lunes, 15 de octubre de 2018

AMENAZA PARA BRASIL


Jorge Gómez Barata

A propósito de las elecciones en Brasil, en una televisora internacional escuché a un comentarista ocasional afirmar en: “América Latina se ha formado una corriente fascista de carácter popular”. Así explicaba que el candidato de la derecha obtuviera casi cincuenta millones de votos en la primera vuelta. Para acreditar esa lógica funciona un silogismo: Bolsonaro es fascista, lo son quienes votan por él, por tanto, la mayoría del electorado brasileño es fascista. El disparate conceptual sublima a la derecha, absuelve a la izquierda, y culpa al pueblo. Una tormenta perfecta.

Al fundamentar su discurso electoral en desacreditar a Bolsonaro por su verborrea extremista en prácticamente todos los temas y ficharlo como fascista, la izquierda brasileña olvidó que cada vez los estereotipos funcionan menos. No funcionaron cuando se tildó a Chávez de golpista, y luego, junto con otros gobernantes de izquierda, de “castrista”, y tampoco tuvieron virtualidad con el propio Lula que, imputado y condenado por actos de corrupción previo a las elecciones, ostentó la mayor intención de votos.

Por ser contemporáneos con Mussolini (1898-1945) y Hitler (1898-1945), y acceder a la vida política en Brasil y Argentina cuando aquellos se imponían en Italia y Alemania, así como por los acentos autoritarios de sus gobiernos, y la neutralidad observada durante parte de la Segunda Guerra Mundial; Getulio Vargas y Juan Domingo Perón fueron considerados como simpatizantes del fascismo.

En el caso de Vargas, cuatro veces presidente de Brasil, y hasta Lula, el más destacado y eficaz, el epíteto se reforzó por la promoción del “Estado Novo”, inspirado en el modelo político implantado en Portugal por el dictador Antonio de Oliveira Salazar.

La colocación de etiquetas a los adversarios políticos, tales como comunistas, castristas, o en grado extremo fascistas, ocurre no solo en los grandes debates, sino también al interior de formaciones políticas que llaman esquiroles a quienes no asumen ciertas consignas, y también stalinistas, trostkistas, incluso liberales. En muchos casos este comportamiento, casi siempre facilista y en ocasiones peligrosamente extremista, puede indicar pobreza de argumentos, y poca disposición para el debate.

Por otra parte, se puede afirmar que en la época actual, cuando los medios desempeñan un papel decisivo en la promoción de los líderes y sus partidos, y las campañas son cuidadosamente diseñadas, los políticos asumen la imagen que quieren mostrar. Probablemente los merecidos adjetivos de autoritario, radical, y violento, misógino, homofóbico y machista, sean música para los oídos de Bolsonaro. Tal vez, al ponderar tales rasgos, se provea de propaganda gratuita a un individuo que procura notoriedad elogiando a la dictadura y asumiendo como válida la práctica de la tortura.

Algunos creen que, cansados de la corrupción que invadió el país, se propagó por la administración pública, el sector social de la economía y la empresa privada; hizo metástasis en la política afectando al parlamento, al poder judicial, y a elementos de todos los partidos y colores, y obstinados por un auge del delito y el narcotráfico, que ha conllevado a la militarización de ciudades y espacios públicos, ciertos sectores liberales y parte de las masas, favorecen enfoques autoritarios.

En Brasil, el país más espiritual del mundo, donde la samba y el futbol adornan la alegría de vivir, y cuyo pueblo se habituó a la tolerancia liberal y a la permisividad de la izquierda; que además de no reprimir ni siquiera a los corruptos, proporcionó empleo, pan, escuelas, y electricidad, no debería ser juzgado cuando busca caminos.

En democracia el gobierno es del pueblo porque el pueblo es quien lo elige. Que actúe para el pueblo y por el pueblo son dimensiones que añaden los políticos. Allá nos vemos.

La Habana 15/10/2018

………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado en el diario ¡Por Esto!

