sábado, 28 de julio de 2018

"La sociedad de EE.UU. colapsaría si no fuera por estos 8 mitos"


RT  -   28 jul 2018 07:09 GMT

Son ocho cuentos de hadas para adultos, con los que el pueblo se deja engañar, sostiene un conocido escritor y activista estadounidense.

Imagen ilustrativa. Pixabay / Foundry

El nivel de desigualdad que existe en Estados Unidos debería impedir que la sociedad funcione allí apropiadamente, opina el activista, escritor y actor Lee Camp.

En un artículo para Thruthdig, Camp cita un estudio según el cual 63 % de los estadounidenses no podrían enfrentarse a gastos de emergencia –como reparar un coche o lidiar con una crisis de salud- de solo 500 dólares. Entretanto, el CEO de Amazon, Jeff Bezos, tiene una fortuna de 141.000 millones de dólares.

Tan solo ese empresario, dice Camp, podría resolver el problema de la hambruna en el mundo por muchos años, y todavía dispondría de más dinero del que necesita para sustentarse el resto de su vida.

"¿No debería haber motines en la calle? ¿No tendría que estar todo colapsando? Miren afuera. Las calles no están en llamas, nadie corre desnudo o grita (generalmente). ¿Parece que todos van a trabajar a punta de pistola? No. Todos elegimos continuar así. ¿Por qué?", se pregunta Camp.

E inmediatamente da una respuesta: todo se debe a los mitos que nos han vendido, mitos profundamente arraigados en nuestra programación social desde el nacimiento. Estos mitos son aceptados y, básicamente, no son cuestionados nunca.

Mito 8: tenemos una democracia

El columnista llama al lector a preguntarse cuándo fue la última vez que el Congreso hizo algo que el pueblo de Estados Unidos apoyara, y que no se alineara con los intereses corporativos.

Camp menciona que tanto el Centro Carter como el propio expresidente Jimmy Carter aseguran que Estados Unidos se ha transformado en una oligarquía: una elite pequeña y corrupta controla el país, prácticamente sin ninguna participación del pueblo.

"Los gobernantes necesitan el mito de que somos una democracia para darnos la ilusión de control", resume Camp.

Mito 7: tenemos un sistema de votación legítimo y responsable

El activista enumera una amplia variedad de fenómenos electorales, tales como la manipulación de circunscripciones, purga de votantes, minería de datos, sondeos de opinión simulados, superdelegados, la supresión de votantes, boletas provisionales, supercomités de acción política, el dinero oscuro y la exclusión de terceros partidos en los debates... Y luego pregunta: "¿Qué parte de esto suena como un sistema electoral legítimo?".

Compara por eso el sistema electoral estadounidense con la situación de un niño al que su padre posa en el asiento de su coche, donde el pequeño dispone de un volante de juguete y con colores brillantes para que pueda sentir que está conduciendo el automóvil.

"Ese es nuestro sistema de elección: un volante de juguete. No conectado a nada. Todos nos sentamos allí como niños y gritamos excitadamente: ¡Estoy manejando!".

Mito 6: tenemos medios independientes que obligan a los gobernantes a rendir cuentas

Camp recuerda que los medios de comunicación estadounidenses son financiados por contratistas de armas, gigantes farmacéuticos, grandes bancos y grandes petroleras.

"Los medios corporativos trabajan para promocionar una guerra, aplaudir a Wall Street y propagar el consumismo. Es su misión fortificar la creencia en estos mitos de los que les hablo", sostiene.

Mito 5: tenemos un poder judicial independiente

El sistema de justicia criminal se ha convertido en un arma manejada por el Estado corporativo, según Camp. "Es así como los banqueros pueden ejecutar hipotecas en millones de hogares, de manera ilegal, y no van a la cárcel, mientras los activistas a menudo cumplen condenas por desobediencia civil no violenta".

Cita en este caso al periodista Chris Hedges: "Nuestro sistema judicial, como ha señalado [el abogado y activista] Ralph Nader, ha legalizado leyes secretas, tribunales secretos, pruebas secretas, presupuestos secretos y prisiones secretas en nombre de la seguridad nacional".

Si uno no es parte de la 'clase monetaria', lo presionan para que renuncie a los pocos derechos que le quedan. Según The New York Times, "el 97 % de los casos federales y el 94 % de los casos estatales terminan en acuerdos de culpabilidad: los acusados se declaran culpables a cambio de una sentencia menor".

"Acepten el acuerdo, porque no tienen un millón de dólares para gastarlos en un abogado", explica Camp.

Mito 4: la Policía está aquí para protegernos, ellos son nuestros amigos

Apunta que la Policía en EE.UU. está diseñada principalmente para hacer dos cosas: proteger la propiedad de los ricos y llevar adelante una guerra completamente inmoral contra las drogas, lo que "por definición es una guerra contra nuestra propia gente".

