jueves, 9 de noviembre de 2017

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 10 DE NOVIEMBRE DE 2017


La información que en los últimos días ha mantenido en vilo a muchos en este país centroamericano tiene que ver con la determinación del gobierno de los Estados Unidos de América, respecto a su nueva política relacionada a los emigrados es ese país desde esta región, y que se han beneficiado del llamado TPS, es decir, el programa de protección temporal con sus siglas en inglés.

Ya se ha conocido que para aquellos procedentes de Nicaragua, que son la minoría, este plan concluye en enero del próximo año; y para los de Honduras se ha postergado la decisión sobre su futuro en 6 meses más. Para los salvadoreños, que casi alcanzarían los doscientos mil emigrados, la última renovación en vigencia terminaría en marzo próximo, manteniéndose la espera de la decisión del gobierno estadunidense al respecto.

Como se recordará, en septiembre de 2017 una delegación del gobierno salvadoreño que se hizo acompañar de algunos dirigentes políticos de diversas tendencias, buscó intercambiar e influir con sectores del Congreso norteamericano con el fin de buscar apoyo para mantener esa protección para los miles de salvadoreños o buscar otras alternativas permanentes, y así evitar su deportación a este país con una realidad sumamente compleja que pudiera afectar su estabilidad.

El entusiasmo tras esa visita ha durado poco, al menos públicamente, mientras se pensaba en la posibilidad de creer que se habían tocado fibras de sensibilidad en quienes allá deciden; pero con estos recientes anuncios las expectativas son casi nulas para esperar que en el caso de los salvadoreños se adopte una decisión más generosa de parte del gobierno de los Estados Unidos, precisamente muy contrario a la presencia de inmigrantes, sobre todo del tercer mundo.

Así eran las proyecciones de algunos observadores más comedidos y realistas desde antes de la partida de esa legión de lobistas cuscatlecos buscando resolver la situación que involucra a los propios emigrantes y sus familias, así como como para el país que depende de sus remesas y que, para complicar más, su regreso forzado agregaría mayores dificultades en los planos personal, familiar y nacional.

Esta misma semana, a partir de las declaraciones del canciller salvadoreño, Hugo Martínez, las cosas parecen ser más claras. Aunque se sabe que la respuesta final en el tema del TPS para los salvadoreños será entregada antes del 7 de enero de 2018, ya no se buscará seguir por dicho camino. Hoy se reconoce que se trata de un programa temporal, por lo que es mejor pensar en la opción de residencia permanente, y en la que son los congresistas quienes decidirían.

Por lo tanto, Martínez expone que el enfoque principal será continuar en el cabildeo con los congresistas y otros funcionarios influyentes, buscando su apoyo para tal fin; y para lo que considera hay un avance significativo.

Confía el canciller en que la campaña que han venido haciendo desde hace 6 meses por lograr que los salvadoreños se queden en aquel país del norte, producirá sus frutos al lograr la sensibilización del congreso. En tal sentido adelantó que existen ya dos propuestas de ley para que la residencia sea permanente, y ha citado un proyecto de ley de la congresista Nidia Velásquez, y otro proyecto del congresista Carlos Curbelo.

Desde ya ha anunciado otro viaje a Washington antes de las vacaciones navideñas y de fin de año, para continuar con lo que ha llamado la tercera fase de ese proyecto, que busca una solución definitiva para los salvadoreños hoy amparados en el TPS. Es decir, en muy poco tiempo se podrán conocer si dichas pretensiones serán logradas o habrá que seguir pensando en otras.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.

EL NEOMACARTISMO Y LA NUEVA GUERRA FRÍA

Por Manuel E. Yepe

Todo estadounidense no anestesiado por la histeria anti rusa debería leer el libro de Robert Parry “Auge del nuevo macartismo” que destaca las similitudes entre las recalentadas travesuras políticas actuales del trumpismo y la anterior manifestación del tan vergonzoso fenómeno en la historia de Estados Unidos que se identifica con el nombre del senador Joseph McCarthy.

Parry recuerda en su libro que, durante y luego de la Primera Guerra Mundial, la revolución bolchevique aterrorizó a la clase gobernante estadounidense que, a su vez, reaccionó con su primer “susto rojo”, orgía de patriotismo inducida por la guerra y el miedo infundido por frenéticos medios enardecidos por la mítica barbarie roja que llevó a un festín de deportaciones y detenciones en masa.

La victoria de la Unión Soviética, la expansión del socialismo, la intensificación de las luchas por la liberación nacional y un desafío a la hegemonía de los dos partidos estimularon la ocurrencia de un segundo “susto rojo” en la clase dominante estadounidense.

Con tal base de sustentación, se logró una masa crítica de consenso que persistió a todo lo largo de la guerra fría, impulsada por los republicanos y la derecha contra gran parte de la izquierda y otros sectores e individuos (demócratas, liberales y progresistas) afrentados por el senador McCarthy como “antiamericanos” o “fellow travelers” (compañeros de viaje) de los comunistas.

Los verdaderos beneficiarios del nuevo macartismo actual parecen ser los neoconservadores (neocon), que aprovechan el rechazo a Trump de liberales y demócratas para atraer a una parte de la izquierda a la histeria desatada por la polémica sobre la supuesta "intromisión política" rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses.

Ya los neocon y sus aliados han explotado el frenesí contra Rusia para extraer decenas de millones de dólares adicionales de los contribuyentes para los programas de "combate a la propaganda rusa," es decir, a financiar organizaciones no gubernamentales y "eruditos" disidentes estadounidenses para esta nueva guerra fría.

El periódico Washington Post (WP), que por años ha servido como buque insignia de la propaganda neocon, está trazando el nuevo curso político de Estados Unidos, como lo hizo en los mítines de respaldo público a la invasión de Iraq en 2003 y para promover apoyo a las presiones de Washington por lograr el "cambio de régimen" en Siria y en Irán.

Mientras a costa de los contribuyentes Estados Unidos lleva a cabo guerras o acciones de guerra en el Medio Oriente, América del Sur, África, el Caribe y Asia, y cualquier país que no demuestre aceptar el liderazgo global de Estados Unidos se convierte en blanco de sus agresiones, el WP encabeza una campaña mundial encaminada a culpar a Rusia por cuanta cosa desagrade al público de EEUU.

Putin se ha convertido en la gran bestia negra para los neocon, porque les ha frustrado una gran variedad de esquemas. Ayudó a evitar un gran ataque militar de Estados Unidos contra Siria en 2013; ayudó al Presidente Obama a lograr el acuerdo nuclear con Irán en 2014-15; se opuso al frustrado apoyo neocon al golpe de estado en Ucrania en 2014; y el apoyo de la fuerza aérea rusa que en última instancia fue lo que decidió la reciente derrota de los "rebeldes" apoyados por EEUU en Siria, a manos del ejército local en 2017.

En un artículo, el WP recuerda a sus lectores que Moscú, históricamente, se ha basado en las desigualdades sociales en Estados Unidos para atacar a Washington, “lo que –dice Parry- nos retrotrae a las comparaciones entre el macartismo viejo y el nuevo”.

Sí, es cierto que la Unión Soviética denunció la segregación racial de Estados Unidos y citó esa fea característica de la sociedad norteamericana al expresar su solidaridad con el movimiento de los derechos civiles estadounidense y las luchas de liberación nacional en África. También es cierto que los comunistas de Estados Unidos colaboraron con el movimiento de derechos civiles nacional para promover la integración racial, admite Parry.

Fue esa una razón clave por la que el FBI de J. Edgar Hoover había vigilado y perseguido a Martin Luther King Jr. y otros líderes afroamericanos debido a su asociación con personas conocidas o sospechosas de ser comunistas, del mismo modo que el gobierno de Ronald Reagan se resistió a apoyar la campaña mundial por la liberación de Nelson Mandela porque su partido Congreso Nacional Africano aceptaba el apoyo comunista a su lucha contra el régimen de supremacía blanca (apartheid) en Sudáfrica.

Robert Parry advierte que quizás “nuevo macartismo” no sea la forma apropiada para calificar la situación que parece avecinarse en Estados Unidos sino que debía hablarse de una “nueva guerra fría”.

La Habana, Noviembre 7 de 2017

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


Washington ordena a RT America registrarse como agente extranjero antes del lunes

RT  -   9 nov 2017 16:35 GMT

EE.UU. amenaza con arrestar al director de RT America y congelar las cuentas de la cadena si no se registra como agente extranjero antes del próximo lunes.

