sábado, 20 de enero de 2018

Este es el hombre que tras 59 años podría ocupar el lugar de los Castro en Cuba

Sputnik    -   AFP 2018/ Philippe Huguen
20.01.2018

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de Cuba y exprofesor universitario de 57 años podría convertirse en el nuevo presidente de la Isla en los próximos meses. Raúl Castro culminará su segundo mandato el 19 de abril por una disposición que limita el tiempo de los cargos a dos quinquenios.

En febrero de 2013 Díaz-Canel se convirtió en el primer dirigente nacido después del triunfo de la Revolución en alcanzar el cargo de primer vicepresidente, al tiempo que era miembro del Buró del Partido Comunista de Cuba (PCC), máxima instancia de poder en el país.

Todo parece indicar que sería el próximo presidente de Cuba, ya que en sus últimas presentaciones públicas se ha mostrado a favor de la continuidad del socialismo y la Revolución, a pesar de que en las elecciones en la mayor de las Antillas no se promueven campañas políticas.

Díaz-Canel es miembro del Buró Político del PCC desde 2003. También fue primer secretario del Partido en las provincias de Villa Clara y Holguín y ministro de Educación Superior hasta 2012. Ese mismo año asumió como vicepresidente del Consejo de Ministros hasta 2013.

En declaraciones a la prensa en noviembre de 2017,  precisó que "habrá presidentes en Cuba siempre defendiendo la Revolución y serán compañeros que saldrán del pueblo, los elegirá el pueblo".

Díaz-Canel proviene de una familia del centro de la Isla, hijo de una maestra normalista y de un trabajador de una planta mecánica en Santa Clara​. Se graduó como Ingeniero Electrónico e inició su vida laboral en la Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Presidente ruso, Vladímir Putin, y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel. © SPUTNIK/ ALEXÉI DRUZHININ

Luego pasó como profesor a la Universidad Central Marta Abreu, donde también fue dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas hasta que en 1994 fue designado primer secretario del Comité Central en esa provincia.

Durante este mandato, Villa Clara vivió una serie de transformaciones positivas en su vida cultural como la creación del centro El Mejunje, uno de los primeros locales en acoger espectáculos de travestismo en Cuba. Además, la ciudad se convirtió en el epicentro del movimiento de rock de la Isla.

En 2009 pasó a La Habana como ministro de Educación Superior y en 2012 inició sus funciones como vicepresidente del Consejo de ministros. En ambas labores mantuvo un prestigio de transformador, siempre abierto a nuevas ideas.

El propio Raúl Castro anunció a Díaz-Canel como vicepresidente primero del Consejo de Estado, en sustitución del histórico José Ramón Machado Ventura, uno de los guerrilleros de la Sierra Maestra.

Raúl Castro ejerce el cargo máximo desde 2008 en reemplazo de su hermano Fidel. En 2013 inició su segundo periodo y aseguró que al terminar su mandato (2018) habría un nuevo presidente en la Isla.


Todd Robinson en Venezuela: malos augurios

Por Marcelo Colussi*

El hasta ahora embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, ha sido nombrado Encargado de Negocios en Venezuela. Mal augurio para el país caribeño.  ¿Quién es Todd Robinson? Diplomático de carrera, egresado de la Universidad de Georgetown, 55 años de edad, se ha especializado fundamentalmente en países latinoamericanos.

Guatemala fue el primer destino donde se desempeñó como embajador, cumpliendo a cabalidad con el plan fijado por Washington, lo que le valió un amplio reconocimiento en su ámbito laboral. Está vinculado a la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, presidenta del Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales, una institución de fachada de la CIA especializada en impulsar cambios de gobierno a la medida de Washington utilizando para ello distintas ONG’s, y directiva igualmente del tanque de pensamiento Consejo del Atlántico, organismo que trabaja estrechamente con la Casa Blanca en las campañas injerencistas contra la República Bolivariana de Venezuela.

Por otro lado, es apadrinado políticamente por la congresista cubano-americana Ileana Ross, de quien es públicamente conocida su posición ultra derechista y reaccionaria ante todo proyecto emancipador y quien promovió y apoya de manera abierta las medidas económicas de asfixia contra Venezuela, habiendo declarado sin tapujos que se deben “buscar más sanciones” contra el país de Bolívar.

Todd  Robinson jugó un papel clave en la declarada “lucha contra la corrupción” en Guatemala. Esa jugada política fue una iniciativa de Washington como plan piloto para la región, que dio los resultados esperados en el país centroamericano, lo cual le permitió posteriormente desplegar dicha estrategia en otras zonas de Latinoamérica. De hecho, el Instituto Brookings, tanque de pensamiento ligado al Partido Demócrata y responsable de ciertos aspectos de la política exterior imperial, felicitó el trabajo de Robinson como un “paladín en la lucha contra la corrupción, ejemplo a seguir para toda la región”.

