. La portavoz de la Cancillería del gigante asiático, Hua Chunying, dijo que "Paquistán se encuentra en la primera línea del frente contra el terrorismo, hizo grandes sacrificios y una contribución importante a esta lucha, así como a la preservación de la paz y la estabilidad".

Como se puede apreciar, el tema de Afganistán es mucho más complejo y revela una vez más las contradicciones que existen en la administración norteamericana. Porque el propio Trump se preguntaba recientemente qué hacía EE.UU. en Afganistán.

Analistas nada sospechosos de ser centraros a Estados Unidos coinciden en señalar que la nueva estrategia dada a conocer por Trump es el reconocimiento de una derrota militar en toda regla.

Y es que después de 17 años, las tropas norteamericanas no han podido derrotar al Talibán y a otros fuerzas que considera terroristas de Afganistán, una de las naciones más pobres del mundo, a la cual atacó injustificadamente en consonancia con la política  de represión mundial que determinó, bajo la justificación de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2011 a las Torres Gemelas neoyorquinas y el Pentágono en Washington.

Con la amenaza a Paquistán, EE.UU. trata de enviar un mensaje agresivo a China, pero también oculta las otras razones estadounidenses, que ya existían en el 2001, antes de la invasión a Afganistán, que era la necesidad de un oleoducto y gasoducto que llevaría los recursos energéticos de Turkmenistán hasta Pakistán y el mar arábigo, pasando por Afganistán. Esto implicaba que si los talibanes no complacían los deseos de la potencia, se produciría la agresión de todas maneras.

Para el investigador Juan Aguilar, “tener ocupado o controlado Afganistán, era también una forma de impedir a los entonces soviéticos, — hoy rusos —, y chinos fundamentalmente, el paso hacia los mares cálidos del sur. Y en la actualidad con mucha mayor gravedad todavía, la continuación de la Ruta de la Seda, que tiene que enganchar desde Asia Central, pasando por el norte de India y Paquistán, con Irán. ¿Qué está en medio? Afganistán. Esas razones geopolíticas son de tan importante peso como para que EE.UU. no quiera dejar su presencia en Afganistán”

Y si no puedes conquistar, destruye todo lo que puedas destruir, antes de irte, asegurándote que nada se construya.


Dimiten tres altos funcionarios del gobierno de Ecuador

Cubasí  -   PL  -  Sábado, 26 Agosto 2017 04:54


El consejero político presidencial de Ecuador, Ricardo Patiño; la secretaria de la gestión Política, Paola Pabón, y el consejero presidencial de Hábitat, Virgilio Hernández, presentaron sus respectivas renuncias.

El consejero político presidencial de Ecuador, Ricardo Patiño; la secretaria de la gestión Política, Paola Pabón, y el consejero presidencial de Hábitat, Virgilio Hernández, presentaron sus respectivas renuncias a los cargos que ocupan.

'Estamos orgullosos de los 10 años de la Revolución Ciudadana, que permitió que este país tuviera tantos cambios profundos de manera tan consolidada, tan rápida, con resultados de mucha equidad y de justicia para los ecuatorianos', afirmó anoche Patiño en rueda de prensa desde la ciudad de Guayaquil al anunciar esa decisión.

El también segundo vicepresidente del oficialista Movimiento Alianza PAIS, consideró que los cambios producidos en todas las áreas del acontecer nacional han sido positivos para el pueblo y mencionó entre ellos el crecimiento de la economía, disminución de la pobreza, mejoramiento de condiciones laborales y de salarios, y la inclusión de personas con discapacidad.

A su juicio, en los tres meses del nuevo gobierno, electo por el pueblo para dar continuidad y consolidar los 10 años de revolución iniciados en 2007, no han sido destacados con justicia los resultados del proceso que ayudaron a construir.

'No hemos visto un adecuado reconocimiento a ese proceso y al contrario, hemos podido observar una gran cantidad de críticas y palabras que consideramos no adecuadas para el proceso de la Revolución Ciudadana que se vivió', puntualizó.

Asimismo, advirtió que la estabilidad política vivida en Ecuador en la última década obedece en primer lugar al reconocimiento de los derechos de los trabajadores en general con justas remuneraciones y adecuadas condiciones laborales.

'Nosotros tres nos queremos sentir libres para defender este proceso de construcción de cambio profundo en Ecuador y queremos dedicar nuestras fuerzas a fortalecer nuestro Movimiento', advirtió.

Adicionalmente, fue enfático al decir que el combate a la corrupción lo hacen con la mayor dedicación y convicción.

