miércoles, 31 de octubre de 2018

Turquía: Khashoggi fue "estrangulado" apenas entró al consulado y "cortado en pedazos"


RT  -   31 oct 2018 16:21 GMT

La Fiscalía de Estambul ha subrayado que el asesinato del periodista fue llevado a cabo "de acuerdo con un plan predeterminado".


Las autoridades turcas han anunciado que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado por "estrangulamiento" tan pronto como entró al consulado saudí en Estambul, y que su cuerpo "cortado en pedazos", según recoge la agencia Anadolu. Las partes de su cuerpo luego fueron destruidas.

La Fiscalía de Estambul ha subrayado que el asesinato del periodista fue llevado a cabo "de acuerdo con un plan predeterminado".

Asimismo, el organismo señaló que las negociaciones con el fiscal general de Arabia Saudita, Sheikh Saud al-Mojeb, que llegó este lunes a Estambul en el marco de la investigación, no dieron resultados.

"La parte saudí no respondió nuestras preguntas sobre la existencia de un plan de asesinato, el nombre del cómplice local de los delincuentes, o el paradero del cuerpo", aseveró la Fiscalía.

El propósito de la visita del fiscal saudí

La visita de Al Mojeb se produjo días después de que el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman elogiara la cooperación "única" entre Turquía y Arabia Saudita en la investigación del asesinato de Khashoggi, según reseña The Washington Post.

Un funcionario turco, citado por el diario bajo la condición de anonimato, recalcó que desde que Al Mojeb llegó a Turquía, "los funcionarios sauditas parecían estar interesados principalmente en averiguar qué pruebas tenían las autoridades turcas contra los perpetradores" del asesinato de Khashoggi.

"No tuvimos la impresión de que estuvieran interesados en cooperar genuinamente con la investigación", aseveró la fuente del medio.

Murad Sezer / Reuters

Las versiones cambiantes de Riad

Riad ha proporcionado explicaciones cambiantes sobre lo que le sucedió a Khashoggi. El fiscal general de Arabia Saudita afirmó que murió durante una "pelea" con otras personas dentro del consulado. Por su parte, el ministro de Exteriores de Arabia Saudita, Adel al Jubeir, aseguró posteriormente que Riad aún no sabía cómo murió Khashoggi ni dónde está su cuerpo.

Luego, un alto funcionario saudita bajo condición de anonimato reveló a la agencia Reuters que Khashoggi habría muerto asfixiado a manos de un grupo de quince ciudadanos sauditas, que se enfrentaron al periodista después de que levantara la voz al sentirse amenazado.

Finalmente, las autoridades sauditas han reconocido que Khashoggi fue asesinado en el consulado del reino en Estambul, pero atribuyeron el crimen a agentes que actuaron fuera de la autoridad del Estado.

El periodista Jamal Khashoggi / Hasan Jamali / AP

Extradición de los sospechosos 

Los funcionarios turcos, incluido el presidente Recep Tayyip Erdogan, se han quejado repetidamente de que Arabia Saudita está obstaculizando la investigación al negarse a proporcionar información crítica, incluida la ubicación del cuerpo de Khashoggi.

Ankara también solicitó la extradición de 18 sospechosos que, según el Gobierno saudí, fueron arrestados en Arabia Saudita en relación con el caso. La oficina del fiscal de Estambul reiteró la solicitud de extradición.

La semana pasada, el ministro de Exteriores saudita, Adel al Jubeir, declaró que los responsables del asesinato de Jamal Khashoggi serán juzgados en el reino y que la investigación del caso no será rápida.

Jamal Khashoggi, columnista del diario estadounidense The Washington Post, desapareció tras entrar al Consulado de Arabia Saudita en Estambul el pasado 2 de octubre.

Dos semanas después, Riad admitió que había muerto en el interior de su misión diplomática. La "investigación preliminar" saudita indicó que había falleció como resultado de "una pelea".

Varios medios difundieron que las autoridades turcas poseen pruebas de que Khashoggi fue asesinado y desmembrado en ese lugar.

martes, 30 de octubre de 2018

MISILES DE ALCANCE INTERMEDIO


Jorge Gómez Barata

La II Guerra Mundial legó a la humanidad las armas atómicas y el terrible precedente de su empleo en Hiroshima y Nagasaki en 1945, mientras la Guerra Fría (1945-1991) provocó la carrera de armamentos que dio lugar a un arsenal nuclear que llegó a contar con alrededor de 20.000 ojivas y miles de misiles de todas las designaciones.

En la lucha por el desarme nuclear, iniciada por Nikita Kruzchov, secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética y Dwight Eisenhower, presidente de los Estados Unidos y, continuada por los sucesores de ambos, ha registrado momentos trascendentales, entre ellos, el Tratado de No Proliferación (1968), y la prohibición de las fuerzas nucleares de corto y mediano alcance (INF), adoptado en 1987 durante la Cumbre en Washington por los presidentes Reagan y Mijaíl Gorbachov.

El acuerdo significó la destrucción de todos los misiles estadounidenses y soviéticos con un alcance entre los 500 y los 5.500 kilómetros. En virtud del Tratado se eliminaron 2.692 misiles, 846 de Estados Unidos y 1.846 de la Unión Soviética. En esa partida fueron suprimido los temibles Pershing y los SS 20 soviéticos. Ese entendimiento largamente negociado, es el instrumento al que Donald Trump planea renunciar.

Debido a su sistema de alianzas con Europa basado en la OTAN, recurso del que Rusia no dispone, los misiles de alcance intermedio son preferidos por Estados Unidos, que favorece el acercamiento de la OTAN a las fronteras rusas. En una maniobra semejante, en 1962 la Unión Soviética emplazó este tipo de misiles en Cuba, colocando prácticamente todo el territorio de los Estados Unidos a su alcance.

En posiciones adelantadas los misiles de alcance intermedio surten el mismo efecto que los estratégicos, con la ventaja de que son menos costosos, más precisos y menos vulnerables debido a que la trayectoria es más baja y el vuelo más breve, por lo cual están menos expuestos a las defensas anticoheteriles. También son más eficaces para explotar el factor sorpresa.