Esta nueva “cruzada” del gobierno estadounidense: la lucha contra la corrupción, se ha demostrado muy efectiva como estrategia de “golpes de Estado blandos”. Atacar hechos gubernamentales de corrupción realmente existentes -y en Latinoamérica eso es habitual- tiene un alto impacto en la conciencia ciudadana media. Con el bombardeo mediático continuado y una ideología conservadora nada crítica, la población de a pie -siempre manipulada, siempre engañada- ve en los gobiernos de turno la causa última de sus penurias. Atacar a la casta política como la responsable de los males que se padece a diario -la pobreza, la carencia de servicios básicos, la violencia, la precarización del trabajo- es un buen expediente para no tocar los resortes últimos del sistema.

“Porque los políticos se roban todo es que estamos como estamos”, pareciera la consigna. Con eso se invisibiliza la explotación de fondo, la lucha de clases, la extracción de plusvalía de la clase trabajadora por parte de los dueños de los medios de producción, verdadera y única razón de la pobreza y exclusión de las grandes mayorías populares. De ese modo el enfrentamiento irreconciliable de clases no entra en escena, dejándose en la “mala conducta” de los funcionarios de gobierno la causa de las miserias vividas.

De ese modo, luchar contra la corrupción gubernamental se presenta como un camino expedito a la mejora de las condiciones de vida. Una vez más la manipulación manda. Se hace creer a las grandes masas que ahí está la solución.

Todo indicaría, a partir de lo que se ha visto en el 2015 en Guatemala y a lo que luego se implementó en otros países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Bolivia) que entre las nuevas armas del imperio, junto a las bombas inteligentes y los misiles nucleares -que, por supuesto, no ha abandonado-, se encuentran estas novedosas estrategias soft: la lucha contra la corrupción como una herramienta para lograr la reversión (roll back)de gobiernos díscolos.

Las desarrolla porque les son muy útiles, y les resultan baratas. Las dictaduras sangrientas -de las que apoyó por docenas a lo largo del siglo XX- son hoy día impresentables, traen aparejados demasiados problemas (la población puede reaccionar y se forman movimientos guerrilleros) y tienen costos políticos y financieros que Washington ya no quiere (o no puede) asumir. Las “revoluciones democráticas”, “ciudadanas y no violentas”, son mucho más “civilizadas” y presentables, y por tanto se recomiendan para seguir manteniendo la hegemonía. La lucha contra la corrupción, con toda la carga de moralismo que conlleva -del que la población parece tan afecto-, se ajusta perfectamente a esta nueva estrategia de dominación.

En el año 2015 Guatemala fue el laboratorio para ensayar estos nuevos y sofisticados instrumentos de control social. Con esas bien armadas estrategias de “movilización ciudadana” (numerosos perfiles falsos en las redes sociales desde donde se llamaba a protestas “civilizadas”, entonando el himno nacional y pidiendo la renuncia de los funcionarios corruptos, pero no más) Washington se enfrentó al entonces gobierno de turno -el presidente Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti-, sacando a luz hechos de corrupción que ayudaron a que esa supuesta “marea humana” terminara exigiendo la renuncia del binomio mandatario.

El organismo encargado de desarrollar las investigaciones del caso fue la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala –CICIG-, instancia de la ONU apoyada y financiada por la comunidad internacional, Estados Unidos fundamentalmente.

La jugada político-social-mediática “funcionó”. Tanto la embajada de Estados Unidos --principal actor político del país, más que el Poder Ejecutivo nacional- como el empresariado local dispararon a matar contra la administración gubernamental de turno, dado que esta se hallaba ocupada por sectores mafiosos que llegaban a quitarle negocios a la tradicional oligarquía vernácula.

El entonces embajador estadounidense en el país, Todd Robinson, jugó un papel fundamental en esa declarada cruzada anticorrupción. Como ejemplo simbólico, en un momento en que arreciaban las protestas callejeras, viajó a una retirada comunidad del departamento de Izabal, y en una precaria y deteriorada escuela primaria -montaje muy efectista, muy sentimental- declaró que el estado calamitoso de ese centro educativo se debía a la corrupción existente. El mensaje del embajador en la escuela Salvador Efraín Vides Lemus, ubicada en Santo Tomás de Castilla, Puerto Barrios, cercana al Mar Caribe, fue más que elocuente: “Podemos ver los resultados de la corrupción aquí en esta escuela: no tienen suficientes aulas para la gente, para los estudiantes (…) Toca al gobierno y a la gente de Guatemala luchar cada día contra la corrupción”.

El montaje fue efectivo, pues se consiguió terminar llevando a la cárcel al presidente y la vicepresidenta. Puede decirse, entonces, que la estrategia política funcionó, pero para el plan estadounidense. Para la población guatemalteca no fue más que una cacareada primavera sin ningún efecto posterior. Ello demuestra que el campo popular sigue aún muy fragmentado, muy golpeado luego de las décadas de represión de los 80 y 90 del pasado siglo y de los planes de capitalismo salvaje (neoliberalismo), que hicieron retroceder conquistas históricas. Y que, igualmente, no hay aún grupos de izquierda con propuestas sólidas que puedan conducir las luchas populares. Funcionó, básicamente, como banco de prueba para la geoestrategia de Washington.

