martes, 6 de febrero de 2018

Gobierno y oposición logran un acuerdo: "Buena noticia para Venezuela, mala noticia para Trump"

RT  -   6 feb 2018 22:13 GMT

La oposición y el gobierno venezolano están listos para suscribir el convenio de convivencia en el que han trabajado durante cinco meses.

Ricardo Rojas / Reuters

El jefe de la delegación del gobierno para el diálogo, Jorge Rodríguez, afirmó la tarde de este martes que lograron conformar un acuerdo con la oposición venezolana y que están listos para suscribirlo.

Estas declaraciones las hizo a su llegada a la sede de la cancillería de República Dominicana donde se lleva a cabo el proceso de conversaciones entre el gobierno y la coalición opositora desde septiembre de año pasado.

Rodríguez informó que la noche del pasado lunes se concretó un acuerdo con la delegación opositora. Ambas partes concertaron que lo suscribirían este martes en Santo Domingo.

El también ministro de Comunicación venezolano expresó que lo "único que podemos adelantar" es que se ha preestablecido una fecha tentativa para las elecciones presidenciales, que según la Asamblea Constituyente deben celebrarse antes del 30 de abril de este año.

Buenas y malas noticias

El jefe de la delegación gubernamental calificó como una "buena noticia" para su país el convenio alcanzado y una "mala noticia" para la administración de Donald Trump, presidente de EE.UU, que ha impuesto sanciones financieras catalogadas como "bloqueo económico" por las autoridades venezolanas.

Rodríguez hizo referencia al recorrido por América Latina, que lleva a cabo el jefe del Departamento de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, para tratar el tema de la "crisis venezolana" y asomar un posible embargo petrolero sobre ese país suramericano. "Mala noticia para la gira injerencista y guerrerista del secretario de estado de EEUU".

El representante de Venezuela expresó que el acuerdo al que llegaron ambas partes tampoco sería bien recibido por el Grupo de Lima, conformado por doce cancilleres surgidos del seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha instado a la oposición a abandonar el proceso de diálogo y ha rechazado el anuncio de adelanto de las elecciones presidenciales en el país suramericano.

  

¿El peligro de viajar a Cuba? Que quieras volver

El único peligro que encontraría un visitante al viajar a Cuba sería, el de querer volver...

JOSÉ ARMANDO FERNÁNDEZ SALAZAR
CUBAHORA  -  5/02/2018

Un año después la llegada de estadounidenses a la Cuba había aumentado en un 217 por ciento aupado por los cruceros (Fernando Medina Fernández / Cubahora)

Arribo de visitantes estadounidenses
2015: 161 233
2016: 281 706 284 937
2017: 619 523

Cantidad cubanoamericanos
2015: 390 626
2016: 427 228
2017: 453 905

Visitantes por cruceros
2015: 9 922
2016: 112 000
2017: 477 000

En marzo de 2016, el entonces presidente norteamericano Barack Obama, haciendo uso de sus poderes presidenciales puso en vigor varias medidas que permitieron que los ciudadanos norteamericanos pudieran viajar a Cuba con menos restricciones, aunque no estaban autorizados a venir como turistas.

Se trataba de una disposición modesta, teniendo en cuenta que las limitaciones que se imponen por Washington vulneran los derechos civiles de sus propios ciudadanos por motivos políticos, pero abría muchas posibilidades para el intercambio pueblo a pueblo de un lado a otro del estrecho de la Florida. Las normativas, sin embargo, no escondían el hipócrita interés de la exportación del american way life a la Mayor de las Antillas y socavar, de esta forma, los valores de la sociedad cubana.

Un año después la llegada de estadounidenses a la Isla había aumentado en un 217 por ciento aupado por la reapertura de circuitos aéreos a cargo de las principales compañías del sector, de igual forma ocurría con los cruceros y se llegó a proyectar el establecimiento de rutas de ferris entre La Habana y ciudades costeras norteamericanas.

Las disposiciones de aquel entonces llenaron a La Habana y otros destinos cubanos de famosos y curiosos, deseosos de contrastar la imagen que vendían los medios con la realidad del país. Todo lo anterior transcurría a pesar de que un ciudadano estadounidense debía cumplir con un molesto procedimiento de permisos y burocracia para poder cruzar los apenas 180 kilómetros que median entre un lugar y otro.