Ante la eventualidad que Trump abandone el tratado de eliminación de los Misiles de alcance Medio (INF), es legítimo preguntarse ¿qué haría Estados Unidos con ese armamento? ¿Acaso lo instalaría en países ex socialistas cercanos a Rusia como Alemania, Polonia, República Checa y eventualmente Ucrania? Obviamente, ante semejante provocación, el presidente Putin ha declarado que: “Rusia respondería de modo rápido y efectivo”. No sabemos cómo, pero según él, lo hará.

El abandono del Tratado INF significará una nueva carrera de armamentos y será una fiesta para el Complejo Militar Industrial que recibirá pedidos para la fabricación de miles de estas armas y sus respectivas ojivas. Emplazados cerca de las fronteras, estos misiles podrán alcanzar prácticamente todos los centros vitales de Rusia y sus principales ciudades.

El impredecible Donald Trump vuelve a incurrir en una contradicción. A la vez que lucha contra las armas nucleares en poder de Corea del Norte y trata de evitar que Irán llegue a poseerlas, da pasos que provocarán un intenso repunte de la carrera armamentista. Esta vez no se puede decir: Él sabe lo que hace. No es así, no lo sabe. Allá nos vemos.

La Habana 27 de octubre de 2018

……………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

El RESURGIR DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS


Por Manuel E. Yepe

En Occidente en general, y en Europa en particular, se asiste al resurgimiento de los partidos políticos. Tanto viejos partidos como el Laborista británico, como nuevos como el Podemos de España y el Insumiso de Francia, han experimentado aumentos espectaculares en los años recientes, con notables innovaciones organizativas.

Paolo Gerbaudo, sociólogo británico de la universidad King´s College y especialista en movimientos sociales y partidos, concede gran importancia a este renacimiento dado que durante muchos años los sociólogos y politólogos han predicho, casi unánimemente, que los partidos políticos estaban perdiendo preeminencia en las sociedades digitales globalizadas y altamente diversificadas.

De hecho, la actual revivificación de la izquierda europea ha desmentido tales pronósticos, porque la tecnología digital allí no ha suplantado al partido y, más bien, los activistas de los partidos han utilizado sus avances para desarrollar mecanismos innovadores para atraer a los ciudadanos, sin que hayan dejado de afirmar que la lucha política es su principal instrumento de trabajo.

La revitalización de los partidos políticos en el viejo continente se ha hecho evidente, en primer lugar, por el incremento de sus miembros, contrastante con la disminución de la membrecía que muchos partidos históricos europeos venían experimentando desde la década de los años ochenta del siglo XX, afirma Gerbaudo.

En Gran Bretaña, el Partido Laborista está próximo a alcanzar los 600.000 miembros, después de haber tocado a fondo con sólo 176.891 en 2007 al final del liderazgo de Tony Blair. En Francia, el movimiento Francia Insumisa de Jean-Luc Melenchon cuenta con 580.000 partidarios, lo que lo convierte en el mayor partido de Francia a sólo un año y medio de su fundación. En España, el partido Podemos, fundado en 2014, cuenta con más de 500.000 miembros, más del doble que el partido socialista tradicional.

 Incluso en Estados Unidos, un país que durante la mayor parte de su historia ha carecido de partidos socialistas con militancia de masas en el sentido europeo del término, se observa una tendencia algo similar en los Socialistas Demócratas de América (DSA), la formación socialista más grande del país, que ha crecido hasta alcanzar los 50.000 miembros tras la candidatura de Bernie Sanders para la nominación demócrata en 2016.

Según Gerbaudo, este espectacular crecimiento del número de miembros de los partidos de izquierda “moderada”, muchos de los cuales son nuevas formaciones, contrasta con las previsiones que hasta hace poco hacían muchos politólogos. Entre la década de 1990 y el período inmediatamente anterior a la crisis financiera de 2008, muchos académicos coincidieron en predecir la desaparición definitiva de los partidos políticos. En medio de la creciente apatía de los votantes y la disminución del número de sus miembros, los partidos políticos eran considerados por muchos una reliquia del pasado en tanto que la teoría posmoderna del “fin de la historia" profesaba que la historia del partido -actor histórico decisivo en la mayoría de las teorías marxistas tradicionales- había concluido.

El académico del King´s College británico sostiene que el nazismo y el estalinismo demostraron hasta qué punto un partido podía convertirse en una máquina empeñada en manipular a sus miembros e imponer una obediencia inquebrantable. Pero tan grave y problemático como ello fue la forma en que esta crítica se conjugó con el resentimiento liberal de larga data contra los partidos políticos, aguijoneada por un miedo antidemocrático a las masas organizadas y sus demandas de control democrático y redistribución económica.

Este discurso liberal de crítica al partido político se remonta a los orígenes de la democracia moderna. Atacaban a los partidos políticos por someter al individuo a la obediencia y la uniformidad, y argumentaban que en lugar de servir a los intereses generales de la sociedad, los partidos terminaban defendiendo el estrecho interés de una facción.

En los tiempos neoliberales, esta preocupación por la libertad individual ha encontrado una nueva forma de expresarse en la sobrevaloración de la iniciativa empresarial y de la espontaneidad de las fuerzas de mercado no reguladas, haciendo que todas las formas de organización colectiva parezcan ilegítimos impedimentos a la propiedad privada y la libertad individual.

Irónicamente, dice Gerbaudo, gran parte del rechazo que la gente siente hoy en día hacia los partidos políticos es producto de la ideología neoliberal, y de la forma en que durante los años 1990 y 2000 esta ideología facilitó la transformación de los viejos partidos de masas de la era industrial en nuevos "partidos líquidos" al estilo de los "partidos profesionales/electorales" estadounidenses, cuyo cinismo ha sido capturado en el imaginario público por series de televisión como House of Cards y The Thick of It, con spin doctors y encuestadores y consultores de comunicación que sustituyen con ventaja a los viejos apparatchiks y cuadros del partido.

La Habana, Octubre 29 de 2018

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

Pharrell Williams prohíbe a Trump usar su canción 'Happy' tras el tiroteo en la sinagoga


RT  -   30 oct 2018 15:25 GMT

La canción fue reproducida durante un evento político de Trump horas después de la tragedia, denuncian los representantes del cantante.

El rapero estadounidense Pharrell Williams. Lucas Jackson / Reuters

En una carta enviada a Donald Trump, el músico Pharrell Williams ha prohibido al presidente estadounidense usar en sus actos públicos su canción 'Happy' así como el resto de sus composiciones.

"El día del asesinato masivo de once seres humanos a manos de un 'nacionalista loco' puso su canción 'Happy' ante el público de un evento político en Indiana", reza la misiva, enviada por los representantes de Williams.

"No hubo nada 'happy' ['alegre, feliz', en español] sobre la tragedia infligida a nuestro país el sábado y no se había concedido permiso para el uso de esta canción para este propósito", destaca el mensaje.

El pasado 27 de octubre, un hombre fuertemente armado perpetró un tiroteo dentro de una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania (EE.UU.), antes de rendirse a las autoridades. El ataque en la congregación judía Tree of Life se cobró la vida de once personas.

¿Está EE.UU. condenado a guerra civil?: "El Reloj del Apocalipsis está más cerca de la medianoche"


RT  -   30 oct 2018 12:05 GMT

En la sociedad estadounidense se está librando "una especie de guerra civil cultural", "más febril cada día" a medida que se acercan las elecciones de medio término, alerta un historiador.



"El Reloj del Apocalipsis de EE.UU. está más cerca de la medianoche de lo que pensábamos", advierte en un artículo para The Times el historiador británico Niall Ferguson, quien evalúa las posibilidades de que estalle una guerra civil en el país norteamericano.  

El historiador hace alusión al llamado Reloj del Apocalipsis —ideado al comienzo de la Guerra Fría para concientizar de manera global sobre el peligro del armamento nuclear—, y sostiene que no le cabe "ninguna duda" de que ahora se encuentra en marcha "el Reloj del Apocalipsis de la Guerra Civil de EE.UU.". "Pero, ¿qué tan cerca está Estados Unidos del tipo de masacre fratricida que comenzó cuando las fuerzas confederadas abrieron fuego contra el fuerte más conocido de Carolina del Sur en abril de 1861?", se pregunta el analista.

"Guerra civil cultural"

De entrada, Ferguson sostiene que en las redes sociales estadounidenses ya se está librando "una especie de guerra civil cultural", que se vuelve "más febril cada día" a medida que se acercan las elecciones de medio término.

En ese sentido, el experto destaca los recientes incidentes con artefactos explosivos enviados por correo a varios críticos del presidente Donald Trump, un caso que, según dice, proporciona una clave para entender "nuevas profecías de una segunda guerra civil estadounidense".

En particular, el autor del artículo subraya la reacción de algunos medios ante el arresto de Cesar Sayoc, un hombre cuya furgoneta resultó estar cubierta de pegatinas pro-Trump.

Tras ello, un "corresponsal normalmente sobrio de Washington" no tardó en vincular al presidente con este incidente, indica Ferguson, quien subraya que a él tampoco le gustan las críticas habituales de Trump a los medios tradicionales, pero cuestiona que haya "una relación causal directa con un maniático que envía un puñado de bombas caseras".

Para Ferguson, "es innegable" que la gente de ambos lados de la división política está utilizando "un lenguaje intemperado", y también "parece claro" que hay "un potencial para un aumento en la violencia política" en EE.UU. Por otro lado, "según los estándares europeos, hay un número aterrador de armas letales en manos privadas", enfatiza el historiador, para finalmente lanzar un alerta mayor: "Pero, ¿guerra civil?"

"División ideológica y geográfica"

Según el experto, algunas de las personas que lanzan ese tipo de advertencias podrían ser calificadas como alarmistas, pero "debemos prestar atención" cuando se trata de analistas serios, como el historiador Victor Davis Hanson, quien asevera que estamos "al borde de una verdadera guerra civil"; o de Reihan Salam, quien sostiene que sin una reforma migratoria, EE.UU. se desmoronará; o de Peter Turchin, quien ha estado argumentando durante algún tiempo que varios indicadores importantes de inestabilidad política alcanzarán su punto máximo alrededor de 2020, lo que hace que EE.UU. sea "particularmente vulnerable a una agitación violenta".

El argumento de Hanson es que las tensiones derivadas de la globalización, de Internet, del izquierdismo del campus y la inmigración ilegal, han conducido "a una división ideológica que también es geográfica".

El propio Ferguson se inclina "por la visión optimista de que la mayoría de los estadounidenses normales consideran que la guerra cultural es agotadora", y de que la extrema derecha y la extrema izquierda son solamente "dos minorías ruidosas".

Sin embargo, el historiador hace hincapié en un "punto crucial" señalado por Hanson: que, según ha mostrado repetidamente la historia, "las pequeñas minorías entusiastas, y a veces en conflicto, pueden aumentar las tensiones, anular la oposición y presionar a la mayoría silenciada para que no sancione o, al menos, no objete la violencia".

Abraham Lincoln, decimosexto presidente de EE.UU. / Stapleton Historical Collection / www.globallookpress.com

"La analogía más preocupante"

Más allá de lo anterior, "la analogía más preocupante" –que el historiador afirma haber escuchado la semana pasada– es la trazada entre las elecciones presidenciales de 2020 y las de 1860, cuando Abraham Lincoln ganó una carrera a cuatro bandas.

Si un centrista como el gobernador de Ohio, John Kasich, se presenta como candidato independiente, y los demócratas nominan a una progresista como Kamala Harris, mientras Trump busca la reelección, "podríamos tener una situación similar" –aduce  Ferguson– a la de la elección de 1860, cuando las divisiones sobre el tema de la esclavitud se volvieron insuperables y la victoria de Lincoln "fue seguida rápidamente por la secesión de siete estados del sur y la formación de la Confederación".  

"Es cierto que no hay un único problema en la guerra cultural de hoy. Es cierto que la hora en el Reloj del Apocalipsis de la Guerra Civil se asemeja más a las 11:08 que a las 11:58", admite el historiador, antes de concluir: "Pero cuando diga quién llamó mi atención sobre la analogía de 1860, sabrán por qué estoy preocupado. Fue [el exestratega de Trump] Steve Bannon".

lunes, 29 de octubre de 2018

Assange dice que Ecuador busca poner fin a su asilo y entregarlo a EE.UU.


RT  -   29 oct 2018 19:44 GMT

El fundador de WikiLeaks exige que se garantice la protección ecuatoriana.

Julian Assange, se ve en el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres. 19 de mayo de 2017. Peter Nicholls / Reuters

El periodista y activista australiano, Julian Assange, quien se encuentra bajo la condición de asilado político en la embajada de Ecuador en Londres, acaba de manifestar que ese país de América Latina pretende finalizar su protección para entregarlo a EE.UU, según informa Reuters

Mientras tanto, la defensa de Assange inició una acción legal contra el Estado ecuatoriano y actualmente se está desarrollando una audiencia en Quito, la capital de aquella nación presidida por Lenín Moreno, cuya instancia se había suspendido el jueves pasado debido a problemas técnicos. 

El planteo judicial se contrapone al protocolo que entró en vigencia el 12 de octubre, donde se estipulan nuevas pautas y exigencias para la permanencia del acusado. Por su parte, el abogado del fundador de WikiLeaks, Carlos Poveda, insta al Gobierno a "retomar el diálogo" sobre la situación de su defendido, según cita El Comercio

Cabe mencionar que, mientras la tensión aumentaba por las condiciones del implicado, el Gobierno de Moreno ya había adelantado que si Assange decide quedarse en la sede diplomática, se impondrían nuevas condiciones, y a partir de allí se desató el nuevo conflicto sobre su difícil estadía. 

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, habla en la ONU el 25 de septiembre del 2018. / Carlo Allegri / Reuters

Así las cosas, el viernes pasado el letrado Poveda había comunicado que Assange podría entregarse a la Justicia inglesa si el Reino Unido le garantiza que no sería extraditado a EE.UU. Sobre ello, vale repasar que las autoridades británicas anunciaron que si el activista se somete a la Justicia local, no será enviado al país norteamericano.

Por otro lado, el ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de la nación sudamericana, José Valencia, expresó: "Ecuador ha cumplido con el asilo. El protocolo garantiza los derechos humanos del señor Assange y de las personas que trabajan en la embajada del Reino Unido".

La situación judicial de Assange

El periodista se refugió en la embajada ecuatoriana tras ser acusado de supuesto abuso sexual hacia dos mujeres en Suecia, pero la demanda fue desestimada por la propias autoridades. No obstante, ahora enfrenta cargos en el propio territorio inglés por, presuntamente, incumplir condiciones de una fianza.

Como trasfondo de la cuestión, está el hecho de que Assange publicó y difundió miles de archivos secretos militares y diplomáticos de Washington, por ello el conflicto entre Ecuador, el Reino Unido y EE.UU. gira en torno a una posible extradición.

Además, el mandatario Lenín Moreno expresó que se opone a la actividad realizada por el activista y dio a entender que debería abandonar el edificio en algún momento, donde ya lleva refugiado más de seis años, siempre y cuando se garantice su derecho a la vida. Por otro lado, el Estado ecuatoriano le había concedido la nacionalidad en diciembre del 2017. 

Si deseas la paz, prepárate para la guerra nuclear: estrategia de Trump vs Rusia y China


Alfredo Jalife
Telesur  -  28 octubre 2018

La revista Foreign Affairs, del influyente Council on Foreign Relations, consagró sin tapujos la discusión de una guerra nuclear de Estados Unidos contra Rusia y China (https://fam.ag/2PtCzko).

La revista publica un artículo de Elbridge Colby –uno de los principales autores de Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono (http://bit.ly/2PtHodu), donde proclama el fin de la guerra efectiva contra el terrorismo y el inicio de la competencia entre las grandes potencias– quien pregona que “Si deseas la paz, prepárate para la guerra nuclear: una estrategia para la nueva rivalidad de las superpotencias (https://fam.ag/2Pod0RQ)”.

Colby, anterior subsecretario adjunto a cargo de la Estrategia y Desarrollo de la Fuerza, previene que toda futura confrontación con Rusia y China podría tornarse nuclear cuando durante una lucha más dura y más incierta, cada combatiente puede estar tentado de tomar la espada nuclear para confrontar el desafío y probar la resolución de la otra parte o aun simplemente para continuar a combatir.

Según Colby, el mejor medio para evitar una guerra nuclear es estar listo a librar una de carácter limitado (sic), por lo que EU está dispuesto a realizar operaciones nucleares eficaces (sic) y limitadas.

Andre Damon, del portal trotskista WSWS (http://bit.ly/2Pmg7d5) escudriña la amenaza de Trump de retirar a EU del Tratado INF –Fuerzas Nucleares Intermedias (http://bit.ly/2CT4mF6)– que prohíbe a EU y a Rusia desarrollar misiles entre 500 y 5 mil 500 kilómetros.

Damon juzga que la amenaza de Trump pone en alto riesgo la vida de millones de personas en Europa y en Asia oriental cuando planifica su fuego cruzado contra Pekín y Moscú: EU ya no oculta más su deseo de utilizar armas nucleares en sus combates, donde no existiría ninguna limitante con el fin de vencer a sus adversarios.

Damon aduce que tales planes son realizados en secreto con la complicidad del New York Times y del Partido Demócrata, que ha estado casi totalmente silencioso sobre las consecuencias y el peligro de una guerra mundial.

George Shultz, poderoso secretario de Estado con el ex presidente republicano Ronald Reagan, defiende el INF: “debemos preservar este tratado nuclear (https://nyti.ms/2PqvAZD)”.

Shultz anota que las armas nucleares son una amenaza para el mundo y emprende la apología justificada de su firma en 1987 por el entonces presidente Ronald Reagan y el líder de la ex URSS Mijaíl Gorbachov.

Critica los amagos de Trump de abandonar el INF debido a supuestas violaciones de Rusia y aprovecha la ocasión para invitar a otros países a unirse al tratado y resistir la tentación estadunidense de desarrollar nuevas clases de armas letales, por lo que propone como paso preliminar una reunión de los expertos de EU y Rusia para discutir posibles violaciones.

Pese al gran escepticismo en su momento, GS arguye que se pudieron realizar “extensas inspecciones in situ para verificar que todos los misiles prohibidos habían sido eliminados”. Ya para 1992 casi 2 mil 700 misiles habían sido destruidos (http://bit.ly/2Jjaxm5)”.