Dos años después de las “movilizaciones ciudadanas” guatemaltecas, el país sigue con los  índices de pobreza y exclusión (60% de la población bajo el límite de pobreza), la izquierda no termina de tener una propuesta contundente, el movimiento campesino sigue siendo criminalizado cuando alza la voz, y la corrupción real de la clase política sigue muy campante.

Quien sí se favoreció de esta “revolución ciudadana”, de este “golpe suave”, fue la política exterior estadounidense y sus estrategias de control social. Atacando fuertemente la corrupción, ayudada generosamente por los medios de comunicación del sistema, logró instalar en el imaginario colectivo de las poblaciones argentina, brasileña y boliviana la idea que la misma es la nueva plaga bíblica a combatir. De ahí que eso sirviera para frenar el paso a las propuestas populares de Cristina Fernández, Dilma Roussef f y Evo Morales, respectivamente, logrando la elección de Mauricio Macri en Argentina, la expulsión de la presidenta en Brasil con un proceso judicial y su reemplazo por el neoliberal Michel Temer y la imposibilidad de reelección del líder indígena en Bolivia.

La lucha contra la corrupción es efectiva… para controlar a la población, haciéndola sentir actora de un cambio. Sacar presidentes por corruptos perfectamente se puede presentar (“vender”) como “participación democrática. Pero ahí anida el engaño: se hace sentir a la gente que participa, creándose condiciones para llevar a cabo procesos de movilización cívica absolutamente controlados, y que efectivamente pueden tener efecto.

En Guatemala se consiguió mandar a la cárcel a presidente y vice, desarmando la mafia llamada Línea 1 (que se beneficiaba, entre otras cosas, con el contrabando), sin tocar en lo más mínimo estructuras socioeconómicas reales, dejando totalmente inalterado a los verdaderos beneficiarios de esa red de corrupción (empresarios de alto vuelo que no pagan impuestos y siguen tan impunes como siempre, lo que algunos dieron en llamar la Línea 2). En Argentina se desacreditó de tal manera a la entonces presidenta Cristina Fernández que no ganó las elecciones a las que se presentó; en Brasil sirvió como perfecta excusa para mandar a la cárcel a integrantes de ese fermento de renovación que es el Partido de los Trabajadores; en Bolivia sirvió para cerrarle el camino a Evo Morales y sus planteos socialistas hacia una nueva reelección.

No quedan dudas de que Todd Robinson es un “experto” en estas lides. Su llegada a Venezuela es parte de una estrategia que ayude a desacreditar al máximo  la administración de Nicolás Maduro, aprovechando  hechos de corrupción  registrados en el país,  que sirva, en definitiva, para seguir conspirando contra la Revolución Bolivariana. Con ello está servida en bandeja la denuncia que podrá hacer la embajada estadounidense, Todd Robinson mediante. Seguramente llamando a una “movilización ciudadana anticorrupción”. No hay dudas que todo esto no es una buena noticia para la Revolución Bolivariana.

ag/mc

* Catedrático universitario, politólogo y articulista argentino


Roberto Chile. Artista audiovisual cubano evoca herencia africana en la exposición Somos

Sputnik   -  Maria Plotnikova
19.01.2018  06:45


LA HABANA (Sputnik) — El artista audiovisual Roberto Chile reafirma las raíces africanas de la nación cubana con la exposición fotográfica Somos, inaugurada en la galería Collage Habana, con la presencia del ministro de Cultura, Abel Prieto.

"La muestra es un abrazo a los que no creen en razas, a los que piensan como José Martí que 'hombre es más que blanco, más que mulato  más que negro', es un puñetazo a quienes quieren considerar que hay hombres y mujeres inferiores a los demás por el color de su piel", dijo Chile a Sputnik.

Rodeado de más de un centenar de los sujetos de las imágenes, quienes asistieron a la apertura al igual que personalidades del arte y las letras, el artista expresó a esta agencia de noticias que la única esencia que admite en este sentido es la de seres humanos.

"Somos cubanos, y además también seres humanos, la única raza que existe, y esta exposición es un canto a que se comprenda, se asuma y se respete a los hombres y a las mujeres por igual sin importar el color de su piel ni la forma de su cabello, nada más reconocer que somos humanos", reiteró el creador, quien durante más de dos décadas trabajó como camarógrafo del líder de la Revolución, Fidel Castro.

En relación con las cerca de 100 fotografías sobre las religiones cubanas de raíz africana, el ministro Abel Prieto comentó a la prensa que una de las características que más admiración le causaron es que reflejan una mirada diferente a los estereotipos, libre de la superficialidad turística.

