sábado, 9 de diciembre de 2017

¿QUÉ SE TRAE TRUMP ENTRE MANOS CON CUBA?

ESTEBAN MORALES

Este Presidente, como dice el viejo refrán, no acaba de poner “todos los huevos en la canasta” de Cuba.

¿Qué puede estar ocurriendo con Trump?

Es como si estuviera atravesando una encrucijada. Sus declaraciones de Miami parecían decirnos que desmontaría toda la política de Obama hacia Cuba.

Pero más bien parece estar en un forcejeo consigo mismo, de lo que desmonta y lo que no.

Sin dudas está haciendo cosas que desmejoran mucho la política hacia Cuba. Pero la idea de que volvería a la guerra fría con Cuba, no parece desplegarla completamente. Le ha entrado con suma agresividad a la cuestión de las visitas y la emigración de cubanos, pero no impide los vuelos, no afecta las remesas ni los paquetes y los viajes en cruceros parecen estar viviendo un proceso de reanimación. Creo que no es casual el entusiasmo de la reciente reunión al respecto.  Cruceros llegan casi todos los días.

El turismo hacia Cuba continúa creciendo y el coqueteo del capital con la Isla se mantiene activo. Más bien, parecen estarse abriendo espacios para los negocios con Cuba, aunque siempre amenazados por los obstáculos del bloqueo que no cesa, la imposibilidad del uso del dólar y la amenaza continua de sancionar a quienes se atrevan a entrar en negocios con la Isla.

Una señal interesante es que la extrema derecha con lo único que se sintió conforme fue con el discurso del Presidente en Miami, que fue muy agresivo. Respecto a las acciones posteriores contra Cuba, siempre han expresado su inconformidad con lo que el Presidente está haciendo, por considerarlo insuficiente.

Creo que el Presidente les hizo un regalo para que lo dejaran tranquilo. Pues el acoso de Marco Rubio fue brutal. Pero es muy difícil creer que “Trump haya comprado el paquete de Cuba a la extrema derecha de Miami.” Pues esa extrema derecha ya no tiene nada que darle a ningún presidente norteamericano.

No creo que Trump piense que estos les pueden devolver a Cuba. Él puede parecer loco, pero no es estúpido. Esa época ya pasó. Y once presidentes no lo lograron, cuando lo tuvieron casi todo para hacerlo. Mientras hoy, el mundo ha girado a favor de Cuba y en contra de Estados Unidos. Y la extrema derecha de Miami, no exhibe la fortaleza política que tuvo antes, ni el público que la seguía tampoco.

Más bien Trump parece estar viviendo algunas encrucijadas que tienden a molestarle bastante.

No creo que su probada mentalidad de hombre de negocios le esté permitiendo romper todas las potenciales ataduras con Cuba. Es suficientemente inteligente para saber que no ganaría nada y que podría estarse perdiendo muy buenas oportunidades.

Trump recurre a la acusación del llamado ataque sónico contra el personal diplomático de la embajada en La Habana, más bien moviéndolo como una justificación para mantener en suspenso la política hacia Cuba. Pues nadie ha podido demostrar que Cuba esté implicada en el hecho y no se presentan pruebas porque no existen. Sí se viesen obligados a presentar las pruebas todo terminaría, porque se trata de una gran farsa. Y eso tiene que ver con que Trump no posee reales razones para volver a aplicar una política agresiva hacia Cuba, más que aquella que proviene de la necesidad de mantener de su lado a Marco Rubio, quien lo debe defender en la Comisión Senatorial que analiza si hubo colusión o no con los rusos dentro de la campaña presidencial del 2016. Más bien Trump le está pagando por adelantado el favor a Marco Rubio y su séquito.

Su interés es también romper con todos los compromisos internacionales de Estados Unidos: la UNESCO, el cambio climático, los compromisos migratorios; no aceptar el acuerdo nuclear con Irán y, por último, lo más reciente, situar la Embajada norteamericana en Jerusalén Este, lo cual ha levantado una ola de protestas entre sus propios aliados y la amenaza de una nueva intifada por parte de los palestinos. Trump parece estar irremediablemente solo con esa última medida. ¿Que pretende con ello, no se sabe todavía?

