lunes, 18 de septiembre de 2017

EL SALVADOR: Vehículos de guerra custodiarán la capital

La acción fue anunciada por el Presidente de la República durante una visita a la Delegación Centro de la PNC en la Colonia Monserrat.

LA PÁGINA  -  18 DE SEPTIEMBRE DE 2017 09:32 | POR GABRIELA RAMÍREZ


El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, constató esta mañana la ejecución de la orden de fortalecer la seguridad en la capital del país y analizó la situación con los mandos de la Delegación Centro de la Policía Nacional Civil (PNC) .

El mandatario acompañado del Ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, el Director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, y varios altos funcionarios en el área de seguridad, anunció la nueva medida sobre el uso de los vehículos del Ejército Nacional en la capital salvadoreña que tiene como slogan “Fortalecimiento de la Seguridad y Prevención de San Salvador”.

“Hemos estado reunidos brevemente a partir de emitir una orden de reforzar a la delegación centro, para desarrollar con mayor profundidad un dispositivo, muy efectivo y muy flexible... que nos permita garantizar a largo plazo, todos los resultados positivos que hemos tenido en la capital en tema de seguridad” explicó el Presidente Sánchez Cerén.

El mandatario considera que “la población se siente tranquila, y se siente segura”, por lo que su administración busca mantener esos buenos resultados, por ello anunció “hemos tomado la decisión de reforzar, la PNC, en especial esta delegación, con miembros de la fuerza armada” a fin de “garantizar una mayor capacidad de patrullaje, con la implementación de transporte militar".

El Jefe del Órgano Ejecutivo anunció que se activarán esfuerzos culturales y de recreación que permitan a la ciudadanía, en especial a los jóvenes, participar en cambios en la capital.

Con el uso del patrullaje militar en vehículos de la Fuerza Armada los capitalinos tendrán confianza para realizar "sus actividades comercial, económica, política, pueda desarrollarse con mayor tranquilidad” aseguró el Jefe de Estado.  

Los dispositivos especiales se instalarán en áreas de mayor concentración ciudadana, como lugares turísticos, terminales de buses, mercados, Centros escolares, entre otros.

Se anunció además la búsqueda de agilizar la respuesta de los números de emergencia del 911, para brindar mejor atención a los capitalinos, también la regularización del accionar de las empresas privadas de seguridad y la venta de armas. Además, se fortalecerán acciones de investigación dirigidas al combate de la extorsión, homicidios y delitos contra el patrimonio


EE.UU.: "China es una amenaza sin precedentes para el comercio global"

RT  -  18 septiembre 2017 21:18 GMT

Washington percibe las ambiciones económicas de Pekín como el mayor desafío económico de la historia de EE.UU.

Imagen ilustrativa. Christian Charisius / Reuters

El modelo económico de China es una amenaza sin precedentes al sistema de comercio mundial que no se puede resolver bajo las condiciones actuales, ha asegurado el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, durante un discurso en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, por sus siglas en inglés) de Washington.

Mientras México, EE.UU. y Canadá se preparan para una tercera ronda de negociaciones con vistas a firmar una versión revisada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Lighthizer ha sostenido que "el desafío" económico que supone China "es sustancialmente más difícil" que todos los que su país ha afrontado antes.

Para este especialista, "la mera escala del esfuerzo coordinado" que el gigante asiático realiza para "desarrollar su economía, subsidiar, crear corporaciones que promuevan sus intereses nacionales, forzar el intercambio tecnológico y distorsionar mercados" supone un peligro desconocido para el comercio mundial.

Así, Robert Lighthizer ha recordado que ni la Organización Mundial de Comercio (OMC) ni las reglas de arbitraje comercial internacional vigentes fueron diseñadas para lidiar con las políticas económicas que China emplea en la actualidad.

En su momento, quien fue alto consejero y jefe de estrategia del presidente Donald Trump, Steve Bannon, sostuvo que si Washington pierde la puja comercial con Pekín, nunca será capaz de recuperarse.

"Estamos en guerra económica con China" y "uno de los dos asumirá la hegemonía en 25 o 30 años: si seguimos por este camino, van a ser ellos", aseveró Bannon.


Precios petroleros cercanos a los máximos más recientes

Londres, 18 septiembre (PL) Los precios petroleros descendieron hoy pero sostuvieron sus cotas de máximos más recientes, a la espera los mercados de los efectos propiciados por los recortes productivos.

En cuanto a los futuros del West Texas Intermediate (WTI) bajaron 37 centavos, a 49,52 dólares el barril, de todas formas cerca de los máximos de cuatro meses de 50,50 dólares.

Los futuros del referencial Brent, perdieron 37 centavos, a 55,25 dólares el barril, también cerca de un techo de cinco meses de 55,99 registrado el jueves.

Las refinerías del Golfo de México y el Caribe restablecían sus operaciones tras el cierre obligado por el paso de los huracanes Harvey e Irma, que golpearon a la región en las recientes tres semanas.

Los fondos de cobertura y otros administradores de dinero recortaron sus apuestas alcistas sobre el contrato a futuro y las opciones del crudo WTI en la semana al 12 de septiembre.

Ese particular lo informó la Comisión de Operaciones de Futuros de Materias Primas.

Los precios del petróleo estadounidense decrecieron por debajo de los 50 dólares el barril el lunes, pero se mantenían cerca de los máximos de varios meses de la semana pasada.

mem/rfc


Recibe Cuba ayuda desde países amigos

Desde Surinam, China y Japón han llegado artículos de higiene y alimentos, entre otras cosas para contribuir al proceso de recuperación y reconstrucción de la Isla tras el paso del huracán Irma

17 de septiembre de 2017 23:09:55

Foto PL

Un vuelo de Surinam Airways con ocho toneladas de artículos de higiene y alimentos arribó este domingo al aeropuerto internacional José Martí, en La Habana, como muestra de solidaridad de ese país sudamericano con la Isla, luego del paso del huracán Irma.

«Hemos enviado estos productos para demostrar que el pueblo de Cuba, al igual que su gobierno, están en nuestros pensamientos», admitió Michiel G. Raafenberg, Director General de la Secretaria de Asuntos Exteriores de la República de Surinam.

El lote de ocho toneladas contiene agua, arroz, leche, sábanas, papel sanitario, detergente, platos, cucharas, tenedores, entre otros artículos que creemos serán útiles para las familias cubanas afectadas, añadió el funcionario.

«Cuba es una nación amiga desde hace muchos años. Por eso, lo poco que tenemos queremos compartirlo, para contribuir a que el país salga adelante lo más pronto posible», concluyó.
 
CHINA TAMBIÉN SE MANIFIESTA

Con el fin de contribuir al proceso de recuperación y reconstrucción de la Isla tras el paso del huracán Irma, el gobierno de China decidió donar al país un millón de dólares en efectivo; así como enviar materiales de primera necesidad y alimentos.

El gobierno de ese país asiático se ha mantenido atento a los daños ocasionados por el devastador meteoro, aseguró un comunicado de la Embajada de China en Cuba, difundido este domingo.

La donación de un millón de dólares en efectivo y el envío aéreo de materiales de primera necesidad, en seis vuelos sucesivos del Boeing 747, forman parte de las muestras de solidaridad de esa nación asiática con la Isla.

El gobierno chino «está convencido de que, bajo la dirección del Gobierno y con los esfuerzos mancomunados del pueblo cubano, Cuba superará los estragos del huracán y saldrá siempre adelante», concluyó el comunicado.
 
JAPÓN MUESTRA SU SOLIDARIDAD

Según un comunicado del gobierno de Japón, difundido el pasado jueves 14 de septiembre, el país asiático enviará ayuda de emergencia a la Isla para contribuir a la recuperación de las familias cubanas afectadas por el paso del peligroso meteoro.

Gracias a las relaciones amistosas entre ambas naciones, Cuba recibirá artículos de primera necesidad para ayudar a enfrentar las consecuencias del devastador huracán Irma.

Purificadores de agua, latas portátiles de combustible, entre otros productos llegarán a la Isla a través de la agencia de cooperación internacional del Japón, según la nota oficial del gobierno asiático.


María es un potente huracán categoría 3: ¿A qué países puede afectar?

Publicado en Cubadebate el 18 septiembre 2017


El huracán María, que se está acercando a las islas del noreste del Caribe, ha alcanzado la categoría 3 y se intensifica rápidamente convirtiéndose en un “huracán mayor”, informa el Centro Nacional para Huracanes de EE.UU. (NHC). Los vientos del huracán María, que se ha acercado a las islas Leeward, superan ya los 190 kilómetros por hora.

“Se espera que María sea un peligroso huracán mayor a su paso por las islas Leeward y el noreste del mar Caribe“, reza el pronóstico del NHC. El NHC advierte que María traerá consigo una marejada ciclónica de hasta 3 metros acompañada de “olas destructivas”.

El NHC prevé que en las próximas horas María pase por las islas Leeward, azotando también Guadalupe, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Martinica, Santa Lucía, así como las islas Vírgenes de EE.UU. y las islas Vírgenes británicas.

(Con información de Russia Today)

Islas del Caribe permanecen en alerta máxima ante el paso del huracán María

Las islas de Guadalupe, Dominica, San Cristóbal y Nieves y Montserrat se encuentran bajo advertencia de huracán, mientras que Puerto Rico y Martinica se encuentra en estado de emergencia por el paso del huracán María, que este lunes alcanzó categoría dos.