Un estudio de la cadena RT America. Mikhail Voskresenskiy / Sputnik

El Departamento de Justicia de EE.UU. ha exigido a RT America que se registre como agente extranjero antes del lunes de la semana que viene.

"Si la empresa no obedece, su director puede ser arrestado, y todas las cuentas de la compañía bloqueadas", han declarado portavoces del Departamento de Justicia norteamericano.

En respuesta la directora del grupo RT, Margarita Simonián, ha publicado en su cuenta de Twitter un mensaje, donde tacha la fecha límite que puso el Departamento de Justicia estadounidense de "caníbal".

"¿Ahora están sintiendo cómo sopla el viento de la libertad?", ha ironizado la directora.

La Embajada de la Federación de Rusia en EE.UU. ha calificado las exigencias del Departamento de Justicia norteamericano a la cadena RT America como un "precedente peligroso".

Anteriormente, Margarita Simonián calificó de "ilegales" las exigencias de las autoridades de EE.UU. con respecto al canal de televisión. Además, indicó que la cadena puede abandonar EE.UU. si la presión de las autoridades de ese país no cesa.

El Departamento de Estado exigió a RT que se registrara como agente extranjero en septiembre, aunque la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) no está destinada a los medios de comunicación. RT rehúsa cumplir con la petición, propia de la época de la Segunda Guerra Mundial, la cual fue promulgada en aquel entonces para abordar la propaganda nazi.

Como contramedida, Moscú puede inscribir a los medios occidentales que operan en Rusia como agentes extranjeros. Que eso suceda o no va a depender solo de las acciones de EE.UU., declaró pasado jueves el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov.

En concreto, Riabkov condenó la exigencia del Departamento de Justicia estadounidense de que la cadena RT sea registrada como agente extranjero. El viceministro de Exteriores señaló que dicha demanda "conlleva una gran complicación de la actividad profesional de los periodistas que trabajan para RT en EE.UU.".


Gobierno cubano rechaza medidas de administración Trump

Cubasí   -   PL   -  08 Noviembre 2017 19:35

Gobierno de Cuba rechazó las medidas anunciadas hoy por la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, y las consideró parte de un serio retroceso de las relaciones entre los dos países.

En este sentido, la directora general para Estados Unidos del ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, afirmó que la decisión de la Casa Blanca confirma un recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra el país caribeño desde 1962.

Durante una conferencia de prensa, Vidal calificó de arbitraria la lista de entidades mediante las cuales el gobierno estadounidense intenta restringir a los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la mayor de las Antillas.

Asimismo consideró un colmo la decisión de incluir una fábrica de refrescos en dicha lista negra.

Argumentó además que existe una intención política detrás de las modificaciones a las regulaciones de intercambio 'pueblo a pueblo', cuyo 'trasfondo subversivo, dañan al pueblo y empresarios estadounidenses'.

El gobierno estadounidense anunció este miércoles nuevas disposiciones para dar cumplimiento al memorando presidencial del 16 de junio que impone trabas adicionales a las ya muy restringidas oportunidades del sector empresarial y ciudadanos estadounidenses para comerciar, invertir y visitar a Cuba.

Los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro dieron a conocer la adopción de 'acciones coordinadas' para implementar el documento firmado por el presidente Donald Trump el 16 de junio pasado en Miami, Florida, las cuales incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeña.

Asimismo, obliga a que todos los viajes educativos no académicos 'pueblo a pueblo' se lleven a cabo bajo los auspicios de una organización que esté sujeta a la jurisdicción de Estados Unidos, algo que había sido eliminado por el Gobierno del expresidente Barack Obama (2009-2017).

De acuerdo con un comunicado, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro y la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio anuncian enmiendas al Reglamento de Control de Activos Cubanos y las Regulaciones de Administración de Exportaciones.

Tales pasos, según el texto, implementan cambios al programa de sanciones a Cuba anunciado por el mandatario republicano en junio, cuando decidió borrar muchos de los pasos dados hacia la isla por su predecesor Obama.

Los cambios, que incluyen medidas complementarias del Departamento de Estado, entrarán en vigor a partir de mañana, cuando serán publicados en el Registro Federal.