"Encarcelamos a más personas que cualquier otro país en el mundo. Lo que significa que la tierra de los libres es el Estado penitenciario más grande del mundo", escribe.

Por tanto, sostiene, las declaraciones de los políticos acerca de lo horrible que es China con respecto a los derechos humanos, o Irán o Corea del Norte, contradicen la estadística de personas que están entre rejas en EE.UU.

Mito 3: Comprar los hará felices

Este mito es creado principalmente por las inundaciones publicitarias que reciben los estadounidenses, pero también por la ingeniería social.

Camp señala que la mayoría de las personas siente "un vacío tenaz, una alienación adentro, por debajo de nuestras emociones superficiales".

"Esa inquietud se debe a que la mayoría de nosotros estamos despilfarrando nuestras vidas en empleos que odiamos, para luego ir a esas celdas de reclusión llamadas casas o apartamentos".

"Luego encendemos la tele para ver programas 'de realidad' sobre personas que la pasan peor, algo que a todos nosotros nos parece gracioso", sostiene.

"Si tenemos suerte, ganaremos durante la semana suficiente dinero para pagar los fines de semana suficiente cerveza como para que todo tenga sentido", indica.

Pero eso realmente no nos da satisfacción. Entonces, los anuncios dicen que comprar lo hará.

"La oscura verdad es que tenemos que creer en el mito de que consumir es la respuesta; de lo contrario, no seguiremos haciendo girar la rueda. Y si no lo hacemos, entonces comenzaremos a pensar, comenzaremos a hacer preguntas. Esas preguntas no son buenas para la elite gobernante, que disfruta de una sociedad basada en la explotación diaria del 99 % de nosotros", explica Camp.

Mito 2: si trabajas con afán, las cosas mejorarán

Según una encuesta de Deloitte, el 80 % de las personas no están satisfechas con su trabajo, al tiempo que una persona promedio gasta 90.000 horas en el trabajo a lo largo de su vida. Esto es aproximadamente una séptima parte de su vida, que además representa sus años más productivos.

Camp asevera que "todos trabajamos para enriquecer a otras personas, porque vivimos en una sociedad en la que tenemos que trabajar", mientras que "los avances tecnológicos pueden hacer casi todo lo que realmente se debe hacer".

"Si quisiéramos, podríamos deshacernos de la mayoría del trabajo y tener decenas de miles de horas más para disfrutar nuestras vidas. Pero no estamos haciendo eso en absoluto. Y a nadie se le permite hacer estas preguntas, al menos no en los medios principales", escribe.

Mito 1: somos libres

Hay ciertas restricciones a la libertad que en realidad desearíamos tener en nuestra sociedad. Pero mucha de nuestra falta de libertad no representa algo por lo que votaríamos si tuviéramos la oportunidad, escribe Camp.

Recomienda:

  • Intente encender un fuego en un estacionamiento para calentarse en invierno.

  • Intente dormir en su coche por más de unas pocas horas sin ser acosado por la Policía.

  • Intente mantener su privacidad durante una semana sin que un solo correo electrónico, búsqueda web o datos de localización sean recopilados por la NSA y las telecomunicaciones.

  • Intente alistarse en el Ejército porque necesita dinero para la universidad y luego, un día, simplemente salga de la base militar diciendo: "Sí, estaba aburrido. Pensé que simplemente ya no haría esto".

  • Intente presentarse como candidato presidencial de un tercer partido. 

  • Intente usar el baño en Starbucks sin comprar nada... siendo de raza negra.

"Somos menos libres que un perro con correa. Vivimos en una de las sociedades más desiguales y más trabajadoras del planeta, con más multimillonarios que nunca", resume.

Mientras tanto, los estadounidenses suministran el 94 % de la sangre pagada que se utiliza en todo el mundo. Y esa proviene casi exclusivamente de personas muy pobres.

"¿Eso suena como una decisión libre?", se pregunta.

El punto –dice– es que, para hacer funcionar ese sistema ilógico e inmoral, los gobernantes corruptos no necesitan, en la mayoría de las ocasiones, pistolas o gas lacrimógeno para mantener los mecanismos de explotación en movimiento.

"Todo lo que necesitan son algunos buenos y sólidos mitos con los que nos dejamos engañar. Unos cuentos de hadas para adultos", subraya.

TRAICIÓN: ALCANCE DE UN DEBATE


Jorge Gómez Barata

En el debate efectuado en el parlamento cubano acerca de la propuesta de Reforma Constitucional hubo un breve, aunque intenso, intercambio entre algunos diputados y miembros de la Comisión Redactora acerca de la figura de Traición a la Patria. Todo comenzó cuando varios delegados, entre ellos Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artista de Cuba, reclamaron precisiones acerca de la formulación incluida en el texto.