De esta manera, las autoridades de Martinica han impuesto la alerta roja, que supone el desalojo de las zonas próximas al mar.

Afectaciones de los vientos del huracán María.

Según oficiales de los distintos Gobiernos regionales, se esperan los primeros efectos de los anillos exteriores de María para esta misma noche, con vientos propios de tormenta tropical.

Las islas que mayor embate recibirán serán las Islas Vírgenes británicas este martes y miércoles, que ya sufrieron hace dos semanas los azotes de Irma y que dejó algunos de sus territorios devastados.

Antigua, San Martin, San Bartolomé y Anguila están, por ahora, bajo aviso de tormenta tropical.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró este lunes el estado de emergencia, ante el paso del huracán María por la isla, que se espera “más devastador que Irma”.

Durante una conferencia de prensa, Rosselló informó de que el ciclón, ahora de categoría dos, podría pasar por Puerto Rico el miércoles con intensidad “tres o cuatro”.

“Todo Puerto Rico va a sentir condiciones huracanadas”, afirmó el gobernador, quien subrayó que sus efectos “serán peor que George (septiembre de 1998) y Hugo (septiembre de 1989), si azota como proyecta”.

Luego de asegurar que se ha ordenado el desalojo de las partes bajas próximas al mar, el funcionario puertorriqueño advirtió de que los vientos se esperan de “hasta 225 kilómetros por hora”.

Se espera que las lluvias y los vientos huracanados duren de 12 a 24 horas durante el paso del huracán, ya que se moverá lento.

El gobernador también señaló que hay un barco en los alrededores de la isla con gasolina, catres, agua y generadores, que llegará a Puerto Rico tras el paso del huracán.

(Con información de Telesur)


Arrestan a más de ochenta personas en EEUU tras protestas contra absolución de policía

Publicado en Cubadebate el 18 septiembre 2017


Más de 80 detenidos en una protesta contra la absolución de un policía en San Luis. Foto: Reuters.

Más de 80 personas fueron arrestadas en la tercera jornada de protestas contra la absolución de un policía blanco acusado de asesinar a un conductor negro en la ciudad estadounidense de San Luis, informaron hoy medios locales.

Las manifestaciones comenzaron de forma pacífica el viernes tras la decisión del juez Timothy Wilson de exonerar al expolicía Jason Stockley de los cargos relacionados con la muerte de Anthony Lamar Smith en diciembre de 2011.

Pero varios medios sostienen que anoche, como ocurrió en los dos días anteriores, un pequeño grupo se quedó en la escena y desafío las órdenes de la policía de dispersarse después de que transcurriera con calma una movilización mucho más grande.

Las protestas del fin de semana fueron en su mayoría pacíficas, pero las fuerzas del orden sostuvieron que ayer ‘grupos de delincuentes’ estaban ‘creando caos’, rompiendo ventanas y causando daños materiales significativos en el centro de la ciudad.

‘Vimos de nuevo que la inmensa mayoría de los manifestantes no eran violentos. Pero, por tercera jornada consecutiva, los días han sido tranquilos y las noches destructivas’, expresó esta mañana en una sesión informativa la alcaldesa de San Luis, Lyda Krewson.

Más de mil personas se reunieron la víspera frente al edificio del Departamento de Policía, donde gritaron mensajes como ‘Dejen de matarnos’, y luego marcharon por los barrios de West End Central y Delmar Loop.

Para la noche, cuando la mayoría se había retirado, unas 100 personas que permanecieron en la calle volvieron al centro de San Luis, y a lo largo del camino rompieron ventanas en algunas tiendas y hoteles, y dispersaron las sillas de plástico en un lugar al aire libre, indicaron reportes.

Las recientes protestas siguen un patrón visto desde el asesinato de Michael Brown en agosto de 2014 en la cercana Ferguson: la mayoría de los manifestantes, aunque enojados, son respetuosos de la ley, indicó el diario Chicago Tribune. Sin embargo, la publicación advirtió que al llegar la noche surge un grupo más dispuesto a enfrentarse a la policía, a veces hasta el punto de enfrentamientos.

Las movilizaciones de ahora responden a la absolución relacionada con los hechos de diciembre de 2011, cuando Stockley y su compañero Brian Bianchi siguieron a Smith por casi cinco kilómetros después de verlo en lo que sospechaban que era un trato con drogas.

La persecución terminó cuando los oficiales lanzaron su auto contra el del sospechoso, quien intentó acelerar antes de que lo alcanzaran cinco disparos.

Stockley aseguró que actuó en defensa propia, al creer que el fallecido buscaba una pistola, mientras el análisis forense reveló que solo el ADN del exmiembro de las fuerzas del orden estaba presente en el arma, y los fiscales acusaron al expolicía de haberla plantado en la escena.

(Con información de Prensa Latina)


Facebook bloquea arbitrariamente de manera temporal cuenta de la doctora Mariela Castro

Publicado en Cubadebate el 18 septiembre 2017

Mientras la inmensa mayoría del pueblo cubano trabaja y lucha para acelerar la recuperación ante los graves daños que nos causó el huracán Irma, durante este fin de semana la página pública de la directora del Cenesex, la Dr.C Mariela Castro Espín, se mantuvo bajo el asedio de individuos que de forma irrespetuosa, grosera e insensible, apuestan por el odio mediante insultos, amenazas y violencia, que en el fondo —bajo el manto de cobardes ataques personales— solo pretenden desalentar las infinitas manifestaciones de cariño y solidaridad, así como entorpecer las numerosas iniciativas solidarias que Cuba recibe desde los diversos confines del mundo.

Adicionalmente, en la mañana de este lunes Facebook se unió a la agresión, al suprimir la publicación que originó el ataque inicial —los datos de la cuenta bancaria que el gobierno cubano habilitó para canalizar las ayudas económicas de personas y grupos solidarios que desean contribuir a enfrentar la devastación que provocó el huracán Irma—, bajo el pretexto de que “no cumple las Normas comunitarias”.

También se le bloqueó temporalmente la función de publicar durante 24 horas y el servicio de chat, otra forma de facilitar los ataques durante ese periodo. ¿Es esta una iniciativa individual de una empleada de esa red social o es la postura oficial de esa multinacional?



Exhortamos al firme rechazo de estas provocaciones, y expresamos nuestra decisión irrevocable de continuar nuestra humilde labor en favor de la recuperación de Cuba, por el bienestar de su pueblo.

Centro Nacional de Educación Sexual


Damnificados. Permanentes y eventuales

Jorge Gómez Barata

Los damnificados que hoy miran a las cámaras de televisión y cuyas historias se convierten en crónicas periodísticas, son los mismos hombres, mujeres, niños y ancianos de la víspera: pobres permanentes y damnificados eventuales, estrellas de eventos que para unos terminaran cuando dejen de proveer noticias y para otros no acabaran nunca.

En el momento en que la tierra deja de temblar, cesan las lluvias y se calma el viento, “retorna la normalidad”, lo cual exactamente significa que cada cual será lo que era antes del turbión: “Vuelve el pobre a su pobreza\ El avaro a las divisas\ Y el señor cura a sus misas…” ¿Qué hacer para detener la noria salvaje?

A la altura del siglo XXI, no hay terremotos imprevistos, huracanes sorpresivos ni inesperadas avenidas, lo que hay, además de civilización suficiente, aunque mal repartida, sistemas políticos imperfectos y gobiernos incompetentes, es desidia e injusticia. Las reflexiones no se agotan al atribuir los desastres humanitarios que una y otra vez acompañan a eventos meteorológicos que ocurren con rutinaria reiteración a anomalías naturales, a la fatalidad, menos aún a la voluntad de Dios, tampoco a la ignorancia.

Anualmente El Caribe es azotado por unas nueve tormentas tropicales, cinco de las cuales alcanzan categoría de huracán y según el Instituto de Geofísica de la UNAM en el siglo XX, cada año en México se registraron más de 100 sismos de 4,5 grados en la escala de Richter, cinco mayores de 6,5 y cada diez años uno de 7,5 y los monzones llegan cada año a Asia con precisión milimétrica. De todo ello existen registros centenarios. Ningún responsable político puede alegar ignorancia ni darse por sorprendido.

Aunque los códigos de construcción son cada vez más exigentes, las grandes edificaciones y las obras de infraestructuras son antisísmicas y las viviendas de ladrillos y hormigón soportan vientos huracanados de cualquier intensidad, no es suficiente. No se trata solo de proteger centros urbanos, instituciones estatales, minorías y riquezas, sino del país y de las mayorías.

Se trata además de disponer de los recursos, la organización y la voluntad política para asumir las urgencias, que pese a todo se presentan como resultado de eventualidades naturales. El auxilio a las comunidades y las personas afectadas, no son donativos ni actos de generosidad de las entidades estatales y los gobiernos, sino su obligación más importante.

Lo verdaderamente significativo son los esfuerzos integrales y eficaces por el progreso general, el desarrollo y la erradicación de la pobreza. Los paliativos son aceptables y en circunstancias excepcionales necesarios, pero no pueden ser confundidos con las soluciones definitivas. La pobreza y no la naturaleza es el problema. 

Allá nos vemos.

