martes, 28 de noviembre de 2017

Corea del Norte lanza un misil balístico intercontinental

RT  -  28 nov 2017 20:17 GMT

El proyectil voló hacia el este y el Ejército surcoreano está analizando detalles con EE.UU., según informa la agencia Yonhap.

Lanzamiento de misiles balísticos de largo y mediano alcance. Corea del Norte, el 30 de agosto de 2017. / KCNA / Reuters

Corea del Norte ha lanzado este miércoles un misil balístico no identificado desde la provincia de Pyongan del Sur, según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur, recoge la agencia Yonhap.

La evaluación inicial del Pentágono indica que se trató de un misil balístico intercontinental que voló alrededor de 1.000 kilómetros hacia el este antes de caer en el mar del Japón, asegura AP.

En Tokio "no descartan" la posibilidad de que el proyectil haya caído en el mar de Japón, probablemente dentro de la zona económica exclusiva japonesa, según la agencia Kyodo. Sin embargo, el Gobierno nipón anunció que ninguna nave ha resultado dañada por el misil, aunque sigue analizando los detalles del ensayo nuclear norcoreano.

Por su parte, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, ha anunciado a través de su cuenta de Twitter que el presidente de EE.UU., Donald Trump, fue informado del lanzamiento del proyectil norcoreano "mientras el misil aún estaba en el aire".

Anteriormente, la agencia Kyodo News reportó que Pionyang podría estar preparando una nueva prueba de un misil balístico, según se desprende de unas señales de radio interceptadas por el Gobierno de Japón.

A principios de este mes, imágenes captadas por satélite detectaron un aumento de la actividad en el polígono de Punggye-ri, donde el 3 de septiembre Corea del Norte llevó a cabo su sexto ensayo nuclear. En concreto, los satélites descubrieron un movimiento significativo de equipos y de materiales en el Portal Oeste del sitio nuclear.

El último ensayo de un misil balístico por parte de Corea del Norte fue realizado el pasado 15 de septiembre.

Aquel misil sobrevoló territorio de Japón y cayó en el océano Pacífico, 2.000 kilómetros al este de la isla de Hokkaido. Pionyang anunció que el lanzamiento fue llevado a cabo en respuesta a la nueva ronda de sanciones contra Corea del Norte adoptada días atras por el Consejo de Seguridad de la ONU.


EL DEBATE AL INTERIOR DE LA IZQUIERDA

Jorge Gómez Barata

A diferencia de la derecha conservadora, surgida mediante un dilatado proceso histórico a partir de las élites de la nobleza, y heredera de largas tradiciones políticas; la izquierda se formó por fuerzas emergentes, originada en el fragor de las confrontaciones de clase, derivadas de las aberraciones del capitalismo salvaje en el siglo XIX.

La primera izquierda fueron los liberales, surgidos en el siglo XVIII, que en lucha contra el absolutismo, crearon doctrinas filosóficas, jurídicas, y políticas, redactaron tratados, fundaron periódicos y organizaciones, difundieron ideas avanzadas, e inspiraron la democracia, el estado de derecho, y retaron a las monarquías. En Iberoamérica, bajo influencias europeas y estadounidenses, la ideología y los militantes liberales alimentaron las ideas y las luchas independentistas y contra la esclavitud. 

Desde la época de Marx, más aún en la de Lenin, el debate ideológico, político, e incluso filosófico al interior de la izquierda europea, que daba sus primeros pasos, fue una constante que contribuyó a la formación y evolución de un pensamiento político renovador y diverso que, partiendo del tronco común de la crítica al capitalismo salvaje y de la obra de Marx, dio lugar al nacimiento de doctrinas y corrientes políticas avanzadas todavía vigentes.

En ambientes de tolerancia mutua, aparecieron y prosperaron las opciones comunistas, socialdemócratas, socialcristianas, e incluso anarquistas. A la pléyade de teóricos y líderes de la época, además de Marx y Engels, Proudhon, Lassalle y otros, se sumó el papa León XIII, que en su encíclica Rerum Novarum tomó nota de la nuevas realidades y actores que aparecieron en los escenarios sociales, entre ellas el capitalismo salvaje y la lucha de clases, y sumó la voz y la influencia de la Iglesia Católica a la lucha política desde una posición progresista.

Tan vigoroso fue aquel despertar, que las corrientes surgidas entonces: socialismo marxista o comunismo, socialdemocracia, y movimiento socialcristiano, adoptándose a situaciones concretas y entornos nacionales, están todas vigentes en nuestros días, y ofrecen opciones que alimentan los procesos políticos más prometedores. 