El fondo del asunto se asocia a la constatación de que, debido a la intensidad de la lucha política en Cuba a partir del triunfo de la Revolución, tuvo lugar una radicalización extrema de la confrontación política, que entre otras cosas se reflejó en el lenguaje. En ese contexto las partes utilizaron con frecuencia y liberalidad el término traidor. En realidad no se trata de una invención cubana, pues del término existen dos acepciones, una mundana muy extendida, y otra jurídica de contornos precisos y extrema gravedad.  

Según algunos tratadistas la palabra traidor, cuyo significado original se asocial “a la entrega”, se originó por la acción de Judas Iscariote que “entregó” a Jesús, lo cual lo convirtió en el prototipo de traidor, tan repugnante que Dante Alighieri le asignó el más terrible de los círculos del infierno. Con el tiempo el término se extendió a otros usos, dando lugar a lo que pudiéramos llamar “traición a secas”, un fenómeno mundano, y “traición a la Patria”, uno de los delitos más graves que pueden ser cometidos.

En el devenir, las palabras traidor y traición se incorporaron a la cultura como paradigma o norma moral, y como epíteto para calificar diversas conductas negativas. En este entendido, traidor es quien falta a un juramento o a la palabra empeñada, aquel que incurre en deslealtad, rompe un compromiso, o defrauda la confianza de compañeros, amigos, comunidad, partido, o religión. Traidor es también el cónyuge que engaña. En todos estos casos, aunque se trate de conductas repudiables, incluso de pecados, carecen de connotaciones jurídicas.

En el ámbito jurídico la traición es un delito excepcionalmente grave, a veces castigado con la pena de muerte, por lo cual, las constituciones y los códigos que los incluyen, se aseguran de describirlos con toda exactitud.

En todos los casos se trata de delitos cometidos en asociación con agresores o enemigos externos que atentan contra la independencia, la soberanía, o la seguridad del país. Traidores son quienes, en connivencia con enemigos externos, conspiran o realizan acciones encaminadas al cambio violento e ilegal del régimen político.

Aunque es raro que las constituciones incluyan esta figura que como delito debe estar presente en los códigos penales, existen dos ejemplos de precisión en la formulación. En la Constitución soviética de 1936, una de las fuentes de la cubana de 1976, la traición es presentada en los siguientes términos: “Artículo 133. — La…traición a la patria —la violación del juramento, la deserción al campo enemigo, el detrimento del poderío militar del Estado y el espionaje— es castigada con todo el rigor de la ley como el más grave de los crímenes”.

Por su parte la Constitución de los Estados Unidos, la primera y más antigua de las vigentes precisa: “ARTICULO III. SECCION 3. El delito de traición contra los Estados Unidos consistirá solamente en tomar las armas contra ellos o en unirse a sus enemigos, dándoles ayuda y facilidades…”

Obviamente, una norma jurídica referida a un asunto sumamente grave debería ser descrita para ajustarla a faltas de excepcional gravedad. Otra alternativa es sustraerla de la Constitución y ubicarla en el Código Penal. En cualquier caso, se trata de un botón de muestra del alcance de los debates en torno a  la reforma constitucional cubana.

Definitivamente, con más madurez, cultura política, y “sentido del momento histórico”, el pueblo tiene la palabra. Allá nos vemos.

La Habana, 28 de julio de 2018

…………………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al reproducirlo indicar la fuente

EE.UU aprueba una Ley de Defensa Nacional con miras a Rusia, China y Turquía


RT  -   27 jul 2018 22:38 GMT

El documento con las asignaciones al sector militar para el año fiscal 2019 ha pasado por la Cámara de Representantes y tendrá que ser ratificado por el Senado para entrar en vigor.

Foto ilustrativa. flickr.com / U.S. Department of Defense Current Photos

La Cámara de Representantes de EE.UU ha aprobado este jueves la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) para el año fiscal 2019, en la que se asignan 716.000 millones al sector militar del país, según señala el documento oficial publicado por el Congreso.

La ley tendrá ahora que ser ratificada por el Senado para entrar en vigor. Algunos de los puntos más significativos del documento están relacionados con Rusia, China, Turquía y otros países.

Prohibición de compra de equipos de telecomunicaciones de producción china

La sección 889 de esta ley prohíbe la compra de equipos de fabricantes chinos como ZTE, Huawei, Hytera Communications Corporation, entre otros, para garantizar "la seguridad pública, la seguridad de los establecimientos gubernamentales, la vigilancia de la seguridad física de infraestructuras cruciales y otros objetivos de la seguridad nacional".

Además, la sección 1259 del documento prohíbe a la Armada del Ejército Popular de Liberación participar en los ejercicios marítimos RIMPAC durante al menos cuatro años.