La Habana, 14 de septiembre de 2017

............................................................................................................................................
El presente artículo fue redactado para el diario Por esto, al reproducirlo, favor indicar Lafuente.


¿CRISIS DE LOS MISILES O CRISIS DE OCTUBRE?

Dr. Esteban Morales Domínguez

Introducción

Hasta el incidente de la Crisis de Octubre, la invasión de las tropas mercenarias por Playa Girón, conocida también como la Invasión de Bahía de Cochinos, había ocupado el lugar cimero de peligro, dentro de la ya prolongada historia de agresiones de Estados Unidos contra   Cuba.

¿Qué es entonces  lo que hace de la Crisis de Octubre, llamada en el lenguaje norteamericano como Crisis de los Mísiles, un incidente de tan dramático  significado dentro de la confrontación Cuba- Estados Unidos?[1]

Sólo caracterizando a   la Crisis de Octubre dentro del contexto más general de los incluso tempranos planes de agresión de Estados Unidos contra Cuba, es que se puede entender la misma. Sin  quedar atrapados dentro del  mar de   propaganda tergiversadora,  dirigida a  invertir los términos entre agresor y agredido,  que caracterizan  aun a  la divulgación de  este enfrentamiento entre ambos países.[2]

Por lo general, se ha considerado que las cuestiones más importantes de responder al analizar la llamada Crisis de los Mísiles  son tres:[3]

¿Por que Jrushov decidió enviar misiles ofensivos a Cuba?

¿Por que Kennedy respondió a esta acción en la forma en que lo hizo?

¿Por que Jrushov decidió capitular ante las presiones norteamericanas y retorno los misiles a territorio soviético?

Sin dudas, para preguntar hay que tener un conocimiento a fondo sobre el asunto acerca del cual se pregunta. Pero el modo de preguntar estará también influido por la concepción general que se tenga del acontecimiento sobre el cual se desea investigar. Preguntar no es en modo alguno una acción inocente, ni se busca simplemente con ello tampoco solo información desconocida. Más bien, las preguntas, en este caso, buscan también orientar al lector en la perspectiva de las concepciones del interrogador.

Por otro lado, no diríamos que las preguntas más arriba formuladas carecen de importancia, pero si que no son las únicas importantes, ni ese es el único modo de formularlas.

Existen otras preguntas y   modos de formulación, que responden a una concepción más amplia, multilateral y compleja, por lo tanto, más profunda, sobre lo que fue la llamada Crisis de los Mísiles. 

Por nuestra parte, sin eliminar las preguntas ya hechas, formularíamos otras, que además de ampliar el espectro de análisis, podrían también dar respuesta a otro conjunto de aspectos importantes.

Tales interrogantes adicionales serian a nuestro parecer las siguientes:

¿A que nos estamos refiriendo cuando hablamos de la Crisis de los Misiles?

¿Decidió Jrushov   por si solo enviar misiles nucleares a Cuba?

¿Eran los mísiles nucleares en Cuba armas ofensivas?

¿Fue la decisión de Jrushov de retirar los cohetes nucleares de Cuba solo una    capitulación ante las presiones norteamericanas?

¿Que fue lo que esencialmente motivo la llamada Crisis de los Misiles?

¿Fue la llamada Crisis de los Misiles solo una confrontación entre Estados Unidos y la URSS?

¿Podemos afirmar que la llamada Crisis de los Misiles fue solucionada?

¿A manera de hipótesis, habría que comenzar por preguntarnos, si fueron los misiles nucleares instalados en Cuba los que realmente provocaron la crisis, o si estos no fueron más que el resultado de la escalada de una crisis más de fondo que, durante el mes de octubre de 1962, adopto abruptamente su forma más virulenta y peligrosa?

Crisis que, por demás, no fue solo ni esencialmente entre la URSS y Estados Unidos, sino también   entre Cuba y Estados Unidos. Poniéndose de manifiesto, que en el contexto de la llamada Guerra Fría, las alianzas, sirven de canales de trasmisión, que provocan   crisis que tienden a adoptar un carácter global.

Por eso, la Crisis adoptó un carácter estratégico para las naciones involucradas. Solucionándose para Estados Unidos y la URSS, pero no para Cuba, pues su problema fundamental no estaba esencialmente involucrado en tal contexto. Por lo que, al dejársele marginada de las negociaciones de la retirada de los misiles, sus intereses no fueron considerados. A pesar de que los misiles habían sido instalados en Cuba y de que la causa esencial que provoco su instalación (no así su aceptación por parte de Cuba) provino de la amenaza de invasión por parte de Estados Unidos a la Isla.

Entonces, tales ultimas interrogantes, tienen que necesariamente ser respondidas, para lograr una visión integral acerca de ¿qué ocurrió realmente durante la llamada Crisis de los Misiles o más bien de la Crisis de Octubre?

Por tanto, no pretendemos historiar la Crisis, eso ya ha sido hecho ampliamente, ni seguiremos una secuencia puramente histórica de su acontecer, sino solo nos concentraremos en algunos aspectos claves que consideramos más importantes y definitorios del fenómeno estudiado.

ALGUNOS ANTECEDENTES HISTORICOS DE LA CRISIS DE OCTUBRE

Dwight Eisenhower, había apoyado sin límites   al dictador Fulgencio Batista, desde que asumió la presidencia de los Estados Unidos, por lo cual no estaba en condiciones de entenderse con la Cuba que emergía en 1959.

De lo anterior, que la administración de Eisenhower, después de 1959, diseña una política que era entonces: “si no pudimos evitar   que los revolucionarios tomaran el poder, al menos podemos evitar que lo consoliden y finalmente derrocarlos”.

Lo primero que hizo la mencionada  administración estadounidense, fue  dar refugio a  los esbirros y criminales de guerra  que huyeron desde Cuba,  el primero de enero de 1959, para escapar  a la  justicia revolucionaria.[4] En realidad, las acciones seguidas por la administración de Eisenhower dejaron un diseño de política hacia Cuba, que no ha podido definitivamente ser superado aún. Aún existen quienes desean esa política.

La Crisis de Octubre debe de ser valorada más por los antecedentes que llevaron a ella, que por la crisis misma.

Sin un análisis a fondo de los acontecimientos de la política de Estados Unidos hacia Cuba, que provocaron la presencia de los mísiles en Cuba, no es posible comprender la crisis. Dado que fueron las agresiones continuadas de Estados Unidos contra Cuba, hasta llegar a la invasión por Playa Girón, y los peligros que todas estas acciones encerraban, junto a la convicción después de que Kennedy se cobraría el fracaso de Girón invadiendo a Cuba en gran escala, lo que provoco que las tensiones entre ambos países llegaran al extremo.

La dirección de la revolución, aceptó la instalación de los cohetes, a partir de que cumplía con un principio ineludible de apoyo internacionalista con el campo socialista y con la URSS en particular, sobre cuya amistad no existía la menor duda.

Se trataba entonces, de que si la URSS, en particular, había estado siempre dispuesta a ayudar a Cuba en los momentos más críticos y no se podían esgrimir intereses nacionales estrechos, cuando los que estaban en juego eran los intereses de seguridad del Campo Socialista como un todo y por supuesto, vistos en su sentido más estratégico también, los de la capacidad para defender a Cuba.

Ha quedado muy esclarecido  que la dirección cubana,  en realidad,   al aceptar los mísiles nucleares en Cuba, puso en primer lugar lo que ello significaba de ayuda  para mejorar el desequilibrio entre  el poderío  nuclear de los países socialistas con el de Estados Unidos, y nunca la  defensa  de la Isla  como asunto prioritario.[5]

Entonces, la decisión de instalar los cohetes nucleares en Cuba no fue solo de Jrushov, sino el resultado de un acuerdo entre este último y la dirección cubana. Por medio de un “Convenio de Ayuda Mutua y de Asistencia Militar”,  que aun y cuando no continuó su proceso con todas las formalidades,  quedó como acuerdo explicito entre ambos países.[6] 

Al mismo tiempo, por la forma en que Kruschov condujo las cosas al principio, antes de estallar la crisis, todo parece indicar que el interés primario de los soviéticos   era el de defender a Cuba de una agresión norteamericana, en primer lugar.

Sin embargo, lo cierto es que los cohetes en Cuba significaban un factor disuasivo-defensivo, contra   las intenciones de Estados Unidos de invadir a la Isla.  Al mismo tiempo que  su cercanía al territorio estadounidense, representaban un factor equilibrador, disuasivo, o que  al menos,  disminuía  sensiblemente la asimetría nuclear  existente entre  ambas potencias  principales contendientes.[7]

El gobierno revolucionario llegó a la conclusión de aceptar la instalación de los cohetes, con posterioridad a una larga trayectoria de agresiones por parte de Estados Unidos, que mantenían seriamente en peligro la seguridad nacional cubana. Aunque hay que decir, que de acuerdo a las concepciones de defensa ya elaboradas para entonces, por parte de la dirección de la revolución, los mísiles nucleares no se veían como una necesidad   para detener   las aspiraciones norteamericanas de volver a invadir a Cuba.

