jueves, 12 de julio de 2018

CUANDO VIAJAR FUE UNA INNOVACIÓN POLÍTICA


Jorge Gómez Barata

Durante más de 100 años los presidentes de Estados Unidos no salieron al extranjero. El primero en hacerlo fue Theodore Roosevelt a Panamá en 1906. Desde entonces sus sucesores han realizado 310 viajes a 94 países, a casi todos más de una vez. El que más lo hizo fue Bill Clinton en 54 ocasiones, y los que menos, Theodore Roosevelt y Calvin Coolidge, uno cada uno. El país más visitado parece ser México, en cerca de 40 oportunidades. El primer presidente en hacerlo fue William Taft en 1909.

De todas las cumbres sostenidas por mandatarios estadounidenses, las más trascendentales fueron las realizadas por Franklin D. Roosevelt y Harry Truman con Stalin en Teherán (1943), Yalta (1945), y Potsdam (1945). Aunque por razones inversas la visita de Dwight D. Eisenhower a España en 1959 y su encuentro con Francisco Franco tuvo enorme repercusión. Luego lo hicieron Nixon en 1970, Ford en 1975, Carter en 1980, y Ronald Reagan en 1985. En 1991 George H Bush estuvo en Madrid, y William J. Clinton realizó dos visitas. En 2001 España recibió a George W. Bush. Barack Obama lo hizo en una ocasión.

En 1959 Nikita Kruzchov fue recibido por Eisenhower en Camp David. En 1960 el líder soviético viajó a Nueva York en un exótico viaje a bordo del buque Báltika para participar en la Asamblea General de la ONU, Eisenhower lo ignoró. En 1961, en Viena, tuvo lugar su primer encuentro con JFK.

En 1972 el presidente Richard Nixon hizo historia al volar a la China de Mao Zedong, y ese mismo año se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en visitar Moscú. Casi inmediatamente Leonid Brezhnev le devolvió la visita, alojándose en su casa de California. En 1974 Nixon regresó a Moscú y al siguiente año lo hizo Gerald Ford.

En 2003 George Bush promovió la Cumbre de las Azores, donde se juntó con Tony Blair, José María Aznar, y Durao Barroso, primeros ministros de Gran Bretaña, España, y Portugal respectivamente, para con el pretexto de la lucha antiterrorista planificar el ataque a Irak.

Al final de su segundo mandato Barack Obama realizó algunas de las acciones políticas más decididas, valientes, y justas de sus administraciones al promover el acercamiento con Cuba.

En diciembre de 2013, durante el funeral de Nelson Mandela, saludó al presidente cubano Raúl Castro, comenzado al más alto nivel la temporada de deshielo en el largo diferendo entre ambos países. En abril de 2015, en ocasión de la Cumbre de las Américas en Panamá, se entrevistaron por primera vez. Luego lo hicieron en Nueva York, y finalmente en La Habana, donde Obama llegó con su familia.

Lamentablemente por razones diversas, el buen momento no pudo ser aprovechado, y poco después, sin encomendarse a nadie ni cruzar palabra con los aludidos, Donald Trump dio marcha atrás a mucho de lo alcanzado. Tal vez un día rectifique. Allá nos vemos.

La Habana, 11 de julio de 2018

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al reproducirlo indicar la fuente 

No hay comentarios:

Publicar un comentario