En ese sentido señaló que la inmensa mayoría de los funcionarios y militantes de Alianza PAIS es gente honrada, honesta e intachable y volvió a pedir que caiga el peso de la justicia sobre los corruptos.

Finalmente manifestó confianza en que las acciones a desarrollar por parte del gobierno nacional estén en estricta consonancia con el programa de gobierno enarbolado en la campaña electoral y por el cual el pueblo votó en las urnas.

Por su parte, Pabón reiteró que los tres funcionarios hicieron ejercicio de la función pública con manos limpias y honestas y resaltó como en los últimos 10 años se cambió la patria y la esperanza le fue devuelta al pueblo.

'Sin dudas pudieron cometerse muchas equivocaciones, pero los aciertos, la estabilidad, los derechos logrados para la gente nos hacen sentir orgullosos', apuntó.

Mientras, Virgilio Hernández describió el momento actual como difícil y llamó a fortalecer el trabajo de organización, y compromiso del Movimiento con los intereses del país, de los más pobres.

Los tres advirtieron que para nada sus dimisiones implican retirar su apoyo al presidente Moreno y mantendrán las conversaciones y un canal abierto con el mandatario, quien preside el bloque gubernamental.


MÉXICO: El país más violento y más impune del continente americano

RT  -   25 Aug 2017 | 12:37 GMT

Reuters / Daniel Becerril

De manera paradójica, el país que destina miles de millones de dólares a las instituciones encargadas de prevenir delitos es uno de los más violentos de América y el más impune.

México se consolida como uno de los países más violentos del mundo. Cada año se incrementan en el país latinoamericano los índices de delitos de alto impacto, como asesinato, secuestro o desaparición de personas, además de los del fuero común, como robo y asalto. La impunidad, la corrupción y la ineptitud de las autoridades constituyen la trinca que sume al país en la peor crisis de su historia.

De manera paradójica, como nunca antes se destinan miles de millones de dólares del presupuesto federal a las instituciones encargadas de prevenir delitos, perseguirlos y procurar justicia. El Gobierno, hoy encabezado por el derechista Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), eroga cada año en seguridad 264.000 millones de pesos mexicanos, unos 15.000 millones de dólares. La mayoría de estos recursos se entregan a las corporaciones policiacas federales y a las Fuerzas Armadas. Desde que inició la fingida guerra contra el narcotráfico, estas instituciones han visto crecer sus presupuestos hasta en 300 %.

Un estudio de la consultoría independiente Ethos Laboratorio de Políticas Públicas señala que la tasa de homicidios en México es de 17,5 por cada 100.000 habitantes, lo que coloca al país como uno de los más violentos del mundo. Además, lo ubica como el más impune de América y de todos los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Ese informe, 'Descifrando el gasto público en seguridad', señala que en el país latinoamericano el 95 % de los delitos denunciados no son sancionados. Peor aún, la cifra real de algunos tipos de delitos que nunca son juzgados alcanza el 99 %, pues muchos de los crímenes ni siquiera se denuncian por la falta de confianza que los ciudadanos tienen en sus instituciones. Sí, la justicia sólo alcanza al 1 % de los perpetradores de las actividades delincuenciales.

ethos

También revela que México se ha convertido en el país con el mayor número de elementos policiacos per cápita. Mientras que en esta nación hay 367 policías por cada 100.000 habitantes, en naciones como Honduras es de 147 y en Estados Unidos de 197.

En contraste, México es de los países donde hay menos jueces: apenas 4,2 por cada 100.000 habitantes (el promedio de los países de la OCDE es de 16).

El análisis de tales resultados nos dice que, en el mejor de los casos, México ha gastado mucho dinero en contar con el personal que detiene a los infractores de la ley, pero muy poco en contar con el número suficiente de quienes deben juzgarlos y sancionarlos. Todo quedaría en un error, de suyo grave, de visión y de aplicación de políticas públicas.

Principales causas de la no denuncia

ethos

La ineptitud de los gobernantes no alcanza a explicar tales decisiones. Por lo que puede apreciarse, los últimos gobiernos siempre tuvieron como objetivo fortalecer los aparatos represivos para contener a los movimientos y actores sociales que les han sido adversos. La llamada "guerra contra el narcotráfico", que para nada ha debilitado a los cárteles —por el contrario, los fortaleció— solo justificó los abultados presupuestos a las corporaciones policiacas y a las Fuerzas Armadas.

Evolución del gasto federal en seguridad (mdp) / Ethos

Conforme México gasta más en "seguridad", más violencia genera contra su sociedad. Luego de 10 años, ha quedado claro quiénes ganan y quiénes pierden en esta guerra. Y en esta última lista no están los traficantes de drogas.

Zósimo Camacho