Internamente, Trump, con su nuevo modelo de presupuesto, ha provocado las críticas de los más destacados economistas premios nobeles, que lo acusan de promover una política impositiva que solo beneficia a los ricos. Lo cual es totalmente lógico en su caso.

Continúa con su idea de hacer pagar el muro a los mejicanos, que les repiten continuamente que eso no es posible.

Pretende manipular el TLC, lo que no ha conseguido aún.

Se ha involucrado peligrosamente en una actitud, racista y anti musulmana, promovida por los grupos de odio, poniendo en manos de lo peor de la sociedad estadounidense la tranquilidad del ciudadano común.

Pero las aguas más turbias en las que cada día parece estar nadando más profundamente, son las que se refieren a la posible colusión con los rusos, durante su campaña presidencial en el 2016. Lo cual lo tiene al borde del juicio político. Se trata de un asunto que cada día avanza más contra el Presidente. Las recientes declaraciones de su exconsejero de seguridad nacional, sitúan a Trump al borde del impeachment.

Todo ello transcurre dentro de un ambiente político marcado por la realidad, de que casi a un año de su administración, no ha logrado estabilizar su equipo de gobierno. Lo cual hace de su administración algo bastante incoherente y peligrosa.

La historia norteamericana no registra una situación similar en el siglo XX y lo que va del XXI, para un presidente estadounidense en casi un año de gobierno, Pero los intentos de Trump al asumir la administración en el 2017, no han sido simples movimientos políticos, se ha propuesto destruir el establishment político anterior y cambiar la forma de gobernar. No se trata para el Presidente de un simple cambio de administración, sino de un cambio de época para Estados Unidos, caracterizado por los parámetros siguientes:

-Trump parece estar diciendo que los poderosos hombres de negocios no quieren que los políticos los representen, se quieren representar ellos mismos. Y nadie mejor que él, para ser líder de esa posición.

-Que América, dígase Estados Unidos, quiere no solo ser el uno sino el único. Para sí y más nadie. Incluyendo la exclusión de sus históricos aliados.

¿Estará renunciando Trump a lo que hizo de Estados Unidos lo que ha sido? Un imperio global y transnacional dentro del cual los aliados obedecían sus políticas como si fueran las propias.

Hay fuerzas políticas poderosas que defienden ese sentido imperial que el presidente ahora quiere desmontar, lo cual es muy peligroso para Trump.

-Trump quiere manejar Estados Unidos como una gran corporación, que garantizará sus ganancias por encima de las de todos los demás.

-No le interesa solidarizarse con el mundo para solucionar problemas globales, porque para ello Estados Unidos tiene que aportar recursos, sacrificar espacios para su expansión o apoyar acuerdos que lo amarraran a vivir en un mundo compartido y de paz.

-La paz no es su principal objetivo político. No la menciona. Solo la aceptaría si supiera que Estados Unidos está en peligro de pagar un alto precio. De lo contrario, siempre escogería la guerra como solución. Miremos el caso de Corea.

-Menosprecia el modelo de Estados Unidos como un sistema del cual ese país sea líder lo que tiene un alto costo. Solo le interesa ganar siempre para sí, aunque para ello tenga que sacrificar las relaciones con sus históricos aliados. Se ve a sí mismo como una fortaleza sitiada por la envidia hacia su sistema y modo de vida, sus recursos de todo tipo, su poderío militar, su economía, las potencialidades que piensa tienen para resistir, mientras se apodera del mundo.

Confía en su única y propia fuerza, con la mentalidad típica del avaro y criminal empresario, al que solo le interesa incrementar sus ganancias continuamente, aunque para ello tenga que arrebatárselas a los demás; amigos potenciales o enemigos. En eso consiste realmente su locura. Por eso es tan peligroso. Por ser alguien que se guía solo por una lógica imperial de la que no se aparta, aunque tenga que sacrificar la tranquilidad del mundo, confiando en que todo sería, menos la tranquilidad propia.