Suspensión de la entrega de cazas F-35 a Turquía

La sección 1282 prohíbe la entrega de cazas F-35 a Ankara hasta que el Pentágono o el Departamento del Estado anuncie oficialmente el estatus de las relaciones entre EE.UU. y Turquía.

El motivo de tal decisión es la posible transferencia de información sobre los F-35 Lightning II a Rusia después de que Ankara comprara a Moscú sistemas antiaéreos S-400.

Resquicio legal para los países que quieran evitar sanciones

La sección 1294 de la NDAA contempla un resquicio legal para que los países que compren armas a Rusia puedan evitar algunas de las sanciones estadounidenses.

Las excepciones en las sanciones podrían ser introducidas en caso de que la comunidad de inteligencia de EE.UU. confirme que el comprador no participa en "transacciones significativas" con las agencias de seguridad rusas y el Gobierno del país aplique medidas para reducir la cantidad de equipamiento militar ruso en sus arsenales.

Además, se establece que el país comprador debe cooperar con Washington en "otros temas de seguridad que son cruciales para los intereses estratégicos de EE.UU.".

Despliegue de sensores espaciales como parte de un sistema de defensa de misiles

Aunque el pasado 18 de junio el presidente de EE.UU. transmitió la orden al Pentágono de establecer una Fuerza Espacial que se constituya como la sexta rama de las Fuerzas Armadas nacionales, su financiación no está incluida en la NDAA de 2019.

Sin embargo, el documento tiene instrucciones para establecer "una política de combate espacial" antes de fin de marzo de 2019 y elaborar un informe sobre las capacidades de EE.UU. en el espacio. Asimismo, la sección 1675 contempla el despliegue de sensores espaciales como parte de un sistema de defensa de misiles.

Damasco halla un escondite de los Cascos Blancos en una zona arrebatada al Estado Islámico


RT  -   28 jul 2018 06:08 GMT

Los militares sirios encontraron en el lugar un depósito lleno de municiones.



Durante operaciones de barrido en las recientemente liberadas localidades y aldeas de la gobernación de Deraa, situada en el suroeste de Siria, las tropas gubernamentales del país descubrieron un escondite de los Cascos Blancos, donde se encontraron minas antitanque y proyectiles de artillería con sustancias "de diferentes tipos", informa la agencia SANA.

El escondite de esa supuesta organización civil, que tuvo base en Siria hasta su reciente evacuación por parte de fuerzas militares de Israel, fue encontrado en la aldea de Sahem al Golan.

Este jueves, el Ejército sirio liberó dicha aldea de manos del Estado Islámico tras feroces combates en el sur del país. Las tropas gubernamentales también arrebataron a los terroristas las aldeas y localidades de Al Sheikh Hussein, Kawkab, Al Shabrak, Mseirteh, Al Lweihek, Salbak y Tal al Jomou.

Una vez liberado Sahem al Golan, siguen en curso en las aldeas de Hait y Jileen las operaciones militares para garantizar la seguridad de los sirios desplazados durante el regreso a sus hogares.

De acuerdo con una fuente militar de la gobernación de Deraa, con la que contactó Al-Masdar News, la base de los Cascos Blancos podría haber sido convertida en un almacén de armas después de ser tomada la aldea por miembros del Estado Islámico.

Los Cascos Blancos: ¿defensa civil?

Aunque los voluntarios de los Cascos Blancos afirmaban perseguir nobles objetivos y estar dispuestos a "arriesgar su vida para salvar a los demás y traer esperanza" a Siria, su actividad ha suscitado polémica y controversias.

El presidente sirio Bashar al Assad declaró este jueves ante medios rusos que la organización es "una máscara de Al Nusra" y que al actuar en Siria sirve de fachada para ese grupo terrorista y Al Qaeda.

Una opinión parecida manifestó la actriz y documentalista boliviana Carla Ortiz, quien ha visitado Siria en los últimos dos años y en abril comentó a RT que, según los residentes locales, los Cascos Blancos "trabajaban con los terroristas" y servían de defensa civil "para los grupos armados y los militantes".

Uno de los escándalos más sonados en torno a esta organización se produjo cuando varios medios rusos –entre ellos RT– desmintieron la 'puesta en escena', por parte de los Cascos Blancos, de un supuesto ataque químico en Duma (Siria) el pasado 7 de abril.

Hassan Diab, uno de los niños que aparecen en el video de la organización, contó junto con su padre que a los presentes los regaron con agua para grabar la escena, y que nadie tenía síntomas de un ataque químico. Al pequeño Hassan le ofrecieron arroz, dátiles y galletas a cambio de participar en la filmación.

Entre tanto, un informe provisional de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas concluyó que en Duma no se detectaron agentes nerviosos, aunque dos muestras presentaron productos químicos orgánicos clorados. Los expertos de la OPAQ aún están por determinar la relevancia de estos resultados.