Sobre ese particular, Chile explicó que "uno logra salirse de esos estereotipos cuando el afán es mostrar la realidad, cuando uno no está manejado por un mercado, cuando no aprieta el gatillo con instintos comerciales, cuando quiere decir la verdad, ama lo que hace y a las personas que nos permiten amarlos".

Añadió que su intención es poetizar la realidad con respeto, al punto de que si ve algo que está prohibido retratar por los preceptos religiosos no lo capta, y cree que eso le permite rebasar los clichés, evadir el mercantilismo y promover que la gente aprenda, se comunique y quiera a los fotografiados practicantes de la fe.


"Quienes no conocen este tema hablan de santería como una sola religión –reflexionó el artista-, y realmente eso es injusto, la santería es la Regla de Ocha, una de las religiones, después está el culto de Ifá, que agrupa a los babalawos o padres del secreto (ambas ramas de raíz yoruba); después la regla bantú, que son los que se conocen como paleros, y después las sociedades abakuá, de origen carabalí".

Subrayó Chile que todas son religiones cubanas de origen africano, pero insistió en que "son cubanas", e incluso algunas de ellas solo se practican en la mayor de las Antillas y en ningún otro lugar del mundo se profesan de la misma manera.

"Tienen lo que nos caracteriza a los cubanos, heredamos lo que nos llega del mundo —comentó el fotógrafo—, pero después le ponemos la pasión y el encanto, nuestra magia y convertimos lo que viene del exterior en nuestro, como ha pasado con el jazz, con el blues y con muchas manifestaciones culturales de las que asumimos la esencia y después le aportamos tanto que se convierten en cosas nuestras".

Sobre la muestra, informó que estará abierta al público en esta céntrica galería de San Rafael entre Consulado e Industria, en el centro de la capital, hasta el 18 de febrero, y aunque una parte de ella ya estuvo en Nueva y Alemania, su objetivo principal es que sus compatriotas la vean.

"Después, si el mundo la quiere la llevaremos a otros lugares", indicó.

Para lograr la muestra de cerca de 100 fotografías, el creador se vinculó de manera cotidiana con dignatarios y practicantes de estas religiones y recorrió muchas comunidades desde el occidente del país hasta el oriente.

Roberto Chile. Tomado de Trabajadores

"En realidad yo no soy un antropólogo ni un investigador  simplemente me moví durante varios años por instinto, por relaciones humanas y así tuve la suerte de llegar a uno y otro lugar sin saber por qué, así llegué a Regla y conocí a dignatarios de estas religiones en la Habana y en otras provincias".

Fue ese deseo de indagar y crear el que lo movió en un periplo en el cual según expresa "falta mucho camino por recorrer".

Por lo pronto, según el artista audiovisual, ya existe una pequeña muestra de lo que son los cubanos que creen en esta realidad y comparten la fe en la magia que está detrás de ella.

Los rostros sinceros, la humanidad de estas personas fotografiadas en muchos casos durante los ritos que no son secretos, con todos sus atributos y la fe que les mueve, son el denominador común de la exposición Somos.


España, paraíso de la desigualdad social

EL PERIÓDICO analiza y pone rostro a los efectos del deterioro del Estado del bienestar. El origen socioeconómico pasa una altísima factura en educación, salud y vivienda

EL PERIÓDICO  -  M. J. Ibáñez / J. Camacho / M. Vilaseró / T. Pérez
Barcelona / Málaga / Madrid / Barcelona - Sábado, 20/01/2018

CARLOS MONTAÑÉS

Uno: el 28% de la población de España está en riesgo de pobreza, tasa solo superada en la UE por Bulgaria, Rumanía, Grecia, Lituania, Croacia y Letonia. Dos: tanto la OCDE como la Comisión Europea alertan de la escasez y la ineficacia de las políticas españolas para proteger a los más vulnerables, no digamos ya para redistribuir la riqueza. El resultado es una sociedad muy desigual, y creciendo. EL PERIÓDICO analiza los efectos de la desigualdad en la educación, la salud y la vivienda.

Carne de cañón desde el inicio de la vida

El poder de un abrazo es balsámico, reconfortante, mágico. Y si quien recibe ese abrazo es un niño pequeño poco acostumbrado a las muestras de afecto -porque sus padres tienen prioridades más urgentes (el trabajo precario, el dinero para pagar las facturas básicas, la hipoteca, la comida)-, los efectos se multiplican. Esta es la razón por la que las maestras de las escuelas situadas en las barriadas más castigadas por la crisis son tan dadas a abrazar a sus alumnos. Cuando un niño se siente querido, explican las docentes, crece en autoestima, gana en motivación y su aprendizaje mejora.

La primera infancia, el periodo que va entre los cero y los seis años (la llamada etapa 0-6), "es clave, porque es cuando se adquiere el mayor número de conocimientos y habilidades, cuando se conforman las estructuras neuronales de una persona", reflexiona el sociólogo Jordi Collet, profesor en la Universitat de Vic (UVic-UCC), especialista en educación.