Pero, con Kennedy, todo comenzó muy diferente a como terminó. Ya en su primera conferencia de prensa, el presidente informaba  que Estados Unidos no tenía  un plan para reestablecer las relaciones con Cuba.[8]

En su mensaje a la nación, Kennedy lanza su proyecto de la llamada Alianza para el Progreso, declarando que los agentes comunistas tenían una base en Cuba. Al mismo tiempo que decía: “... nuestra objeción con Cuba, no es que el pueblo desee una mejor vida. Nuestra objeción es su dominación para el exterior y la tiranía interna... con la dominación comunista en este hemisferio nunca podremos  negociar...”[9]. Después de la Crisis de Octubre, al parecer Kennedy comenzó a variar su posición al respecto.

De todos modos, la llamada Alianza para el Progreso fue un aporte de Kennedy en la política hacia América Latina, que lo diferenciaba de Eisenhower. En el curso de comprensión del problema de la revolución cubana.

Otras acciones hacia Cuba atraían también la atención del presidente, como cuando el 31 de marzo, continuando la política ya iniciada por Eisenhower, determina poner en cero la cuota de azúcar cubano en el mercado norteamericano para el resto del año 1961.

Pero Kennedy no sólo siguió las acciones de política diseñadas por su antecesor, como ya expresamos,  sino que incluso puso también  su intelecto personal  a trabajar, como  cuando Arthur Schlesinger, bajo  su más cercana supervisión,  redactó el llamado “Libro Blanco”, en el que Cuba era situada como satélite de la URSS,  como revolución traicionada, y se le proclamaba un peligro presente para el hemisferio.[10]

Casi a mediados de abril de 1961, aun había mucha polémica con relación a cuánto más lejos se debía llegar en la ayuda a los cubanos contrarrevolucionarios para derrocar a Fidel Castro.

Este último plan (Girón) le generó muchas preocupaciones y ocupó mucho tiempo de la actividad del presidente. Pero no se puede decir que se opusiese a tal acción o que la considerase incompatible con la política que deseaba seguir con Cuba.

Las dudas de Kennedy, a pesar de su declaración de apoyo a los llamados “luchadores por la libertad”, se pusieron claramente de manifiesto después, cuando en medio de la derrota de la brigada mercenaria, no autorizó la utilización directa de las fuerzas armadas norteamericanas. Hasta ese punto, en tal momento, llegó su comprometimiento con la heredada invasión  contrarrevolucionaria  hacia Cuba.[11]

El fracaso de Girón y el peligro de invasión a Cuba

Si el plan de Girón había sido asumido por el presidente como una herencia, ahora la derrota se convertía en una humillación personal, de la cual debía desquitarse.

El desastre de Girón explica, por qué la decisión de Kennedy de invadir a Cuba, pero ahora con el ejército norteamericano, nos lleva directamente al fenómeno del contexto en que se desata la Crisis de Octubre. Dado que, con posterioridad a Girón, la administración de Kennedy diseñaría un sistema de   medidas y acciones agresivas contra Cuba y comenzaría aceleradamente los preparativos para una invasión de la Isla en gran escala.

En términos de política, ya Kennedy no arrastraba ningún compromiso de la administración anterior. A partir de ahora seguiría su “propia política”, aunque, en definitiva, esta última, no representaba ningún cambio esencial en relación con la anterior. Pero al menos, sería una política de su “entero gusto y responsabilidad”.

Kennedy, actuando en consonancia con lo ocurrido en Girón, encargaba al general Maxwell Taylor encabezar una comisión que estudiara a fondo las causas de la derrota, y al Secretario Asistente de Defensa para asuntos de Seguridad Internacional, Paúl H. Nitze, presidir una Fuerza de Tarea, integrada por representantes de los departamentos de Estado, Defensa, Justicia, USIA y la CIA, con la misión de recomendar la política a seguir de inmediato con Cuba.

A partir de entonces, además, Kennedy se propuso reconsiderar la participación de las fuerzas armadas norteamericanas en las actividades contra Cuba. De tal modo que, sólo diez días después de finalizada la invasión de Girón, el Presidente, junto a McNamara y el almirante Burke, revisaban un plan de contingencia para el despliegue de las tropas estadounidenses en Cuba.

La dirección cubana, en particular el Comandante en Jefe Fidel Castro, por su parte, siempre estuvo convencido, sobre todo después de Girón, de   una acción como la que se programaba por Kennedy   era totalmente posible.

Por su parte, el presidente,  se reunía con un grupo de exiliados cubanos, encabezado de nuevo  por José Miro Cardona,  entonces presidente del denominado Consejo Revolucionario Cubano, el mismo  que se había quedado esperando para  desembarcar en Cuba como gobierno  en armas cuando Girón.[12]

En cuanto a la participación de los cubanos en las operaciones contra Cuba, se produjo un cambio importante a mediados del año 1961, que ampliaba esa participación, dándole a la misma un carácter más institucionalizado.

Cuba, por su parte,  continuaba   incrementando sus relaciones con los Países Socialistas, en especial con la URSS, lo cual hacia tiempo  era una preocupación permanente de Estados Unidos.[13]

La respuesta no se hizo esperar, McGeorge Bundy, el 5 de octubre de 1962,  presentó el Memorando “100 de Acción de Seguridad Nacional”, titulado “Plan de Emergencia para Cuba”, mediante el cual se orientó al Departamento de Estado, “... valorar las vías de acción potencial abiertas a Estados Unidos si Castro debía ser suprimido de la escena cubana”.[14]

Estados Unidos, con suficientes razones ya para invadir a Cuba, provocadas por la derrota de Girón, sumaba a estas, la capacidad que Cuba adquiría para su defensa.

Junto a los preparativos que ya realizaba, la administración Kennedy desplegó una campaña de hostigamiento contra Cuba, tanto en la OEA como apoyándose en algunos gobiernos latinoamericanos, dirigida a lograr su total aislamiento y evitar a toda costa que hubiera voces disidentes en el hemisferio, cuando la Isla fuese finalmente invadida.

Es necesario señalar, que al menos en noviembre de 1961, la administración acelera los preparativos de la que sería la operación subversiva más grande puesta en marcha contra Cuba. El día 30,  se oficializaba  por el presidente Kennedy el Grupo Especial Ampliado (SAG), dentro del Consejo de Seguridad Nacional, presidido por el general Maxwell Taylor y el  Fiscal General Robert Kennedy,  dando lugar al nacimiento oficial, aunque mantenida hasta muy reciente en secreto,  a la llamada Operación Mangosta.[15]

Los planes de invasión de Estados Unidos, una vez  diseñada la Operación Mangosta, tuvieron un brazo desestabilizador  y de “ablandamiento”, hasta que  pudiera llegarse  al momento  de  la invasión en gran escala  con el ejército norteamericano, contenida ella misma  como último paso dentro del propio Plan Mangosta.[16]

“Coincidentemente con lo que ocurría en Uruguay, el 31 de enero de 1962   en Washington, John F. Kennedy sostuvo un almuerzo privado con el editor del periódico Isvestia y yerno de Nikita S. Jruschov, Alexei Adzhubei. A quien el mandatario norteamericano manifestó que la coexistencia soviética- norteamericana estaba comprometida, por el hecho de que la influencia de la URSS en Cuba había alterado el balance de fuerzas entre el Este y el Oeste. Además, Kennedy le recordó a su invitado, la no interferencia de Estados Unidos en 1956, cuando se produjo la intervención soviética en Hungría. La alusión era una clara prueba de que Estados Unidos trataba de justificar por todos los medios su futura intervención en Cuba, al sugerir a la URSS, que los norteamericanos habían comprendido la actuación del gobierno soviético en los sucesos de Hungría.” [17]

Kennedy continuaba    así el juego iniciado   en las conversaciones de Viena (junio de 1961), por medio del cual, tratando a Jruschov como representante de una gran potencia, quería hacerle ver que esos intereses estaban por encima de los de las naciones pequeñas. Lamentablemente este juego funcionó  finalmente en la negociación,   entre ambos,  en  la Crisis de octubre.[18]

Hay que decir, que al parecer  en la práctica, Kennedy introdujo  a Jruschov, dentro de una concepción de enfrentamiento Este-Oeste, que hizo finalmente al líder soviético   reaccionar, pensando sólo en la solución, dentro de la cual la URSS estaba comprometida estratégicamente y haciéndolo soslayar  el compromiso que tenía con Cuba.[19]

Por lo cual, es posible llegar a la conclusión de que fue un error estratégico de la Dirección Soviética, de Jruschov en particular, dejar a Cuba al margen del núcleo duro de la negociación, que no fue otro que el momento de la decisión por Jrushov de retirar los mísiles nucleares de Cuba. De no haber sido así, la presencia de Cuba habría servido a la URSS para fortalecer su lugar, situándola frente a Estados Unidos en una posición   más equilibrada y principista, además de que no se hubieran producido contradicciones que situaban a Cuba y a la URSS en una posición de debilidad ante Estados Unidos.

¿Pero estaba interesado Jruschov en que los mísiles nucleares en Cuba sirviesen para algo más que arrancar a Kennedy una simple promesa de no invadirla? ¿Estaba dispuesto Jruschov a que la capacidad disuasiva de los mísiles nucleares pudiese ser utilizada por Cuba, para obtener resultados más de fondo en una negociación con Estados Unidos?, Evidentemente, parece que no.