 Aquella diversidad de alternativas y metas más o menos compartidas, en lugar de ser favorecidas por el triunfo de los bolcheviques en la Rusia de 1917, fue frenada y más tarde suprimida y sustituida por un enfoque que no era común sino único. El estalinismo que asumió la unidad y cohesión del movimiento comunista, no como la coincidencia de lo diverso, sino como la unidad de las papas en un saco de papas, liquidó la diversidad, las búsquedas de alternativas, y las innovaciones políticas de un modo tan radical que todavía daña.

Las organizaciones y partidos de izquierda en América Latina, aunque comparten objetivos y metas, suelen ser incapaces de ejercer entre ellas la crítica para subsanar errores, y encontrar tácticas apropiadas. Por lo general sus eventos, cuando no asumen el carácter de ferias, suelen ser torneos de oratoria con escasos significados prácticos.

En los foros recientes, mientras abunda la retórica acerca de una integración imposible, se asumen discursos anticapitalistas, y se dictan cátedras acerca de cómo derrotar a la globalización neo liberal, se pasa por alto el análisis de los reveses en Paraguay, Brasil, Argentina y más recientemente en Ecuador.      

Dado el tiempo transcurrido, las batallas libradas, las experiencias acumuladas, la izquierda, que antes de la crisis actual vio caer sus referentes y paradigmas, en particular la Unión Soviética y todo el campo socialista, debería extraer las debidas conclusiones. Sin creatividad y sin cohesión, sin trabajo común y sin dialogo interno, será difícil avanzar. Allá nos vemos.

La Habana, 26 de noviembre de 2017

…………………………………………………………………………..
El presente artículo fue elaborado para el diario Por Esto. Al reproducirlo indicar la fuente


EL ÚLTIMO ADIÓS A ARMANDO HART

Por Manuel E. Yepe

Esta noche acudiré al Centro de Estudios Martianos de Cuba a dar mi último adiós al combatiente revolucionario Armando Hart Dávalos, fallecido en La Habana a causa de una crisis cardiaca.

Decir Armando Hart en Cuba es invocar algunas de las obras más trascendentales de la revolución de Fidel Castro. En especial en los terrenos de la educación, la cultura, el periodismo y la política.

Antes de conocer a Armando Hart, había tenido relaciones muy eventuales en el campo insurreccional con su hermano Enrique Hart, a quien admiré mucho pero traté poco, porque aunque militábamos en la misma organización revolucionaria, el Movimiento 26 de Julio, mi nivel jerárquico distaba mucho del que habían alcanzado Enriquito y Armando.

Durante los seis años que me desempeñe como Embajador de Cuba en Rumanía 1962 al 1968, acostumbraba a realizar lo que yo llamaba jocosamente “visitas de cortesía”  a varios compañeros con quienes había desarrollado relaciones de amistad en la época de la lucha insurreccional contra la dictadura batistiana, que consolidé durante el período de 1959 al 1961 cuando trabajé como “Introductor de Embajadores”, cargo que también se identifica como Director de Protocolo, en el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores de Cuba, entonces encabezado por el canciller de la dignidad, Raúl Roa.

Uno de esos habituales amigos contactados durante mis siempre breves vacaciones en Cuba era el joven Armando Hart, a la sazón Ministro de Educación, con quien intercambiaba mis nuevas experiencias diplomáticas, con las suyas como ministro y dirigente político.

Cada encuentro anual con Hart era para mí una clase magistral que me dejaba mejor preparado para aportar a la causa revolucionaria en mi país mientras sentía que las experiencias en política internacional que narraba a Armando también eran bien recibidas.

Cuando terminé mi misión como embajador en Bucarest y me presenté ante Roa, el canciller me informó que por indicación del Presidente Osvaldo Dorticós yo pasaría a trabajar en el Comité Central el Partido Comunista de Cuba con Armando Hart, quien era entonces el Secretario de Organización de esa colectividad. Serví a partir de entonces como jefe de la sección (unipersonal) de información internacional de la organización partidista cubana en una función que básicamente constituía servir de vocero del Partido en intercambio permanente con los responsables de información internacional de los órganos de prensa nacionales o extranjeros acreditados en Cuba.

Ello constituyó, para mí, una gran noticia que me permitió continuar algunos años más desarrollando mi intelecto, que es el beneficio principal que reciben quienes han tenido el honor de trabajar como colaboradores de Armando Hart.

