jueves, 27 de septiembre de 2018

DESATINOS Y DISPARATES DE TRUMP EN LA ONU


Por Manuel E. Yepe

Los estadounidenses sufrieron una de las peores vergüenzas por las que han debido pasar en este siglo cuando su Presidente, Donald Trump, llegó tarde y no pudo tomar la palabra ante la Asamblea General de Naciones Unidas en el primer turno que, por su calidad de país anfitrión del máximo organismo mundial, le correspondía.

Pero esa fue solo la primera de una gran cantidad de faltas que ha cometido Trump ante la ONU. La segunda fue cuando comenzó su discurso afirmando que estaba allí para “compartir los progresos extraordinarios que hemos logrado”, lo que provocó una explosión de risas en el auditorio de altos representantes de la comunidad mundial, que subió de tono cuando agregó “en menos de dos años mi administración ha conseguido más que cualquier otra en la historia de nuestro país,…la economía de EEUU está floreciente como nunca antes y tenemos el desempleo más bajo de los últimos 50 años”.

A ello agregaría después una sarta inconcebible de mentiras: “el desempleo de los latinos y negros y otros grupos ha disminuido”; “hemos aprobado las principales reformas de la historia”, “Estados Unidos es ahora más fuerte, más seguro y rico que antes de que yo asumiera mis funciones”, concluyó ante el asombro del auditorio.

Justificó la guerra comercial contra China y aseguró que Estados Unidos no iba a “pedir perdón” por defender sus intereses.

Olvidando que hablaba en Naciones Unidas, afirmó que Estados Unidos no cedería su soberanía ante los espacios “burocráticos” administrados por la ONU. Atacó a muchas de las  instituciones mundiales como el Consejo de Derechos Humanos.

Sobre la Corte Penal Internacional (CPI) dijo que no tiene jurisdicción, legitimidad ni autoridad y que “viola todos los principios de la justicia” por lo que Estados Unidos no la reconoce ni le prestará apoyo.

Sobre las relaciones internacionales mantuvo el tono que lo coloca como un héroe: “he forjado estrechos vínculos y amistades con líderes de todo el mundo”, sin hacer alusión a las subida de tensiones con aliados históricos que ha provocado como la Unión Europea, Alemania, y México; ni al empeoramiento de sus vínculos con Rusia y China.

Los principales medios de prensa estadounidenses resaltaron el aislamiento del país provocado o exacerbado por el discurso ante la ONU del presidente Donald Trump.

Durante su campaña electoral, Trump alegaba que el mundo se estaba riendo de Estados Unidos. Ahora realmente se está riendo de Trump, afirma un editorial del diario The New York Times.

Al parecer el mandatario confundió ayer la Asamblea General de Naciones Unidas con un acto de campaña al jactarse de que su administración logró más éxitos que cualquiera de las anteriores, lo cual fue respondido por risas entre los presentes, señala el NYT.

Por su parte, un editorial del periódico USA Today cuestionó la política aislacionista de Trump, expresada en el slogan “America Primero”. “Los problemas más grandes del mundo, como el cambio climático, el terrorismo, la proliferación de armas nucleares, las disputas comerciales o los flujos de refugiados, requieren soluciones internacionales”, dice este periódico.

Por su parte la televisora CBS denuncia: “Después de 20 meses en el cargo, el presidente se muestra mucho más hábil en sepultar los acuerdos internacionales firmados por sus predecesores que en reemplazarlos por algo mejor. (…) La respuesta espontánea de los dignatarios al discurso de Trump demostró el aislamiento del presidente estadounidense entre aliados y enemigos por igual, ya que sus políticas nacionalistas crearon divisiones con antiguos socios y arrojaron dudas en algunos círculos sobre la confiabilidad de los compromisos de Washington”.

También el portal noticioso argentino Político destacó el creciente aislamiento del gobernante que quedó demostrado durante varios discursos en el plenario. Como ejemplo cita las intervenciones del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y del mandatario francés, Emmanuel Macron, quienes defendieron el multilateralismo.

“Los presidentes estadounidenses solían establecer la agenda global en la Asamblea General de Naciones Unidas. Ahora se ríen de Trump”, escribió en Twitter Ben Rhodes, quien fuera el principal asesor de política exterior del expresidente Barack Obama”.

Podría decirse que el discurso pleno de retórica nacionalista de Donald Trump en esta Asamblea de la ONU sirvió para oficializar el abandono por Estados Unidos del “mundialismo” y su abrazo al “patriotismo”, así como para reiterar la amenaza imperial de dejar de cumplir las obligaciones económicas de su país con la organización, porque éstas son “injustas” con la superpotencia.

La Habana, Septiembre 26 de 2018

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.