Entonces, la comúnmente llamada en los Estados Unidos, Crisis de los Mísiles no fue, como ya históricamente se ha pretendido hacer ver, un momento en que, a partir solamente de la presencia de los cohetes nucleares en Cuba, se puso el mundo al borde de la Tercera Guerra Mundial, sino más que eso, fue el momento   en que Estados Unidos tuvo que enfrentarse con las consecuencias acumuladas de todos sus actos de agresión contra Cuba. [20]

En realidad, durante la crisis, sobre todo, una vez descubiertos los cohetes, hubo dos asuntos claves que no pueden ser pasados por alto, por la importancia que ambos tienen en el desenvolvimiento posterior de la crisis y su conclusión, si tal se puede llamar a lo que finalmente ocurrió.

Primero, el hecho de que la instalación de los cohetes nucleares fuese realizada en secreto y que ello haya incluido engañar varias veces a Kennedy, por parte de la dirección soviética, le dio una apreciable ventaja moral, política y estratégica a la parte norteamericana, pues al descubrir los mísiles, pudo disponer de tiempo suficiente para diseñar y planear acciones de respuesta. Mientras que, a la URSS y Cuba, sólo sospechando el descubrimiento, únicamente les quedaba esperar. Además, el engaño le permitió a Kennedy invertir los  términos de la confrontación, pudiendo presentarse como el agredido, cuando realmente siempre fue el agresor.[21]Las consecuencias de este error, fueron desastrosas también  para la imagen internacional  de la URSS.

Segundo, cuando en la carta de Jruschov a Kennedy del 26 de octubre, el primero comunica su disposición a retirar de Cuba todas las armas que Estados Unidos considerase como “ofensivas”. Esta declaración, además de ser un repliegue moral imperdonable e incosteable, porque los soviéticos por todas las vías se habían cansado de decir que las armas instaladas en Cuba no tenían carácter ofensivo, y así era, también resultó ser una trampa sin fondo a la hora de la negociación. Puesto que Kennedy, aferrándose de tal  afirmación de Jruschov, condujo las negociaciones de la retirada de las armas  a su antojo...[22]

Por todo lo anterior, la posición de la URSS, fue siempre muy débil, a partir del 26 de octubre y particularmente durante   las negociaciones, hasta que   finalmente, todo el proceso, quedó dependiente   de la voluntad de Estados Unidos de no invadir a Cuba en gran escala.

Otros errores adicionales de Jrushov, fueron los siguientes:

  • Comunicar a Estados Unidos dentro del proceso negociador de la retirada de los mísiles, que todos los pasos que daba lo hacían de común acuerdo con Cuba.Lo cual no era cierto.

  • Tratar de comprometer a Cuba con dejarse inspeccionar el territorio en el proceso de retirada de los cohetes, lo cual fue un desconocimiento de la soberanía cubana.

  • Desconocer a Cuba durante el proceso negociador, aunque tratando de incorporarla después, sin ninguna efectividad práctica.

  • Comprometer la seguridad nacional de Cuba, aceptando una promesa de Estados Unidos   de no invadir la Isla, lo que en el contexto del conflicto Cuba- Estados Unidos tenía un valor muy relativo y casi nulo.

  • Negociar la retirada de los cohetes de Cuba por los de Turquía.  Lo cual no tenía relación alguna con la situación e inmiscuía a Cuba dentro de un proceso ajeno y fuera de su alcance. Además de no haber informado a Cuba de este paso. Convirtiéndola en una moneda de cambio.

Jruschov  engañó a Kennedy,  pero a Cuba también, al negociar a espaldas de esta y ocultarle información, que si manejaba con la parte norteamericana.[23]

Entonces, en la práctica a pesar de todo lo que la URSS y en particular Jrushov había   hecho de positivo para   Cuba hasta entonces e hizo después, sin embargo, durante la Crisis de octubre dio pasos estratégicamente erróneos e inconsultos, que comprometieron seriamente la seguridad nacional cubana y el prestigio de la Revolución. Dando al traste además,  con la única y real oportunidad  que Cuba hubiera tenido de influir seriamente en el curso de sus relaciones futuras  con Estados Unidos.[24]

Por lo cual, la solución de la   crisis, lo fue solo para Estados Unidos y la URSS, pues ambos se limitaron a negociar desde su lógica de gran potencia. Para Cuba no hubo solución, tratándose solo de una oportunidad perdida.

En realidad, Kennedy no se comprometió a nada formalmente, o a nada a lo que no pudiese comprometerse con ventajas. Todo quedó en palabras y en letras de correspondencia.

La promesa de no invadir a Cuba, resulto aún más   relativa, pues    Estados Unidos continúo hostigándola, invadiéndola en pequeña escala y sometiéndola continuamente a todo tipo de agresiones.

Estados Unidos, durante estos más de 40 años, no ha invadido a Cuba en gran escala, no porque le importe el acuerdo de 1962, sino porque el costo político, e incluso militar que ello tendría le sería prácticamente impagable.

Sin embargo, un daño importante que infringió Jruschov a Cuba es que, cuando el Primer Ministro Soviético negocio con Estados Unidos retirar los cohetes, sin consultar a Cuba, no hizo más que reafirmar a Kennedy en su tesis, ya esgrimida en el “Libro Blanco”, de que supuestamente la Isla no era sino un satélite de la URSS. Tal “confirmación  de hipótesis”, tuvo consecuencias duraderas y muy negativas  para   Cuba, aunque también  para  la política exterior norteamericana.[25]

Sólo la posición valiente e intransigente de la dirección cubana, de no dejarse inspeccionar, exigir  los Cinco Puntos, accionar contra los vuelos rasantes  e impedir a toda costa dejarse coaccionar, junto a la actitud valiente y decidida del pueblo,  fue lo que salvó el prestigio de la Revolución frente a tales acontecimientos.[26]

Sin duda, la actuación de Jruschov afectó su prestigio personal y el de la URSS en Cuba, así como ante el resto del mundo. También afectó seriamente las relaciones entre ambos países. Lo cual, tuvo un momento crítico especial, cuando el Comandante en Jefe Fidel Castro, en su visita, a la URSS recién concluida la crisis entre abril y mayo de 1963, casualmente descubrió   que Jruschov había negociado con Kennedy, a espaldas de la dirección cubana, el cambio de los cohetes de Cuba por los de Turquía.

CONSIDERACIONES FINALES

Como resultado de todo lo explicado, Estados Unidos mayoreo en la crisis, especialmente durante   la negociación, imponiendo sus imágenes, percepciones y valoraciones, y convirtiendo todo el proceso final en una escalada de exigencias y concesiones que la Dirección Soviética siempre acepto. Cuba por su parte, dio los únicos ejemplos de fortaleza y autodeterminación, al afrontar el derribo del U-2, no permitir los sobrevuelos al alcance de sus baterías antiaéreas, no dejarse inspeccionar, plantear sus exigencias por medio de los cinco puntos y denunciar en Naciones Unidas el carácter agresivo y manipulador de la política norteamericana.


La Habana, Septiembre 8 del 2017


[1] Este acontecimiento es conocido también como Crisis del Caribe, nombre que le dieron los soviéticos. Este último más bien responde a la actitud de hacer la proyección externa de un conflicto que, aunque devino global, involucraba a tres naciones principalmente, Cuba, Estados Unidos y la URSS. (Nota del Autor).

[2] La película” Trece Días”, bajo la dirección del famoso actor Kevin Costner, a pesar de ser un film pacifista y de no mostrar intención alguna de agredir a Cuba, sin embargo, queda atrapado dentro de esa visión superficial de mostrar a Estados Unidos como la víctima y a Cuba y la URSS como simples agresores, que pusieron en peligro al pacifico pueblo norteamericano y al mundo. (Nota del Autor.

[3] Ver: Mark L. Haas. University of Virginia, Prospect Theory and The Cuban Missile Crisis, International Studies Quarterly –2001- International Studies Association, Blackwell Publisher, USA, pag. 243.

[4] No es casual que la primera confrontación entre ambos gobiernos, precisamente se haya producido entre las acciones legales cubanas dirigidas a juzgar a los criminales de la dictadura, ante el pueblo que reclamaba justicia y los intentos del gobierno norteamericano   por desacreditar   los juicios de los Tribunales Revolucionarios, tratando de presentar su ejecutoria legal como simples acciones vengativas. Nunca se habían preocupado de detener la mano criminal de la dictadura batistiana y entonces reclamaban clemencia para los esbirros criminales de guerra. (Nota del Autor).

[5] Ver: Acta de la Reunión del Comité Central del PCC, los días 25 y 26 de enero de 1968, La Habana, Cuba, pp. 38-49.

[6] Ver: Draft Agreement between Cuba and the Soviet Union on Military Cooperation and Mutual Defense, Agust 1962. The Cuban Missile Crisis 1962, A National Security Archive Documents Reader.The New Press, New York, USA. 1998, pp. 64-66.

[7] Ver: Acta de la Reunión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. 25 de enero de 1968, sesión de la noche, La Habana, 1968, pp. 38- 40.

[8] Por lo general, se ha impuesto casi como una regla, que en los momentos de las contiendas por la presidencia, aunque Cuba no sea un tema de la campaña misma, las diferentes fuerzas políticas interesadas se mueven planteando sus alternativas y obligando al aspirante   a referirse al tema. (Nota del Autor).