Shultz cita con respeto una frase clave del zar Vlady Putin proferida hace un año: si me preguntan si es posible el desarme nuclear o no, diría, sí, es posible. ¿Desea Rusia o no el desarme nuclear universal? La respuesta es también sí, si Rusia lo desea y trabajará para ello.

Shultz recuerda que en la Revisión de la Postura Nuclear de EU (http://bit.ly/2MODE5c) publicado en febrero pasado, una de sus frases nodales fue: “EU permanece comprometido en sus esfuerzos para apoyar la eliminación global última de armas nucleares, biológicas y químicas. Ha reducido sus reservas nucleares más de 85 por ciento desde el paroxismo de la guerra fría y no ha desplegado nuevas capacidades nucleares por más de dos décadas” (http://bit.ly/2PsZqN8). El ex secretario de Estado de Reagan concluye que ahora no es el tiempo de construir grandes arsenales de armas nucleares. Es tiempo de eliminar del mundo esta amenaza.

Lo peor sería creer que Rusia y China se quedarán con los brazos cruzados.

DONALD TRUMP: sus encrucijadas ¿y las nuestras?


Esteban Morales

Donald Trump parece un oso herido que agrede. Sin embargo, eso es pura mascarada. Es cierto que su política resulta en extremo peligrosa. Pero su verdadera peligrosidad no proviene solo directamente de sus pasos políticos, sino más bien de sus ambiciones. Son sus ambiciones las que realmente nos ponen a todos en peligro.  Recordemos la frase del llamado Señorito Malta, en aquella famosa novela brasileña, “Que nadie toque nada, yo solo puedo tocar”.

En la política de Estados Unidos hacia Cuba, nunca han sido apreciadas, o posibles de apreciar, tantas incoherencias.

 Trump no le ha dado marcha atrás a todo lo que se logró avanzar con la presidencia de Obama. Y esa fue su primera gran mentira, prometerle a la extrema derecha cubano americana, que lo haría. Que daría marcha atrás a todo lo que se había avanzado con la política seguida por Obama.

Pero esa extrema derecha. No puede siquiera confiar, que Trump sea heredero de la ambición histórica de los Padres Fundadores, de poseer a Cuba. Políticamente hablando, Cuba no le interesa. Ni dirigirla o poseerla como una neocolonia. Es todo eso, pero para servirse de ella, como fuente de negocios y de riqueza. Qué Cuba sea lo que le venga en gana, siempre que él pueda sacarle provecho económico-financiero.

¿Cuáles son los verdaderos intereses políticos de Trump con Cuba? Creo que políticos, como tal, son muy pocos. Y no están realmente sustentados en odios históricos, principios ideológicos ni intenciones políticas ancestrales. Porqué Trump, no es un político. Trump, primero que todo, es un hombre de negocios.

Asunto este último, que nunca va a sacrificar por verdaderos intereses políticos de clase. Incluso, ni “intereses patrióticos”, históricos de controlar a Cuba, más allá de sacar partido, para continuar enriqueciéndose. A Trump no lo mueven la ideología imperial, ni los intereses de clase, más allá de beneficiarse económicamente.

Razón por la cual, si poderosos intereses económicos lo agreden, se coligan fuertemente, lo enamoran con bolsas de dinero, con jugosos negocios, con atractivos beneficios económicos. Trump es capaz de moverse a cualquier posición. Porque no tiene principios ni intereses políticos verdaderos, sino ambiciones monetarias y aspiraciones desbordantes de riqueza.

Para Trump, la presidencia, no es un cargo político, sino la   combinación de la caja fuerte. Para Trump, la presidencia de Estados Unidos, es el negocio más grande que ha tenido. Un “regalo del cielo”, con el que lo único que le interesa es convertirse en el hombre más rico y poderoso del mundo. Los demás asuntos, que conlleva el ejercicio de la presidencia, son solo puras circunstancias dentro de sus acciones. No le interesa preservar la ética del presidente de la nación. La tira por la borda cada día.

Trump hará lo que tenga que hacer, pero sin perder la brújula, de que lo más importante que su posición le puede prodigar, es enriquecerse indetenidamente. En eso consiste para él, la importancia del poder que posee. De lo contrario, ¿cómo podríamos entender la forma en que Trump ha actuado hasta ahora? Rompiendo reglas de todo tipo, cuestionando acuerdos, apartándose de todo lo que implique coordinación internacional, incluido con los históricos aliados de Estados Unidos, los que han contribuido sobre manera para llevarlo a la posición de liderazgo que hasta hace poco tuvo. Sin aliados, Estados Unidos no hubiera llegado a ser lo que ha sido. Pero está dispuesto a sacrificar esa alianza, siempre que todo sea para su peculio particular.

Dejemos el caso de Cuba para el final. Encarguémonos, momentáneamente, de estos otros asuntos. Que tanto dicen del hombre con que nos las tenemos que ver.

Observemos brevemente el caso de Corea del Norte. En cuanto Trump se enteró, de que los cohetes nucleares coreanos, podían llegar a la Costa Oeste de los Estados Unidos, se sentó a negociar con Corea del Norte. Con todo el cinismo, la demagogia y el carácter engañoso de esa negociación. Pues, por una parte, no le quita a Corea del Norte las sanciones, tratando de lograr solo la ventaja de que esta última se desarme.

Estados Unidos insiste en que Corea del Norte se desarme unilateralmente, a lo que esta última se niega, por la desconfianza a que la posición norteamericana los ha inducido.

Pero, como se dice, “el tiro le salió por la culata”, porque los coreanos del norte, aprovecharon la coyuntura, de esa paz increíble y precaria, para acercarse a Corea del Sur. Y lo están haciendo de un modo en que ha emergido un nivel de confianza entre los dos coreas, que lo que si tiende es a desarmar el contexto en que siempre Estados Unidos logro controlar la situación en la península coreana y, al mismo tiempo, sitúa la unificación de las dos Coreas, más cercana que nunca.

Si no se ha avanzado más entre las dos Coreas, es porque Estados Unidos tiende a introducir elementos de desconfianza en la negociación, dé lo cual Corea del Sur no tiene culpa alguna.
En América Latina, persiguiendo las riquezas y el petróleo venezolano, hostiga a Venezuela, amenazando incluso con invadirla. Pero a diferencia del consenso logrado para votar a Cuba de la OEA. Ahora, no obtiene acuerdos para tales acciones. A pesar de la actitud traidora del Presidente de ese organismo regional.

