sábado, 16 de diciembre de 2017

Trump, presidente más impopular en primer año de mandato

Cubasí  -   PL  -  Sábado, 16 Diciembre 2017 12:34

La baja calificación de aprobación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo convierte hoy en el gobernante menos popular de la historia durante el primer año de mandato, según un nuevo sondeo sobre el tema.

La encuesta, de la agencia Associated Press y el Centro NORC de Investigación de Asuntos Públicos, determinó que solo un 32 por ciento de los votantes ve de forma positiva el desempeño del jefe de Estado, mientras el 67 por ciento lo desaprueba.

Entre quienes tienen un criterio negativo sobre la labor del ejecutivo republicano figura también un 25 por ciento de los miembros de su propio partido.

Las mejores opiniones sobre el trabajo de Trump están en su manejo de la economía, pues 40 por ciento de los sondeados tiene buenos criterios al respecto, mientras que en temas como la atención médica, la política exterior o los impuestos, solo tres de cada 10 estadounidenses lo valoran positivamente.

Otra encuesta realizada este mes por las mismas fuentes concluyó que menos de una cuarta parte de los norteamericanos cree que Trump ha cumplido las promesas de campaña electoral, cifra que entre los republicanos sube a 50 por ciento.

De acuerdo con el estudio, cuando 2017 llega a su fin la mayoría de los estadounidenses pinta una visión ampliamente pesimista de la presidencia de Trump, la política de la nación y su dirección general.

Solo tres de cada 10 valoran que Estados Unidos va en el camino correcto, y el 52 por ciento estima que está en peor situación desde que el mandatario asumió el poder el pasado 20 de enero.

Esos datos son vistos como preocupantes para el partido rojo de cara a las elecciones de medio término de 2018.

Por otra parte, solo nueve por ciento de los encuestados piensa que el país está más unido como resultado de la actual presidencia, en tanto 67 por ciento afirma que la nación está más dividida debido al jefe de la Casa Blanca.

Tales datos son peores que los revelados hace un año por un sondeo similar, cuando 44 por ciento de los estadounidenses sostuvo que la presidencia de Barack Obama (2009-2017) había separado aún más a la nación.

Incluso entre los republicanos, 41 por ciento estima que el gobernante dividió más a Estados Unidos, frente a solo 17 por ciento que considera lo contrario.


La 'injerencia rusa' como excusa para coartar la libertad de información en España

RT  -  16 dic 2017 09:57 GMT

Medios de comunicación y distintas organizaciones profesionales publican un manifiesto en el que expresan su preocupación al respecto.

Imagen ilustrativa. Pixabay / TheDigitalArtist

La Comisión de Seguridad Nacional del Congreso de los Diputados de España ha vuelto a poner de relieve una peligrosa tendencia para ofrecer propuestas orientadas a limitar la libertad de información. Con el pretexto de combatir una supuesta injerencia rusa de la que no se conocen pruebas, representantes políticos como Luis Aznar, senador del Partido Popular (PP), llegan al extremo de asegurar que "estamos asistiendo a una guerra". 

El periodista Carlos del Castillo asegura en el diario Público que algunas de las intervenciones que se escucharon en el Congreso español este 14 de diciembre dejan claro que existe la intención de "crear un nuevo enemigo, alinear a la sociedad contra él y torpedear el debate público generando un contexto de 'conmigo o contra mí'".

"Intentos de control político" de la información

El diario Público y otros medios de comunicación y asociaciones han firmado el manifiesto 'En defensa de la libertad de información' para denunciar "los intentos de control político de la información periodística" con "la excusa de la amenaza de las 'noticias falsas'" y rechazar de manera expresa "las iniciativas políticas o legislativas que busquen controlar a los medios o restringir en cualquier canal la libertad de información, de manera directa o indirecta".

Félix Cantorné, de Unidos Podemos, ha señalado que las intervenciones de los miembros del PP, PSOE y Ciudadanos en esa Comisión de Seguridad Nacional mostraron "una tendencia muy clara de coartar la libertad de expresión y de que esté directamente controlada por el poder".

Ese legislador se refería a propuestas como la del representante de Ciudadanos, Luis Miguel Salvador, quien piensa que "tendría que existir algún tipo de publicación oficial que desmienta los bulos" y aboga por "hacer cambios importantes en la legislación" y por aplicar "una serie de penas muy importantes para los que estén participando en ese fenómeno".

Ante recomendaciones como esas, el experto invitado a esa sesión por ser director del Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN, Janis Sarts, tuvo que recordar que resulta "muy peliagudo que sea siempre el Gobierno el que tenga que decir si algo es verdad o no" y sugirió que esa misión la tendría que desarrollar "alguien delegado por la sociedad" que fuera "absolutamente independiente".