Como parte de los mismos se publicó una lista de entidades y subentidades restringidas, que será publicada y actualizada periódicamente, la cual comprende empresas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad de la isla.

'Las personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos ahora tendrán prohibido realizar ciertas transacciones financieras directas' con tales instituciones, entre ellas más de un centenar de hoteles, marinas y tiendas.

En términos de viajes, ya no serán autorizados las visitas educativas individuales no académicas, y quienes vayan la isla bajo el auspicio de una organización deberán estar acompañados por un representante de la misma, entre otras restricciones.

Declaración a la prensa sobre las disposiciones y regulaciones emitidas por los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio, el 8 de noviembre de 2017

Hoy, 8 de noviembre, los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio emitieron nuevas disposiciones y regulaciones para implementar las medidas de recrudecimiento del bloqueo a Cuba, que fueron anunciadas el pasado 16 de junio por el presidente Trump e incorporadas en la directiva titulada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, la cual estableció la política de su gobierno hacia nuestro país.

Estas disposiciones y regulaciones, que entrarán en vigor a partir de mañana, 9 de noviembre, están contenidas en tres documentos:

1) Lista del Departamento de Estado sobre “Entidades Cubanas Restringidas”.

• Es una lista de 179 entidades cubanas, con las cuales, en lo adelante, quedan prohibidas las transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, y a las que se aplicará una política de denegación de licencias de exportación de reexportación de bienes y servicios de EE.UU.

• Se trata de una lista arbitraria, integrada por una diversidad de entidades cubanas supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de la defensa y la seguridad nacional. En ella se incluyen desde los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior, la PNR, TGF, hasta empresas, sociedades anónimas, la ZED Mariel, las Terminales de Contenedores de Mariel y La Habana, decenas de hoteles en toda Cuba, agencias de viajes, tiendas. Llega al colmo de incluir a marcas comerciales de refrescos (como Tropicola y Cachito) y de rones, y hasta a un servicio de fotografía como PhotoService.

• La lista se revisará y actualizará periódicamente.

2)  Regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, sobre las transacciones financieras y los viajes a Cuba.

• Prohíben transacciones financieras directas con las entidades cubanas listadas por el Departamento de Estado.

• Prohíben los viajes de los ciudadanos estadounidenses a título individual bajo la categoría de intercambios “pueblo a pueblo”. En lo adelante tendrán que viajar con el patrocinio de una organización estadounidense y acompañados por un representante de esta organización.

• Imponen condiciones a  los viajes educacionales, que a partir de ahora tendrán que ser auspiciados por una organización estadounidense autorizada y hacerse acompañar por un representante de estas.

• Establecen requisitos específicos para la categoría de viajes en “apoyo al pueblo cubano”, los que deberán cumplir un programa de actividades a tiempo completo, que implique, siguiendo los patrones de EE.UU., sostener contactos con el pueblo, apoyar a lo que ellos definen como sociedad civil y promover su independencia del Estado cubano. Se denota claramente la intención política de esta medida.

• Amplían la lista de funcionarios del Gobierno y el Estado, los representantes de los órganos judiciales, las organizaciones de masas y la prensa con los que está prohibido realizar transacciones.

3) Regulaciones del Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio, sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones a Cuba.

• Establecen que se denegarán las solicitudes de licencias de exportación y reexportación de bienes a las entidades listadas por el Departamento de Estado.

• Expanden las categorías de productos que pueden exportarse al sector no estatal, siempre que estos no se utilicen para generar ingresos o contribuyan al funcionamiento del Estado cubano.

En resumen:

Las medidas confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en las relaciones bilaterales, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump.
Implican un recrudecimiento del bloqueo y de la prohibición de viajar a Cuba de los estadounidenses.

Algunas no ocultan su trasfondo subversivo, como la que alienta a los viajeros a realizar actividades de este corte para justificar la legalidad de sus visitas a Cuba.

Estas medidas dañarán a la economía cubana y a sus sectores estatal y no estatal.

También dañarán a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba, único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún.

Y afectarán a los empresarios de EE.UU., que perderán interesantes oportunidades de negocios existentes hoy en Cuba, frente a su competencia.