domingo, 23 de septiembre de 2018

Centroamérica: 197 años de repúblicas y despojos de indígenas


Ollantay Itzamná

Imagen de internet

El 15 de septiembre de 1821, las provincias de Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Chiapas, firmaron el Acta de Independencia con relación a la Corona española. Desde entonces, estas nuevas repúblicas, con excepción de Chiapas que pasó a formar parte de México, celebran ya casi dos siglos de fiestas patrias, sin mayor independencia significativa.

Hace 197 años atrás, las condiciones de vida de las poblaciones indígenas, en las nacientes repúblicas, eran considerablemente mejores que las actuales. La población indígena, en cada uno de estos países, representaba una mayoría demográfica absoluta.

La estructura de la propiedad y tenencia de la tierra, era más favorable para los pueblos y comunidades indígenas, producto de los títulos reales, emitidos por la Corona, durante la Colonia. Hasta que las revoluciones liberales, durante la segunda mitad del siglo XIX, despojó dichas tierras para entregarlos a los “emprendedores” mestizos y extranjeros.

Específicamente en los casos de Guatemala, Nicaragua, Honduras y Chiapas (según información del Archivos Centroamericano), la mayor parte de las tierras cultivables registradas estaban bajo categoría de tierras comunales de pueblos indígenas.

En amplios bolsones territoriales, como en el caso del norte de Honduras, Guatemala o Nicaragua, los pueblos misquito, pech, tawaka, maya q’echí, etc., disfrutaban de sus territorios amplios sin la perniciosa presencia de los estados republicanos. Bosques frondosos, abundantes fuentes de agua limpia, fértiles tierras, etc., se constituían en medios y fuentes de vida.

197 años después de la “independencia” criolla para criollos, los pueblos indígenas se encuentran en una situación, no sólo de subordinación o de esclavitud, sino de un recargado y violento despojo permanente, por parte de los estados criollos. Colonialismo interno, diría el mexicano Vasconcelos.

En estos casi dos siglos de colonialismo interno, en países, como Honduras, El Salvador y Costa Rica, la población indígena, prácticamente casi desapareció. Culturalmente, apenas el promedio del 10% de la población se reconoce como indígena en estos países. Aunque genéticamente estos países continúan siendo más indígenas que mestizos, muy a pesar de las sostenidas políticas públicas de eugenesia aplicada desde los estados.

El común denominador de los pueblos indígenas, en estos estados criollos casi bicentenarios es: miseria socioeconómica, desnutrición infantil que alcanza incluso al 80% de niños  indígenas menores de cinco años de edad. Analfabetismo que abarca casi al 50 o 60% de las poblaciones.

Del poco porcentaje de indígenas universitarios, casi en su totalidad, fueron obligados a renunciar a su identidad a cambio del título universitario, o a cambio de algún espacio laboral, o incluso a cambio de la cualidad de ciudadanía.

Mecanismos de casi dos siglos de dominación como: el sistema educativo, adoctrinamiento religioso, adoctrinamiento cultural, adoctrinamiento político, el culturalismo, etc., emprendidos desde los estados, han calado en lo más profundo de las estructuras psicológicas individuales y colectivas de los pueblos.

Quizás por esto último, incluso teniendo a su favor los convenios y declaraciones internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas, desde finales del pasado siglo, los pueblos no han logrado transitar de los derechos culturalistas hacia el ejercicio de los derechos políticos y económicos (territorios, autonomías, consentimiento, etc.)

Pero, este proceso casi bicentenario de dominación integral sobre los pueblos, también abonó procesos de resistencias y reconstituciones crecientes de las identidades indígenas en diversos grados. En especial en la etapa neoliberal. Evidenciando, de esta manera, los rotundos fracasos de las políticas eugenésicas o de mestizajes promovidas desde los estados nacionales.

El presente siglo que transcurre, no será más la continuación de la impoluta hegemonía del Estado nación, sino la emergencia cada vez más creciente de la posibilidad del Estado plurinacional, con autonomías indígenas. Pero, este proceso será simétrico a la transición del confort del culturalismo hacia el ejercicio de derechos político económico por parte de los pueblos.

Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

CUBA.- EL DEBATE SOBRE LA CONSTITUCION


Por Néstor García Iturbe

En las últimas semanas nuestro pueblo ha estado enfrascado en debatir la propuesta de nueva Constitución que se le ha presentado.

Las modificaciones a la Constitución vigente son unas cuantas, pudiéramos decir más de cien, que unidas a las propuestas que se están realizando durante la discusión y análisis de la misma pudieran llegar al doble.

Yo me pregunto ¿Estamos apurados por algo?

Un instrumento como la Constitución, la Ley de Leyes, debemos analizarlo y modificarlo a esta velocidad.

¿Es que la Constitución vigente, que nuestro pueblo aprobó hace pocos años, está tan divorciada de la realidad que, o la modificamos o perecemos?

¿No sería más racional tomar los cuatro o cinco problemas más cruciales de nuestra nación y que sean esos los que se sometan a referéndum?  Sin prisa, pero sin pausa, como ha dicho varias veces el compañero Raúl. ¿Por qué tanta prisa?

El enemigo se aprovecha de todo aquello que tienda a dividirnos.  No considero provechoso para la Revolución hacer propuestas donde la opinión del pueblo se encuentre dividida, donde nos enfrentemos unos a otros, donde un grupo de personas venza porque tiene más votos que el otro.  Esos problemas deben tener otro tratamiento y postergarse hasta que la solución de los mismos la ofrezca la propia vida.

Por ejemplo, el problema de la doble ciudadanía fue creciendo en la medida que ciudadanos cubanos, muchos de ellos residentes en Cuba, obtenían la ciudadanía de otros países. Ya nadie se asusta por eso y el permitir que ese fenómeno forme parte de nuestra sociedad, siendo la ciudadanía cubana la vigente cuando  la persona esté en Cuba, es fácilmente aceptado.

La ley que se promulgue deberá establecer la forma en que obtendrán los beneficios sociales, los derechos de propiedad y otros, para aquellos que residan en otros países y no contribuyen al presupuesto nacional ni hacen su vida normal en Cuba.

Debemos pensar además que en la mayoría de las modificaciones que se plantean deberá confeccionarse una Ley o modificar la existente, lo que implicará un proceso legislativo que puede tomarse años, todo eso si lo hacemos  “sin prisa”.

Aquí recordamos la frase del Generalísimo Máximo Gómez, cuando dijo que los cubanos o no llegábamos o nos pasábamos.  Este caso considero que la “prisa” nos ha hecho pasarnos.

Sobre todo, nuevamente repito, que todo lo que afecte la unidad de nuestro pueblo no debe entrar en el debate público ni en el referéndum constitucional. La unidad ha sido la premisa principal para la lucha contra el imperio y lo seguirá siendo por mucho tiempo.

El monstruo que Martí conoció nos sigue amenazando y ahora tiene métodos más sofisticados y un poder militar mayor. Para luchar contra esa amenaza la unidad es imprescindible.

La Habana, 18 de septiembre del 2018

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu


ANUNCIA EEUU NUEVA REUNIÓN DE TRUMP CON KIM


Por Manuel E. Yepe

Estados Unidos anunció el 10 de septiembre que se estaban celebrando conversaciones con la República Popular Democrática de Corea con vistas a organizar una segunda cumbre entre los presidentes Donald Trump y Kim Jong Un. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo a los periodistas en que el líder norcoreano solicitó el seguimiento de la histórica cumbre de Singapur en junio, en una "cálida y muy positiva carta" a Trump entregada en días recientes pero dijo que la Casa Blanca no entregaría a la prensa copia de dicha carta de Kim sin permiso de Pyongyang.

"El presidente (Trump) ha logrado un éxito tremendo con sus políticas hasta ahora. Y esta carta es una prueba más del progreso de esa relación", puntualizó.

Especificó Sarah Sanders que no se ha tomado decisión con respecto a la fecha y lugar de la reunión. Algunos observadores habían señalado a Nueva York como posible escenario para una reunión Trump-Kim, en ocasión de celebrarse la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas dentro de dos semanas, pero el líder norcoreano no ha ofrecido ninguna indicación de que planee asistir al citado evento.

Funcionarios estadounidenses han considerado, en privado, que es poco probable que tal reunión pueda tener lugar en Nueva York durante la próxima visita de dos días de Trump a la ONU.