Lo que no estaba en los cálculos de los teóricos del smart power del que Obama es abanderado, fue que al conocer la cotidianidad de los cubanos, su cultura, desafíos y logros, los norteamericanos comenzarían a reconstruir la imagen que tenían del país y a expresarse en encuestas y debates públicos sobre la necesidad de eliminar por completo las restricciones de viajes, abrir las puertas a los negocios o eliminar por completo el bloqueo económico, comercial y financiero que desde hace más de 50 años Washington impone a La Habana.

Según cálculos de analistas, si se levantara la prohibición de EE.UU. a sus ciudadanos de viajar a la isla como turistas, podrían llegar en un primer momento hasta dos millones de estadounidenses al año, cifra que podría alcanzar los cinco millones a medio plazo.

La respuesta a esta tendencia vendría con un nuevo inquilino en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Donald Trump, el presidente 45 de los Estados Unidos, movido por intereses personales y de política interna, pactó con los representantes más anacrónicos y ultraderechistas del exilio anticubano y se planteó el desmontaje del proceso de normalización de relaciones impulsado por Obama. Su discurso del 16 de junio de 2017 significó el retorno a una política que se creía superada en el mandato anterior: sanciones, bravuconadas y acusaciones sin fundamento.

Entonces emergió la trama de los ataques sónicos a funcionarios norteamericanos de la embajada en Cuba, que sirvió de pretexto para prácticamente cerrar los canales diplomáticos entre ambos países. Luego, siguiendo indicaciones del ejecutivo, en noviembre de 2017 los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro dieron a conocer la adopción de “acciones coordinadas” para incrementar las restricciones a norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba o viajar a ella.

El impacto de estas medidas se dejó sentir en sectores tan sensibles como el académico, en el que se registró un importante descenso de los viajes de intercambio. De igual forma varias compañías aéreas suspendieron sus operaciones en la Isla y otras disminuyeron su actividad.

El sabotaje a la normalización continuó cuando en enero de 2018 el Departamento de Estado recomendó a sus ciudadanos reconsiderar la posibilidad de viajar a la Mayor de las Antillas. Pero detrás de esta posición se encontraba también el interés de torpedear la economía cubana, toda vez que el turismo constituye el sector más dinámico dentro de ella y la segunda fuente de ingresos del país.

La estrategia concebida como un golpe de gracia al motor de la economía cubana pronto quedaría superada por la realidad.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, evaluó a Cuba como un país seguro con un índice de homicidios por debajo de la media mundial y de América Latina. De igual forma la Organización Mundial de la Salud ubicó a la Mayor de las Antillas como uno de los países más saludables, en un estudio publicado sobre el tema en 2017. Un polémico estudio titulado Índice Global de Paz, publicado por el Instituto de Economía y Paz (think tank estadounidense) tuvo que reconocer a la Isla entre los países de mejores indicadores en la región.

Si se comparan estos índices con los de Estados Unidos es posible apreciar que un ciudadano de ese país tiene menos probabilidades de ser víctima de un hecho que atente contra su vida en Cuba, que en su propio país.

Específicamente en el sector turístico en la XXXVIII Feria Internacional del Turismo de España, una de las más importantes de la llamada industria sin humo, Cuba recibió el premio Excelencia como país más seguro para el turismo. La opinión es sustentada además por representantes de otros mercados, más allá del europeo, como es el caso del canadiense, el principal para la Mayor de las Antillas. Agentes de viajes y turistas de Canadá destacan la “seguridad” como uno de los principales atractivos de Cuba como destino. Incluso, durante un encuentro en La Habana, empresarios de Estados Unidos señalaron que Cuba "es uno de los destinos más seguros del mundo" y mencionaron que de los casi 620 mil ciudadanos estadounidenses que viajaron a la isla en 2017, ninguno experimentó problemas de salud durante el viaje. De igual forma precisaron que según una encuesta interna, los viajeros a Cuba en 2017 mostraron un índice de satisfacción del 95%, el 96% la recomendaría como destino a otras personas y 39,6% ha repetido su visita.

Durante los debates parlamentarios de cierre del año 2017, el propio Ministerio del Turismo en Cuba, daba a conocer los resultados de las encuestas que miden los índices de satisfacción del destino, en la que si bien se reconocían problemas asociados a la infraestructura y la calidad de los servicios, se señalaba como uno de los atractivos y puntos fuertes de la Isla su seguridad y la hospitalidad de sus gente.

