martes, 7 de agosto de 2018

OPINAR Y PARTICIPAR


Jorge Gómez Barata

En Cuba, sin haber comenzado aún el debate popular acerca del Proyecto de Reforma Constitucional, ya se alcanzó un resultado relevante cuando el gobierno invitó a los cubanos radicados en el extranjero a participar con sus opiniones y sugerencias en el proceso de redacción colectiva de la nueva Constitución.

Por primera vez en un asunto estratégico y decisivo para los destinos del país, la nación y la emigración pueden trabajar juntas. Nadie les pide que asientan, aplaudan, y ni siquiera que apoyen. Basta con una participación de calidad, si fuera masiva, mejor.

Se trata de un paso trascendental en la hoja de ruta iniciada décadas atrás para zanjar las diferencias originadas por la envergadura del proceso político abierto en 1959, agravada por la manipulación de los procesos migratorios que conllevaron al distanciamiento entre el gobierno, y en cierto momento, a desavenencias entre la nación, y sus emigrados, que según algunos cálculos, pueden representar el diez por ciento de la población.

Según el más reciente Censo de los Estados Unidos, en 2010 vivían allí 1.181 014 personas nacidas en Cuba, aproximadamente otro medio millón residen en otros países. Esos nacionales cubanos, casi todos con un aceptable nivel de instrucción, calificación, y experiencia laboral, adquirido tanto en Cuba como en los países donde residen, se ubican en todos los estratos sociales, desempeñando diversas profesiones y oficios. Por sus conocimientos y experiencias constituyen un activo de la nación cubana y un extraordinario potencial en cualquier empeño nacional al que fueran sumados. El debate constitucional será el primero.

Entre los compatriotas radicados en el extranjero y sus descendientes existen decenas de miles de empresarios, profesionales, académicos de todas las jerarquías, periodistas y ejecutivos de medios de difusión, economistas y sociólogos, juristas. Los hay politólogos y filósofos, y cientos de ellos se dedican a la política. Una joven descendiente de cubanos trabaja en estos momentos en la Estación Espacial Internacional. En todos los países donde radican los cubanos se comportan como excelentes ciudadanos, actitud con la cual honran a su patria.

En su quehacer, muchas de estas personas han acumulado experiencias y conocimientos sobre el ordenamiento jurídico, los procesos de administración y gerencia de la economía, las prácticas políticas, e incluso los preceptos constitucionales vigentes de los países donde residen, circunstancia que los habilita para participar constructivamente en diversos asuntos nacionales, comenzando ahora por la redacción de la Constitución de la República.

La hoja de ruta hacia la reconciliación nacional comenzó cuando el gobierno cubano negoció con Estados Unidos la devolución de los participantes en la invasión por bahía de Cochinos a cambio de una indemnización simbólica, y alcanzó su mejor momento con los diálogos de 1978 conducidos personalmente por Fidel Castro, y en los cuales, personas representativas de la Comunidad Cubana en el Exterior, negociaron con el gobierno cubano, acordando, entre otras cosas, la amnistía a unos 3 000 presos políticos, y el restablecimiento de los viajes de los exiliados y emigrados a la Isla.

A partir de esas premisas, a lo largo de años hubo diversos contactos tanto familiares como institucionales, tanto en eventos como sistemáticamente, lográndose definiciones fundamentales, como fue el reconocimiento de la posibilidad de que los cubanos radicados en el exterior participen en los procesos económicos nacionales, llegándose incluso a reflexionar sobre la posibilidad de que puedan votar en las elecciones. En estos momentos se ha aceptado la repatriación, fórmula por la que han optado no pocos residentes en el exterior.

Lo que se necesita es organizar la participación en los trabajos constitucionales, cosa de la que se ocupan las autoridades cubanas, y lograr una respuesta constructiva de los emigrados, ya sea individualmente o por intermedio de las organizaciones de residentes en el exterior, para obtener por derecho constitucional las oportunidades y reivindicaciones largamente anheladas.

Sería fantástico que además de opinar, los emigrados pudieran votar en el referéndum. En algún momento será. La cuestión es comenzar ahora y hacerlo de modo creativo y ejemplar. Allá nos vemos.

La Habana, 06 de agosto de 2018

………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto! Al reproducirlo citar la fuente

SE HA FORTALECIDO LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA


Por Manuel E. Yepe

El frustrado magnicidio del 4 de agosto en Caracas contra el Presidente Nicolás Maduro Moros fortalecerá decisivamente la revolución bolivariana en Venezuela y la hará invencible.