Sarah Sanders comentó que la decisión de Corea del Norte de no incluir misiles balísticos en el desfile militar en Pyongyang del fin de semana anterior, parece una señal de que Kim estaba tomando cuidadosas medidas para no enemistarse con Estados Unidos. "El reciente desfile en Corea del Norte, por primera vez, no se basó en  su arsenal nuclear", dijo Sanders.

La parte norteamericana en estas relaciones con la República Popular Democrática de Corea fija siempre públicamente su interés en “encarrilar las estancadas negociaciones nucleares encaminadas a la desnuclearización de Pyongyang”, en tanto que esta última prioriza la retirada de las bases militares estadounidenses de la región y el aflojamiento del control político de Washington sobre Surcorea que pueda conducir, a largo o mediano plazo, a la reunificación de la península de Corea.

Para muchos observadores pudiera estar presente en esta compleja situación diplomática la voluntad de Trump de tomarse un respiro en medio del atolladero a que está siendo empujado por sus propias incoherencias en lo interno de Estados Unidos cuando se acercan las elecciones de medio término en noviembre con un extremadamente complejo panorama político nacional.

Se recuerda que Trump canceló abruptamente, hace tres semanas, una visita del Secretario de Estado Mike Pompeo a Pyongyang, poniendo la falta de progreso en las conversaciones como motivo.

Pero poco después, a fines de la semana pasada, el narcisista Presidente de Estados Unidos alardeó en un mitin en el estado de Montana que el líder comunista norcoreano había "dicho algunas cosas maravillosas sobre él”.

En un twit el domingo anterior, Trump escribió que la decisión de Kim de no mostrar misiles balísticos era “una declaración muy grande y positiva”, añadiendo que “no hay nada tan bueno como un diálogo entre dos personas que se agradan".

El asesor de seguridad nacional John Bolton dijo, por su parte, que la administración "todavía está esperando que ellos tomen medidas significativas". Entre otras cosas, los Estados Unidos están buscando una declaración detallada del Norte sobre el tamaño de sus arsenales nucleares y de misiles balísticos.

"La posibilidad de otra reunión entre los dos presidentes obviamente existe", dijo Bolton, "pero el presidente Trump no puede hacer que Corea del Norte entre por la puerta que tiene abierta". Ellos son los que tienen que dar los pasos para desnuclearizarse, y eso es lo que estamos esperando".

Sin embargo, varios analistas estadounidenses de política exterior advirtieron que la voluntad de Kim de reunirse con Trump no era una señal de que Pyongyang avanzaría con esfuerzos serios hacia la desnuclearización. Más bien, dijeron, el objetivo de Kim es convencer a Trump para que firme un acuerdo que declare el fin formal de la guerra de Corea, sin exigir concesiones significativas.

"Kim Jong Un ha demostrado ser muy hábil en manipular a Trump con halagos y promesas vacías", dijo Sue Mi Terry, experta coreana del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Kim "observa todo lo que le pasa cerca, los problemas domésticos y todo lo demás, y huelen cualquier oportunidad".

"Kim ha concluido que necesita hacer un trato con Trump", dijo Terry.

"Es la única persona con quien podría llegar a un tratado de paz. Es la única oportunidad para que Corea del Norte logre lo que siempre pensó que necesitaba tener".

La Habana, Septiembre 14 de 2018

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

¿REVOLUCIÓN MONETARIA?


Jorge Gómez Barata

De cuando en vez, en la política internacional aparecen presuntos redentores que hacen proselitismo para sumar incautos a causas sin futuro. Entre otros ejemplos se escuchan afirmaciones festinadas acerca del comercio, las finanzas, y el sistema monetario internacional que atribuyen la actual arquitectura a sórdidos manejos imperialistas, ignorando que se trata de procesos que acompañan a la humanidad desde sus orígenes, y que se han modificado a partir de situaciones extremadamente complejos.

Por ejemplo, algunas economías emergentes, incluso relativamente pequeñas, han concebido la idea de asociarse con otras para realizar sus transacciones comerciales en sus respectivas monedas nacionales, con el fin de liberarse de la “tiranía del dólar”. El más reciente capitulo es el llamado a librar “una guerra santa” contra la divisa estadounidense.