Con Cuba, todo tenía un sentido más político. Pues La isla había quebrado la cadena del llamado Sistema Interamericano y como si fuera poco, se había aliado con la URSS y el resto de los Países Socialistas. Lo cual abrió un camino, que ahora es seguido por otros países latinoamericanos. Sin que Estados Unidos pueda hacer otra cosa, que criticar a China y a Rusia, por acercarse a su “histórico traspatio”. Cosa que no ha logrado ni lograra, pues el contexto no le resulta favorable. Tanto Rusia como China ofrecen buenas oportunidades de negocio y no pocos países del hemisferio las aprovechan.

Ahora, Trump ha logrado mantener movilizada a la derecha en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Honduras, y otros.

Pero choca con un movimiento de masas, que precariza la posición de sus aliados subalternos en el hemisferio. Cuyas izquierdas no se dejan engañar. Por lo que Trump, no cuenta con un consenso como Estados Unidos, siempre tuvo históricamente América. Con la siempre molesta excepción de Cuba. De aquí su odio, ya casi ancestral contra la Revolución cubana. Qué Trump heredo, aunque no por conciencia, sino por conveniencia.

Las guerras en el Medio Oriente fracasaron. Irak, Afganistán y Libia, produjeron astronómicas ganancias, como resultado de los altos gastos militares, la droga, el petróleo apropiado y el territorio controlado. Pero fueron procesos destructores, que aún no logran reconstruir esas naciones. Y donde el terrorismo hace zafras con la población indefensa. Raro es el día en que los pueblos de esas naciones, no tiene que sufrir las garras del terrorismo, que estados Unidos engendro y que ahora no sabe cómo va a controlar.

Ahora con Siria, están a punto de fracasar. A pesar de tratar de hace ver que luchan contra el terrorismo, cuando lo que hacen es apoyarlo. Para tratar de impedir la completa liberación de Siria, desalojar a su Presidente y controlar el territorio, dentro de un área que le es estratégica. Intenciones en las que choca con las posiciones de Rusia.

Se retiran del Acuerdo Nuclear con Irán, encontrando la oposición de los aliados, que no desean verse complicados nuevamente dentro de un área geográfica, donde la intromisión ha resultado un verdadero fracaso. Y en la que participaron, para apoyar a Estados Unidos, sin extraer mucho a cambio.

Siendo cierto, que todos esos fueron errores de la política exterior de Obama, pero sin que Trump pueda hacer nada ahora para remediar la situación.

Más bien, lo que hace es complicar todo, cuando traslada su embajada a Jerusalén y continúa manteniendo su apoyo a Israel en las atrocidades que comete en la Franja de Gaza, el desahucio de sus viviendas   y otras tropelías que los israelíes cometen continuamente contra los palestinos. En lo que tampoco Trump, cuenta con el apoyo de los aliados.

Turquía también tiende a variar su situación de relaciones con Estados Unidos y se acerca a Rusia en el conflicto sirio. Lo cual no es del agrado Trump. Aunque no puede hacer mucho para cambiar la situación. Pues Rusia resulta ser un “hueso muy duro de roer”. Sobre todo, cuando esta última, incluso, esta aliada militarmente con China. Y realizan maniobras conjuntas, qué asustan a Estados Unidos, por la capacidad de armamentos que están exhibiendo y desplegando.

El retiro de Estados Unidos del convenio con Irán tiende a cambiar su situación en el área. Sobre todo, cuándo en su retirada, no cuenta con el apoyo de los aliados, que continúan dentro del convenio y critican a Trump, acusándolo de irresponsable.

Luego, entonces, Trump esta solo frente a sus ambiciones en el Medio Oriente. NO cuenta con el apoyo de los aliados frente a ninguno de los conflictos a que se ve enfrentado.

No obstante, la complicación mayor de Trump es con Europa. De la cual se aparta, mientras esta tiende a acercarse a sus históricos enemigos, China y Rusia. Estas últimas naciones, hacen un juego político inteligente, que resta ventajas a Estados Unidos, en su área de intereses, así como también dentro del viejo continente en general.

Tal vez sea este último el error más desastroso de Trump. Pues dispersa sus posibilidades dentro de un contexto político general, que Estados Unidos no está en posibilidades de controlar.

Europa siempre jugo un papel muy importante dentro de la política norteamericana, que este no tiene con que sustituirlo. Sin sus aliados europeos, Estados Unidos sufre una fuerte erosión de su anterior imperio. Pues Europa ya no está dispuesta a acompañarlo en sus aventuras y tiende a buscar otras alternativas para sostener su política mundial.

Sin embargo, hay sectores que lo siguen. Pero no creo que todos los sectores de poder dentro de Estados Unidos, compartan la política de Trump. Muchos critican la soledad en que el país se ve metido. Sobre todo, ése capital que tiene su base en el comercio internacional y que no ve con agrado la guerra comercial en que Trump los ha metido. Lo cual, como reconocen algunos premios nobeles de economía. Krugman, Ztiglizt y otros, no confían que la situación de la economía norteamericana sea realmente sólida y auguran una crisis económica que está por llegar.

Respecto a Cuba, Estados Unidos, continuamente pierde espacios, en todos los ámbitos anteriores de una política exterior hacia la Isla, donde contaba con aliados suficientes para presionarla. El alejamiento europeo de Estados Unidos, genera en Europa, una posición respecto a Cuba, en la que la Isla cuenta ahora con ventajas de las que nunca pudo disfrutar.

Esa dispersión de intereses se observa muy claramente, ante todo, cuando en Naciones Unidas, solo son Israel y alguna que otra Islita del Pacifico, son los que votan contra la Resolución de Cuba en contra del bloqueo. Por lo que Estados Unidos se ve solo para continuar justificando la que siempre fue la piedra angular de su política contra Cuba: el bloqueo. Lo cual no significa que este último, por eso vaya a desaparecer, pero el golpe es fuerte y no deja de tener su significado histórico y moral en contra Estados Unidos. Y un evidente beneficio para Cuba.

