martes, 5 de septiembre de 2017

El Ejército sirio rompe el cerco del EI y entra en su 'último bastión' en Siria

RT  -  5 septiembre 2017 14:44 GMT

El Ejército de Siria entra en la ciudad de Deir ez Zor, dejando al Estado Islámico sin su último bastión en el país, informa la agencia SANA.

Deir ez Zor, Siria, el 19 de febrero de 2014. / Reuters

El Ejército sirio ha liberado la ciudad de Deir ez Zor, la ciudad más grande en la parte oriental del país, que permanecía ocupada por el Estado Islámico desde 2014. Pese al asedio de la ciudad y de su aeródromo, una guarnición del Ejército sirio logró permanecer dentro, aprovisionada por aire.

Antes de que las fuerzas sirias consiguieran romper el cerco de los terroristas, se llevaron a cabo nuevas operaciones militares bajo la asistencia intensiva de la aviación. Según reporta la agencia SANA, la Fuerza Aérea Siria ha destruido un convoy de 10 vehículos del Estado Islámico al suroeste de Deir ez Zor.

Los militares sirios también han destruido más autos de los yihadistas, algunos de ellos con explosivos, y sus instalaciones en la región, y se han apoderado de sus armas y municiones en Salamíe, Hama.

Desde el Ministerio de Defensa de Rusia han indicado que actualmente las tropas sirias tratan de retomar el control sobre los barrios que permanecen ocupados por los radicales, y que en la ciudad aún tienen lugar combates, informa Interfax.

En el Ministerio también han señalado que en la ofensiva del Ejército sirio se han aprovechado "los resultados del ataque de la aviación rusa y misiles de crucero" que contribuyeron al avance de las tropas sirias.

Además, agregaron que los militares sirios "destruyeron 50 'yihadmóviles' de los terroristas", vehículos blindados con terroristas suicidas con los que el EI buscaba oponer resistencia.

En las últimas semanas Deir ez Zor ha sido escenario de fuertes combates entre las fuerzas leales al Gobierno, que pudieron emprender su ofensiva principal hacia el Este tras liberación de Palmira, y los terroristas, que congregaron allí sus fuerzas que combatieron en Raqa, así como en Mosul, la que fue su 'capital' iraquí.



El periodista y analista internacional Rafael Araya Masry señala que la ruptura del cerco del Estado Islámico en Deir ez Zor "tiene una trascendencia muy importante y va a ser tan resonante como fue la liberación de Alepo".

Durante el foro internacional 'Ejército-2017', el jefe del principal mando operativo del Estado mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Serguéi Rudskói, estimó el pasado mes de agosto que el Estado Islámico contaba con 9.000 efectivos, concentrados en el centro de Siria y en zonas fronterizas con Irak. Según opinó entonces, la caída de Deir ez Zor supondría la derrota de esta organización terrorista.


Putin insta a terminar la histeria militar contra la RPDC y rechaza nuevas sanciones contra Pyongyang

Editado por Julio Pérez

Vladimir Putin y Xi Jinping en Cumbre del Brics

Beijing, 5 septiembre (RHC) El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este martes que la “histeria militar” en torno a la República Popular y Democrática de Corea  puede conducir a una “catástrofe planetaria” y tachó de “inútil e ineficaz” el recurso a nuevas sanciones contra Pyongyang.

Esta posición augura otro enfrentamiento de Moscú con Estados Unidos, que el lunes abogó por sanciones lo “más fuertes posibles” de la ONU tras el sexto ensayo nuclear de Pyongyang, llevado a cabo la víspera, apunta la AFP.

Putin, que participa en China en la cumbre anual de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), dijo a los periodistas que “Rusia condena estos ejercicios” de Corea del Norte, “pero el recurso a sanciones de cualquier tipo en este caso es inútil e ineficaz”.

“Una histeria militar no tiene ningún sentido (…) Todo esto puede conducir a una catástrofe planetaria, y a un gran número de víctimas”, advirtió el presidente ruso.

Tras el sexto ensayo nuclear de Pyongyang, el más potente hasta ahora, Estados Unidos, sus aliados europeos y Japón anunciaron que están negociando nuevas sanciones de la ONU contra Corea del Norte.

Sin embargo, la posición de China y Rusia -ambas con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU- es incierta.

Los norcoreanos “no van a renunciar a su programa nuclear si no se sienten en seguridad. Por tanto hay que intentar abrir un diálogo entre las partes interesadas” dijo Putin.

El presidente ruso cree que “no tiene sentido la histeria militar, es una camino que nos lleva a un callejón sin salida”.

Putin se suma así a la posición de China, que defiende una “solución pacífica” a la crisis norcoreana y quiere la reanudación de las negociaciones con el régimen de Kim Jong-Un.

En cambio el presidente estadounidense, Donald Trump, que prometió el mes pasado “fuego y furia” si Pyongyang prosigue con sus amenazas contra Washington, consideró el domingo pasado que a partir de ahora “cualquier discurso de apaciguamiento ya no funciona” con Corea del Norte.

Como respuesta al ensayo nuclear del domingo, Corea del Sur inició desde maniobras terrestres con fuego real. La marina surcoreana hizo lo mismo el martes, con la esperanza de disuadir a Pyongyang de cualquier presunta provocación en el mar.

