viernes, 6 de octubre de 2017

Avalancha de empresas que se llevan su sede de Catalunya

CaixaBank, Banc Sabadell, Gas Natural y Mediolanum confirman que se mudan. Catalana Occident, Freixenet y Codorníu pueden tomar el mismo camino

Barcelona / Madrid - Viernes, 06/10/2017 a las 19:28 CEST

Sede de CaixaBank en Barcelona. / EFE

Bancos y empresas temen que una declaración unilateral de independencia suma a Catalunya en la inestabilidad económica. La inminente DUI ha provocado una avalancha de traslados de compañías catalanas y, mientras, el Gobierno ha aprobado un decreto para reducir al mínimo los trámites para el cambio de domicilio social de las empresas.

Este jueves el consejo de administración del Banc Sabadell decidió formalmente mover su histórica sede social de Sabadell a Alicante. El consejo de administración de CaixaBank ha acordado en su consejo de administración de esta tarde el traslado de su sede de a Valencia.

La junta de accionistas de Banco Mediolanum ha acordado este viernes trasladar su domicilio social de Barcelona a Valencia para garantizar los intereses de sus clientes, mantener la normalidad y asegurar "un marco estable" para el desarrollo de su actividad bajo la supervisión del BCE. Según ha informado la entidad, el cambio de sede social no supondrá el traslado de los centros operativos del banco ni de sus empleados, que seguirán en la capital catalana. La cooperativa de crédito Arquia Banca -la antigua Caja de Arquitectos- también ha acordado trasladar su sede social de Barcelona a Madrid. 

La intranquilidad generada por la amenaza de secesión de Catalunya no solo afecta al sector financiero. Gas Natural, uno de los pesos pesados del Ibex y una de las mayores compañías con sede en Catalunya, ha decidido trasladar su domicilio social a Madrid. 

Oryzon y Dogi también han anunciado el traslado de su sede, lo que ha supuesto para estas empresas subidas en la bolsa que han llegado al 20%. 

Klockner, una empresa distribuidora de material de medicina dental, también se muda. El presidente de la compañía, Alejandro Padrós, informó a sus clientes a través de un comunicado.

Más información

Tal y como ha informado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el consejo de administración de Service Point Solutions también se reúne este viernes, en sesión extraordinaria, para analizar esta posibilidad. La aseguradora Catalana Occidente también se ha sumado al debate, y tomará las decisiones "a medida que se vayan desarrollando los acontecimientos". Abertis, que se encuentra inmersa en una opa por parte de la italiana Atlantia, ha descartado que estudie esa opción.

En el sector del cava, el consejo de Freixenet estudiará su traslado mientras que Codorníu advierte del "riesgo económico global".

Por último, el fabricante de automóviles SEAT ha asegurado que el traslado a Madrid es un "rumor" y ha reclamado un "entorno político estable que permita seguir invirtiendo para generar crecimiento y empleo".


TRUMP COMBINA DOS PUNTOS DE PARTIDA CONTRA CUBA: En esencia uno solo

Esteban Morales

Donald Trump continúa avanzando en la política contra Cuba, con la idea de descarrilar sistemáticamente la que Obama declaró el 17 de diciembre del 2014. Las decisiones tomadas recientemente son sus más importantes acciones en ese sentido. Aunque a nivel del discurso se observa muy claro la voluntad del Presidente por continuar presionando sobre Cuba. Donde cualquier incidente podría ser utilizado para agredir a Cuba.

En el mes de mayo, fueron expulsados dos diplomáticos cubanos de la embajada de Cuba en Washington, alegando la obtusa necesidad de que tenemos que proveer a sus diplomáticos de mayor seguridad, por el llamado incidente “sónico” que afectó la salud a 21 funcionarios norteamericanos.