Particularmente en Europa, especialmente en la España de Aznar, la llamada “Posición Común”, mantenía a Cuba dentro de un hostigamiento feroz y continuo. Tal posición desapareció y Cuba ha logrado iniciar negociaciones con la UE y España, lo que la liberan de las viejas presiones político-económicas y la acercan a un proceso de negociaciones, que le resulta favorable. Pues, Estados Unidos, ya no puede contar con Europa, ni con la UE, para presionar sobre Cuba.

Excepto con Israel, ya Estados Unidos no cuenta con el voto de nadie para presionar a Cuba con el bloqueo. Casi todos los países del mundo se acercan a Cuba. Por lo que Estados Unidos se queda solo, cuando más necesitaría poder justificar el retroceso que quiere darle a la política hacia Cuba. Por lo cual, a nivel internacional, Trump no puede ya hacer nada contra Cuba.

Por eso, ahora circunscribe sus ataques a ligarla con Venezuela; presionar con los llamados “ataques sónicos”, dificultando los movimientos migratorios y de viajes entre ambos países; además, presionando, para que nadie pueda escapar de las presiones en contra de negociar con Cuba, o qué esta última no pueda utilizar el dólar en sus transacciones internacionales.

Desplegando una criminal campaña propagandística, para evitar que el turismo llegue a Cuba. Mientras mantiene unas precarias relaciones diplomáticas, a nivel de embajada, que aún no se ha atrevido a quitar. Algo que ya pudieran hacer, porque salvo atender al personal norteamericano que viaja a Cuba y mantener una “atalaya de espionaje” y subversión en la Isla, la embajada no cumple función alguna.

Dentro de Estados Unidos. Excepto por una parte exigua de la extrema derecha cubano-americana, no hay apoyo al bloqueo, existiendo un soporte bastante amplio (más del 70% de la sociedad norteamericana), que desea relaciones normales con Cuba.

Trump mantiene el compromiso con la extrema derecha para una política hostil hacia Cuba. Pero paulatinamente, tanto dentro de la sociedad norteamericana, como de la propia comunidad cubana, e internacionalmente, se ha venido creando una masa crítica de opinión, que apoya la eliminación del bloqueo y de partidarios de una nueva política hacia Cuba. Sobre todo, dé hombres de negocio, que observan en Cuba, crecientemente, un conjunto de oportunidades, al margen de las cuales no desean quedarse. Dado que el bloqueo les afecta más, en la misma medida en que Cuba halla nuevos socios, mercados, áreas de inversión y de colaboración; mientras ellos, se van quedando excluidos de esa competencia.

Hace mucho tiempo ya se demostró, que el bloqueo afecta también a los hombres de negocios en Estados Unidos, así como a la sociedad norteamericana en general, pero tal situación, tiende a ser cada vez más crítica.

Razón por la cual, aunque Trump prometió desde el principio de su mandato desmontar la política de Obama. Cada día se ve más imposibilitado de hacerlo. Y permite pasos de acercamiento a Cuba, que hacen crecientemente contradictoria e incoherente la política declarada.             
                                                                                                                                                                                                                                         
Por eso, mientras complica las relaciones migratorias. Sin embargo, se ve obligado a incrementar los vuelos, los cruceros y últimamente hasta aceptar la fundación de una Empresa Mixta Cubano-americana para la producción de vacunas medicas contra el cáncer.

Trump, no puede paralizar el intercambio académico, ni los cursos para estudiantes norteamericanos en Cuba, que continúen las visitas de hombres de negocios, religiosos, formas de turismo, el comercio agrícola, Congresistas, etc. Desde Cuba resulta engorroso obtener las visas para viajar a estados Unidos, pero, desde allá, crecen las visitas de cubanos y norteamericanos.

Es como si el bloqueo, sin esperar por una decisión congresional, pudiese de manera inevitable, estar yéndose en disolvencia lenta, como dicen los cineastas.

Y mientras más se incrementen las presiones de los sectores de negocios, que han comenzado a empujar casi masivamente, más será así. Porque la propia actitud incoherente de Trump produce esas situaciones.

En la reciente visita de nuestro Presidente Miguel Díaz Cannel, a Naciones Unidas, los múltiples contactos evidencian esa tendencia, que no parece detenerse, sino crecer. Y que evidencia ser una conciencia que va presionando de manera creciente sobre la necesidad de cambiar la política hacia Cuba.

Hombres de negocios, artistas, cubanos-americanos, religiosos, personalidades de la agricultura norteamericana, la ciencia, congresistas, amigos de Cuba en general, han asumido una fuerte actitud movilizadora contra el bloqueo y la negativa política hacia Cuba.

A Trump, junto a la campaña del peligro de hacer turismo en Cuba, le van quedando solamente, las presiones que ejerce, para que los que vienen a Cuba, no se hospeden en aquellos hoteles, ni consuman servicios, que están administrados por empresas de las Fuerzas Armadas cubanas.

Muy importante también, resulto la reunión con Google, donde este último mostro su interés en hacer avanzar internet en Cuba y firmo con Cuba cuatro cartas de intención.

Particularmente emotiva estuvo la masiva reunión en la Catedral de Harlem, en la que cubanos, hispanos y afroamericanos, llenaron la inmensa sala, mostrando su solidaridad con la causa cubana. Y también venezolana.

Tanto por los discursos, como por los contactos múltiples que sostuvo el Presidente Díaz Canel, la visita resulto un éxito total, que ha fortalecido la presencia de Cuba en Estados Unidos, haciendo avanzar sólidamente la actitud contra el bloqueo y las posiciones de rechazo a la actual política hacia Cuba.

Hasta ahora, salvo el “pataleo injustificado de los ataques sónicos”, las presiones para dificultar el intercambio migratorio y las intenciones de impedir a toda costa la utilización del dólar”, no se observa nada nuevo, que la administración pueda   hacer para detener esa tendencia. Que adiciona solidos elementos internos en la oposición a la política de Estados Unidos hacia Cuba, que también ya encuentra la más fuerte oposición a nivel internacional.

 A finales de octubre, cuando sea de nuevo presentada por Cuba, la Resolución contra el Bloqueo, tendremos una muestra más, de que Estados Unidos va a tener que lidiar con una posición internacional, que peor para su política hacia Cuba, no podrá ser.

