viernes, 16 de febrero de 2018

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 16 DE FEBRERO DE 2018


El sistema judicial salvadoreño es una de las estructuras del estado que abunda en sinfín de cuestionamientos de instancias internacionales, pero también al interior de este país centroamericano, entre las que sobresalen la retardación de justicia, la corrupción y las vinculaciones con sectores de poder que influyen en sus fallos y resoluciones.

Una nueva muestra de esas insatisfacciones de la sociedad se ha hecho pública esta semana, luego que la comunidad jesuita en El Salvador haya mostrado su indignación ante la decisión de la jueza suplente Tercera de Paz de San Salvador, la capital, de no abrir un caso que juzga un crimen de lesa humanidad.

Los argumentos, según diversos medios digitales del país, expresados este martes por  la juzgadora en mención, para no reabrir el caso del asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus empleadas, tal como lo había solicitado la comunidad jesuita en noviembre pasado, son que a su juicio el proceso es sumamente delicado, complejo y voluminoso. A tal grado han llegado las cosas.

Por su lado, el abogado Arnau Baulenas, representante de los jesuitas, asegura que con la abstención de la jueza de resolver la petición de reapertura del caso, se vulneran los derechos humanos de las víctimas; mientras que, la también querellante, Bertha María de León ha asegurado que de esa manera se demuestra que el sistema judicial salvadoreño es fallido, en tanto otros han criticado la ausencia de una pronta y cumplida justicia.

Como medida ante su falta de tiempo para estudiar el caso, la jueza ha pedido que sea conocido por el juez propietario Tercero de Paz, José Alberto Campos, quien ella asegura sí tendrá el tiempo para revisar la gran cantidad de folios presentados.

Como se recuerda un reporte anterior, los sacerdotes jesuitas de la Universidad José Simeón Cañas – UCA - y sus abogados, presentaron el pasado 27 de noviembre la solicitud de reapertura del proceso penal por el vil asesinato de Ignacio Ellacuría y sus otros 5 compañeros sacerdotes, ocurrido la madrugada del 16 de noviembre de 1989, mientras se desarrollaba una gran ofensiva guerrillera que había penetrado la misma capital.

En esa ocasión igual pidieron no se investigara al expresidente de la República, Alfredo Cristiani, por considerar que no tuvo conocimiento antes, ni durante el crimen, según la misma institución jesuita.

En dicha ocasión, Baulenas pidió reabrir el expediente contra los autores intelectuales, quienes en el año 2000 fueron sobreseídos de forma definitiva por el mismo juzgado que recibió la petición.

Los argumentos expresados por el abogado, sostienen la solicitud debido a que el múltiple asesinato es un crimen de lesa humanidad, por lo que es imprescriptible y no puede ser amnistiado.

Como se puede apreciar, todavía queda mucho que esperar que se resuelva y reivindique en el Pulgarcito de América.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, por Radio Inédita, en Cosquín, Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario