jueves, 1 de febrero de 2018

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 02 DE FEBRERO DE 2018



Los diferentes estudios de opinión realizados los últimos días por diversas empresas especializadas y algunas universidades locales, han seguido revelando casi las mismas tendencias o proyecciones, que deberán corroborarse finalmente con el recuento de los votos.

Se expresan estas tendencias con diferencias poco significativas entre cada una de las encuestas, previéndose que para el caso de los diputados sean los partidos Arena y el FMLN quienes lleven la mayoría de las preferencias de los electores, con mayor cuantía a nivel nacional para el partido de derecha; manteniéndose aún una buena parte de electores que no votarían por ninguno o no se presentarían a hacerlo.

Respecto a las proyecciones de los concejos municipales, al haber diferencias por cada candidato de determinada localidad en particular, algunas veces sin considerar al partido que los haya postulado, no se puede hacer la misma definición de potencialidades por entidad política.

Además, no se han realizado encuestas específicas para cada municipio, salvo algunos casos muy particulares; pero las mismas tendencias a nivel nacional se proyectan respecto a los 2 partidos mayoritarios, aumentando un poco el porcentaje de los partidos más pequeños que podrían vencer en algunos municipios.

El fenómeno de la abstención, la anulación de votos o la no participación en las próximas elecciones, en esta ocasión adquiere un especial relieve por la casi constante que todas las encuestadoras detecta, y es el incremento alarmante de este sector poblacional que hoy afirma que no irá a votar o que anulará su voto. La mayoría de estudios ubican a este sector entre el 50 a 70 por ciento.

Hay recurrentes explicaciones, y para todos los gustos, a esta expresión creciente y que en anteriores procesos electorales también se ha expresado, pero esta vez las proporciones han casi triplicado los porcentajes que hace unos 3 a 5 años aparecían en los diferentes estudios.

Las razones en general subyacen en la decepción por incumplimiento de expectativas que la población ha tenido por determinados partidos, los políticos o el mismo gobierno, y que no han sido satisfechas; sumándose gestos de hastío y malestar por la situación del país en general, aunque es la violencia delincuencial persistente y problemas en la economía los que al parecer más influyen.

Este sector ha llegado a constituirse en un espacio que hoy resulta muy significativo, y que en otras ocasiones no ha habido a quién situar o quién pudiera haberse beneficiado de ocuparlo; pero los hechos de los últimos años en El Salvador han proveído nuevas realidades que inevitablemente llegan a la figura de quien, hasta hoy es el alcalde de San Salvador, la capital, Nayib Bukele.

Él fue postulado por el FMLN para las elecciones de 2015 luego de sendos gobiernos exitosos en Nuevo Cuscatlán, un pequeño y olvidado municipio del central departamento de La Libertad, logrando ganar y con ello desplazar al partido Arena de dicha plaza.

Bukele sin duda ha logrado desde hace varios años cautivar a muchos potenciales votantes aún de localidades lejanas del país, por lo que muchos empezaron a perfilarlo como futuro candidato a la presidencia por el partido gobernante de izquierda; pero tras diferencias entre él y la dirección del partido respecto a las formas y maneras de gobernar, desembocó la ruptura entre ambos y la lastimosa expulsión del partido político.

Muchos ciudadanos, incluyendo militantes o simpatizantes del FMLN, mostraron rechazo a tal decisión o a la manera de tomarla, logrando el alcalde capitalino incrementar sus valoraciones positivas por los potenciales votantes; a tal grado de ser incluido en la actualidad en todas las encuestas como motivo de análisis, a pesar que se le vincula para ser candidato a la presidencia en las elecciones de marzo de 2019, y a penas estarse disputando las de diputados y alcaldes del 4 de marzo del presente año.

Los reiterados titulares noticiosos relacionados, entre otros, mencionan para el caso que “Nayib Bukele se consolida como el preferido para ser el presidente de la República en 2019”; tras consecutivos pronósticos de empresas como la CID Gallup, la firma Mitofsky, o el Instituto Universitario de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, UCA, entre otras, quienes establecen que, independientemente de sus partidos políticos de preferencia, gusta a todos.

Los porcentajes de preferencias oscilan desde 57,9 a 72 % en cuanto a imagen como político, dependiendo de cada empresa; pero de ello deriva que, sin duda, es novedad para la correlación política actual y del futuro inmediato, y que seguramente será noticia y obligado considerar respecto a la actualidad de este país centroamericano.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, por Radio Inédita, en Cosquín, Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


¿Pluralismo informativo? Más del 90% de televisiones y emisoras españolas pertenecen a cuatro grupos

RT  -   1 feb 2018 08:34 GMT

Dos tercios de los países europeos concentran el 80% de la propiedad de sus medios en cuatro o menos manos.