Aunque no auguro que Estados Unidos se abstenga, cómo lo hizo Obama, en la pasada Asamblea.

Trump, además, está demasiado presionado por lo que pueda ocurrir en noviembre y parece no querer dificultades para lograr la supremacía en el congreso. Lo cual es sumamente importante para su estabilidad en la presidencia. Y para eludir el juicio político que puede estársele acercando. De aquí el carácter electorero de su reciente discurso en ONU, al cual ya nos hemos referido con anterioridad.

Pero, sin embrago, como ya hemos expresado en múltiples ocasiones, la variable fundamental de esta confrontación política que aun discurre, está en Cuba y no en los Estados Unidos. Es en Cuba donde se decide esa confrontación. Es el congreso norteamericano, el que debe decidir levantar el bloqueo. Pero no es en modo alguno despreciable, lo que Cuba puede hacer para aproximar ese momento.

Es Cuba, la que, desde su realidad interna, está obligada a impulsar los factores positivos, que deben dar al traste con la agresividad de la política norteamericana.

Por tal razón, avanzar en la aplicación del nuevo modelo económico, corrigiendo todos los inconvenientes que aparezcan, es lo que, en definitiva, impulsara el cambio de la política norteamericana hacia Cuba.

Por tales razones, Cuba debe responder a los retos necesarios para impulsar su crecimiento económico, muy débil todavía y que aun choca con un conjunto de obstáculos que deberán ser vencidos y que se concretan dentro de un conjunto de problemas de su política económica, que deben ser solucionados.

Entre ellos:

  1. Es necesario que la propiedad privada y el mercado, acaben de ocupar el lugar que les corresponde dentro de la aplicación del Nuevo Modelo Económico.

  1. Es necesario terminar de dar al trabajo por cuenta, a la pequeña y mediana empresa, la función que les corresponde. Flexibilizando el pesado “andamiaje burocrático” con que ha aparecido la restructuración de esas actividades. Y que obstaculizan, desestimulando la inversión en este campo.

  1. Es necesario acabar de decidir que el ahorro interno pueda adoptar la forma de inversión privada, la que aun inexplicablemente no aparece. Tal ahorro existe, está en manos de péquenos y medianos agricultores, trabajadores, cooperativistas, artistas, intelectuales, deportistas de alta remuneración, etc. ¿Por qué esos no pueden también ser inversionistas? Mientras, sin embargo, ampliamos continuamente las facilidades al inversionista extranjero.

  1. Es necesario acabar de decidir cuáles son las prerrogativas con que debe contar la empresa estatal socialista. Ahogada todavía por una planificación excesivamente centralizada.

  1. Hace falta romper el nudo de la confusión que aun hace de la empresa estatal un elemento excesivamente controlado por el estado. Que le resta capacidad de cumplir con su papel de verdadera propiedad social.

  1. La propiedad estatal no es propiedad social. Púes el estado actúa con ella como si fuera su verdadero dueño, rector, obstaculizando, no pocas veces, su verdadera función social y económica.

  1. La empresa estatal socialista no lo será verdaderamente hasta que no sean los trabajadores quienes la dirijan y no un burócrata estatal, nombrado desde arriba.
Pues si deseamos lograr, el tan insoslayable, verdadero sentido de pertenencia en los trabajadores, tienen que ser un cuadro elegido por los propios trabajadores el que debe dirigir la empresa. Deben ser los trabajadores quienes elijan su dirección. Y carguen con toda la responsabilidad de hacerla producir, distribuir la ganancia, cumplir con lo que la sociedad les exige producir, utilizar los recursos, los salarios, los estímulos etc. Sí la empresa no funciona de ese modo, deviene en un organismo parasito, recostado al estado y al resto de los trabajadores; haciéndola incapaz de lograr que el mayor estimulo de los que trabajan en ella sea incrementar la producción. Para que de ello dependan sus salarios y bienestar. Si esto no tiene lugar, la empresa ineficiente vive a costa de las demás, del subsidio estatal y de lo que otros trabajadores crean. Lo que empuja a la economía hacia la pobreza, el despilfarro, el desestimulo, la corrupción y no hacia la creación de riqueza.

  1. Debe lograrse un equilibrio adecuado entre el inversor extranjero, que goza muchas veces de prerrogativas que se van por encima de las de la empresa propiedad de la sociedad. Una empresa extrajera o mixta, no debe disfrutar de más ventajas que una empresa estatal, dirigida por los trabajadores.

  1. Es necesario proyectar una estrategia que permita eliminar o reducir a su mínima expresión, la fuerza de trabajo calificada que abandona el país, por no lograr satisfacer sus necesidades en la economía nacional. ¿Cuál es la razón de que esa fuerza de trabajo altamente calificada a veces, no pueda organizarse en empresas de capital nacional, consultorías legales, contratistas, consultorías económicas? Trabajar por contrata, al mismo tiempo, con la empresa estatal y la privada.

  1. El foco de nuestra actividad económica debe ser incrementar continuamente la riqueza, distribuyéndola alícuotamente entre los que participan en su creación. No es la creación de riqueza lo que debemos evitar, sino la pobreza.

  1. Mientras no exista un mercado al por mayor, todos sabemos que los recursos para la producción privada, salen más de los almacenes estatales, que de un comercio licito, lo cual alimenta continuamente la corrupción. Son esas insuficiencias de la política económica, la ineficacia productiva y la falta de control, lo que más alimenta la corrupción.

  1. Hay que terminar de afrontar los riesgos de la unificación monetaria. Porqué considero que el peor riesgo está en demorarla.

Mientras nuestra economía no funcione de manera adecuada, organizada y con eficiencia, ese será nuestro “talón de Aquiles “en el enfrentamiento que estamos librando con Estados Unidos.

Es que el principal estímulo y aceptación a la negociación de nuestras diferencias con Estados Unidos, provendrá de la fortaleza interna en nuestra sociedad, para mostrar que no hay modo de vencernos. Porque están perdiendo ventajas políticas, económicas, de negocios, colaboraciones ventajosas y, sobre todo, prestigio internacional, ante el fracaso de una política agresiva, que en casi 60 años no ha logrado ni lograra sus propósitos.

La Habana, Octubre 4 del   2018