-Así hizo Trump su fortuna y confía plenamente, que gobernar a Estados Unidos, funcionará como un regalo, para la extensión de los propósitos que siempre le han guiado. Confía, además, en que cuenta con la simpatía de los que son como él y que eso es lo que quieren para Estados Unidos. Cuenta con la simpatía de sectores, grupos y personas que piensan igual, por lo que no sería sorprendente que lo sometieran a un juicio político, pero también que lo volvieran a elegir como presidente. Porque su elección no fue el resultado de su genialidad propia, sino de una sociedad profundamente dividida, corrupta, egocéntrica, racista, explotadora, mesiánica, tecnoaristocratica, tecnoburocrática. La elección presidencial no es en realidad un acto democrático, sino una negociación entre el candidato y la masa de votantes potenciales a que se tiene que enfrentar.

Pero, además, la política de Trump hacia Cuba se presenta ahora como ahistórica e ilegítima. Porque no tiene en cuenta los más de cincuenta años de una política fallida que llevaron a su cambio y a reconocer su inefectividad y el aislamiento en que había sumido a Estados Unidos y que al mismo tiempo, Cuba no había podido ser aislada del mundo y tampoco de la propia sociedad norteamericana.

Por su parte, Cuba es importante, para los cubanos, pero no es más que una mínima expresión de lo que Trump quiere hacer con el mundo. Léanse sus discursos, sobre todo el de Naciones Unidas. Tanto Trump como su representante en la ONU, hablaron como si estuvieran dentro de un teatro de títeres, manejando los hilos de los que allí estaban sentados. Como si los que allí estaban, estuvieran obligados a bailar al son de la música que ellos ejecutaban.

Por ello, la batalla que libra hoy Cuba, es más que nunca, no solo una batalla propia. La actual política de Trump la hace girar dentro de una órbita en la cual, la Isla puede brindar solidaridad, recibirla más que nunca e incrementar sus alianzas, para evitar que Estados Unidos logre ahogarla.

Por eso, el núcleo fundamental de la estrategia política de Cuba hoy, no es simplemente defenderse de Trump, sino aliarse con todas aquellas fuerzas que desean liberar al mundo de la a actual política de Estados Unidos.

La Habana, diciembre 9 del 2017


Los F-22 de EE.UU. obstruyen el trabajo de cazas rusos en Siria, pero huyen cuando llegan los Su-35

RT  -   9 dic 2017 16:17 GMT

El Pentágono denuncia un "comportamiento peligroso" de los aviones rusos, pero Moscú recuerda que "no existe ningún espacio aéreo de EE.UU. en Siria y no existirá".



El Ministerio de Defensa de Rusia ha respondido a las declaraciones hechas en las últimas horas por representantes del Pentágono, quienes denunciaron que los cazas rusos se "comportan peligrosamente" al acercarse a los aviones de combate estadounidenses en Siria.

En declaraciones a los principales medios de comunicación norteamericanos, el teniente coronel Damien Pickart, portavoz del Comando Central de la Fuerza Aérea de EE.UU., dijo que existe un "aumento de comportamiento peligroso" por parte de la aviación rusa en la República Árabe de Siria. "La mayor preocupación es que podamos derribar un avión ruso porque sus acciones son vistas como una amenaza para nuestras fuerzas aéreas y terrestres", advirtió Pickart.

Asimismo agregó que cazas "rusos y sirios frecuentemente cruzan hacia nuestro espacio aéreo (de EE.UU.) en el lado oriental del río Éufrates", al este de Siria.

'¿Puede repetirlo? ¿Parte del territorio sirio es de Washington?'

En respuesta a las afirmaciones de que parte del espacio aéreo sirio 'pertenece' a Washington, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, general mayor Ígor Konashénkov, comentó que esas aseveraciones "causan asombro". Además recordó que a diferencia de las Fuerzas Aeroespaciales rusas, la aviación de la coalición internacional liderada por EE.UU. opera ilegalmente en el país árabe.