Al no poder responsabilizar a Cuba por el incidente, la acusan de insuficiente atención a la seguridad de los diplomáticos norteamericanos, convirtiendo el asunto, no terminado de investigar, ni de dirimir las responsabilidades de Cuba, en un problema político. Lo cual, sin dudas, es un castigo aplicado por la fuerza, sin el menor respeto hacia el interlocutor. Porque ni estados Unidos, después de un año de investigación, ha logrado demostrar que Cuba tenga ninguna responsabilidad en el hecho, ni tampoco que no sea sumamente respetuosa de las reglas diplomáticas. Por lo que como dije ya en una ocasión: hay que tener cuidado con este tipo de gente, que dispara primero y después, si acaso, pregunta.

De tal modo, que las relaciones han sufrido un importante retroceso. Y el Sr. Secretario de Estado se da el lujo de sancionar, poniendo a la Isla en “capilla ardiente”, a la espera de que esta logre demostrar que no ha tenido nada que ver en el incidente, ni que lo haya permitido.

Las medidas, más recientes contra Cuba se adoptan, prácticamente, un día después de la reunión entre el Ministro de Relaciones Exteriores Cubano y el Secretario de estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson; medidas   que van en dirección totalmente contraria a las sugerencias, advertencias y solicitudes hechas por el ministro Bruno Rodríguez en esa reunión. Cuando advirtió al Secretario de Estado, de varios asuntos importantes, tales como:

-No tomar decisiones apresuradas, que no se sustentan en evidencias ni resultados investigativos concluyentes.

-Lo insto a no politizar un asunto de esta naturaleza.

-Le reitero la solicitud de cooperación efectiva de las autoridades estadounidenses para llevar a buen término la investigación en curso sobre los alegados incidentes con diplomáticos de Estados Unidos en La Habana.

-Enfatizo que el Gobierno de Cuba no tiene responsabilidad alguna en los alegados hechos y que Cuba cumple seria y rigurosamente sus obligaciones con la Convención de Viena.

-Le extendió su consideración de que la decisión anunciada por el Departamento de Estado es precipitada y va a afectar las relaciones bilaterales, en particular, la cooperación en temas de interés mutuo y los intercambios de diversa naturaleza entre ambos paisas.

-Le reitero la voluntad de Cuba a continuar una cooperación activa entre las autoridades de los dos países, para el esclarecimiento pleno de los hechos, para lo cual considero esencial un involucramiento más eficiente de Estados Unidos.

No obstante, todas estas aclaraciones, el Sr. Secretario de Estado adopto las medidas más recientes, consistentes en reducir el 60% del personal en la embajada norteamericana y detener el proceso de otorgamiento de visados hasta fecha indefinida. Emitiendo además una advertencia sobre la peligrosidad de viajar a Cuba, basándose en que los supuestos incidentes también habían tenido lugar en hoteles cubanos, donde se hospedan norteamericanos, sin que ello haya podido ser demostrado. Lo cual sin dudas arrastra la intención de afectar el turismo cubano.

Tratándose de una actuación por la parte norteamericana, que no deja espacio a ninguna otra interpretación, que no sea, nos están cazando para hacernos daño. Por lo que es posible esperar que, hacia el futuro inmediato, se inventen nuevas justificaciones.

Es que las medidas adoptadas, no se basan en posibles ataques del gobierno cubano contra diplomáticos estadounidenses, que no han existido, sino en argumentos para continuar fortaleciendo la alianza con la extrema derecha cubanoamericana de Miami, como principal punto de partida.

Satisfacer, en primer lugar, los intereses del sequito del Sr. Marco Rubio, miembro de la comisión senatorial creada para investigar las relaciones con Rusia durante la campaña electoral presidencial de Donald Trump. Marco Rubio ya se apresuró a declarar, que las medidas adoptadas contra Cuba, aun no son suficientes.

Sin dudas que senador Marco Rubio tiene a Trump “agarrado por la barba” y le está cobrando el favor por adelantado. Pienso no habrá que esperar mucho tiempo para descubrir el “fanguero” que hay detrás de las concesiones de Trump a Marco Rubio.

Como si fuera poco, la sustitución del Secretario del FBI, se sospecha fue motivada por el interés de Trump de eliminar el peligro de una investigación sobre las relaciones entre Rusia y su campaña presidencial. A lo que le siguió la reunión entre el hijo de Trump y una abogada rusa, presuntamente vinculada al gobierno de ese país. Lo cual ya es suficiente para percatarnos de que el Presidente no tiene una situación política cómoda. Aun y cuando las cosas no le tocan  todavía de manera directa.