El problema, prosigue Collet, es cuando un niño crece en un entorno vulnerable. "¿Qué familia puede estar pendiente de los abrazos que le da a su hijo cuando sabe que, por ejemplo, le van a desahuciar y echar de casa en un plazo breve?", cuestiona el profesor de la UVic. En los últimos años, no es extraño encontrarse, en esas guarderías de alta complejidad socioeconómica, con pequeños con retrasos motrices y del lenguaje, que presentan problemas de infraestimulación y que, por tanto, empiezan con desventaja su recorrido por la vida.

La escuela infantil Quatre Torres, en el barrio barcelonés del Bon Pastor. / ELISENDA PONS

Que un chaval deje los estudios sin terminar, o que prefiera quedarse con el título básico pelado (el abandono temprano), no es algo que ocurra de un día para otro. "En un hogar con un déficit de capital económico muchas veces habrá también déficit de capital educativo o cultural. Son hogares con padres menos capaces de estimular las capacidades de los niños en edades tempranas, de reconocer los talentos de los niños y cultivarlos", asegura Pau Marí-Klose, profesor de Sociología de la Universidad de Zaragoza en una entrevista publicada esta semana en 'El diario de la educación'. "Cuando los niños desfavorecidos llegan a la educación obligatoria -agrega-, lo hacen con desventajas que les impiden progresar en la misma medida que sus compañeros".

Y se convierten en carne de cañón para el fracaso escolar. "A los 15 años, en España ha repetido un 53% de los estudiantes del segmento más desfavorecido de la población, mientras que solo lo ha hecho un 8% de los hijos de familias acomodadas", afirma Marí-Klose. El porcentaje de alumnos en riesgo de fracaso escolar, aseguran analistas del Informe PISA, es casi seis veces superior entre los chicos con nivel socioeconómico bajo que entre los estudiantes pertenecientes a familias ricas.

Eso significa, según puso de manifiesto recientemente un estudio de la fundación Jaume Bofill, "que el sistema educativo en España no logra neutralizar las diferencias sociales durante el proceso educativo y distribuir los resultados con independencia del origen familiar".

Ante esta constatación, algunas guarderías de Barcelona han puesto en marcha programas de choque para atajar las desigualdades entre alumnos desde el minuto cero de vida. El plan consiste no solo en mejorar las condiciones de aprendizaje de sus alumnos, sino también en dar herramientas a los progenitores. "No se trata de decirles cómo han de criar a sus hijos, sino de acompañarles, de compartir con ellos experiencias", explica Janet Nolla, directora de la escuela infantil Quatre Torres, en el barrio del Bon Pastor de la capital catalana e impulsora del programa Compartiendo Conocimientos.

"El trabajo con las familias y con la comunidad es fundamental para reducir las desigualdades de salida", subraya Emília Andreu, gerente del Instituto Municipal de Educación de Barcelona. En pocos años, gracias en buena medida a ese programa, el Quatre Torres ha pasado de ser un centro que las familias escogían en segunda o tercera opción a tener listas de espera de alumnos.

Hay varios puntos críticos, a lo largo de la trayectoria escolar de un alumno, en los que las desigualdades pueden ampliarse (o no), avisa Jordi Collet. "El primero de ellos, son las transiciones, el paso, por ejemplo, de la escuela infantil a la de primaria o el de primaria a la ESO, que es donde se pierde a los más débiles, y el otro, las actividades extraescolares, que según el modelo actual solo realizan quienes pueden pagarlas", lamenta.

El altísimo coste en la salud de la pobreza

El factor socioeconómico pasa factura médica. Las personas con menos ingresos acuden cuatro veces más al médico de cabecera, presentan más riesgo de ciertas enfermedades, desde mentales a cardiovasculares o tienen mayor tasa de suicidio. Incluso acortan su esperanza de vida. Una desigualdad en salud que existe desde siempre pero que ha visto ahondada la brecha desde la crisis económica, y que se ha convertido, según algunos científicos, en la principal "enfermedad" del siglo XXI.

Los médicos Antonio Hernández, Cristina Ramírez y Antonio Ayala, en el centro de salud Las Albarizas, en Marbella. / JESÚS DOMÍNGUEZ

En el caso de España, no se trata de desigualdad en el acceso a la salud, sino más bien que "los problemas sociales se derivan a problemas médicos", explica Ildefonso Hernández, miembro de la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas). A menos ingresos se corresponde peor calidad de vida: alimentación más deficitaria, sedentarismo, dificultad para acceder a determinados tratamientos (especialmente dentistas o fisioterapeutas), y sobre todo problemas de depresión y ansiedad.

La salud mental fue la primera en evidenciar los efectos de la crisis, destaca Hernández. Y es que muchas veces, tras un dolor muscular o un ataque de ansiedad subyace un problema familiar o de inseguridad laboral "que no se soluciona solo con pastillas". De ahí que reclame una atención más integral, como recoge la Estrategia Nacional de Equidad en la Salud, presentada por el Ministerio de Sanidad en el2008 pero paralizada, asegura, tras la llegada del gobierno del PP.