Un nuevo paquete de sanciones presentado por Washington -el octavo- será negociado en los próximos días antes de ser votado en el Consejo de Seguridad el 11 de este mes, anunció en Nueva York la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

A principios de agosto, las últimas resoluciones sancionando a Pyongyang -cada vez más severas que las anteriores- fueron adoptadas unánimemente por los 15 miembros del Consejo de Seguridad.

Según fuentes diplomáticas, las nuevas medidas que se negocian esta semana podrían afectar el petróleo, el turismo, el reenvío a su país de los trabajadores norcoreanos en el exterior y a decisiones en el ámbito diplomático.

La bomba de hidrógeno que Pyongyang asegura haber hecho explotar el domingo tenía una potencia de 50 kilotones, cinco veces más que el precedente ensayo norcoreano y tres veces más que la bomba lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945, según responsables surcoreanos.

Corea del Norte podría ahora tener la capacidad para montar una bomba atómica en un misil que tuviera a su alcance el territorio de Estados Unidos, aunque los expertos no tienen la seguridad absoluta al respecto.


LA SUCIA HISTORIA EEUU CONTRA LATINOAMERICA

Por Manuel E. Yepe

La historia de las intervenciones y agresiones estadounidenses en Latinoamérica comienza en 1822 con la afirmación de la región como su esfera de influencia y sigue con la promulgación de la Doctrina Monroe, según la cual  las naciones hispanoamericanas que emergían a la independencia constituían territorio vedado a los apetitos imperiales europeos y, por extensión, espacio natural de influencia estadounidense.

Luego viene la afirmación del principio del Destino Manifiesto, la guerra de 1848 contra México y el despojo de California y Nuevo México.

A partir de 1898 Estados Unidos entra en guerra contra el debilitado imperio español para conquistar sus territorios coloniales remanentes: Filipinas, Puerto Rico y Cuba.

Aunque el objetivo principal, por razones económicas y de geopolítica era el archipiélago filipino, el mejor pretexto se presentó en Cuba, donde los independentistas estaban llevando la mejor parte en su guerra contra el colonialismo español y se hallaban  próximos a lograr por sí solos la victoria.

La derrota de las debilitadas armas españolas no tardó mucho tiempo y permitió al debutante imperialismo norteamericano presentarse como fuerza fiel a su discurso anticolonialista, al tiempo que negaba o reducía el papel en ello de los independentistas cubanos que llevaban más 30 años sobre las armas y habían perdido en combate a algunos de sus principales líderes.

En el curso de las siguientes tres décadas, Estados Unidos invadirá treinta y cuatro veces a los países de la Cuenca del Caribe: Ocupará México, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Haití, Cuba, Nicaragua, Panamá y República Dominicana. La sólida presencia británica en materia comercial, financiera y de infraestructura, impidió a Washington extender su penetración imperial a América del Sur.

En 1933, con el país afectado por una honda depresión económica, agotado por la campaña contra Sandino en Nicaragua e inquietado por el fuerte movimiento nacionalista latinoamericano estimulado por la Revolución Mexicana, llega al poder Franklin Delano Roosevelt quien inicia la política del Buen  Vecino, retira las fuerzas de ocupación del Caribe y anuncia una política de no intervención en América Latina.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, se inicia la Guerra Fría y se conforma un mundo bipolar para el que Washington convierte a América Latina en su retaguardia, al tiempo que crea en 1947 la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que escribirá en la región una de las más tenebrosas historias de crimen, abuso y barbarie que haya conocido la humanidad.

Corresponden a este período el inicio de las agresiones y del bloqueo económico contra la revolución cubana y las invasiones contra Guatemala, República Dominicana, Panamá, Granada y la guerra sucia contra la Nicaragua sandinista.

Al término de la Guerra Fría, del Consenso de Washington determina que el dominio imperial de Estados Unidos sea reemplazado por la hegemonía económica, ejercicio que abre el apetito de los halcones de Washington que exigen el retorno a un poder imperial absoluto, asumido sin ambages, para lo cual se presta como anillo al dedo la asonada terrorista del 11 de septiembre de 2001 que justifica la supuesta “guerra contra el terrorismo”.

La integración de un sistema hemisférico dominado por Washington, el acomodamiento de América Latina a los intereses imperialistas de Estados Unidos en el rol de suministrador de materias primas; la integración de la Organización de Estados Americanos como patio trasero de EEUU, hasta la conversión de América Latina en una especie de taller de Estados Unidos para experimentar las diferentes formas de guerra contrainsurgente con todas las modalidades del terror, desapariciones, torturas, masacres y exilios forzados, diseñadas todas para destruir la relación entre la solidaridad y la individualidad.

Desde 1898 Estados Unidos ha ejecutado “exitosamente” más de cuarenta cambios  de régimen en América Latina.

Contrasta el hecho de que siga en pie y con más solidez que nunca, la revolución cubana, lo que mantiene la interrogante sobre la validez de una vía democrática para la retención de poder por las revoluciones populares dada la reiteración con que las fuerzas de derecha han demostrado que no acatan sus derrotas por la vía democrática de las urnas y apelan siempre a una u otra forma de violencia institucional basada en el orden burgués previamente establecido.

Por la significación de su vigencia para la Patria Grande, toca al pueblo venezolano defender, con la solidaridad y apoyo de todos sus semejantes del continente, la supervivencia de la revolución bolivariana, hasta la victoria siempre.

La Habana, Septiembre 5 de 2017

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.