"Los representantes del Pentágono deben tener en cuenta que Siria es un Estado soberano y miembro de la ONU, por lo que allí no existe ningún cielo de EE.UU. y no existirá", refutó Konashénkov. Por otra parte, aclaró que los acercamientos entre cazas rusos y estadounidenses se debieron a los intentos de la contraparte norteamericana de evitar la destrucción de los terroristas del Estado Islámico.

Valientes, pero con los pequeños

"Un ejemplo, el pasado 23 de noviembre sobre la orilla occidental del Éufrates, un caza estadounidense F-22 Raptor (de quinta generación) activamente obstaculizaba a dos cazabombarderos rusos Su-25 a llevar a cabo una misión de destrucción de fortificaciones del EI. El F-22 disparaba bengalas de calor y realizaba otras maniobras de combate", reveló el portavoz del Ministerio de Defensa.

Sin embargo, luego de que llegara un caza polivalente Su-35 de generación 4++, el Raptor "se apresuró a abandonar la zona y se dirigió hacia Irak", detalló el general mayor. Pero la parte estadounidense "ha sido incapaz de responder al comando ruso en Siria sobre este y otros incidentes en cielo sirio", lamentó.

En cuanto a las amenazas de que la aviación norteamericana podría derribar aviones rusos, Konashénkov instó a "ciertos representantes" del Pentágono a "filtrar sus pensamientos" antes de expresarlos, y centrarse en la batalla contra el terrorismo en Irak, "en lugar de obstaculizar" el trabajo de Rusia en Siria.


Jamaica regala a Cuba foto histórica de Héroe Nacional José Martí

Cubasí  -   PL  -  Sábado, 09 Diciembre 2017 07:01

El presidente del Senado de Jamaica, Thomas Tavares-Finson, obsequió hoy a Raúl Castro una foto original del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, durante uno de los encuentros bilaterales mantenidos aquí por el jefe de Estado.

El senador Tavares-Finson entregó al presidente cubano una imagen impresa de Martí en un cañaveral durante su estancia en Kingston, en el siglo XIX, indicaron fuentes presentes en dicha reunión.

Raúl Castro abordó con el legislador jamaicano asuntos regionales y de interés bilateral, al igual que hizo en otros dos encuentros separados con el presidente de Surinam, Desiré Delano Bouterse, y con el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne.

Las reuniones se produjeron en el hotel Carlisle Bay poco después de concluir la VI cumbre entre Cuba y la Comunidad del Caribe (Caricom), que analizó temas destinados a fomentar la integración, la unidad y la cooperación multisectorial entre los Estados de la región.

El presidente cubano, que llegó el jueves para asistir a la cumbre, iniciará mañana una visita oficial a esta isla, donde tiene previsto reunirse con las máximas autoridades antiguanas y pronunciar un discurso en la sede del parlamento nacional, dijeron a Prensa Latina fuentes diplomáticas.


La calle Obispo, una de las más populares de La Habana

Radio Rebelde  -  2017-12-09 07:20:48 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela García


La calle Obispo fue concebida de manera muy estrecha para resguardarse del sol, con su trazado en damero a partir de una plaza mayor, propia de las ciudades hispanoamericanas.

La importante arteria tuvo su origen en el siglo XVI, en una fecha próxima a la fundación de la villa de San Cristóbal, es decir, en los alrededores de 1519.


Ubicada al sur de la Plaza de Armas y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales, ampara desde las riberas de la bahía hasta la calle de Monserrate.

Es atravesada por las calles Baratillo, Oficios, Mercaderes, San Ignacio, Cuba, Aguiar, Habana, Compostela, Aguacate, Villegas y Bernaza que propician un ir y venir de personas que por momentos aumenta el número de las que transitan.

A lo largo de su existencia varias fueron las denominaciones que ha tenido esta calle. Sus nombres (47), al igual que el de otras importantes arterias habaneras, nacieron del ingenio popular. Ejemplo de eso es lo anterior: se afirma que se llamó San Juan porque conducía a la iglesia de San Juan de Letrán del Consulado, pues al comienzo de la calle se instaló en 1794 el Obispo; resultó pionera del alumbrado público.