Por otra parte, los extraños y continuos cambios en su aparato de gobierno, que no termina de construir a más de ocho meses de administración; las contradicciones de intereses entre el manejo de sus impuestos y propiedades; sus escabrosas relaciones con los aliados europeos; los incidentes con México alrededor del muro; su posición antiinmigrante, su negativa a firmar el Tratado de París sobre el cambio climático; sus pronunciamientos  negativos sobre el acuerdo nuclear con Irán; su extraña posición ante la lucha contra el terrorismo, especialmente en Siria, pero también en Irak y Afganistán. Su enfrentamiento con Corea del Norte, y para no cansar, su reciente discurso ante Naciones Unidas, donde arremetió contra Venezuela, Cuba, Siria, Irán y Corea del Norte, en términos de declarar su interés por desaparecer a esta última, evidencian que Trump, “nada demasiado contra la corriente”. Con unos asesores que le sugieren siempre, las peores decisiones de política.

Hay que decir, marcando una diferencia sustancial, que cuando Obama comenzó a cambiar la política hacia Cuba, tomo en consideración, que las condiciones habían variado, tanto internamente como a nivel internacional. El liderazgo político de la revolución y Cuba misma, habían mejorado su imagen considerablemente, dentro de Estados Unidos y a nivel internacional. Razón por la cual, la vieja política, que ahora Trump quiere retomar, ya para entonces, se había hecho obsoleta. Llegar a esta última conclusión fue difícil, pero una vez que Obama se percató de ello; no vaciló en comenzar a negociar secretamente con Cuba y declarar el cambio de política. Solo esperó lo que considero el mejor momento para hacerlo.

Trump ahora quiere volver a la vieja política, sin que las condiciones internas le estén indicando que puede hacerlo; ni la situación internacional de Cuba tampoco. Por lo que su mayor error es considerar que esa vuelta atrás es factible. Pero Trump, supuestamente, ha demostrado que tales consideraciones no hacen falta y que él puede hacer lo que quiere, cuando le dé la gana.

 No acepta, que esa vuelta atrás, no se asienta sobre una plataforma político-social a la que costó más de 50 años llegar.

 Es que a pesar de que Estados Unidos, con Cuba, formulo política para un mundo que no cambia; el mundo cambió y la situación de Cuba también. Es qué Estados Unidos, finalmente, no logró aislar a Cuba, no solo del mundo, sino tampoco de la sociedad estadounidense.

Cuba y estados Unidos comenzaron a intervincularse, lo que trajo que la sociedad cubana fuera capaz de influir en Estados Unidos, pero más de lo que la sociedad norteamericana logró influir en Cuba. Lo cual ha traído como resultado un incremento importante de la población norteamericana y cubanoamericana, que no comparte la política de bloqueo y es partidaria de una mejor relación con Cuba.

Por lo cual, el único modo en que Trump podría retornar a la vieja política con Cuba, es haciéndolo de igual modo en que quiere imponer sus políticas a nivel internacional; por la fuerza. Porque la comunidad cubanoamericana no es la misma, el mundo ha cambiado, la sociedad norteamericana y Cuba también.

La mayor peligrosidad de la política de Trump entonces radica, en que quiere imponer una política exterior, que el mundo no está en condiciones de aceptar. Y de ello proviene parte de la la impopularidad del Presidente, no solo a nivel internacional, sino incluso internamente en los Estados Unidos; donde ha resultado el presidente más impopular que recuerde esa nación, habiendo logrado semejante record, a solo nueve meses de su primer periodo de mandato.

Las pruebas de que lo que decimos es así, son claras y evidentes.

No se recuerda a ningún otro presidente norteamericano, que haya sido capaz de afectar el prestigio y la imagen de Estados Unidos como Donald Trump lo ha hecho y ese es el peligro mayor que acecha a su presidencia. Pues se trata de que Trump está afectando seriamente lo que ha hecho siempre de Estados Unidos una potencia imperial, extremadamente poderosa, capaz de llevarse bien con los aliados, para coordinar y liderar las fuerzas económicas y políticas que le han permitido mantener siempre la supremacía hegemónica dentro del sistema capitalista. Situación ésta que ahora va cambiando aceleradamente.