Poco tiempo después, a propuesta de Hart, fui seleccionado Director General de la agencia de noticias Prensa Latina en cuyo desempeño mantuve estrechas relaciones de trabajo y amistad con este extraordinario intelectual revolucionario cubano cuya huella permanecerá indeleble en la historia de la patria.

En los años más recientes he compartido con el doctor Armando Hart la función de colaborador en los periódicos PORESTO!  y una fuerte amistad con su Director General Mario Menéndez Rodríguez.

La Habana, Noviembre 26 de 2017


Recibe Franco Nero, veterano actor italiano, galardón de Unión de Escritores cubano

Cubasí   -  PL   -   Martes, 28 Noviembre 2017 08:35

El actor italiano Franco Nero recibirá hoy en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) el galardón Tomás Gutiérrez Alea, por su labor cinematográfica durante las décadas del 60 y 70 del pasado siglo.

La septuagenaria estrella del cine de ese país europeo visita la nación caribeña en el contexto de la XX edición de la Semana de la Cultura Italiana en Cuba y será honrado por la Uneac con el lauro que lleva el nombre de uno de los grandes directores del cine en este archipiélago, Tomás Gutiérrez Alea (1928-1996).

El veterano actor italiano de 76 años de edad protagonizó filmes como Camelot, con la actriz británica Vanessa Redgrave (Coriolano), su compañera en la vida, pero fue en 1966 que se lanzó a la fama con la cinta Django, perteneciente al denominado género spaghetti western.

Django le abrió las puertas a Nero de la industria cinematográfica, y a partir de entonces se solicitó con gran demanda al artista, tanto en la península itálica, como fuera de ella.

La ceremonia de entrega del galardón tendrá lugar en una de las principales salas cinematográficas de esta capital, donde se proyectará otro de los clásicos de la filmografía de Franco Nero, El día de la lechuza, con el que ganó en 1968 el Premio David de Donatello.

Esta XX edición de la Semana de la Cultura Italiana está organizada por la Embajada de ese país aquí, el Ministerio de Cultura de Cuba y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Honduras, la venganza electoral de las y los despojados

Ollantay Itzamná

Foto de internet

El debilitado aparente Estado de Honduras, en sus casi doscientos años, estuvo controlado y gobernado por la élite de terratenientes y comerciantes auto rotulados como “conservadores” y “liberales”.

Durante los primeros cien años, los patrones colocaban a los capataces de Honduras mediante bayonetas y escopetas. A principios del siglo XX, los conservadores (partido Nacional), para hacer la pantomima democrática, crearon el denominado partido Liberal, y así Honduras vivió todo un siglo bajo el (des) gobierno del bipartidismo (nacionalistas y liberales), hasta noviembre del 2017.

Un golpe de Estado que abonó resistencia

A finales de la primera década del presente siglo (2009), con un golpe de Estado político-militar, los ricos en el poder aceleraron su auto desestabilización política. Y abonaron el surgimiento del movimiento social que fue el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) que exigía la restitución en el poder de Manuel Zelaya, Presidente defenestrado por el golpe de Estado, y cambios estructurales profundos en la Honduras empobrecida y enajenada.

A partir del 2012, el FNRP declinó, y dio origen al actual partido político Libertad y Refundación Libre. Este “nuevo” partido, conformado, en su mayoría por políticos ex liberales, en las elecciones generales del 2013 (su primera participación), quedó en el segundo lugar, con 37 diputados (del total de 128 diputados del Congreso de la República).

Pero, el gobierno de Juan Orlando Hernández, del partido Nacional (coautor del golpe de Estado, junto a los liberales), que tiene aún el control del Legislativo y Judicial, les hizo la “vida política” casi imposible. No sólo les excluyeron de las comisiones legislativas, sino también les impidieron sistemáticamente las iniciativas legislativas, hasta les retuvieron los honorarios a dichos diputados.

Una dictadura “democrática” que empobreció a todo un país

Después del golpe de Estado (2009), Honduras continuó en una sistemática dictadura “democrática”, donde la ilegalidad, la corrupción y disolución de los derechos fueron constantemente promovidos y premiados por el Estado y sus tres gobernantes posteriores al golpe.

La ilegalidad en la dictadura de Juan Orlando Hernández superó la imaginación máxima cuando éste, en contra del artículo pétreo de la Constitución Política (Art. 239), se autoproclamó como candidato presidencial buscando su reelección, bajo el lema: “La vida mejor para Honduras no puede parar”. En un país que después del golpe de Estado el nivel de pobreza empeoró en más del 10%, y el país adquirió la marca mundial de “país más violento sin guerra”.