Las personas con menos ingresos acuden seis veces al año al médico de cabecera, mientras que aquellos con más recursos lo hacen solo dos, según un informe del Centro de Estudios Andaluces del 2017. También influye en la percepción de la enfermedad: uno de cada tres andaluces con menos ingresos reporta mala salud, cifra que no llega a uno de cada 10 entre aquellos con ingresos más altos. Se nota incluso en la sensación de tristeza que afecta al 18,8 por ciento de los más desfavorecidos y solo al 1,4 por ciento de los pudientes.

En el centro de salud de Las Albarizas, en Marbella, tienen claro que a menos recursos, más frecuencia de visitas. "Es el acceso más cercano que tienen" justifican al unísono Cristina Ramírez, epidemióloga del Distrito Sanitario Costa del Sol y Antonio Hernández, médico de atención primaria, su principal red de apoyo, dado que además hay una atención social que enlaza con programas de ayudas.

Este médico atribuye también esa frecuentación a una menor cultura sanitaria, muy vinculada al nivel educativo. Les cuesta concebir que la forma de vida sea causa de sus enfermedades. "No tienen conciencia de que zamparse dos bolsas de patatas fritas sentados en un sofá, sin actividad física alguna, condiciona su salud". Los efectos, señala, son claros. La población con menos recursos se medica más, y es más propensa a dolencias cardiovasculares porque se cuida menos. En contraste, durante los años más duros de la crisis, se pedían menos bajas médicas, "existía un cierto miedo al despido" que ahora se ha relajado un poco.

En su experiencia, más que prevalencias de ciertas dolencias, se trata más bien de "más dificultad de control". La pobreza también está relacionada con una reducción de la esperanza de vida de más de dos años entre los 40 y los 85 años, una cifra mayor que por el consumo de alcohol, la obesidad o la hipertensión. Los estudios señalan que vivir en un barrio u otro puede suponer recorte de entre 3 y 8 años en la esperanza de vida.

La ecuación diabólica de la vivienda

Una ecuación diabólica que resume por qué el acceso a la vivienda se está convirtiendo en uno de los factores clave del aumento de la desigualdad social en España. Mientras los salarios de la gran mayoría permanecen estancados tras años de caída libre, el precio de la vivienda, sobre todo la de alquiler, se dispara, generando una nueva burbuja. El año pasado creció un 18%, según el portal Idealista, y ya supera las cifras anteriores a la burbuja inmobiliaria precrisis.   

"Los costes de acceso a la vivienda son proporcionalmente mucho más elevados en las familias de rentas más bajas, que se ven obligadas a destinar una mayor parte de sus ingresos a la adquisión o alquiler de un piso, lo que profundiza aún más la desigualdad social", resume Carme Trilla, presidenta de la entidad social Habitat3.

Eurostat proporcionaba el pasado junio una comparación reveladora. España es uno de los cuatro países de la UE, junto a Rumanía, Estonia y Grecia, donde se supera el llamado índice de sobreesfuerzo 40/40 para los inquilinos. El 43,3% de los arrendatarios españoles destinan más del 40% de sus ingresos a pagar el alquiler, cuando la media europea es del 27% y en países como Francia y Alemania es tan solo del 14,9% y del 22,8% respectivamente. "Y en ambos países los gobiernos están preocupados porque creen que el porcentaje es alto", apunta Trilla.

Una de las consecuencias de esta situación es que el número de desahucios de inquilinos sigue aumentando y supera ya el 60% del total de lanzamientos. Durante el tercer trimestre del 2017 se produjeron 6.969 en toda España, muy por encima de los 4.063 ejecutados sobre viviendas de propiedad, según los últimos datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

María Ángeles Oeo, en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

Tras la frialdad de las cifras se esconden dramas humanos como el de María Ángeles Oeo, a quien el pasado lunes el 'fondo buitre' Blackstone echó a la calle pese a tener a su cuidado a dos hijos, el mayor de los cuales, de 16 años, sufre una minusvalía del 40%. María Ángeles vivía en el barrio madrileño de Vallecas en una de las 1.800 viviendas sociales que la anterior alcaldesa vendió a los inversores estadounidenses, pero desde el lunes está realojada provisionalmente en un hostal por los servicios sociales del ayuntamiento.

"Vinieron 11 furgonetas de los antidisturbios para desalojar a una madre y sus dos hijos. Vergüenza les tendría que dar", lamenta María Ángeles, que ve el futuro muy negro. "En dos meses se me acaba la renta mínima de inserción, los 430 euros que daban para ir sobreviviendo, y no se cómo acabará todo", se queja. Ahora pasa los días en el hospital Doce de Octubre porque el padre de sus hijos, con el que ya no convive pero mantiene buena relación, ha sufrido un infarto "a consecuencia de toda la movida".