Imagen ilustrativa. Pixabay / mjgalbraith

En España tan solo cuatro grupos, RTVE, Mediaset, Atresmedia y CCMA, controlan el 94% del mercado de la televisión y el 78% de la audiencia. En radio, el 97% del mercado pertenece a otras cuatro manos: SER (Grupo PRISA), COPE, Uniprex y Radiocat XXI, que concentran el 80% de la audiencia.

No se trata de un caso aislado en Europa. En el Viejo Continente al menos dos tercios de sus Estados tienen el 80% de la propiedad de los medios concentrado en cuatro o menos compañías. Así lo muestra el último informe del Centro europeo para el pluralismo informativo y la libertad de prensa, que recoge datos del 2016, los más recientes disponibles.

De esta manera, según el estudio, España afronta un riesgo medio para el pluralismo de los medios de comunicación. El texto relata que hay elementos objetivos para considerar que ciertas decisiones y presiones políticas pueden afectar a la independencia y pluralidad informativa. Así, identifica tres importantes retos:

El primero de ellos se refiere a las modificaciones legislativas llevadas a cabo durante la primera legislatura del gobierno de Mariano Rajoy, que han sido denunciadas por diferentes colectivos por entender que amenaza la libertad de expresión. Entre ellas, se encuentran:

  • La Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como 'Ley Mordaza', que prohíbe el uso no autorizado de imágenes de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por lo que dificulta obtener pruebas de abusos policiales e informar sobre ellos

  • La reforma del Código Penal, que impone condenas de hasta tres años por enaltecimiento o justificación de un delito 

En segundo lugar, en cuanto a la independencia de los medios, avisa de que existen "informes frecuentes sobre la manipulación progubernamental" de los medios públicos, en especial desde el 2012, cuando el Gobierno español cambió el modo de designar a los responsables de los medios públicos, dejándolo en la práctica en manos del Ejecutivo. Con respecto a los medios privados, también apunta una falta de independencia y autonomía.

En último lugar achacan a la crisis el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los periodistas, considerando los principales problemas de la profesión el desempleo, la inseguridad laboral y los bajos salarios, que amenazan "la libertad de expresión e independencia de los periodistas". También resaltan la situación de las mujeres, que reciben salarios más bajos por trabajos similares y que están infrarrepresentadas en los consejos de administración.

Otros países europeos

El informe constata que el sector con mayor concentración es el audiovisual, seguido muy de cerca por la radio y a mayor distancia por la prensa escrita. Los países analizados han sido los 28 que forman parte de la Unión Europea, así como los candidatos Montenegro y Turquía. Ninguno de ellos está libre de riesgo para el pluralismo.

Virginia Pérez Alonso, presidenta de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), que ha difundido los datos, opina que el derecho a la información de la ciudadanía, que requiere pluralismo informativo e independencia de los poderes políticos y económicos, "no está garantizado en Europa en este momento". Señala que los ciudadanos no pueden saber de manera transparente "quiénes son los propietarios de los medios, ni sus intereses económicos y políticos".

En España el riesgo para la transparencia según este estudio es del 19%, mientras que el riesgo de concentración asciende al 59%. Otros países europeos no se encuentran mejor situados en este 'ranking'. Los Estados con un mayor riesgo de concentración, por encima del 90%, son Bulgaria, Dinamarca, Finlandia, Irlanda y Luxemburgo. En este último caso tres compañías dominan claramente el sector de los medios de comunicación.

Con respecto a la transparencia, los países con mayores riesgos son Grecia y República Checa (75%), seguidos de Luxemburgo (69%) y Letonia (63%).

"Los ciudadanos necesitan conocer la propiedad de los medios para conocer la credibilidad de las informaciones", apunta Lutz Kinkel, director del Centro europeo para el pluralismo informativo y la libertad de prensa. "Los políticos necesitan saberlo para prevenir la concentración de la propiedad y poder garantizar el pluralismo", añade.


Cuba protesta por intentos de EE.UU. de socavar su soberanía

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

La Habana, 1 feb (PL) Cuba protestó ante autoridades diplomáticas de Estados Unidos por los intentos de ese país de quebrantar la soberanía de la nación caribeña en cuanto a su competencia para regular flujos de información, según una nota difundida hoy aquí.