Pareciera que un crimen como ese era todo lo que faltaba para que la contrarrevolución venezolana perdiera totalmente la credibilidad con que ha contado en los escasos sectores de la población que ingenuamente la han venido apoyando interesados  por recuperar los privilegios de que disfrutaban antes de la revolución chavista, así como la de quienes se habían dejado ganar por los cantos de sirena de la propaganda capitalista alimentada por Washington acerca de la posibilidad de mantener los beneficios sociales recién alcanzados con la revolución en una sociedad mas justa, pero aún desigual, en la que ellos podrían ya formar parte de una clase menos pobre.

Es evidente que la otrora opulenta oligarquía venezolana -manejando los hilos de la actual oposición violenta-, en alianza con la mafia colombiana, ambas subordinadas a la estrategia y el mando del imperialismo estadounidense, operaron esta acción con el objetivo de dar vuelta a la historia, recuperar el control de las riquezas petroleras de Venezuela, y nuevamente devolver la patria de Bolívar y Chávez a la condición de marioneta de Estados Unidos.

Sólo que los revolucionarios y patriotas venezolanos piensan de manera muy distinta. Las clases desposeídas de antes, junto con los avances en su bienestar material han visto crecer su cultura política y su conciencia social y son menos contaminables y menos prostituibles con el progreso material. Los humildes son, además, los más concientizables como integrantes y aliados de las clases trabajadoras en revolución.

Las medidas recientemente anunciadas por Nicolás Maduro en relación con el control del combustible y sus nuevos enfoques sobre la economía del país han significado duros golpes contra los enemigos del proceso bolivariano y fue eso lo que, según todo indica, les impulsó a las acciones del 4 de agosto, partiendo del desatinado cálculo de que la eliminación de Maduro daría al traste con un proceso cuyas raíces son, en verdad, mucho más profundas.

En los momentos del fracasado atentado criminal, el Presidente se encontraba en Caracas, en un acto conmemorativo del 81º aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

En plena alocución suya, se escucharon dos fuertes detonaciones. “Hago un llamado a la Venezuela honesta y trabajadora: vamos a apostar por el bien de nuestro país. Ha llegado la hora de la recuperación económica”, decía Maduro en los instantes en que, de acuerdo con una información extraoficial posterior, un dron con una carga de composición explosiva plástica C4 detonó cerca del palco presidencial.

El Presidente, su esposa Cilia Flores, y los miembros del Gabinete no resultaron heridos y fueron desalojados, según la información oficial.

Este acto de terrorismo, que pretende derrocar un gobierno que es fruto de la voluntad democrática del pueblo venezolano -que ha reiterado en múltiples ocasiones en las urnas su respaldo a la revolución chavista- constituye una tentativa desesperada por conseguir, por la vía del magnicidio, lo que no han podido obtener en varias elecciones.

Tampoco lo han logrado a través de golpes de estado como el del 2002 contra el entonces Presidente Hugo Chávez ni con el golpe petrolero del 2003 y la extensa e intensa política imperialista de hostigamiento para derrocar la Revolución bolivariana, que incluye la arbitraria y agresiva Orden Ejecutiva de los Estados Unidos que califica a Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior” de la superpotencia, las sanciones económicas unilaterales violatorias del derecho internacional, la declaración del Secretario de Estado de EEUU sobre la plena vigencia de la Doctrina Monroe, su llamado a un golpe militar contra el Gobierno constitucional de Venezuela y la advertencia del Presidente Donald Trump de utilizar contra ella “una posible opción militar”.

La agresión y la violencia golpista contra Venezuela perjudican a toda Latinoamérica y benefician solo a los intereses de quienes se empeñan en dividir a los países y los pueblos de la región para ejercer su dominación sobre nuestras naciones. Aquellos que apoyan al imperio del Norte en sus maniobras para derrocar por vías inconstitucionales a la revolución bolivariana y chavista sin que les importe generar conflictos de consecuencias incalculables para esta región, asumen una seria responsabilidad ante la historia y más temprano que tarde tendrán que responder por ello ante sus pueblos.

¡Nadie dude que el fracasado intento de magnicidio en Caracas sea un estimulante motivo más para la unidad latinoamericana y caribeña contra la dominación imperialista!