Es que si ya Trump ha comenzado a afectar seriamente sus relaciones con los aliados; si  tiene ya  importantes contradicciones con el resto de las potencias capitalistas; si en asuntos estratégicos comienza a tener serias diferencias con sus socios,  ello representa un debilitamiento progresivo de lo que ha constituido siempre el mayor poder de Estados Unidos como potencia imperial, liderar un sistema, en que sus aliados siempre han defendido los intereses norteamericanos, como si les  fuesen  propios.

Para el caso de Cuba, lo que más distingue esta situación estratégica, es que ya no se trata de un simple enfrentamiento bilateral con Estados Unidos como lo fue siempre, y ni siquiera una situación, en la que Cuba tiene que enfrentar el bloqueo como un sistema de presiones transnacionales siempre lideradas por Estados Unidos.

Es que esa transnacionalidad, que un día Estados Unidos pudo aplicar con toda severidad y prepotencia, se ha visto afectada, en la misma medida, en que ya sus aliados, crecientemente, comienzan a ver la política hacia Cuba como algo obsoleto, que afecta también sus intereses; por lo cual, buscan los canales que le permitan hacer su propia política con Cuba y no seguir a la de Estados Unidos, como siempre lo hicieron.

Entonces, como consecuencia, cuando Trump pretende retomar la vieja política, ya obsoleta, hacia Cuba, los aliados que antes lo acompañaban en ese empeño, ahora comienzan a buscar su propia política con Cuba. Ocurriendo algo similar, con   los intentos internos que se dan en algunos estados norteamericanos, por establecer relaciones directas con Cuba. Es decir, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos han pasado a ser también una preocupación de muchos actores internacionales y de otros dentro de la sociedad norteamericana.

He aquí la conexión triangular existente, que antes se volvía contra Cuba y ahora se vuelve contra Estados Unidos. Es que ni sus aliados ya lo apoyan en la política hacia Cuba. Lo cual se pone claramente de manifiesto, hace ya algunos años, cuando es votada la resolución cubana contra el bloqueo en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Pudiendo afirmarse, que Estados Unidos ha perdido muchas de las capacidades que antes tuvo, de pedirles a sus aliados que lo sigan en la política hacia Cuba, mientras la Isla encuentra, entre esos mismos aliados, apoyo, para seguir adelante.

Por eso, aunque el bloqueo continúa afectando a Cuba como un mecanismo de presiones trasnacionales, ello se debilita continuamente, por el hecho de que Estados Unidos ha perdido una gran parte del apoyo que sostenía su política agresiva contra Cuba.  A nivel interno ya esta además es cada vez más cuestionada, y también por sus aliados, que elaboran su propia política con Cuba y todo ello permite a esta última mantener la resistencia ante los intentos de Estados Unidos por afectarla.

Pero, aunque todas estas son tendencias que avanzan, de inmediato, aun no solucionan el problema de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, las que han pasado a depender de una coyuntura critica, muy concreta y actual; Donald Trump está en la presidencia y su interés discursivo y practico, es dar marcha atrás a lo que Cuba logro avanzar durante la administración de Obama.

Por tanto, de manera inmediata, aunque las tendencias mencionadas como positivas para Cuba, continúan avanzando, hay que estar preparados para el tiempo que dure la coyuntura actual; cuya tendencia particular es a empeorar la situación de las relaciones entre ambos países y no a mejorarlas. Sin que sepamos aun el tiempo que tal situación puede durar.

Trump continuará tomando medidas que afecten, sobre todo, a la economía cubana; el intercambio cultural y académico en particular, el turismo y las relaciones migratorias.

¿Qué medidas podemos entonces, esperar además en la actual coyuntura?

- No solo Trump mantendrá las restricciones para que los norteamericanos no viajen a Cuba como turistas, sino que, además, se tomaran medidas más restrictivas para afectar el flujo de viajes a la Isla, de estadounidenses y cubanos residentes en ese país.