De acuerdo con los medios locales, este miércoles el ministerio cubano de Relaciones Exteriores (Minrex) entregó al encargado de negocios de la embajada norteamericana en la isla, Lawrence Gumbiner, una nota de protesta por la pretensión de su Gobierno de violar de modo flagrante la soberanía cubana para el uso de los medios de difusión masiva.

A su vez, el documento (remitido también al Departamento de Estado por la embajada cubana en Washington) rechaza los intentos de manipular internet para llevar a cabo programas ilegales con fines políticos y de subversión, como parte de las acciones estadounidenses destinadas a alterar o cambiar el orden constitucional de Cuba.

La protesta tiene sus motivos en un anuncio del Departamento de Estado realizado el pasado día 23 en el cual convoca a una fuerza operativa en internet integrada por funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos y representantes de organizaciones no gubernamentales con el objetivo declarado de promover en Cuba el 'flujo libre y no regulado de la información'.

Según el anuncio, esta fuerza 'examinará los retos tecnológicos y las oportunidades para expandir el acceso a internet y los medios de difusión independientes' en la isla.

La nota del Minrex demanda nuevamente al Gobierno de Estados Unidos que cese sus acciones subversivas, injerencistas e ilegales contra Cuba, que atentan contra la estabilidad y el orden constitucional cubano, y lo insta a respetar la soberanía cubana, el Derecho Internacional y los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Asimismo, el mensaje de la cancillería antillana reitera la determinación del Gobierno de Cuba a no tolerar ningún tipo de actividad subversiva ni de intromisión en sus asuntos internos y, como país soberano, a continuar defendiéndose y denunciando la naturaleza injerencista de este tipo de acciones.

'Cuba continuará regulando el flujo de información como es su derecho soberano y como es práctica en todos los países, incluidos Estados Unidos. Cuba, además, seguirá avanzando en la informatización de su sociedad, como parte del desarrollo del país y en función de los objetivos de justicia social que caracterizan a su Revolución', finaliza la nota.

mem/tgp


Advierten de imprevisibles y devastadores terremotos en California que podrían matar a millones

RT  -   31 ene 2018 22:41 GMT

La falla de San Andrés se encuentra en un estado de estrés suficiente para producir "eventos grandes y dañinos".

Bob Carey / Gettyimages.ru

Richard Aster, profesor de geofísica de la Universidad Estatal de Colorado (EE.UU.), ha advertido que una serie de terremotos devastadores podrían azotar California y asegura que hay que "prepararse para lo peor".

En un artículo para el portal The Conversation, Aster explica que los terremotos en California son una "inevitabilidad geológica", ya que el estado está ubicado sobre el lugar donde la placa tectónica de América del Norte linda con la del Pacífico, y lo entrecruzan varios sistemas activos de fallas. Y aunque California experimenta una "sequía de terremotos" de alta magnitud, la falla de San Andrés se encuentra en un estado de estrés suficiente para producir "eventos grandes y dañinos".

El geofísico subraya que el Gobierno californiano cuenta con una cultura sísmica suficiente para estar preparado ante una eventualidad sísmica (simulacros, kits de emergencia y planes de acción), además de los avances a nivel de detección, protocolos de respuesta rápida y alerta temprana.

Sin embargo, la interacción de tensiones y fallas es "tremendamente caótica", y ni siquiera la tecnología actual —que detecta estos fenómenos y sus características minutos antes de que ocurran e incluso estima las bajas y las pérdidas materiales— permite predecir el tiempo, la ubicación y el tamaño de "grandes sismos individuales"

Desde el terremoto de Long Beach en 1933, ningún sismo en California ha provocado más de 100 muertos. Esto se debe a la implementación de códigos de construcción antisísmicos y planes de emergencia. No obstante, la verdadera capacidad de respuesta saldrá a flote cuando se produzca uno de los "inevitables y prolongados" eventos sísmicos a lo largo del sistema de fallas de San Andrés. Y en ese caso, "los niveles definitivos de daños y víctimas son difíciles de proyectar, y dependen de la gravedad de los peligros asociados, como derrumbes e incendios", asegura el experto.

"Generalmente ocurren sin advertencia inmediata alguna, y la mitigación de los riesgos requiere preparación sostenida y compromisos de recursos. Esto puede plantear serios desafíos", concluye Aster.


Lección de diplomacia en la era Trump: «o están conmigo o no hay dinero»

Durante su discurso del Estado de la Unión, efectuado en la noche del martes ante el Congreso, el mandatario norteamericano siguió la tradición de pasar balance a su primer año en la Casa Blanca y acuñó una nueva filosofía al estilo de George W. Bush y su «o están conmigo o están con los terroristas»

1 de febrero de 2018 00:02:16

El Presidente de Estados Unidos habló en el mismo tono nacionalista y proteccionista que lo catapultó a la Casa Blanca. Foto: AFP

Entre medias verdades sobre la economía, que buscan ocultar los graves problemas de su Gobierno, y amenazas contra medio mundo para distraer la atención, el presidente Donald Trump ofreció este martes una lección de diplomacia made in Washington.