Durante el gobierno del capitán general Leopoldo O’Donnell, el propio director de la Compañía Española de Gas, Antonio Juan Parejo, prometió al Ayuntamiento iluminar toda la ciudad intramuros con igual número de luces, en todas las calles, a las que tienen las de Obispo y O'Reilly. Del Obispo, porque en ella vivieron en épocas diversas los obispos Fray Jerónimo de Lara y Pedro Agustín Morell de Santa Cruz.


En 1897 se identificó como Weyler, pero en 1898 el pueblo habanero destruyó las tarjas que reflejaban ese nombre

En 1905 recibió el nombre de Pi Margall, en homenaje al defensor entusiasta y constante de los derechos y libertades de Cuba en España.

En 1936, al devolvérseles los nombres originales a las calles de la ciudad, volvió a identificarse como Obispo.

Curiosidad es también que en esa arteria, hasta el derribo de las murallas, iniciado el 8 de agosto de 1863, existió una puerta de entrada a la ciudad desde los barrios de extramuros. Sus primeras edificaciones fueron bohíos de yaguas y guano, como todas las que formaron el primitivo núcleo urbano de la naciente villa, las cuales serían sustituidas con posterioridad por casas de rafas y tapias, cubiertas de tejas.

Después se levantaron monumentales edificios públicos que transformaron sustancialmente sus estructuras. 


Esta calle (ahora sólo peatonal) cumplió una función comercial, estableciéndose en ella casas de modas y dulcerías, los más animados cafés y algunas boticas. Se le agregaron poco a poco otros servicios. Era muy transitada de día por desembocar en la Plaza de Armas y Casa de Gobierno. Los paseos nocturnos hacia la Plaza donde se daban retretas, hacían confluir allí al público a pie, en quitrines y volantas.

Un testimonio elocuente del protagonismo conquistando por esta singular vía lo ofrece el viajero norteamericano Samuel Hazard, quien en su conocida obra “Cuba a pluma y lápiz”, editada en Nueva York en 1871, escribe: “Llegamos a la calle Obispo. Ved el cuadro de vida y movimiento que se ofrece. Ésta es una de las calles más animadas de la ciudad, donde se hallan los establecimientos más atrayentes, en toda su extensión, hasta fuera de las murallas de la ciudad, de la que se sale por la Puerta de Monserrate; el otro extremo de la calle está en el muelle de Caballería, en la bahía. Jamás se cansa uno de recorrer esta calle”: una expresión generosa de quien disfrutaba el ir y venir por la calle Obispo.


Edificio Horter 115. Terminado en 1917, tuvo como propósito inicial albergar comercios y oficinas. La fachada utiliza elementos arquitectónicos coloniales con el fin de armonizar con el complejo de edificios de la Plaza de Armas. Presenta un amplio portal con arcadas, revestido de piedra, y balconaduras de hierro corridas. Allí radicó la embajada de Estados Unidos hasta su traslado a su sede actual. Hoy lo ocupan la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena y el Museo de Ciencias Naturales Felipe Poey. Obispo e/ Oficios y Baratillo.

Banco Nacional de Cuba. En 1901 el North American Trust Company pasó a operar como Banco Nacional, vinculado a los gobernantes pronorteamericanos y a sus negocios en la Isla. En 1907 ocupó un nuevo edificio en la esquina de Obispo y Cuba, en cuya fachada, de códigos clásicos resaltan el pórtico compuesto por una columnata corintia y el frontón, que jerarquizan la entrada principal. Fue ampliado y concluido en 1919. Su imagen de lujo y solidez resultó inútil en el crack bancario de 1920. Actualmente radica en el inmueble el Ministerio de Finanzas y Precios, Obispo esq. a Cuba, La Habana Vieja.


Situado en la Calle Obispo No. 305 entre Aguiar y Obrapía, la nueva sede del Museo Numismático, fue otrora la del Banco Mendoza, uno de los primeros en formar el Distrito Bancario de (Calle O'Reilly|O'Reilly a Amargura) y de (Calle Mercaderes a Compostela) el cual centralizó las transacciones financieras más importantes del país. Mendoza y Compañía fungían como exportadores de azúcar, de valores y de sacos y envases de azúcar, así como la compra y venta de bienes inmuebles, para la fundación de nuevos repartos.