En cuanto a las modificaciones legislativas, Sarts recomendó "ser muy prudentes", ya que el objetivo deseable es "encontrar un equilibrio muy delicado" entre "garantizar la libertad de expresión" e "intentar que la desinformación no influya en la opinión pública".

El Gobierno español no prevé injerencias el 21-D

Ese mismo 14 de diciembre, durante una sesión de la Comisión de Gastos Reservados del Congreso español —conocida como la llamada 'Comisión de secretos'—, la vicepresidenta de España y máxima responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Soraya Sáenz de Santamaría, compartió información sobre las presuntas injerencias rusas en Cataluña con los partidos de la oposición en una comparecencia que duró casi tres horas y se celebró a puerta cerrada.

Posteriormente, la mano derecha de Mariano Rajoy declaró que los próximos comicios regionales en Cataluña, previstas para el 21 de diciembre, estarán completamente a salvo de intromisiones porque "si en algo tiene experiencia" España "es en celebrar elecciones con una absoluta limpieza y así se va a hacer siempre".

Sáenz de Santamaría compareció a petición del PSOE, que a mediados de noviembre solicitó explicaciones oficiales por la envergadura que alcanzó el bulo de la 'injerencia rusa', y sus declaraciones están en consonancia con la línea que mantiene el Ejecutivo español, que en todo momento ha admitido que no hay pruebas que acrediten la existencia de esa supuesta intervención extranjera.

A finales de noviembre, el Centro Criptológico Nacional (CCN), que depende de la Inteligencia española, ya afirmóque no había detectado ningún ciberataque de ningún Estado durante la crisis catalana.


NEGOCIAR ES GANAR

Jorge Gómez Barata

En las relaciones políticas internacionales no existe mayor síntoma de hostilidad que la incomunicación. Cuando los adversarios conversan, han logrado el más decisivo de los acuerdos. Donald Trump, criticado por sus cambios de rumbos, acaba de realizar uno positivo. Se trata del anuncio de su secretario de estado Rex Tillerson acerca de la disposición para reunirse y conversar sin precondiciones con Corea del Norte. 

También es sintomático que Tillerson haya descartado la necesidad de una agenda previa. “Reunámonos ―ha dicho ante el Atlantic Council, un grupo de expertos con sede en Washington―…Podemos hablar del tiempo…hacerlo en una mesa cuadrada o una redonda…” “…Podemos sentarnos y vernos cara a cara… y luego, diseñar un mapa, u hoja de ruta, sobre hacia dónde estamos dispuestos a avanzar…” De momento es lo máximo que puede pedirse. La pelota está ahora en la cancha de Kim Jong-Un. 

Realmente la hoja de ruta existe en forma de la iniciativa rusa, cuya virtud reside en que no es preciso hacer nada, sino dejar de hacer, asumiendo una moratoria en la cual las partes se replieguen a los puntos de partida. Corea del Norte cesa los ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles, y Estados Unidos y Corea del Sur paralizan las maniobras aeronavales en la región. Francamente no es mucho pedir, y los resultados pueden ser trascendentales.

Luego habrá oportunidades para revisar lo que en 1994 fue alcanzado mediante el Acuerdo Marco adoptado entre las administraciones de Bill Clinton y Kim Song-il, padre del actual mandatario, y retomar los avances obtenidos hasta que la incomprensión los canceló.

Mientras Estados Unidos y Corea del Norte avanzan en cuestiones políticas y militares, Corea del Sur y del Norte pudieran insistir en las cuestiones bilaterales de carácter social y nacional, entre otras, normalización de relaciones, facilidades para visitas e intercambios familiares, permisos de trabajos a nacionales de ambos estados en el otro, colaboración económica y tecnología, y finalmente, reunificación.

Recientemente, al conversar telefónicamente con su homólogo norteamericano Donald Trump, el presidente ruso Vladimir Putin, uno de los tres países fronterizos con Corea del Norte, elogió lo que a su juicio parece ser una “Toma de conciencia estadounidense sobre el tema norcoreano…”, y reconoció lo que de acuerdo a su criterio es un tono constructivo de avance significativo en tema extraordinariamente sensible.

Saludar el cambio de posición norteamericana ante un país que últimamente ha mostrado una extraordinaria beligerancia frente a Estados Unidos, al cual amenaza con armas nucleares, logra que sea pertinente preguntar: ¿Por qué Cuba, que no alardea ni amenaza, carece de cualquier arma capaz de poner en peligro a los Estados Unidos, y reivindica el diálogo para avanzar en la normalización de las relaciones, es tratada con inaudita rudeza por la misma administración que se muestra flexible con Corea del Norte?