Durante su discurso del Estado de la Unión, efectuado en la noche del martes ante el Congreso, el mandatario norteamericano siguió la tradición de pasar balance a su primer año en la Casa Blanca y acuñó una nueva filosofía al estilo de George W. Bush y su «o están conmigo o están con los terroristas».

El magnate neoyorquino, más acostumbrado a los negocios que a otra cosa, encontró ahora su propia fórmula para el desastre: «o están conmigo u olvídense del dinero».

Ocurrió mientras hablaba sobre su polémica decisión de mover a Jerusalén la Embajada estadounidense en Israel, lo que ha levantado una ola de indignación global por sus posibles consecuencias en el conflicto palestino.

Añadió al respecto que, poco después de anunciar la medida, «decenas de países votaron en la Asamblea General de las Naciones Unidas contra el derecho soberano de Estados Unidos a hacer este reconocimiento».

Recordó que esas mismas naciones –fueron en realidad 128, incluidos sus mayores aliados– recibieron solo el año pasado 20 000 millones de dólares en ayuda económica.

«Es por eso que esta noche le pido al Congreso que apruebe leyes para ayudar a garantizar que los dólares para ayuda al extranjero siempre sirvan a los intereses estadounidenses y solo vayan a los amigos de Estados Unidos», dijo.

La filosofía no es novedosa, aunque nunca se había mostrado tan claramente. La Casa Blanca ya amenazó con cortar toda la cooperación con Pakistán, uno de sus aliados en la lucha contra el terrorismo, en caso de que no cumpliera al dedillo una lista de demandas.

Lo mismo sucede con la ayuda a los refugiados palestinos, que se está utilizando con chantaje para lograr concesiones a favor de los intereses israelitas.

Pero las amenazas con la chequera en la mano no están reservadas para los «adversarios», sino que tocan también a los amigos de toda la vida.

«La época de la rendición económica de Estados Unidos terminó», dijo el Presidente en el mismo tono nacionalista y proteccionista que lo catapultó a la Casa Blanca.

Añadió que los negocios con su país a partir de ahora tendrían que ser «justos» y «recíprocos».

«Trabajaremos para corregir los malos tratos comerciales y negociar nuevos. Y protegeremos a los trabajadores estadounidenses y la propiedad intelectual estadounidense a través de una estricta aplicación de nuestras reglas comerciales».

Desde el fin de la II Guerra Mundial, Estados Unidos es el principal abanderado del libre comercio, con el que ha logrado mantener su primacía económica global y gratificar a los países que se alinean con sus intereses geopolíticos. Sin embargo, la nueva administración parece convencida de que es hora de pasar la cuenta.

Europa calibra desde hace meses su respuesta a una medida proteccionista de Trump y en Bruselas aseguran que están dispuestos a actuar para proteger sus intereses.

China, del otro lado del mundo y en un ascenso vertiginoso, está dispuesta a ocupar los espacios que deja Washington.

Si ese es el trato que reserva el nuevo ocupante de la Casa Blanca para quienes lo secundan, no es de extrañar que el discurso en el Estado de la Unión haya sido prolífico en amenazas contra los países que se resisten a seguir sus órdenes.

Trump se vanaglorió de las sanciones que ha aplicado contra Cuba y Venezuela, sin ahondar demasiado en el tema.

Rodeado de un grupo minoritario y recalcitrante de la comunidad cubana en Estados Unidos, Trump anunció el 16 de junio del año pasado en Miami nuevas medidas para fortalecer el bloqueo y hacer más difíciles los viajes entre los dos países.

Con excusas sin evidencia alguna, el Departamento de Estado también redujo en septiembre último el personal de su Embajada en La Habana y paralizó la entrega de visado, al tiempo que exigió la salida de 17 diplomáticos cubanos en Washington.

La nueva administración también anunció el regreso a políticas fracasadas al poner en marcha la semana pasada una Fuerza Operativa en Internet contra Cuba, que recuerda otros proyectos subversivos como ZunZuneo y Commotion.

Contra Venezuela y sus autoridades legítimas, la nueva obsesión de Washington en la región, se dirige una batería de sanciones que agravan aún más la crisis económica en el país y que se suman al boicot de la derecha.

