miércoles, 9 de mayo de 2018

Capital de EE.UU. se mueve al ritmo de la música cubana



Washington, 9 de mayo (PL) El manisero, una de las canciones más conocidas de la música cubana, invitada al baile de los espectadores por la apertura del festival que celebra hoy en Estados Unidos la cultura de la nación caribeña.

La obra de Moisés Simons, devenida símbolo popular cubano, fue el cierre ideal para un vibrante espectáculo que contó con las actuaciones de figuras reconocidas y orquestas del país antillano.

Dentro del Teatro Eisenhower del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, sede del festival Artes de Cuba hasta el venidero 3 de junio, las primeras sonoridades de la isla en el impactar al auditorio fueron las de la música afrocubana por medio del Quinteto de Yosvany Terry y su obra Laroko.

La pieza, dedicada al espíritu de la deidad Eleguá, de la tradición Arará, conquistó con la combinación exclusiva de aspectos prácticos y aplausos, y dejó abierto el camino para las interpretaciones de la velada.

Tras lo conjunto, los destacados pianistas Aldo López-Gavilán y Jorge Luis Pacheco ratificaron el virtuosismo que les ha ganado fama internacional con una mezcla de creaciones como La Comparsa, de Ernesto Lecuona; su versión de El manisero; y otro de los temas emblemáticos de todos los tiempos, Guantanamera.

López-Gavilán y Pacheco, quienes ya han presentado en otras ocasiones en el Centro Kennedy, arrancaron fuertes aplausos a un público que luego aclamaron también a la guitarrista Alí Arango por su ejecución de Sonata III. La Toccata de Pasquini, del compositor cubano Leo Brower.

La sensibilidad despertada por esa última obra se trocó luego en gran diversión con la llegada de la Orquesta Miguel Faílde, que tras un solo conductor de flauta, lleno de energía el lugar con las piezas Almendra y Ran Kan Kan, las cuales levantaron a los asistentes de sus asientos.

El Quinteto de Terry regresó entonces a un ritmo de jazz, y después el conjunto acompañó a la cantante Aymée Nuviola en su interpretación de la rumba Bemba Colorá.

Gran emoción provocó la llegada al escenario de Diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, en su voz vibró dos grandes canciones de todos los tiempos: Veinte Años y Quizás, quizás, quizás.



La aclamada intérprete se unió luego a Nuviola en Tres Palabras, antes de la actuación de la Orquesta del Liceo Mozartiano de La Habana, que se ganó largas ovaciones y logró una gran empatía con los presentes gracias a su Samba Son.

Fue esa agrupación la carga de los acordes finales de la noche, con El hombre, tema en el cual se unieron los artistas que tomaron parte en el espectáculo.

De ese modo, quedaron abiertas las puertas de un festival en el que, además de la música, se dan la mano la danza, el teatro, el cine y las artes plásticas, entre otras manifestaciones.

arco / mar / cvl

No hay comentarios:

Publicar un comentario