[9] La Alianza para el Progreso, fue un elemento diferenciador importante de la política de Kennedy hacia América Latina, con relación a la política seguida por Eisenhower.Así como también una comprensión más inteligente, no solo de cómo atacar a Cuba, sino también de cómo evitar más Cubas hacia el futuro. (Nota del Autor).

[10] Especialmente esta consideración de Kennedy de “Cuba como satélite de la URSS”, sobrevivió durante mucho tiempo, haciendo un daño invaluable a la política exterior norteamericana para tener una apreciación clara del verdadero papel de Cuba en la arena internacional. A partir de ello, Estados Unidos en realidad nunca entendió   la política exterior cubana y por eso siempre se ha estrellado contra ella. (Nota del Autor).

[11] Tenemos la impresión de que para apoyar un plan que le había venido como herencia ya era suficiente. Kennedy quería desarrollar su propia política, no diferente de la anterior, pero bajo sus propias reglas y principios. (Nota del Autor).

[12] Ver: Tomas Diez. Cronología... Ob...

[13] En septiembre era firmado un segundo convenio con la URSS, por medio del cual Cuba recibía suministro de armamento convencional por un monto de 149 millones 500,000 dólares. De esta cifra, Cuba tendría que abonar 67 millones 550,000 dólares y para saldar el resto de la cuenta, se daban diez años   a  un interés del 2% anual. La URSS, reafirmaba así su disposición de ayudar a la Isla, cuando esta más lo necesitaba. Tal y como ya había tenido lugar, en los momentos más críticos de principios de los  años  de 1960 y 1961

[14] Ob. Cronología, Tomas Diez...

[15] Ver: document 4. Minutes of First Operation Mongoose meeting with Attorney general Robert Kennedy, December 1, 1961, Ob. National Arcive...Washington Dc, Selection of Giron, p.20.
Ver: The White House, “Eyes Only For The President”, Richard N. Goodwin, Giron Selection, Washington DC, ob. National Archives...

[16] Acerca de este denominado Plan Mangosta, se puede ver más en detalle. Ob. The Cuban Missile Crisis...pp. 20- 63.

[17] Ver Cronología sobre La Crisis de Octubre, Tomas Diez, Instituto de Historia.

[18] Ver. Memorandum of Conversation, Vienna Meeting Betwen the President and Cairman Kruscchev, The Cuban Missile Crisis, 1962. Ob. Pp. 9 – 14.

[19] A. Mikoyan llego a la Habana   el 2 de noviembre de 1962, en visita oficial, para analizar con la dirección cubana los asuntos de la Crisis de octubre. Ver: Cronología de la Crisis de octubre, Conferencia 30 Aniversario, 1992, p. 100.
Fue muy lamentable la situación que atravesó Mikoyan tratando de convencer a la Dirección Cubana de que Jrushov tenía razón. Durante las conversaciones, incluso, se hablo de que los IL-28 se quedarían en Cuba, pero 48 horas después ya Mikoyan informaba que también debían ser devueltos a la URSS. Solo su ética personal, la amistad con los cubanos y   el trato respetuoso recibido le ayudaron en tan amargos momentos. Mikoyan había sido opuesto a que el despliegue de los cohetes se hiciese en secreto. Parece que el deseo de Jrushov de sorprender a Estados Unidos, cuando los cohetes fueran operacionales y de no crearle dificultades a Kennedy durante la campaña, aunque también su tozudez, deben haberlo impulsado a mantener el secreto.  (Nota del Autor). Para ampliar Ver: Document 60: Ob. The Cuban Missile Crisis...pp. 257-258.

[20] No pocas veces, muchos europeos y asiáticos con que hemos hablado, se asombran de que las cosas de este lado del mundo sean bastante diferentes. El hemisferio occidental es el traspatio de Estados Unidos, lo continúa siendo, y la revolución cubana ha aportado las pruebas más fehacientes de que ello es así. Sufriendo un proceso de agresiones que ya dura mas de 40 años. Solamente a partir de la intolerancia norteamericana de no aceptar   regímenes políticos de izquierda, en su histórica área de influencia. (Nota del Autor).

[21] Cuba insistió en varias ocasiones, sobre todo, en   la inconsistencia moral y estratégica   de instalar los cohetes en secreto, pero después de varios intentos no logro convencer a Jruschov y finalmente acepto dejar el asunto en manos de la dirección soviética. Las consecuencias de instalar los cohetes en secreto fueron desastrosas, atreviéndonos a asegurar que posiblemente sea el momento más peligroso atravesado por Cuba en su confrontación con Estados.  Ver Acta de las Reuniones del Comité Central del PCC, de enero 25 y 26 de 1968, La Habana Cuba, pp. 55 –62. Una expresión muy clara de las ventajas de Kennedy puede verse en el discurso del 22 de octubre. Ver: Document 29: “Radio – TV Address of the President to the Nation from the White House”. Ob. The Cuban Missile Crisis ... pp. 160-164.

[22] Ver: Document 53: Ob. The Cuban Missile Crisis   1962... p. 238- 242.
Ver también: The Noviembre Extensión... Ob. p. 244-245. Jrushov se puso así mismo una trampa, al decir que las armas que estaban en Cuba no eran ofensivas. No lo eran realmente, porque su objetivo no era atacar a Estados Unidos, sino la defensa de Cuba.Pero con ello Jrushov de hecho estaba negando que hubiese cohetes nucleares en Cuba, lo cual no debió haber sido nunca ocultado a Kennedy. Si los cohetes nucleares hubiesen sido instalados públicamente, Cuba y la URSS hubieran podido haber defendido su presencia en la Isla. De un modo abierto y con arreglo a las mismas leyes internacionales que permitieron a Estados Unidos   instalar cohetes nucleares en Italia y Turquía. Entonces, Jrushov se enredó así mismo, permitiéndole   a Kennedy no tener que enfrentar la realidad de que Cuba tenía derecho, para defenderse, a    instalar las armas que estimase conveniente y en alianza con quien quisiese, aunque estas armas fuesen mísiles nucleares y estuviesen situadas a 90 millas del territorio de Estados Unidos.
Si los cohetes hubiesen sido instalados públicamente, de todos modos, Kennedy habría   protestado, esgrimiendo la Doctrina Monroe u otras razones, porque su prepotencia nunca le hubiera permitido tener que convivir con los cohetes nucleares en Cuba. Entonces, Jrushov habría tenido que portarse muy   firme, porque las fuertes amenazas por parte de Estados Unidos vendrían- dado la supremacía estratégica de que disfrutaban-    pero, sin embargo, hubiera podido ser una pelea más pareja, e incluso ganable, dentro de la lógica de una acción protegida por el derecho internacional.  Como resultado de todo ello, no fue que Kennedy haya ganado la confrontación, sino que Jrushov la perdió, al haberse dejado llevar este por una lógica política que no podía ser   la suya. Jrushov jugo con la lógica del adversario, al negociar como gran potencia y desconocer   al aliado pequeño, incluso haciendo caso omiso a sus consejos, por eso perdió. Jrushov era el líder de un país socialista poderoso, y nunca debió haber actuado con la lógica de los imperialistas.   Ese fue, en nuestra opinión, el error estratégico más importante cometido por Jrushov y la lección más importante que nos queda para una   situación similar.
Lo cierto es que, desde el principio, la lógica con que Cuba hubiera actuado fue correcta: no instalar los cohetes en secreto y hacerlo de modo legal, por medio de un convenio que cumplía con las reglas del derecho internacional, actuar con ética y sin engaño, no entrar en el juego de caracterizar las    armas, negociar siempre en el contexto del acuerdo y tomando en consideración el sistema   de intereses en juego. Todo lo contrario de lo que hizo Jrushov. Lo cual nos permite concluir, que si Cuba hubiera estado en el lugar de la URSS, o lo que es más lógico imaginar, si Jrushov hubiese prestado atención   los consejos de Fidel castro, otro hubiera podido ser el resultado de la Crisis de Octubre. (Nota del Autor.Para ampliar ver: Ob. Conferencia Tripartita... 11 de enero de 1992. Cuarta Sesión... pp.7-27.

[23] Aun existe intercambio de documentación entre Kennedy y Jruschov, no desclasificada, que nos puede deparar sorpresas respecto a muchos asuntos manejados por Jruschov con Kennedy que no fueron informados a Cuba. (Nota del Autor).

[24] Es para nosotros evidente, que ni Jruschov ni los estrategas de la política soviética, dominaban los pormenores políticos y prácticos del enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos. Ellos, al parecer, vieron el marco y la conexión estratégica de un conflicto en el Caribe, con la confrontación nuclear, pero perdieron el contenido esencial de cual debía ser la solución verdadera e integral del problema y el modo de negociarlo. O tal vez, también, para instalar los cohetes esgrimieron la razón verdadera, pero a la hora de negociar tomaron el camino equivocado. A nuestro entender, porque la razón esgrimida para instalar los cohetes en Cuba (su defensa) no era la verdadera para Jrushov, sino la de equilibrar el poderío nuclear norteamericano. Luego cabe aquí la pregunta ¿Entendió realmente   Jrushov, la conexión estratégica y además global, que existía entre la instalación de los cohetes en Cuba y la confrontación entre Cuba y Estados Unidos? Evidentemente no. Si la hubiera entendido, habría podido tomar en consideración que la lógica a seguir en la negociación debió haber sido otra. Pensamos que Jrushov definitivamente   no entendió   la connotación estratégico-global que tomaban Cuba   y su confrontación   con Estados Unidos, al instalar los cohetes nucleares en la Isla. Pues debió haber sido sin desconocer a Cuba, como Jrushov tendría que haber negociado con Estados Unidos. Al no hacerlo, le permitió a Estados Unidos poder echar a un lado las verdaderas razones (contra Estados Unidos) de por qué los cohetes estaban en Cuba.  Permitiéndoles además negociar, por las razones que no eran defendibles para Estados Unidos, aunque sí las deseables (sacar los cohetes de Cuba). Porque tanto Cuba como la URSS tenían todo el derecho a que los cohetes estuviesen en cuba .Ello, junto al marco político-ideológico internacional, contario a Cuba y a la URSS,   que se creó  con la instalación de los cohetes en secreto, asunto que  Kennedy manejo muy inteligentemente,  fueron suficientes   para que Estados Unidos,  siendo el agresor, pudiese   presentarse como el agredido y  vender al mundo la idea de  que la verdadera causa de la crisis  y del peligro de exterminio nuclear   era la presencia de las  llamadas “ armas ofensivas”  en Cuba. La permanencia de los cohetes era lo que hubiera permitido defender a Cuba, al mismo tiempo que mejorar la correlación estratégica con estados Unidos, lo cual no se lograba negociando como lo hizo Jrushov, sino exactamente a la inversa. Olvidándose de Turquía y esgrimiendo fuertemente las razones de la presencia de los cohetes en Cuba. Por lo cual podemos decir, que Jruschov fue víctima de sus propios errores y no fue tampoco capaz de hacer uso de todas las posibilidades que tuvo a su favor para negociar con Kennedy.   (Nota del Autor) 

[25] Ver. Actas de la Reunión del Comité Central del   PCC, 25-26 de enero de 1968, sesión del 26 de enero, La Habana, Cuba, pp. 1-17. Lo esencial de la política no desapareció entonces ni ahora, formando aun parte del debate, si la agresividad debe o no mantenerse, como componente esencial de la política hacia Cuba.   (Nota del Autor.

[26] Ver cartas de Jruschov del 27 al 28 de octubre de 1962. Cronología dela Crisis de Octubre. Reunión Tripartita de 1992, pp. 82-88.
Al hablar de los cinco puntos, nos referimos a las exigencias que Cuba consideraba se debían hacer a Estados Unidos, durante la negociación   para la retirada de los armamentos estratégicos instalados en la Isla. Tales exigencias fueron las siguientes. 
Primero. Cese del bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económica que ejercen los Estados Unidos en todas partes del mundo contra Cuba.
Segundo. Cese de todas las actividades subversivas, lanzamientos y desembarcos de armas y explosivos por aire y mar, organización de invasiones mercenarias, filtración de espías y sabotajes, acciones todas que se llevan a cabo desde el territorio de los Estados Unidos y de algunos países cómplices.
Tercero. Cese de los ataques piratas que se llevan a cabo desde bases existentes en Estados Unidos y en Puerto Rico.
Cuarto. Cese de todas las violaciones del espacio aéreo y naval por aviones y navíos de guerra norteamericanos.
Quinto. Retirada de la Base Naval de Guantánamo y devolución del territorio ocupado por Estados Unidos.
Ver. Peligros y Principios. La Crisis de Octubre desde Cuba. Editora Verde Olivo MINFAR, La Habana, 1992, p. 170



[1] Este acontecimiento es conocido también como Crisis del Caribe, nombre que le dieron los soviéticos. Este último más bien responde a la actitud de hacer la proyección externa de un conflicto que, aunque devino global, involucraba a tres naciones principalmente, Cuba, Estados Unidos y la URSS. (Nota del Autor).

[2] La película” Trece Días”, bajo la dirección del famoso actor Kevin Costner, a pesar de ser un film pacifista y de no mostrar intención alguna de agredir a Cuba, sin embargo, queda atrapado dentro de esa visión superficial de mostrar a Estados Unidos como la víctima y a Cuba y la URSS como simples agresores, que pusieron en peligro al pacifico pueblo norteamericano y al mundo. (Nota del Autor.

[3] Ver: Mark L. Haas. University of Virginia, Prospect Theory and The Cuban Missile Crisis, International Studies Quarterly –2001- International Studies Association, Blackwell Publisher, USA, pag. 243.

[4] No es casual que la primera confrontación entre ambos gobiernos, precisamente se haya producido entre las acciones legales cubanas dirigidas a juzgar a los criminales de la dictadura, ante el pueblo que reclamaba justicia y los intentos del gobierno norteamericano   por desacreditar   los juicios de los Tribunales Revolucionarios, tratando de presentar su ejecutoria legal como simples acciones vengativas. Nunca se habían preocupado de detener la mano criminal de la dictadura batistiana y entonces reclamaban clemencia para los esbirros criminales de guerra. (Nota del Autor).

[5] Ver: Acta de la Reunión del Comité Central del PCC, los días 25 y 26 de enero de 1968, La Habana, Cuba, pp. 38-49.

[6] Ver: Draft Agreement between Cuba and the Soviet Union on Military Cooperation and Mutual Defense, Agust 1962. The Cuban Missile Crisis 1962, A National Security Archive Documents Reader.The New Press, New York, USA. 1998, pp. 64-66.

[7] Ver: Acta de la Reunión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. 25 de enero de 1968, sesión de la noche, La Habana, 1968, pp. 38- 40.

[8] Por lo general, se ha impuesto casi como una regla, que en los momentos de las contiendas por la presidencia, aunque Cuba no sea un tema de la campaña misma, las diferentes fuerzas políticas interesadas se mueven planteando sus alternativas y obligando al aspirante   a referirse al tema. (Nota del Autor).

[9] La Alianza para el Progreso, fue un elemento diferenciador importante de la política de Kennedy hacia América Latina, con relación a la política seguida por Eisenhower.Así como también una comprensión más inteligente, no solo de cómo atacar a Cuba, sino también de cómo evitar más Cubas hacia el futuro. (Nota del Autor).

[10] Especialmente esta consideración de Kennedy de “Cuba como satélite de la URSS”, sobrevivió durante mucho tiempo, haciendo un daño invaluable a la política exterior norteamericana para tener una apreciación clara del verdadero papel de Cuba en la arena internacional. A partir de ello, Estados Unidos en realidad nunca entendió   la política exterior cubana y por eso siempre se ha estrellado contra ella. (Nota del Autor).

[11] Tenemos la impresión de que para apoyar un plan que le había venido como herencia ya era suficiente. Kennedy quería desarrollar su propia política, no diferente de la anterior, pero bajo sus propias reglas y principios. (Nota del Autor).

[12] Ver: Tomas Diez. Cronología... Ob...

[13] En septiembre era firmado un segundo convenio con la URSS, por medio del cual Cuba recibía suministro de armamento convencional por un monto de 149 millones 500,000 dólares. De esta cifra, Cuba tendría que abonar 67 millones 550,000 dólares y para saldar el resto de la cuenta, se daban diez años   a  un interés del 2% anual. La URSS, reafirmaba así su disposición de ayudar a la Isla, cuando esta más lo necesitaba. Tal y como ya había tenido lugar, en los momentos más críticos de principios de los  años  de 1960 y 1961

[14] Ob. Cronología, Tomas Diez...

[15] Ver: document 4. Minutes of First Operation Mongoose meeting with Attorney general Robert Kennedy, December 1, 1961, Ob. National Arcive...Washington Dc, Selection of Giron, p.20.
Ver: The White House, “Eyes Only For The President”, Richard N. Goodwin, Giron Selection, Washington DC, ob. National Archives...

[16] Acerca de este denominado Plan Mangosta, se puede ver más en detalle. Ob. The Cuban Missile Crisis...pp. 20- 63.

[17] Ver Cronología sobre La Crisis de Octubre, Tomas Diez, Instituto de Historia.

[18] Ver. Memorandum of Conversation, Vienna Meeting Betwen the President and Cairman Kruscchev, The Cuban Missile Crisis, 1962. Ob. Pp. 9 – 14.

[19] A. Mikoyan llego a la Habana   el 2 de noviembre de 1962, en visita oficial, para analizar con la dirección cubana los asuntos de la Crisis de octubre. Ver: Cronología de la Crisis de octubre, Conferencia 30 Aniversario, 1992, p. 100.
Fue muy lamentable la situación que atravesó Mikoyan tratando de convencer a la Dirección Cubana de que Jrushov tenía razón. Durante las conversaciones, incluso, se hablo de que los IL-28 se quedarían en Cuba, pero 48 horas después ya Mikoyan informaba que también debían ser devueltos a la URSS. Solo su ética personal, la amistad con los cubanos y   el trato respetuoso recibido le ayudaron en tan amargos momentos. Mikoyan había sido opuesto a que el despliegue de los cohetes se hiciese en secreto. Parece que el deseo de Jrushov de sorprender a Estados Unidos, cuando los cohetes fueran operacionales y de no crearle dificultades a Kennedy durante la campaña, aunque también su tozudez, deben haberlo impulsado a mantener el secreto.  (Nota del Autor). Para ampliar Ver: Document 60: Ob. The Cuban Missile Crisis...pp. 257-258.

