lunes, 30 de octubre de 2017

Cuba: Inauguran FIHAV 2017

Editado por Martha Ríos

A la cita asisten más de tres mil expositores. Fotos: Omara García

La Habana, 30 octubre (RHC) Rodrigo Malmierca, Ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) inauguró este lunes 30 de octubre la XXXV Feria Internacional de La Habana (FIHAV) en el recinto ferial de Expocuba, a unos 20 kilómetros al sur de la capital cubana.

Durante el acto de apertura, el titular enfatizó que la cita se reafirma como una importante bolsa comercial representativa en América Latina y el Caribe, con la asistencia en esta ocasión de empresarios de más de 70 países.

Malmierca resaltó que a pesar de las afectaciones sufridas tras el paso reciente de potentes fenómenos naturales, la participación de más de tres mil expositores, en un área de 27 mil metros cuadrados, ratifica a la feria como un encuentro obligatorio para hacer negocios con Cuba.

Refiere la información de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que al pasar revista a determinados temas sobre el desempeño de la economía cubana, el también presidente del Comité Organizador del evento comentó que la inversión extranjera presenta un modesto avance en cuanto a la concreción de nuevos negocios o reinversiones, dentro y fuera de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

"Desde la anterior edición de FIHAV se han aprobado importantes proyectos en los sectores de energía renovable, construcción, turismo, minería, bancario, prospección petrolera y en las industrias ligeras, alimentaria y azucarera que cuantifican un capital comprometido superior a los dos mil millones de dólares", subrayó el titular cubano.

Explicó que "tal comportamiento indica que, pese a los intentos del Gobierno de Estados Unidos por reforzar el bloqueo y pretender aislar a Cuba, esta sigue despertando el interés de los empresarios norteamericanos y de otros países como destino para la inversión extranjera".

Malmierca recalcó la estrategia de nuestro país de diversificar sus relaciones comerciales y la voluntad de cumplir con los compromisos internacionales, pese a la actual coyuntura de limitaciones financieras, ocasionada entre otras razones externas por el recrudecimiento del bloqueo de EE.UU.  

Igualmente aludió a las cuantiosas afectaciones provocadas al archipiélago por el paso del huracán Irma en septiembre último, y aprovechó para agradecer a los amigos que han contribuido al proceso de recuperación en marcha.

El titular del Mincex mencionó la presentación mañana martes de la cuarta versión de la cartera de oportunidades cubanas, en la cual están presentes todos los sectores priorizados para la concreción de proyectos con socios foráneos.

Añadió que el programa incluye también la realización del II Foro de Inversiones -el 31 de octubre y el primero de noviembre-, y otras actividades como la promoción de servicios profesionales y productos, sesiones informativas sobre temas de interés, conferencias, seminarios y foros bilaterales.  

Apunta la ACN que a la apertura de FIHAV-2017 asistió Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía y Planificación, además de otros altos funcionarios del Gobierno cubano. 


FIRMEZA Y FLEXIBILIDAD

Jorge Gómez Barata 

Los grandes procesos políticos que generan rupturas nacionales y controversias internacionales, acuden a estrategias de supervivencia que combinan la resistencia y la capacidad para maniobrar. Es el caso de la Revolución Cubana.  

Desde sus inicios la Revolución afrontó la hostilidad de Estados Unidos, que inmediatamente estableció el bloqueo total, auspició la contrarrevolución armada, apoyó el sabotaje y el terrorismo, organizó el desembarco de bahía de Cochinos, y provocó un incontenible éxodo migratorio. El asesinato de Fidel Castro y la invasión por Estados Unidos eran parte de la agenda.

La abrumadora asimetría condujo a la alianza con la Unión Soviética, que, asociada a la proclamación del carácter socialista del proceso, constituyó la primera, más audaz, y decisiva maniobra de supervivencia de la Revolución.

Durante unos cincuenta años, diez presidentes estadounidenses aplicaron medidas extremas que obligaron a Cuba a una tenaz resistencia, que incluyó la adquisición de armamentos avanzados, la formación de unas voluminosas fuerzas armadas, respaldadas por millones de milicianos y reservistas. Las tensiones llegaron a tal punto que la Unión Soviética emplazó en la Isla cohetes con cabezas nucleares para disuadir una invasión y mejorar su correlación de fuerzas con Estados Unidos.

La resistencia cubana, que nunca fue pasiva, incluyó el fomento de las guerrillas en América Latina, y el respaldo armado al movimiento de liberación nacional africano. A las misiones militares en Argelia, Siria, Angola, Etiopia, que durante décadas involucraron a cientos de miles de efectivos, se sumó el ejercicio del internacionalismo mediante el envío de médicos, maestros y técnicos a decenas de países, lo cual proporcionó un enorme respaldo internacional al país. La capacidad de respuesta y la determinación de Fidel Castro fueron una defensa formidable.