Los hechos apuntan a que la actitud de la administración norteamericana responde a un programa agresivo para detener el proceso de normalización de relaciones entre ambos países y provocar daños en la economía cubana. En nombre de la protección a la seguridad, las libertades y los derechos de sus ciudadanos, el gobierno norteamericano los vulnera. El único peligro que encontraría un visitante al viajar a Cuba sería, el de querer volver.


UN CONFLICTO QUE ERA EVITABLE

Por Manuel E. Yepe

Cuba produce, consume y exporta sustanciales cantidades de puros habanos y ron, productos que disfrutan de mucho prestigio y demanda en el mercado internacional.

Es algo contrastante que una nación que según organismos especializados de Naciones Unidas aporta fuertemente a la prevención y curación de dolencias con la asistencia médica que prestan sus científicos en muchos países, sea así mismo un importante proveedor de productos nocivos a la salud en el mercado internacional, como el alcohol y el tabaco Pero lo cierto es que, cuando los habitantes de las islas que componen el archipiélago cubano consiguieron tras cruenta lucha de liberación adueñarse de las riendas de su destino, sus humildes y explotados agricultores y obreros habían logrado desarrollar con sudor y lágrimas por la extenuante explotación capitalista, técnicas de cultivo, procedimientos artesanales y técnicas manufactureras que, aprovechando condiciones climáticas y agrícolas específicas de las diversas áreas del archipiélago cubano, habían situado a Cuba a la cabeza del mundo en estas producciones de las que hoy se enorgullece.

La independencia de Cuba se tuvo que lograr en la década de los años 50 del pasado siglo por medio de la lucha armada librada por una vanguardia rebelde al costo de miles de muertes, porque le habían sido siempre vedados los caminos democráticos.

Pero cuando la revolución popular obtuvo la victoria y el pueblo se hizo dueño de los destinos del país, el nuevo gobierno se vio obligado a limitar el alcance de sus objetivos de bienestar social por la necesidad de defenderse de la acción contrarrevolucionaria de la oligarquía, ya desplazada del gobierno pero respaldada por la superpotencia estadounidense que desde la proclamación de la independencia de Cuba del poder colonial español ejerció el papel hegemónico que antes tenía España.

No todas las grandes compañías que fueron nacionalizadas por la revolución reaccionaron de la misma manera. Prácticamente la totalidad de las empresas extranjeras no estadounidense, aceptaron la vía de la negociación y resolvieron de manera sensata el asunto, sin mayor conflicto. Varias de ellas, al paso de los años han vuelto a tener inversiones en Cuba, incluso a niveles muy superiores.

Por más de sesenta años, a las compañías estadounidenses nacionalizadas en Cuba no les fue permitido por las leyes del bloqueo a Cuba (eufemísticamente llamado “embargo”) sentarse a discutir normalmente temas de compensación.

Todo debía hacerse de manera organizada y las afectaciones inevitables debían tratarse de manera cuidadosa para minimizar los efectos violentos, aspirando siempre a la comprensión y tolerancia.

En el caso de Bacardí, los antiguos propietarios de la firma optaron por hacer una guerra jurídica contra Cuba y poco después del triunfo de la revolución acreditaron la compañía Bacardí en Bermudas y libraron una confrontación legal en la Corte internacional de La Haya por la posesión de la firma. Lograron mantener el derecho al nombre Bacardí y al murciélago como su símbolo, aunque les fue denegado el derecho de identificar a la firma como cubana o acreditar el origen del ron en La Habana.

En 1999, gracias a sus vínculos políticos y al bloqueo, Bacardí logró que el Congreso estadounidense aprobara una disposición que le permitió apoderarse de la marca Havana Club en el territorio de Estados Unidos. La Organización Mundial del Comercio condenó la acción pero le permitió a Bacardí comercializar en el interior de Estados Unido un falso ron Havana Club fabricado en Puerto Rico.

Mediante extraños manejos jurídicos, Bacardí supuestamente adquirió de un industrial nombrado José Arechabala, la propiedad de una pequeña fábrica de un ron llamado Havana Club, que había sido de su propiedad desde 1934 hasta su nacionalización en 1960. En verdad esos derechos eran inexistentes dado que pertenecían al Estado cubano.