La Habana, Agosto 6 de 2018

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

Israel "aprecia" el asesinato de un jefe del programa de misiles de Siria pero niega su implicación


RT  -   7 agosto 2018 18:18 GMT

El científico sirio Aziz Asbar murió el 4 de agosto en un atentado al explotar su coche. The New York Times reporta que la bomba fue supuestamente colocada por agentes del Mossad israelí.

Bab Tadmor, Homs (Siria), imagen difundida por SANA el 5 de septiembre de 2016. SANA / Reuters

Aziz Asbar era uno de los científicos sirios más destacados y tenía acceso a los altos cargos de los Gobiernos de su país y de Irán. Se dedicaba al diseño de misiles guiados de alta precisión que podrían tener capacidad para impactar contra ciudades israelíes y encabezaba el denominado Sector 4, unidad que desarrolla armas secretas.

La noche del 4 de agosto, Asbar murió a causa de una explosión de su coche en la ciudad de Masyaf, donde se encuentra una de las instalaciones más importantes de los investigadores militares sirios para el desarrollo de armas. La bomba fue colocada supuestamente por miembros del Mossad, el servicio secreto israelí, según contó a The New York Times bajo condiciones de anonimato un oficial de una agencia de inteligencia de Oriente Medio que estaba al tanto de esta operación altamente secreta.

Se cree que Asbar tenía acceso al palacio presidencial en Damasco y colaboraba con Qassim Suleimani, comandante de la Fuerza Al Quds, brazo de la Guardia Revolucionaria de Irán para las operaciones en el exterior, así como con otros oficiales iraníes, para iniciar la fabricación de misiles guiados de alta precisión en Siria.

Otra fuente del periódico sostuvo que el Gobierno de Israel quería matar a Asbar por el papel que desempeñó en el desarrollo del programa de misiles sirio incluso antes de que se estallara en 2011 el conflicto armado en Siria.

Israel niega su supuesta implicación en el ataque

Por su parte, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, desmintió ante Channel 2 News las informaciones que surgieron en los medios sirios y libaneses de que su país estaba detrás de la mortífera explosión en Masyaf, en la que, además de Asbar, murió también su conductor.

Lieberman recordó que en Oriente Medio se registran cada día cientos de explosiones y se intenta atribuir la autoría de muchas de ellas a Israel, por lo cual el Gobierno hebreo no toma en serio los reportes acerca de su supuesta implicación en la muerte del científico sirio.

El ministro de Transporte e Inteligencia de Israel, Yisrael Katz, también se ha pronunciado sobre los reportes de la supuesta implicación del Mossad en el asesinato de Asbar. "Suponiendo que [Asbar] de verdad estaba involucrado en la actividad terrorista, aprecio su partida de este mundo", declaró Katz este martes en una entrevista de radio, recoge The Jerusalem Post.

Prohíben uso de drones en Bogotá por posesión presidencial


El acto de posesión se llevará a cabo a las 3:00 pm de este martes. | Foto: ToDrone

Telesur  -   7 agosto 2018

La medida fue tomada para garantizar la seguridad durante el acto de posesión del nuevo presidente de Colombia.

Las autoridades aeronáuticas de Colombia prohibieron el uso de drones cerca de la Casa de Nariño ubicada en el centro histórico de Bogotá, durante la toma de poder del presidente electo, Iván Duque.

La medida de seguridad se limitará a las inmediaciones del Palacio de Nariño como también se le conoce a la sede del Gobierno Nacional y residencia oficial del Presidente de Colombia.

La aviación emitió un comunicado informando que esta medida fue tomada para garantizar la seguridad durante el acto de posesión del nuevo presidente de Colombia.

El comunicado de prensa indica que se prohíbe "la operación de aeronaves tripuladas a distancia (RPAS)- drones (2) millas náuticas alrededor de la Plaza de Bolívar y Casa de Nariño y hasta una altitud de 12.000 pies".

Además indican que "La medida de seguridad, que será controlada por la Policía Nacional, iniciará a partir de las 2:00 de la tarde del 7 de agosto hasta las 6:00 p.m. y busca evitar que este tipo de aeronaves afecte el acto de posesión presidencial".

El acto de posesión se llevará a cabo a las 3:00 pm de este martes. Duque se proclamará como el presidente número 60 en la historia de Colombia.