No obstante, la falta de comunicación la resistencia estuvo acompañada de maniobras políticas, y de propuestas de diálogo a Estados Unidos en la búsqueda de opciones para atenuar el bloqueo económico y alejar las amenazas militares, lo cual tuvo muy discretos éxitos durante las administraciones de Ford, Carter, y Clinton.

Con la llegada a la Casa Blanca del presidente Barack Obama, a la resistencia cubana se sumó una inédita ampliación de las posibilidades de maniobras, hecho que fue brillantemente aprovechado por el presidente Raúl Castro, quien no vaciló en establecer contactos personales con el mandatario estadounidense.

En esa coyuntura positiva, que no ha estado exenta de incomprensiones e influencias negativas, el equipo negociador y el staff diplomático del país estuvieron a gran altura, logrando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y el inicio de la normalización, incluida la visita del presidente Obama a La Habana.      

Lo que Raúl y sus colaboradores, arquitectos del proceso de reformas y de la normalización no podía prever, es el viraje político operado en los Estados Unidos a partir de la elección del presidente Donald Trump. La resistencia que nunca cesó, y que tuvo un prometedor paréntesis durante las administraciones del presidente Obama, vuelve a ocupar el mayor espacio, lo cual no significa el abandono de los esfuerzos a favor del diálogo y la negociación.

Seguramente el liderazgo político y el cuerpo diplomático encontrarán vías para, de alguna manera, junto con la profundización de las reformas internas, dar continuidad al proceso iniciado el 17 de diciembre de 2015, en lo cual deben ser decisivamente apoyados. En definitiva, cualquiera puede predicar a los conversos, mientras dialogar con el adversario requiere de saberes y habilidades excepcionales. Allá nos vemos.

La Habana, 30 de octubre de 2017

………………………………………………………………………….
El presente artículo fue elaborado para el diario Por Esto, al reproducirlo citar la fuente. 


El exjefe de campaña de Trump es acusado de 12 cargos, incluso de conspirar contra EE.UU.

RT  -   30 oct 2017 19:38 GMT

Paul Manafort, exjefe de la campaña de Trump, se entrega al FBI este lunes tras ser acusado en la investigación sobre supuestos vínculos con Rusia.



El exdirector de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, se ha entregado este lunes al fiscal especial Robert Mueller, que investiga supuestos vínculos entre Rusia y miembros del equipo de Trump, informa la CNN. Un exsocio comercial de Manafort, Rick Gates, también se ha entregado.

Manafort y Gates han sido acusados de 12 cargos, incluso de conspirar contra Estados Unidos y lavar dinero.

El Tribunal Federal de Washington impuso a Paul Manafort arresto domiciliario, informa AFP. El defensor de Manafor indicó que no había pruebas de que su cliente hubiera colaborado con el Gobierno de Rusia, según Reuters.

Los cargos en contra de Manafort y Gates están relacionados con su cabildeo por un partido político ucraniano. La acusación formal alega que los dos acusados blanquearon más de 18 millones de dólares a través de cuentas en el exterior, utilizando las ganancias no gravadas para llevar un estilo de vida lujoso. Tampoco se habrían registrado como agentes de una autoridad extranjera y habrían hecho declaraciones falsas y engañosas para ocultar los pagos recibidos.

A finales de julio, el FBI allanó la casa de Manafort como parte de la investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones, rechazada tanto por Moscú como por Donald Trump. 

Trump: "No hay colusión"

En respuesta a los cargos contra Manafort, Trump ha vuelto a negar este lunes en Twitter una colusión con Rusia, y ha sugerido a los investigadores que se centren en Hillary Clinton.

El presidente ha afirmado que los hechos de los que acusan a Manafort ocurrieron "hace años", antes de que sea parte de la campaña de Trump. "Pero, ¿por qué no son Hillary Clinton y los demócratas el foco?", se ha preguntado e insistió en otro tuit: "¡No hay COLUSIÓN!"

Un asesor de Trump le mintió a los agentes del FBI

Este lunes, el Departamento de Justicia de EE.UU. ha informado que George Papadopoulos, un asesor de la campaña electoral de Trump, se declaró culpable de mentir a agentes federales durante la investigación dirigida por Robert Mueller.

Papadopoulos supuestamente mintió a los agentes del FBI "sobre el momento, el alcance y la naturaleza de sus relaciones e interacciones con ciertos ciudadanos extranjeros, quienes él entendía que tenían estrechas relaciones con altos funcionarios del Gobierno ruso", reza la acusación.

EL TIEMPO ESTÁ A FAVOR DE LOS PEQUEÑOS

Por Pedro Martínez Pírez

En la Asamblea General de las Naciones Unidas el tiempo está a favor de los pequeños, como diría el cantautor Silvio Rodríguez, si recordamos que hace 25 años, el 24 de noviembre de 1992, se produjo en la ONU la primera votación contra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos.

La votación en la Asamblea General en 1992 dice mucho de los extraordinarios avances logrados por Cuba en el último cuarto de siglo. La Resolución contra el bloqueo yanqui, en aquel histórico inicio de la batalla cubana en la ONU, logró el apoyo de 59 países, tres votaron en contra y se produjeron 71 abstenciones.

La diplomacia cubana iniciaba en 1992 en Nueva York un proceso que de año en año adquiriría un mayor apoyo de la comunidad internacional, pues el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba afecta a todos los países del mundo, y también a empresarios estadounidenses.

El récord de la votación contra el bloqueo yanqui se registró el 26 de octubre del pasado año en la Asamblea General de la ONU, cuando 191 países votaron a favor de la resolución presentada por Cuba, y Estados Unidos y su incondicional aliado Israel se abstuvieron.

Es decir, ningún país votó en contra de la resolución que de año en año presenta Cuba en la Asamblea General de la ONU.

Pero esa situación seguramente no se repetirá este año, pues el presidente Donald Trump quiere borrar todas las medidas aprobadas por su antecesor, Barack Obama, y en alianza con lo más retrógado de la emigración cubana de Miami, trabaja para revertir el proceso de normalización de las relaciones entre los dos países.

Pero Cuba es un hueso duro de roer, como han reconocido muchos de sus adversarios, y el gobierno de Estados Unidos debe prepararse para otra contundente derrota diplomática y política en Naciones Unidas cuando el canciller cubano, Bruno Rodríguez, presente en la Asamblea General el proyecto de resolución contra el Bloqueo el próximo miércoles primero de noviembre.

Es cierto que el presidente Donald Trump desprecia a la ONU, la UNESCO, desconoce el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y actúa con soberbia y prepotencia en el mundo, pero la pequeña Cuba, que ha mostrado su voluntad de convivir en paz con su poderoso vecino del Norte, tiene la vitalidad y la experiencia martiana y fidelista que la facultan para derrotar al imperio en un tema como el del bloqueo, que constituye la mayor violación de los derechos humanos que se ha cometido en América en el último siglo.

La Habana, 30 de octubre de 2017


Puigdemont viaja en secreto a Bruselas y podría pedir asilo político en Bélgica

RT  -   30 oct 2017 14:27 GMT

El ex-president de la Generalitat tiene intención de reunirse con varios líderes independentistas flamencos.

commons.wikimedia.org / Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported

Carles Puigdemont y varios miembros de su cesado 'Govern' se han trasladado a Bruselas para mantener reuniones con diversos líderes independentistas flamencos, aunque no se descarta que traten de obtener asilo político en Bélgica.

Según las últimas informaciones al respecto está previsto que el ex-presidente de la Generalitat ofrezca en la tarde de este mismo lunes una comparecencia ante los medios de comunicación.

El viaje tiene lugar dos días después de que el secretario de Estado de Migración belga, Theo Francken, sugiriese que Bélgica podría acoger a Puigdemont en caso de que este pidiera asilo político. "No es algo irreal. Se está hablando ya de una pena de cárcel [para Puigdemont]. Ya veremos hasta qué punto sería justo este juicio", dijo Francken en una entrevista a una cadena belga VTM.

Según el ministro belga, esta decisión podría poner a su país "en una difícil situación diplomática con el Gobierno español", pero la ley permite "solicitar asilo en Bélgica", así que esta solicitud potencial "sería examinada de manera objetiva, correcta e independiente".

Poco después, Francken fue desautorizado por el primer ministro, Charles Michel.

La sorprendente noticia del viaje de Puigdemont trasciende también escasas horas después de que el Fiscal General del Estado, Jose Manuel Maza, anunciara en rueda de prensa las querellas presentadas contra el 'Govern' y contra el 'Parlament' por los delitos de rebelión y sedición entre otros, que podrían tener como consecuencia penas de prisión de hasta 30 años.


Gobierno de Irán rechaza pedido de Trump para reunirse

El último contacto de máximo nivel entre ambos países ocurrió en 2013. | Foto: EFE

Telesur  -  30 octubre 2017

"El encuentro fue sugerido por el lado estadounidense pero no fue aceptado por el presidente iraní Hasan Rohani", dijo el canciller persa, Bahram Qasemi.

El presidente iraní, Hasan Rohani, rechazó el pedido de su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, para sostener una reunión.

"El encuentro fue sugerido por el lado estadounidense pero no fue aceptado por el presidente iraní Hasan Rohani", aseguró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Bahram Qasemi, en una conferencia de prensa el sábado.

El contacto de máximo nivel entre Teherán y Washington en las últimas décadas fue en 2013 cuando Rohani sostuvo una conversación telefónica con el entonces presidente estadounidense, Barack Obama.

Rohani criticó el discurso de Trump contra Irán en su intervención ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en septiembre. El mandatario estadounidense acusó a Teherán de participar en "actividades desestabilizadoras" en la región.