La disolución de los derechos cobró visos dantescos con las masacres y asesinatos selectivos de defensores de derechos. Siendo el caso más repudiado el asesinado de Berta Cáceres. El disentir o difundir el pensamiento crítico se castigaba y castiga con la pena de encierro, o destierro, o entierro.

Un dictadura “democrática” que subestimó a sus víctimas

En estas condiciones la hondureñidad fue obligada a volver al ritual de las urnas. Y, el dictador, creyendo que sus víctimas estaban vencidas, intentó re ungirse en las urnas alegando ser el ungido del Dios desconocido para seguir gobernando “Honduras para Cristo”.

Pero, la resistencia no estaba muerta. Ésta volvió sobre sus cenizas y derrotó incluso a la dictadura mediática de los masivos medios de (des) información, a la dictadura divina en campaña a favor del dictador (Cardenal, obispos, curas, pastores, apósteles…). Derrotó a la dictadura del miedo.

El ilegal candidato presidencial y Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, se mantuvo en campaña electoral permanente durante todo su gobierno.

Distribuyó a sus electores, que él mismo los empobrecía, bolsitas de frijoles africanos rotulados con su fotografía y logo de su partido. Distribuyó 50 Lempiras (equivalente a 2.5 dólares) a todos los pobres electores que crecieron en número en el decenio del golpe continuado. Regaló pelotas, casitas de cartón, hornillas…, sacramentadas de: “bendiciones con la sangre de Cristo”.

Encerró, desterró o enterró a todo defensor o profeta incómodo de los derechos humanos. Persiguió y expulsó a los “venezolanos”, fantasmas de Hugo Chávez, que supuestamente traían consigo el mortal del virus del “comunismo” a la “Honduras de Cristo”.

Pero, nada de eso funcionó. Ni la dictadura, ni la dolorosa Honduras había sido de Cristo. Los pobre recibieron las bolsas de frijoles, pero votaron por la Alianza (Libre-PINU). Los “venezolanos chavistas”, enemigos de la dictadura, tenían carnet de identidad hondureña, y en las urnas defenestraron al dictador ungido por Cristo.

La venganza electoral de los empobrecidos

El dictador, y su virginal Primera Dama, antes de los primeros resultados electorales emitidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), de rodillas, y ante sus cámaras de televisión, agradecían llorosos a su Dios desconocido y a su Cristo por haberle “ungido por segunda vez como Presidente de Honduras”. Incluso creyentes o cómicos gobernantes de Guatemala y Ecuador, le felicitaron al dictador por anticipado. Pero, las urnas dijeron lo contrario.

Deprimente fue la sorpresa para el dictador y su cohorte cuando el TSE anunció, lo que ya habían anunciado los políticos de la oposición: “Salvador Nasralla, candidato de la Alianza Libre-PINU, aventaja con 5 puntos por encima del candidato del partido Nacional, Juan Orlando Hernández”.

Allí, la algarabía, el fervor y gratitud religiosa, la prepotencia “democrática”, se diluyó en el rostro del ungido.

“Fue un acuerdo entre los partidos de la oposición y el partido Nacional para que en los mismos centros de votación se entregase a todos los representantes de los partidos copias legalizadas de todas las actas de votación. Nosotros, como Libre hemos cuidado y asegurado para que ese acuerdo se cumpla. Así, ellos (partido Nacional) ya no podían fabricar o modificar actas de votación”, indica Dilcia Cantarero, dirigente departamental de Libre en Copán. Y así fue. Éste fue el “talón de Aquiles” de Juan Orlando Hernández.

En 2013, Libre denunció que el TSE modificó las actas electorales (fraude), pero no tenía modo de mostrar evidencias. Esta vez, tiene en su poder todas las actas electorales del país legalizados por el TSE. El dictador no pudo hacer la tradicional costumbre de: “aceitar con dinero público los resultados electorales a su favor”.

Esta venganza electoral de los empobrecidos significa una máxima responsabilidad para el gobierno de Salvador Nasralla y para toda la estructura política de Libre. Honduras, como primer paso necesita la restauración de los derechos fundamentales cercenados, y resarcimiento de las víctimas de la dictadura. Tareas nada secundarias son la revisión de todos los contratos de concesión del territorio y bienes nacionales a empresas transnacionales, la supresión de la corrupción pública como la industria más fácil para enriquecimiento ilícito, la restauración de la pacífica convivencia social interna, etc. 


Prosigue la crisis de opioides en EE.UU.: Cajeras drogadas atienden a sus clientes

RT  -   28 nov 2017 14:20 GMT

El video muestra a las cajeras trabajando en un estado de semiinconsciencia y aunque en un momento llegan a despertar, siguen experimentando dificultades con escanear artículos y empaquetarlos.