Es curioso que quienes sostienen semejantes discursos lo hacen en el contexto de conflictos coyunturales de naturaleza política o comercial con Estados Unidos, lo cual evidencia que no se trata de decisiones “técnicas” adoptadas por sus méritos para beneficiar a las economías nacionales, sino de respuestas a situaciones específicas y paliativos circunstanciales. Las aventuras en ese campo disfrutan de escaso consenso, y sus oportunidades son pocas.

La Primera Guerra Mundial, que arruinó económica y financieramente a Europa, la Gran Depresión, que trastornó la economía y las finanzas norteamericanas, la Segunda Guerra Mundial, que desestabilizó la economía mundial y propició un boom para Estados Unidos, fueron eventos ocurridos en apenas treinta años que caotizaron el comercio y las finanzas internacionales, lo cual unido al inicio del más reciente capítulo de la globalización, hicieron necesarias medidas a escala mundial. Unas se adoptaron en Breton Woods y otras en La Habana.

En 1944 se efectuó en Bretton Woods, New Hampshire, la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, en la cual participaron los países más industrializados del mundo de entonces. (La URSS se retiró por no estar dispuesta a compartir con occidente los datos de su economía). Allí se decidió la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, adoptándose el uso del dólar estadounidense como moneda de reserva internacional.

La razón para esta última decisión era obvia: entonces no existía ninguna otra moneda, ni todas juntas, con solvencia para ofrecer las garantías necesarias y mover las enormes sumas de dinero que demandaban la reconstrucción de Europa y Japón, respaldar el tránsito de la gigantesca maquinaria económica de los Estados Unidos a la normalidad, estabilizar las monedas europeas, y generar empleo para más de diez millones de desmovilizados. De no haberse adoptado tales soluciones el Viejo Continente pudo haber regresado a las cavernas, y Norteamérica no hubiera tenido a donde exportar sus manufacturas, ni el Tercer Mundo sus materias primas. 

Por otra parte, en 1947 como parte de aquellos esfuerzos y para construir un marco regulatorio del comercio mundial y la adopción de aranceles aceptables para las partes, se efectuó la Conferencia de La Habana, en la cual se concretó la implementación del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT).

No es lo mismo que grandes economías como las de Europa Occidental adopten una moneda común, o que China y Rusia, con un enorme volumen de comercio bilateral, a partir de conveniencias mutuas, realicen parte de sus intercambios en las respectivas monedas nacionales, o que Venezuela maniobre con un signo monetario virtual para afrontar una coyuntura de guerra económica; que realizar ejercicios de demagogia política generando la expectativa de que el sistema monetario y el comercio global pueden ser cambiados caprichosamente.

El realismo y la cordura son componentes esenciales de la sabiduría política, mientras que el aventurerismo lo es de la ignorancia y del oportunismo. Allá nos vemos. 

La Habana Sep. 14/1018

…………………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

Acercamiento histórico: El Vaticano y China firman un acuerdo sobre nombramiento de obispos


RT  -   23 septiembre 2018 12:53 GMT

Se trata del posible primer paso hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China que fueron cortadas en 1951.

Un sacerdote chino pasa ante un retrato del papa Benedicto XVI, el 17 de julio de 2012. David Gray / Reuters

El Gobierno chino y el Vaticano han firmado este sábado un histórico acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos en el territorio de China, informa el Ministerio de Exteriores del país asiático a través de un comunicado.

"China y el Vaticano seguirán manteniendo un diálogo y promoviendo el proceso de mejora de las relaciones bilaterales", reza el texto.

El Portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, comentó que "el objetivo del acuerdo no es político sino pastoral", y que pasa por "permitir a los fieles tener obispos en comunión con Roma y, al mismo tiempo, reconocidos por autoridades chinas". "No es el final del proceso. Es el comienzo", dijo Burke sobre una medida considerada como un posible primer paso hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre el Vaticano y China, que fueron cortadas en 1951.

Tras la firma del acuerdo, el papa Francisco reconoció a ocho obispos chinos (a uno de ellos póstumamente) y los readmitió en comunión eclesial. "El papa Francisco desea que, con las decisiones tomadas, pueda iniciarse un nuevo recorrido que permita superar las heridas del pasado realizando la plena comunión de todos los católicos chinos", nota un comunicado del Vaticano.