También las clases medias están afectadas por la burbuja del alquiler. La dificultad cada vez mayor de acceder a la vivienda por parte de la clase media es descrita con precisión por la periodista Anna Minton en un libro aparecido el pasado julio, 'Gran Capital: para quién es Londres'. Minton explica cómo "multimillonarios de todo el mundo adquirieron mansiones en los barrios más adinerados, obligando a los millonarios, ante el aumento de precio, a mudarse a las zonas de clase alta. Esta se desplazó hacia los espacios de la clase media alta, y así sucesivamente. El resultado fue que los precios subieron en todas partes, y de forma sustancial. Todos acabaron pagando más por pisos peores y peor situados. Y todo al mismo tiempo en que el número de viviendas protegidas decaía". ¿Les suena?

En España el origen del fenómeno se sitúa en el desembarco de grupos inversores al calor de la alta rentabilidad que garantiza la compra en las zonas más cotizadas que luego destinarán a residencias de lujo, oficinas de alto estánding o apartamentos para turistas.

"Con la crisis se cortó en seco la promoción de viviendas públicas y asequibles y ahora cuesta mucho volver a ponerla en marcha. Nunca debió cortarse", explica Trilla.

España es uno de los países de la UE con el porcentaje de vivienda social más bajo: un 1,1% frente al 32% de Holanda; el 23% de Austria; el 18% del Reino Unido o el 17% de Francia, según el informe de Amnistía Internacional 'España: la vivienda, un derecho hipotecado'.

"A diferencia de otros países europeos, no existe una ley estatal de vivienda que desarrolle el derecho a la vivienda recogido en la Constitución y ponga las medidas para que este sea reconocido de verdad", razona el abogado Javier Rubio, que lleva muchos casos como el de María Ángeles Oeo y denuncia que solo existen leyes parciales como la hipotecaria, "pensada para los bancos", o la ley de arrendamientos urbanos que "da todas las facilidades al propietario y agiliza los procesos de desahucio".

Vidas a media luz

En la casa que habita Sandra C. en una localidad del Baix Penedès, en Catalunya, la vulnerabilidad es un inquilino más. La desigualdad tiene todas sus aristas: la económica, la laboral y la emocional. Hubo un día que en su hogar entraban 2.000 euros mensuales, pero de la noche a la mañana todo dio un giro y la vida familiar se desgajó. Perdió el piso, se quedó sin trabajo, su pareja se esfumó y ella se quedó con dos niños. "Nunca imaginé que eso me podía pasar a mí, pero tenía claro que no quería perder mi dignidad ni mis derechos".

Cecilia, en su vivienda en Nou Barris, en Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

Sandra es uno de los rostros de la pobreza energética, pero como ella hay otros 5,1 millones de españoles, según los últimos datos de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). En total, el 11% de los hogares. La pobreza energética es una realidad con numerosos ejemplos. "Tengo la mitad de la casa sin luz. He quitado las bombillas", afirma Sandra. En el resto de la casa toca apretarse el cinturón. Cocina con la luz que proporciona del extractor de humos, en el baño ha eliminado una de las dos bombillas que tenía y en el comedor la luz eléctrica solo se enciende cuando no hay otro remedio. Y añade. "Cenamos sin luz. La televisión nos ilumina y tenemos la suerte de tener una farola en la calle que proporciona claridad al comedor". Esa es su vida a media luz.

A Sandra le trae de cabeza la deuda de 2.300 euros que tiene con Endesa: "La tengo atravesada. ¡Yo que nunca había debido nada a nadie!" Pero a la vez tiene claro que "las compañías tienen que hacerse responsables de la situación de las familias vulnerables". Este problema afecta, según ACA, al 8% de los españoles. Más de 4 millones de personas se retrasan en el pago de las facturas domésticas. Sandra, que es una madre monoparental, sentencia que "vivir indignamente cuando quieres vivir dignamente es triste y duro".

Alba S., sabe lo que es vivir sin luz en pleno siglo XXI, se la han cortado dos veces, la última estuvo cinco días a oscuras. Fue una jornada fatídica: tenía orden de desahucio que impidieron los vecinos. La alegría duró poco porque en cuestión de horas la compañía le cortó la luz. Esta madre, también monoparental y con tres pequeños a su cargo de 10, 7 y 2 años, cuenta sus vivencias en esos días sin luz. "Me pasaba el día en la calle. Guisaba con la linterna del móvil que cargaba en casa de una amiga y menos mal que la cocina es de gas", recuerda. La solidaridad vecinal le permitió recuperar la luz en su vivienda ocupada y lo único que pretende es que las eléctricas le hagan un contrato para pagar el suministro.

Sin embargo, como recuerda María Campuzano, portavoz de la Alianza contra la Pobreza Energética (APE), las empresas no quieren reconocer el fenómeno de la ocupación y para poner un contador exigen "un justo título" o, lo que es lo mismo, contrato de alquiler o la escritura de propiedad. Campuzano pide, al menos, que el contador se coloque mientras la Administración realoja a esas familias o les proporciona un alquiler social. Las compañías de agua ya aplican esta fórmula.