Pese al bloqueo, Cuba renovó regularmente la marca Havana Club en la Oficina de Patentes de EEUU desde 1976, se lo adjudicó al ron que antes se nombró Bacardí y ha continuado produciéndolo con total respaldo legal internacional. Obviamente, a causa del bloqueo estadounidense, la firma Havana Club pudo ser registrada en todos los países del mundo excepto Estados Unidos.

Desde 1994, la producción del Havana Club y su distribución mundial, exceptuando Estados Unidos, se ha venido haciendo por una empresa conjunta de la francesa Pernod Ricard y la cubana Ron Cuba, en defensa del intenso acoso del bloqueo contra la Isla.

En poco tiempo, el Ron Havana Club ha captado la preferencia de los tomadores de ron de todo el mundo que, por motivos de calidad, dejaron de consumir Bacardí (fabricado en Puerto Rico) ya que los degustadores estadounidenses del mejor ron del mundo no se conforman con la falsificación que es hoy Bacardí.

La Habana, Febrero 6 de 2018

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


Nuevo error de Donald Trump en Twitter eleva tensiones con Reino Unido

Publicado en Cubadebate el 6 febrero 2018

Donald Trump durante una de sus discursos, detrás aplauden el vicepresidente Mike Pence y Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes. Foto. AP.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, convirtió al Sistema Nacional Sanitario de Reino Unido en blanco de sus ataques en Twitter.

“Los demócratas presionan para una Atención Sanitario Universal mientras miles de personas protestan en Reino Unido porque ese sistema está en bancarrota y no funciona. Los demócratas quieren subir los impuestos para tener una atención médica mala y no personal. ¡No gracias!”.

El presidente de Estados Unidos, que escribió este mensaje minutos después de que se emitiera en la cadena FOX un segmento sobre el sistema sanitario de Reino Unido, en el que se entrevistaba a Nigel Farage, el ex líder del partido nacionalista UKIP.

No obstante, las protestas en las islas británicas estaban dirigidas contra ideas similares a las que defiende el magnate neoyorquino, quien intentó convertir a los manifestantes en sus aliados. Al parecer, el empresario devenido político no entiende cómo funciona el sistema de salud del Reino Unido y pensó que el pueblo del país nórdico reclamaba una medicina como la que él desea afianzar en Estados Unidos.

Unas críticas que se añaden a sus comentarios en contra del alcalde de Londres, Sadiq Khan, tras varios ataques terroristas, su retuit de un vídeo de un grupo de extrema derecha británico y la cancelación de su viaje a la capital para inaugurar la nueva embajada de Estados Unidos.

Inmediatamente después, el secretario de Salud británico, Jeremy Hunt, respondió al presidente de Estados Unidos en la misma red social.

“Creo que difiero de lo que se reclama en las manifestaciones, pero NINGUNO de ellos quiere vivir en un sistema donde 28 millones de personas no tienen cobertura. Tenemos nuestros desafíos pero estoy orgulloso de ser de un país que creó la cobertura universal, donde todo el mundo recibe tratamiento sin importar el tamaño de su balance bancario”, escribió el británico en clara referencia al sistema de seguros médicos de Estados Unidos, el cual funciona como una industria más de la que se esperan grandes beneficios.

Es la primera vez que Trump ataca al Sistema Sanitario Británico con un dardo, que pareció más una excusa para avivar la pelea con el Partido Demócrata después de que fracasase su primer intento en derogar el ‘ObamaCare‘, ley sanitaria del presidente Barack Obama. Sin embargo, sí consiguió asestarle un golpe certero al eliminar la “obligación” a tener seguro médico en Estados Unidos, fundamental para controlar los precios en los mercados, dentro de su celebrada ley fiscal.

Precisamente, los manifestantes de este fin de semana de Londres y otras ciudades de Reino Unido exigían todo lo contrario a lo que defiende el presidente de Estados Unidos: más fondos para apoyar el Servicio Nacional Sanitario, el cual garantiza cobertura médica a toda persona que viva en el país de manera legal. Un modelo muy diferente al que defiende Trump, que siempre ha criticado la reforma de Obama por considerarla demasiado cara.

La nueva polémica entre ambas potencias occidentales atenta contra los esfuerzos de Theresa May para mantener cordiales relaciones con su tradicional aliado, más allá de los arrebatos “tuiteros” de Trump.