Trump también se enorgulleció del apoyo de su Gobierno a los protagonistas de los desórdenes internos en Irán a comienzos de este mes, los mismos que llevan el sello de las operaciones encubiertas de la CIA, según varios analistas.

Continuó con su escalada de tensiones contra la República Popular Democrática de Corea y se dedicó a fanfarronear sobre sus supuestos éxitos en la lucha contra el terrorismo.

A pesar de haber prometido durante su campaña el fin de las guerras fracasadas de Estados Unidos en Irak y Afganistán, Trump aumentó el número de efectivos desplegados en Oriente Medio y otorgó un extra de 80 000 millones de dólares al presupuesto del Ejército para el año fiscal 2018.

En otro guiño al sector militar, el mandatario aprovechó el Estado de la Unión para anunciar que había firmado un decreto para poner fin al cierre de la prisión estadounidense en la Base Naval en Guantánamo, ubicada en territorio ilegalmente ocupado.

El fin de ese controvertido centro de detención –mas no la devolución del territorio a Cuba– fue una de las principales promesas del exmandatario demócrata Barack Obama, quien no pudo cumplirla durante sus ocho años de Gobierno por la resistencia del Congreso.

«Pero debemos ser claros: los terroristas no son simplemente criminales; son combatientes enemigos ilegales», dijo Trump. «Y cuando son capturados en el extranjero, deben ser tratados como los terroristas que son».

Precisamente la cárcel en Guantánamo se hizo famosa por las imágenes de soldados estadounidenses torturando a los detenidos, lo cual conllevó a varios proyectos de ley para tratar de prevenir incidentes similares. La declaración de Trump parece indicar que preservar los derechos elementales de los prisioneros no será siquiera una preocupación de su Gobierno.

Pero, más allá de lo que haga Estados Unidos con su política de detenciones arbitrarias, la demanda de Cuba y muchos otros países del mundo sigue centrada en el fin de la ocupación ilegal de ese territorio en Guantánamo.

Trump, claro está, no mencionó ese tema en la noche del martes. Quizá desconoce la historia o estaba demasiado centrado en parecer «presidenciable» ante una audiencia que lo aplaudía –menos los demócratas–, pero que a sus espaldas se burla de la ignorancia e incapacidad de gobernar del Presidente, que hace titulares en los principales medios de comunicación de ese país e incluso en los estantes de las librerías.

CUBA NO TOLERA LA INTROMISIÓN EN SUS ASUNTOS INTERNOS

El Ministerio de Relaciones Exteriores entregó este miércoles al Encargado de Negocios A.I. de los Estados Unidos en La Habana, Lawrence Gumbiner, una nota diplomática que expresa su enérgica protesta por la pretensión del Gobierno estadounidense de violar de modo flagrante la soberanía cubana, en lo que respecta a la competencia nacional para regular los flujos de información y el uso de los medios de difusión masiva, a la vez que rechazó el intento de manipular internet para llevar a cabo programas ilegales con fines políticos y de subversión, como parte de sus acciones destinadas a alterar o cambiar el orden constitucional de la República de Cuba. La misma nota fue remitida por la Embajada de Cuba en Washing­ton al Departamento de Estado.

- La protesta estuvo motivada por el anuncio del Departamento de Estado, el pasado 23 de enero, de la decisión de convocar a una Fuerza de Tarea de internet, integrada por funcionarios del Gobierno de Estados Unidos y representantes de organizaciones no gubernamentales, con el objetivo declarado de «promover en Cuba el flujo libre y no regulado de la información. Según el anuncio, esta Fuerza de Tarea «examinará los retos tecnológicos y las oportunidades para expandir el acceso a internet y los medios de difusión independientes» en Cuba.

- La nota del Minrex demanda nuevamente al Gobierno de Estados Unidos que cese sus acciones subversivas, injerencistas e ilegales contra Cuba, que atentan contra la estabilidad y el orden constitucional cubano, y lo insta a respetar la soberanía cubana, el Derecho Internacional y los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

- En su mensaje, la Cancillería cubana reitera la determinación del Gobierno de Cuba a no tolerar ningún tipo de actividad subversiva ni de intromisión en sus asuntos internos y, como país soberano, a continuar defendiéndose y denunciando la naturaleza injerencista de este tipo de acciones.

- Cuba continuará regulando el flujo de información como es su derecho soberano y como es práctica en todos los países, incluidos Estados Unidos. Cuba, además, seguirá avanzando en la informatización de su sociedad, como parte del desarrollo del país y en función de los objetivos de justicia social que caracterizan a su Revolución.

(Cubaminrex)