R.Z., de 56 años y con una invalidez del 53% ha sufrido ataques de ansiedad por el temor a quedarse sin luz. Tiene un expediente de exclusión residencial de los servicios sociales. "Quiero pagar mis facturas y que no me corten la luz cuando ellos quieran", aclara.

Cecilia C., vecina de Nou Barris, en Barcelona, adeuda 1.500 euros a Gas Natural que no puede abonar aunque quiera porque cobra un subsidio de 420 euros y el alquiler le absorbe la prestación. "Necesito comer", exclama. Las cifras son elocuentes. El 15% de los hogares españoles destinan más del 10% de los ingresos anuales a pagar suministros.


Turquía inicia la operación 'Rama de Olivo' contra los kurdos sirios

RT  -   20 ene 2018 15:12 GMT

Erdogan afirmó que, después de Afrín, Turquía comenzará una operación en la ciudad siria de Manbij, controlada por los kurdos.

Un vehículo blindado turco se aproxima a un puesto militar cerca de la ciudad de Hassa, en la frontera turco-siria. / Osman Orsal / Reuters

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha confirmado que el país ha iniciado 'de facto' una operación terrestre en Afrín, en el noroeste de Siria. 

"La operación de Afrín se ha iniciado 'de facto' en el terreno", dijo Erdogan en un discurso televisado, y agregó que la siguiente operación será en Manbij, otra ciudad siria controlada por los kurdos. 

El Ejército de Turquía ha confirmado el inicio de una nueva operación en Afrín, llamada Rama de Olivo.

"Destruiremos el corredor terrorista gradualmente como lo hicimos en las operaciones de Jarabulus y El Bab, comenzando desde el oeste", dijo el presidente turco citado por Reuters.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, informó de que ocho aviones bombardearon objetivos kurdos en Siria, y que militantes respaldados por Ankara entraron en Afrín.

El viernes, el ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, afirmó en una entrevista que en Afrín ya había comenzado una operación "de facto" con bombardeos transfronterizos.

Este 19 de enero, las Fuerzas Armadas de Turquía habían llevado a cabo al menos 10 bombardeos en Afrín, una zona de población kurda.

Los ataques fueron dirigidos contra el YPG del Kurdistán sirio, que Ankara considera una organización terrorista. Se estima que el 65 por ciento de la frontera entre Turquía y Siria está controlada actualmente por agrupaciones kurdas ligadas al YPG.

  • Ankara había amenazado con lanzar una operación en Afrín, región fronteriza con Turquía, luego de que EE.UU. anunciara que comenzará a entrenar a 30.000 tropas para la denominada 'Fuerza de Seguridad Fronteriza', en afiliación con el YPG.

  • Poco después, el Gobierno norteamericano negó que su intención fuese construir una fuerza fronteriza y argumentó que se trataba de un malentendido, en un aparente intento de calmar la ira turca.


China denuncia que EE.UU. violó su soberanía y promete tomar las "medidas necesarias"

RT  -   20 Jan 2018 | 12:35 GMT

El Gran Salón del Pueblo, edificio del Parlamento chino ubicado en el borde occidental de la Plaza Tiananmen en Pekín. Alexei Druzhinin / Sputnik

Se trata de un incidente ocurrido este miércoles cerca de una isla cuya soberanía es reclamada por Pekín.

El vocero del Ministerio de Exteriores de China, Lu Kang, ha prometido este sábado que su país tomará "las medidas necesarias" para "salvaguardar firmemente su soberanía" luego de que un buque de guerra estadounidense entrara en aguas cercanas a la isla de Huangyan, en el mar de China Meridional, cuya soberanía es reclamada por Pekín.

Según reseña la agencia Xinhua, Lu ha confirmado que en la noche de este miércoles el USS Hopper, un destructor equipado con misiles guiados, navegó a menos de 12 millas náuticas de la isla sin el permiso del Gobierno chino. Lu ha sostenido que la Armada china identificó la nave y alertó al buque de guerra intruso estadounidense para que se alejara de la zona. 

El portavoz ha resaltado que el buque de guerra norteamericano violó la soberanía y los intereses de seguridad de China y causó una grave amenaza a los buques y al personal chinos que trabajan en el área. El diplomático ha indicado que con esta acción Washington ha roto los protocolos básicos de las relaciones internacionales.

"China respeta y salvaguarda la libertad de navegación y sobrevuelo en el mar de China Meridional para todos los países de conformidad con el derecho internacional, pero se opone terminantemente a cualquier intento de cualquier país de menoscabar la soberanía y los intereses de seguridad de China en nombre de la libertad de navegación y sobrevuelo", ha apuntado Lu.

"Instamos vigorosamente a que EE.UU. rectifique su error de inmediato y cese este tipo de provocaciones para no perjudicar las relaciones sino-estadounidenses y la paz y la estabilidad regionales", ha anotado.