Ofrece al visitante ávido de admirar sus valores (estimados en más de 3 millones de dólares) salas con exposiciones permanentes, dedicadas a la Medallística y al Circulante Monetario, así como una Biblioteca y un Centro de Documentación que contienen volúmenes especializados de referencia al tema numismático.

El edificio es una obra museable en sí misma, donde se aprecian los rasgos de la tipología bancaria y los valores arquitectónicos de este maravilloso ejemplo del patrimonio de la entonces Habana moderna.

Casa del Capitán General Laureano De Torres-Ayala (Obispo121-Mercaderes 107). Vivienda de dos plantas, techo de tejas y torre-mirador. A pesar de contar con numerosas transformaciones en sus espacios interiores, que incluyen la carpintería exterior de la planta baja, en estilo Art Nouveau, conserva aún características de la construcción original que permiten ubicarla como un exponente destacable dentro de las edificaciones domésticas del siglo XVII, entre ellas su balcón corrido, que abarca el ángulo entre las dos calles, cerrado por balaustres de madera torneada.

Durante la restauración de sus fachadas aparecieron pinturas en los muros de la planta alta por la Calle Mercaderes, que fueron rescatadas y hoy forman parte del atractivo de esta edificación.


Museo Nacional de Historia Natural. En julio de 1999 reabrió sus puertas, en su nueva sede, Obispo, No. 61. Esquina a Oficios en la Plaza de Armas.


La Moderna Poesía. En el ámbito del crecimiento económico de aquella calle vino a sumarse, aproximadamente en 1890, el establecimiento en un amplio local, que entonces comprendía los números 133 y 135, de la imprenta y librería La Moderna Poesía. En 1910 el próspero empresario obtuvo un notable éxito al establecer el único taller en el país, capaz de realizar grabados en acero, que se dedicó a la fabricación de sellos de correos.

Tuvo el privilegio de estar entre las mejores calles adoquinadas de la ciudad, no siendo precisamente éste un rasgo que distinguiera la trama urbana de la vieja urbe. El gobernador general Miguel de Tacón apuntaba en 1834 que «el estado de las calles de la capital era lamentable por donde quiera que se considerase»; sin embargo, años después, al referirse a Obispo, el historiador Jacobo de la Pezuela dice: "A pesar de su estrechez en algunos espacios, es una de las mejores calles de la capital de la isla, y muy semejante a la calle O’Reilly en su buen empedrado, movimiento y gran número de los mejores establecimientos de comercio".

A pesar de su excepcional significación, en 1860 se encomendó por las autoridades coloniales el estudio de un proyecto para el ensanche de las calles de Obispo y O’Reilly, dada la necesidad de contar con una avenida expedita que conectara al puerto con la ciudad extramuros, o la unión de ambas vías para formar una sola calle. Afortunadamente, este proyecto, que puso en peligro la existencia de tan significativa arteria, no se llevó a ejecución.


Francisco González del Valle en su libro La Habana en 1841, en el que hace notar: «Las otras calles principales de entonces eran las de Obispo y O’Reilly, en las que estaban los más importantes establecimientos comerciales, como casas de modas francesas, confiterías y dulcerías, los más concurridos cafés y billares y algunas boticas, y eran además muy transitadas de día por desembocar ambas en la Plaza de Armas y Casa de Gobierno.

Los paseos nocturnos hacia la Plaza donde algunas veces daban retretas, hacían afluir al público a pie en quitrines y volantas, lo que ha transformó en una calle dotada de lugares altamente frecuentados.

El 3 de enero de ese mismo año, se inauguró en Obispo el primer estudio fotográfico de Cuba y de Iberoamérica, propiedad del norteamericano George W. Hasley, en la entonces casa marcada con el número 26, entre Cuba y Aguiar (hoy 257).