Pastillas de hidrocodona, opioide derivado de la codeína. Bryan Woolston / Reuters

Mientras que Estados Unidos continúa el incremento de muertes por sobredosis de opioides, un nuevo video de personas drogadas ha dado la vuelta a Internet.

En el condado de Sonoma, California, dos mujeres fueron grabadas aparentemente bajo el efecto de analgésicos opioides. El video compartido en YouTube, titulado 'America's Opioid Epidemic' ('Epidemia de opioides de EE.UU.', en español), muestra a dos cajeras de supermercado completamente drogadas y que apenas pueden interactuar con los clientes.

Al principio de la grabación, las mujeres parecen haberse quedado dormidas: una con la cabeza hacia abajo y la otra con la cabeza hacia atrás y la boca abierta. Para hacerlas reaccionar, una cliente saluda a las trabajadoras, que salen brevemente de su letargo.

Sin embargo, ambas siguen experimentando dificultades para realizar su trabajo: la cajera con gafas y un suéter tiene problemas con el escáner, mientras que su compañera, vestida con una camisa negra, comienza a empaquetar los artículos pero solo logra poner en la bolsa una botella de refresco antes de que su cabeza caiga hacia adelante otra vez y vuelve a un estado de aletargamiento.

La crisis de opiáceos invade EE.UU.

EE.UU. se ha visto afectado por una epidemia de consumo de opiáceos que ha aumentado constantemente en los últimos años y se cobra la vida de miles personas cada año. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas de EE.UU. revisados en junio de 2017, más de 90 estadounidenses mueren cada día por una sobredosis de este tipo de sustancias.

"El uso indebido y la adicción a los opioides -incluidos analgésicos recetados, heroína y opiáceos sintéticos como el fentalino- es una grave crisis nacional que afecta a la salud pública, así como a los problemas sociales y el bienestar económico", denuncia el organismo.


Asistió Raúl a las honras fúnebres de Armando Hart

A la diez de la mañana, el Presidente cubano, acompañado por otros miembros del Buró Político, encabezó la última guardia de honor a quien fuera un ferviente martiano y fidelista, que desde muy joven puso su vida al servicio de la Patria

Juventud Rebelde  -  Martes 28 noviembre 2017 | 12:04:58 AM
Leticia Martínez Hernández  -  digital@juventudrebelde.cu

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asistió en la mañana de este lunes a la sede del Centro de Estudios Martianos Autor: Estudios Revolución

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asistió en la mañana de este lunes a la sede del Centro de Estudios Martianos, donde desde la noche del domingo se realizaban las honras fúnebres del combatiente revolucionario Armando Hart Dávalos, figura esencial de nuestra historia.

A la diez de la mañana, el Presidente cubano, acompañado por otros miembros del Buró Político, encabezó la última guardia de honor a quien fuera un ferviente martiano y fidelista, que desde muy joven puso su vida al servicio de la Patria.

En el Salón Bolívar de la institución, abarrotado por familiares, amigos, compañeros de lucha y de trabajo, se escucharon las notas del himno nacional y un sobrecogedor toque de silencio.

Las palabras centrales del homenaje póstumo estuvieron a cargo de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien evocó la valerosa vida de Hart, así como el extraordinario ejemplo de lealtad, espíritu de sacrificio, firmeza y apego absoluto a los principios, que legó a las presentes y futuras generaciones.

«El sentido martiano de la ética guio invariablemente su conducta, siempre transparente, siempre implacable frente a quienes usaron la Patria como pedestal», señaló.

Díaz-Canel relató también su trayectoria como ministro de Educación del primer gabinete revolucionario, desde donde dirigió la Campaña de la Alfabetización y la admirable obra educacional que transformó a nuestro país.

Una década después —apuntó— asumió la creación del recién creado Ministerio de Cultura, «desde donde rectificó errores, restauró la comunicación con la vanguardia intelectual, impulsó la enseñanza artística y diseñó un sistema institucional que convirtió al pueblo en protagonista de los sucesos culturales».

En su última etapa de trabajo se entregó a una de sus pasiones centrales: el estudio y difusión de la vida y obra de José Martí, «estaba convencido de que en Martí el ideario cubano de la emancipación, la justicia y el antimperialismo habían alcanzado su punto más alto».

«Hasta el último de sus días fue un batallador intelectual y político incansable», consideró Díaz-Canel, por eso «la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida. A esa frase de Martí, Hart añadiría ¡Hasta la Victoria, Siempre!».