Se puede aceptar que a la administración Trump no le parezcan suficientemente buenos los acuerdos alcanzados con Barack Obama, ante lo cual es posible volver a negociar. Lo inaceptable es regresar a los tiempos del aislamiento y la hostilidad.

Seguramente Cuba está lista para hablar con Estados, no del tiempo, sino de asuntos sustantivos de la relación bilateral. Negociar, conjurar tensiones, evitar conflictos y guerras equivale a ganar y ganar. De lo que se trata es de avanzar. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de diciembre de 2017

………………………………………………………………………
El presente artículo fue elaborado para el diario Por Esto. Al reproducirlo citar la fuente.  


La educación en Cuba no es un lujo

Cuando este objetivo de desarrollo sostenible de la agenda 2030 es utopía para algunos, la Mayor de las Antillas se concentra en elevar la calidad de metas alcanzadas hace ya muchos años 

Juventud Rebelde   Margarita Barrios  margarita@juventudrebelde.cu - 15 diciembre 2017


Alcanzar una educación equitativa y de acceso para todos es hoy un camino lleno de dificultades en muchos países; sin embargo, Cuba tiene cumplidas hace varios años esas metas, y ahora solo le resta seguir mejorando su gestión para logros superiores en la calidad del proceso docente-educativo, destacó Miguel Jorge Llivina Lavigne, oficial del Programa de Educación de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y Cuba, de la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco). 

Durante la presentación del informe global de monitoreo de la Educación 2017-2018, realizada la víspera en La Habana, directivos del sector en el país explicaron acerca del proceso de perfeccionamiento del sistema nacional de enseñanza, así como detalles sobre la formación de los docentes y el empeño de contar con una escuela más abierta y flexible para lograr mejores resultados en el aprendizaje y la educación de las nuevas generaciones.

Llivina Lavigne ponderó que en nuestro país los esfuerzos en el sector de la enseñanza no son de un día, sino que comenzaron con la Campaña de Alfabetización y se han mantenido a lo largo de todos esos años.  

Cira Piñeiro, viceministra primera de Educación, recordó que el ingreso pleno, la enseñanza gratuita y obligatoria hasta el noveno grado, la continuidad de estudios para los egresados de la secundaria básica con garantía de trabajo luego de culminar su preparación, así como la atención a más del 95 por ciento de los niños en la primera infancia, son conquistas de los cubanos en materia educacional.

Oscar León, representante de la Comisión Nacional cubana de la Unesco, felicitó a las autoridades de Educación en la Isla por realizar este taller de reflexión y debate para analizar cuánto se ha avanzado y cómo seguir elevando la calidad del sistema nacional de enseñanza.

Pionyang negociará si EE.UU. garantiza que no hará ejercicios militares cerca de su territorio

RT  -  15 dic 2017 20:37 GMT

Rusia está dispuesta a ejercer de mediador en las negociaciones entre EE.UU. y Corea del Norte.

Ed Jones / AFP

La condición indispensable para que Pionyang negocie es que Washington ofrezca garantías documentadas sobre su seguridad, según ha indicado el primer vicepresidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación de Rusia, Vladímir Dzhabarov, e informa RIA Novosti.

"Corea del Norte necesita ciertas condiciones para iniciar negociaciones con Estados Unidos, incluido que Washington renuncie a realizar ejercicios militares cerca de la península coreana", ha afirmado ese parlamentario ruso, quien ha detallado que Pionyang requiere "garantías escritas" al respecto.

Este viernes, el presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó que estaría interesado en contar con la ayuda de Rusia para afrontar la crisis que vive la península coreana. Sobre esas declaraciones, Dzhabarov ha indicado que su país está dispuesto a "ofrecer esa ayuda" y "ejercer de mediador en las negociaciones para preservar la paz".

  • Legisladores rusos mantienen contactos con sus homólogos norcoreanos a través del grupo de amistad entre la Duma Estatal de Rusia y el Parlamento de Corea del Norte.

  • Después de visitar Corea del Norte a finales de noviembre, el jefe de ese colectivo ruso, Kazbek Taisayev, indicó que los norcoreanos "tienen un Ejército muy poderoso".

  • La tensión en la península coreana va en aumento y se reaviva cada vez que Pionyang prueba un misil balístico intercontinental.

  • Tras el último ensayo norcoreano, EE.UU. realizó nuevas maniobras cerca de la península coreana junto con Japón y Corea del Sur.