(Con información de El Mundo)


EU.- OTRA ARBITRARIEDAD CONTRA LOS POBRES EN ESTADOS UNIDOS

Por Dr. Néstor García Iturbe

En Estados Unidos, el país del derroche y la “abundancia”, oficialmente, el propio gobierno declara que existen más de 41 millones de personas que viven por debajo de la línea de la pobreza. Vivir por debajo de dicha línea, significa que los ingresos que percibe la familia no cubren los gastos normales de la misma, por lo que es necesario que tenga limitaciones en cuanto a lo que adquiera,  o  que la calidad de lo adquirido no sea la mejor.

Algunas familias deciden dejar de utilizar el automóvil o venderlo, mudarse a un vecindario de menor categoría y en algunos casos que sus hijos dejen los estudios y traten de buscar trabajo.  Sobre la situación de los pobres en Estados Unidos acabo de leer un artículo de Alex Henderson, publicado en AlterNet, titulado “En Estados Unidos ser pobre puede costar una fortuna” del que tomaré unos datos para trasladarles la situación en que viven los pobres en dicho país.

Aquellos que tienen su cuenta bancaria en el Bank of America, que no tengan un saldo mayor de 1,500 dólares o reciban un depósito mensual mayor de 250 dólares, tendrán que pagar 12 dólares mensuales por el mantenimiento de la cuenta. Solamente las personas de más bajos ingresos pudieran confrontar una situación como esta, aunque muchos no poseen una cuenta bancaria, pues nada o muy poco tendrían en la misma.

En cuanto a la alimentación , una investigación realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, determinó que los      alimentos más saludables cuestan como promedio 1.50 diario más caros que los menos saludables. Regularmente las familias obres compran los menos saludables, regularmente enlatados, que contienen gran cantidad de sustancias preservativas, sal, azúcar y otros productos químicos. Esto les ayuda en el ahorro de dinero, pero provoca serios problemas de salud como diabetes, problemas cardiacos, obesidad y cáncer.

Los que deciden mantener un auto, por lo regular tiene que pagar un seguro con tarifas más altas, pues el auto no es de los más modernos y el riesgo de accidente es mayor. Estudios realizados por Pro Publica Consumer Report sobre el costo del seguro de auto en California, Téxas  Illinois y Missouri encontraron que el costo era mayor un 30 por ciento en áreas donde predominantemente habitaban personas de razas no blanca.

Los pobres tiene mayores dificultades para que un banco o una empresa de seguros le conceda un crédito  o le sirva de fiador para comprar un auto, alquilar un apartamento, abrir un negocio y hasta para obtener un empleo.  Un pobre tiene mayores posibilidades en el 2017 de mantenerse pobre que en los años 50 y 60 del siglo pasado, de acuerdo con el estudio realizado por Raj Chetty y un grupo de economistas. En el 2016 una persona de 30 años de edad ganaba menos que lo que ganaron sus padres cuando tenía esa edad., en esto tiene un lugar importante la inflación existente.

La situación interna no solamente ha provocado que los pobres se encuentren en una situación con poca esperanza de mejorar su nivel de vida sino que también ha traído como consecuencia que un sector de la clase media cada día esté más cercano a la pobreza.

La diferencia entre los ingresos del 1 por ciento de la población y el 99 por ciento, cada día es mayor. El costo  de la medicina y los servicios médicos se mantiene en un nivel que resulta prohibitivo para un número importante de los ciudadanos. El poder garantizar a los hijos una educación de calidad cada día resulta más caro, en especial la universitaria. Los pobres viven en los peores lugares, edificios derrumbándose, sin calefacción,  en pésimas condiciones higiénicas, donde nuca se recoge la basura, pues el lugar es en si un basurero.

Mientras todo esto sucede el presupuesto del Pentágono continúa creciendo.  Cosas de la “democracia representativa” y de los políticos, que  tienen inscrito en el salón plenario del Congreso la frase “IN GOOD WE TRUST”. 

¿Será Dios el que les impide mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos?

La Habana, 6 de febrero del 2018

GRUPO EL HERALDO 


Matan a dos sacerdotes y un maestro en carretera de México

Las víctimas regresaban de un baile en Juliantla, en el municipio de Taxco. | Foto: RT

Telesur  -  6 febrero 2018

Un grupo de hombres armados impidieron el paso del vehículo en el que se trasladaban las víctimas.