-Trataran de poner en cuarentena a la Isla como un posible destino peligroso, para afectar el flujo de turistas.

-Podrían restringir el nivel oficial de las remesas, por su importancia para la entrada de dinero, otros recursos y de modestos capitales a Cuba. Podrían volver a registrar a los viajeros para impedir la entrada de dinero ilegal.

-Aumentaran las restricciones al comercio con Cuba.

-Podrían adoptar restricciones particulares al envío de paquetes y a las mercancías que pudieran  traer los viajeros procedentes de Estados Unidos en sus viajes a Cuba.

-Aumentaran aún más las restricciones para que Cuba no pueda utilizar el dólar. Manteniendo las astronómicas multas a la Banca Transnacional.

-Obstaculizaran las potenciales inversiones de capital norteamericano en Cuba. Y en la medida de sus posibilidades, las de inversores procedentes de terceros países, aplicando los criterios de la Ley Helms-Burton que aún está vigente.

-Continuaran financiando a la llamada disidencia interna para dotarla de capacidad para intervenir en la vida política y social del país.

-Continuaran moviendo a la derecha neoliberal latinoamericana y caribeña, encabezada por la OEA, para obstaculizar las relaciones solidarias entre   los gobiernos progresistas y Cuba.

Es decir, acorde a lo ocurrido en estos meses en las relaciones entre ambos países, es posible esperar que estas continúen empeorando paulatinamente. No excluyéndose la posibilidad de que algunos grupúsculos trasnochados de extrema derecha, estimulados por el ambiente de derechización que retorna y el interés de continuar el lucrativo negocio de la contrarrevolución, se atrevan a tratar de realizar algunas acciones agresivas contra Cuba.

La Habana, Octubre 1 del 2017


Réquiem por las víctimas de Barbados

Por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí  -  Viernes, 06 Octubre 2017 06:37


A medida que uno va creciendo, mientras se convierte en ciudadano del mundo, empieza a entender que de algunos acontecimientos no podrá escapar.

A medida que uno va creciendo, mientras se convierte en ciudadano del mundo, empieza a entender que de algunos acontecimientos no podrá escapar. Sucederán por menos que te esfuerces. Pero para otros se está más preparados y eso sin obviar algunos (los menos) que nos toman por sorpresa.

Normalmente, esos que sorprenden tienen que ver con reacciones por parte de la gente que conoces e incluso con las formas de actuación de aquellos a los que nunca viste.

Siempre, en situaciones límite, es bueno ponerse los zapatos del otro. ¿Qué habrán sentido los 73 del avión cubano que partió del aeropuerto de Piarco (Puerto España)? ¿Qué habrán experimentado aquellos 24 esgrimistas ante la proximidad del regreso a casa con todas las medallas de oro que se habían puesto en disputa en el recién finalizado Campeonato Centroamericano y del Caribe de esgrima?

También viajaban jóvenes procedentes de Guyana con el sueño definido de estudiar medicina en Cuba y regresar cinco años después para integrar un ejército de batas blancas al servicio de los más necesitados.

A las 5 y 23 de la tarde detona la primera explosión. ¿Y entonces? ¿Qué pensamiento se repetiría en cada una de aquellas cabezas repletas de buenos sueños?

Cuando el avión estaba a punto de, inevitablemente, precipitarse al mar ¿cuál sería la última imagen de cada uno de los 73?

Al confirmarse el atentado, ¿qué pensaría entonces Luis Posada Carriles, a quien la CIA había comprado para cegar la vida de tantos inocentes? ¿Qué pensará hoy, cuando se cumplen 41 años del hecho, un crimen de odio por el cual no ha cumplido prisión aunque está más que probada su culpabilidad?

(…)
Vuelve octubre, para los familiares sigue pesando el dolor, les cuesta caminar con él y hablar del hecho únicamente en tono de condena alivia en un 5% la pesadísima carga. Aunque el tiempo nos enseña a vivir con heridas abiertas… lo inesperado del hecho sigue conmoviendo porque no fue algo preestablecido ni escrito en los anales del tiempo.