[20] No pocas veces, muchos europeos y asiáticos con que hemos hablado, se asombran de que las cosas de este lado del mundo sean bastante diferentes. El hemisferio occidental es el traspatio de Estados Unidos, lo continúa siendo, y la revolución cubana ha aportado las pruebas más fehacientes de que ello es así. Sufriendo un proceso de agresiones que ya dura mas de 40 años. Solamente a partir de la intolerancia norteamericana de no aceptar   regímenes políticos de izquierda, en su histórica área de influencia. (Nota del Autor).

[21] Cuba insistió en varias ocasiones, sobre todo, en   la inconsistencia moral y estratégica   de instalar los cohetes en secreto, pero después de varios intentos no logro convencer a Jruschov y finalmente acepto dejar el asunto en manos de la dirección soviética. Las consecuencias de instalar los cohetes en secreto fueron desastrosas, atreviéndonos a asegurar que posiblemente sea el momento más peligroso atravesado por Cuba en su confrontación con Estados.  Ver Acta de las Reuniones del Comité Central del PCC, de enero 25 y 26 de 1968, La Habana Cuba, pp. 55 –62. Una expresión muy clara de las ventajas de Kennedy puede verse en el discurso del 22 de octubre. Ver: Document 29: “Radio – TV Address of the President to the Nation from the White House”. Ob. The Cuban Missile Crisis ... pp. 160-164.

[22] Ver: Document 53: Ob. The Cuban Missile Crisis   1962... p. 238- 242.
Ver también: The Noviembre Extensión... Ob. p. 244-245. Jrushov se puso así mismo una trampa, al decir que las armas que estaban en Cuba no eran ofensivas. No lo eran realmente, porque su objetivo no era atacar a Estados Unidos, sino la defensa de Cuba.Pero con ello Jrushov de hecho estaba negando que hubiese cohetes nucleares en Cuba, lo cual no debió haber sido nunca ocultado a Kennedy. Si los cohetes nucleares hubiesen sido instalados públicamente, Cuba y la URSS hubieran podido haber defendido su presencia en la Isla. De un modo abierto y con arreglo a las mismas leyes internacionales que permitieron a Estados Unidos   instalar cohetes nucleares en Italia y Turquía. Entonces, Jrushov se enredó así mismo, permitiéndole   a Kennedy no tener que enfrentar la realidad de que Cuba tenía derecho, para defenderse, a    instalar las armas que estimase conveniente y en alianza con quien quisiese, aunque estas armas fuesen mísiles nucleares y estuviesen situadas a 90 millas del territorio de Estados Unidos.
Si los cohetes hubiesen sido instalados públicamente, de todos modos, Kennedy habría   protestado, esgrimiendo la Doctrina Monroe u otras razones, porque su prepotencia nunca le hubiera permitido tener que convivir con los cohetes nucleares en Cuba. Entonces, Jrushov habría tenido que portarse muy   firme, porque las fuertes amenazas por parte de Estados Unidos vendrían- dado la supremacía estratégica de que disfrutaban-    pero, sin embargo, hubiera podido ser una pelea más pareja, e incluso ganable, dentro de la lógica de una acción protegida por el derecho internacional.  Como resultado de todo ello, no fue que Kennedy haya ganado la confrontación, sino que Jrushov la perdió, al haberse dejado llevar este por una lógica política que no podía ser   la suya. Jrushov jugo con la lógica del adversario, al negociar como gran potencia y desconocer   al aliado pequeño, incluso haciendo caso omiso a sus consejos, por eso perdió. Jrushov era el líder de un país socialista poderoso, y nunca debió haber actuado con la lógica de los imperialistas.   Ese fue, en nuestra opinión, el error estratégico más importante cometido por Jrushov y la lección más importante que nos queda para una   situación similar.
Lo cierto es que, desde el principio, la lógica con que Cuba hubiera actuado fue correcta: no instalar los cohetes en secreto y hacerlo de modo legal, por medio de un convenio que cumplía con las reglas del derecho internacional, actuar con ética y sin engaño, no entrar en el juego de caracterizar las    armas, negociar siempre en el contexto del acuerdo y tomando en consideración el sistema   de intereses en juego. Todo lo contrario de lo que hizo Jrushov. Lo cual nos permite concluir, que si Cuba hubiera estado en el lugar de la URSS, o lo que es más lógico imaginar, si Jrushov hubiese prestado atención   los consejos de Fidel castro, otro hubiera podido ser el resultado de la Crisis de Octubre. (Nota del Autor.Para ampliar ver: Ob. Conferencia Tripartita... 11 de enero de 1992. Cuarta Sesión... pp.7-27.

[23] Aun existe intercambio de documentación entre Kennedy y Jruschov, no desclasificada, que nos puede deparar sorpresas respecto a muchos asuntos manejados por Jruschov con Kennedy que no fueron informados a Cuba. (Nota del Autor).

[24] Es para nosotros evidente, que ni Jruschov ni los estrategas de la política soviética, dominaban los pormenores políticos y prácticos del enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos. Ellos, al parecer, vieron el marco y la conexión estratégica de un conflicto en el Caribe, con la confrontación nuclear, pero perdieron el contenido esencial de cual debía ser la solución verdadera e integral del problema y el modo de negociarlo. O tal vez, también, para instalar los cohetes esgrimieron la razón verdadera, pero a la hora de negociar tomaron el camino equivocado. A nuestro entender, porque la razón esgrimida para instalar los cohetes en Cuba (su defensa) no era la verdadera para Jrushov, sino la de equilibrar el poderío nuclear norteamericano. Luego cabe aquí la pregunta ¿Entendió realmente   Jrushov, la conexión estratégica y además global, que existía entre la instalación de los cohetes en Cuba y la confrontación entre Cuba y Estados Unidos? Evidentemente no. Si la hubiera entendido, habría podido tomar en consideración que la lógica a seguir en la negociación debió haber sido otra. Pensamos que Jrushov definitivamente   no entendió   la connotación estratégico-global que tomaban Cuba   y su confrontación   con Estados Unidos, al instalar los cohetes nucleares en la Isla. Pues debió haber sido sin desconocer a Cuba, como Jrushov tendría que haber negociado con Estados Unidos. Al no hacerlo, le permitió a Estados Unidos poder echar a un lado las verdaderas razones (contra Estados Unidos) de por qué los cohetes estaban en Cuba.  Permitiéndoles además negociar, por las razones que no eran defendibles para Estados Unidos, aunque sí las deseables (sacar los cohetes de Cuba). Porque tanto Cuba como la URSS tenían todo el derecho a que los cohetes estuviesen en cuba .Ello, junto al marco político-ideológico internacional, contario a Cuba y a la URSS,   que se creó  con la instalación de los cohetes en secreto, asunto que  Kennedy manejo muy inteligentemente,  fueron suficientes   para que Estados Unidos,  siendo el agresor, pudiese   presentarse como el agredido y  vender al mundo la idea de  que la verdadera causa de la crisis  y del peligro de exterminio nuclear   era la presencia de las  llamadas “ armas ofensivas”  en Cuba. La permanencia de los cohetes era lo que hubiera permitido defender a Cuba, al mismo tiempo que mejorar la correlación estratégica con estados Unidos, lo cual no se lograba negociando como lo hizo Jrushov, sino exactamente a la inversa. Olvidándose de Turquía y esgrimiendo fuertemente las razones de la presencia de los cohetes en Cuba. Por lo cual podemos decir, que Jruschov fue víctima de sus propios errores y no fue tampoco capaz de hacer uso de todas las posibilidades que tuvo a su favor para negociar con Kennedy.   (Nota del Autor) 

[25] Ver. Actas de la Reunión del Comité Central del   PCC, 25-26 de enero de 1968, sesión del 26 de enero, La Habana, Cuba, pp. 1-17. Lo esencial de la política no desapareció entonces ni ahora, formando aun parte del debate, si la agresividad debe o no mantenerse, como componente esencial de la política hacia Cuba.   (Nota del Autor.

[26] Ver cartas de Jruschov del 27 al 28 de octubre de 1962. Cronología dela Crisis de Octubre. Reunión Tripartita de 1992, pp. 82-88.
Al hablar de los cinco puntos, nos referimos a las exigencias que Cuba consideraba se debían hacer a Estados Unidos, durante la negociación   para la retirada de los armamentos estratégicos instalados en la Isla. Tales exigencias fueron las siguientes. 
Primero. Cese del bloqueo económico y de todas las medidas de presión comercial y económica que ejercen los Estados Unidos en todas partes del mundo contra Cuba.
Segundo. Cese de todas las actividades subversivas, lanzamientos y desembarcos de armas y explosivos por aire y mar, organización de invasiones mercenarias, filtración de espías y sabotajes, acciones todas que se llevan a cabo desde el territorio de los Estados Unidos y de algunos países cómplices.
Tercero. Cese de los ataques piratas que se llevan a cabo desde bases existentes en Estados Unidos y en Puerto Rico.
Cuarto. Cese de todas las violaciones del espacio aéreo y naval por aviones y navíos de guerra norteamericanos.
Quinto. Retirada de la Base Naval de Guantánamo y devolución del territorio ocupado por Estados Unidos.
Ver. Peligros y Principios. La Crisis de Octubre desde Cuba. Editora Verde Olivo MINFAR, La Habana, 1992, p. 170