Dos sacerdotes católicos y un maestro fueron asesinados en la carretera federal Taxco-Iguala, al norte del estado mexicano de Guerrero durante la madrugada de este lunes, cuando desconocidos dispararon contra el vehículo en el que viajaban.

Según el reporte emitido por la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero, los sacerdotes fueron identificados como  Iván Añorve Jaimes, de 37 años y Germaín Muñiz, de 39 años.

La Arquidiócesis de Acapulco informó que Añorve Jaimes era el párroco de la iglesia del poblado de Las Vigas, municipio de San Marcos, mientras que Muñiz era el párroco en Mezcala, municipio de Eduardo Neri.

En el vehículo viajaban dos personas más que resultaron heridas, un hombre de 27 años, a quien una de las balas le rozó en la muñeca izquierda, y una mujer de 25 años, quien perdió el dedo índice de la mano derecha.

Las víctimas regresaban de un baile en Juliantla, en el municipio de Taxco, en una camioneta blanca, cuando fueron atacados por hombres armados que viajaban en otro auto tipo sedan.


¿VOTAR, VOTAR NULO O NO VOTAR?

Chencho Alas

He leído y escuchado que Nayib Bukele ha pedido a sus seguidores no votar o votar nulo en las próximas elecciones para diputados y alcaldes. Independientemente de los partidos que están compitiendo por un puesto en la asamblea o en las alcaldías, ¿es apropiada la demanda de Bukele? ¿Se apega a los avances de la democracia o es un retroceso? ¿No es una decisión negativa y ahistórica? ¿Viola o no el principio filosófico de persona?

El voto, tal como lo conocemos, es relativamente nuevo. Se debe a los avances en profundidad de la concepción de lo que es persona dentro de una sociedad, la relación del yo con el tu para formar el nosotros que necesita estar jurídica y legalmente ordenado para que genere bienestar para todos. A este ordenamiento se le llama desde el campo de la política, democracia, y el voto es la acción básica formal del proceso democrático. Dentro de la evolución de la política, la democracia es la forma más avanzada que la humanidad ha creado para regir sus destinos.

El voto va unido a la historia de las revoluciones liberales que terminaron con los gobiernos monárquicos e introdujeron los parlamentos. En 1830 Adolf Thiers afirmaba que “el rey reina, pero no gobierna”. El liberalismo como doctrina nació en Inglaterra con la revolución de 1688, la primera de la era moderna y a partir de entonces ha evolucionado contribuyendo con muchos frutos, uno de ellos el sufragio universal que consiste en el derecho al voto de toda la población adulta de un estado. No hay democracia sin voto.

Como muchos de los derechos, si bien se originan en la persona como tal y su pertenencia a la sociedad, sin embargo no siempre han caído del cielo. Ha sido necesario luchar por ellos, en ocasiones de manera sangrienta. Un ejemplo muy claro lo tenemos en las luchas de las mujeres en El Salvador para hacer efectivo su derecho a votar, objetivo que lograron hacerlo una realidad el año 1950. Su lucha la comenzaron a inicios de siglo.  Tuvieron que tomarse las calles de manera organizada y pacífica. No fue nada fácil, todo lo contrario, 22 mujeres fueron asesinadas el año 1932 siendo presidente el dictador Maximiliano Hernández Martínez. A la cabeza de estas mujeres estaba Prudencia Ayala, una mujer de origen indígena, nacida en Sonzacate, Sonsonate.

El voto en El Salvador se ha manejado de manera sucia por parte de los diferentes partidos de gobierno. Solamente  después de la firma de los Acuerdos de Paz y de forma progresiva se ha avanzado en la depuración del padrón electoral, aunque falta mucho por hacer. Recordemos que Roberto D’Abuisson, fundador de los escuadrones de la muerte, votó por su partido ARENA después de su deceso.

Me resulta difícil entender por qué Bukele, siendo un hombre inteligente, pide a sus seguidores no votar en las próximas elecciones para diputados y alcaldes. ¿Qué sucederá el año 2019 cuando esté pidiendo que voten por él para presidente? Me parece una lógica “trumpista” basada en postulados negativos que no contribuyen a construir una sociedad, sino todo lo contrario, conllevan un principio destructivo.

Mujeres votando