Entre los ilustres vecinos de la calle Obispo estuvo el filósofo y presbítero Félix Varela, quien vivió en la casa marcada antiguamente con el número 91, hoy 462, en la cuadra comprendida entre las calles de Villegas y Aguacate. También nació y vivió parte de su niñez en Obispo el líder estudiantil y comunista Julio Antonio Mella. Afirma la ensayista y profesora universitaria Ana Cairo —en su libro Mella: 100 años— que éste nació el 25 de marzo de 1903, a las 10 de la mañana, en el domicilio de su madre, la señora Cecilia McPartland, en Obispo no. 67 (inmueble marcado hoy con los números 311 y 313), esquina a la calle Habana.


Otra gran personalidad vinculada con esta calle fue el Premio Nobel de Literatura en 1954, Ernest Hemingway. Durante los años 30, el escritor norteamericano se hospedó en el Hotel Ambos Mundos, elegante edificio de arquitectura ecléctica edificado a finales de la década del 20 en el encuentro de las calles Obispo y Mercaderes.

Para los habaneros, la calle Obispo ofrece la posibilidad de dar un hermoso paseo lleno de misterios y novedades que sólo al andar se descubren.

Fuentes consultadas; Ecu Red, artículos de la época.

Trump revive causa de Palestina

Cubasí  -  Giusette  -  Sábado, 09 Diciembre 2017 07:07

Trump revive causa de Palestina

Donald Trump revivió la causa palestina en el mundo árabe islámico y en todo el planeta, con la decisión de oficializar a Jerusalén o Al Quds como la capital de Israel.

Sin proponérselo, el presidente estadounidense, Donald Trump, revivió la causa palestina en el mundo árabe islámico y en todo el planeta, con la decisión de oficializar a Jerusalén o Al Quds como la capital de Israel.

Casi sin excepción, todos los países arábigos mostraron su rechazo a esa medida, violatoria de resoluciones de la ONU, y apoyaron el derecho de los palestinos a recuperar su tierra ocupada por el Ejército sionista.

Manifestaciones, pronunciamientos oficiales y protestas transcurren en el mundo árabe como consecuencia del cambio de estatus de la ciudad santa para cristianos, musulmanes y judíos.

En El Líbano, el parlamento emitió una declaración que condena esa decisión política norteamericana y aspira a que su texto forme parte de la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU y en otros foros internacionales.

La máxima organización mundial también se decantó por la causa palestina ante el decreto de Trump, cuyo representante quedó aislado en el plenario, mientras que el tema de los territorios ocupados volvió con fuerza a la palestra.

El Consejo de Seguridad aprobó a lo largo de los últimos 37 años resoluciones que exigen la devolución a los palestinos de su patria que bajo imposición mantiene en sus manos el gobierno de Tel Aviv.

Así, cuando en 1980, Israel decidió convertir a Jerusalén en su capital, la ONU remitió la resolución 478 que la rechazó, al igual que la 2334, de 2016, en la cual no acepta los cambios del gobierno sionista realizados en las fronteras de 1967, incluida la parte oriental de la ciudad sagrada.

En 1967, el máximo organismo mundial emitió la 242 que demanda la retirada total de las fuerzas israelíes de los territorios ocupados.

El gobierno norteamericano aprobó la intención de cambiar el estatus de Al Quds, pero tal vez midiendo las repercusiones en el mundo árabe islámico, los presidentes aplazaban firmar el decreto para oficializarla capital israelí.

Así, Ronald Reagan, George Bush, William Clinton, George W. Bush y Barack Obama, postergaban la polémica decisión.

Empero, Trump que tal vez se inclinó por el dinero y no por el sentido común, refrendó el 5 de noviembre pasado lo que sus antecesores evitaban y reconoció la petición de su principal aliado en el Medio Oriente.

De tal manera que violó cualquier rasero internacional y sin importarle que pondría en una crisis política a los gobiernos amigos del Golfo y más allá, porque hasta nadie, con raras excepciones, aceptará que la soñada capital de un Estado palestino independiente, sea la de un gobierno ocupante.

El mundo árabe islámico dice, Jerusalén o Al Quds continuará siendo arábiga y palestina.