EU.- HABLANDO DE MILLONARIOS ESTADOUNIDENSES


Por Dr. Néstor García Iturbe

Recientemente, muchos diarios estadounidenses publicaron el origen de la fortuna de la familia Trump, lo cual fue divulgado por algunos compañeros en Cuba, como si hubiera millonarios buenos y millonarios malos, es decir sin tomar en cuenta que el origen de la fortuna de los millonarios está plagada de crímenes, extorsiones, violaciones de impuestos y  decenas de manejos sucios, llámese el millonario Trump, o tenga otro apellido.

Aunque sobre este asunto ya publiqué el 8 de octubre mi artículo, titulado DONALD TRUMP , EL UNICO MILLONARIO EXISTENTE EN ESTADOS UNDOS, con la información obtenida en el libro “The Rober Barons”, ahora les proporcionaré un poco más de conocimiento sobre el origen de varias fortunas, en este caso fruto de una investigación que realicé y fue publicada en mi libro  “Estados Unidos, de raíz”, del Centro de Estudios Martianos, editado en el 2007.

En el Capítulo X de dicho libro, dedicado a la II Guerra Mundial, en la página 218 hasta la 223 aparece un epígrafe denominado “Vinculación nazi-norteamericana”, que por su extensión no reproduzco en este artículo, pero les ofreceré un resumen de lo tratado en dicho epígrafe.

La Ford Motors Company, propiedad de Henry Ford, estableció una filial en Colonia Alemania, para fabricar autos y camiones, los cuales vendía a Hitler y este los utilizaba para el traslado de tropas.-  En las fábricas de la Ford, la mayoría de los obreros eran prisioneros de guerra y judíos que estaban en prisión, por los cuales la Ford pagaba un bajo salario a sus captores alemanes.

En el año 1938, Henry Ford recibió una medalla del gobierno alemán en agradecimiento por los servicios prestados. Se la entrego el propio Gohering. En abril de 1939, la Ford Motor obsequió un millón de marcos a Hitler con motivo de su cumpleaños.

La General Motors Company no podía ser menos que la Ford.  Desde su subsidiaria de la Adam Opel, también con trabajo esclavo de prisioneros y judíos, fabricó 15,000 camiones para las tropas de Hitler, los cuales posteriormente fueron utilizados en la invasión a varios países europeos.

La firma de abogados Sullivan and Cromwell en 1940 representó la empresa alemana Bosch, fabricantes de bujías.  Para que la empresa nazi pudiera retener el control de .las operaciones en Estados Unidos, la firma de abogados creó una empresa fantasma en Suiza.  Uno de los principales gerente del bufete Sullivan and Cromwell era John Foster Dulles.

Para poder continuar las operaciones financieras. La banca alemana se vinculó a la estadounidense, para esto adquirieron en 1942, la Sucursal de Paris del Chase National Bank, que posteriormente se convirtió en el Chase Manhattan Bank, propiedad de la familia Rockefeller. En la sucursal de Paris se depositaron fuertes sumas de dinero y valores  frutos del despojo  a los judíos que se hacían prisioneros.

Dentro del sector bancario, los nazi también cultivaron los negocios con la Union Banking Company, donde hicieron fuertes depósitos de dinero. Dentro de los ejecutivos de este banco se encontraban Prescott Bush y George Herbert Walker, ambos de la familia Bush de la que dos miembros fueron presidente de los Estados Unidos.  Este banco financió operaciones de Fritz Thyssen, industrial alemán, fundador del partido Nazi que llegó a ser Consejero de Adolfo Hitler.-

Cómo consecuencia de los negocios bancarios, Thyssen que controlaba una gran cantidad de dinero, por medio de la Unión Bank Company contactó al magnate ferrocarrilero W. Averell Harriman con el que fundó una empresas bancaria denominada Bank Voor Andel ( Banca de Comercio y Navegación). Estas vinculaciones de negocio también fueron aprovechadas por Clarence Dillon, que entró con Thyssen en un negocio de fabricación de acero, básica para la preparación y ejecución de la II Guerra Mundial.  En todo esto participaban también Prescott Bush y George Herbert Walker.

La International Business Machine, más conocida por la IBM, también aprovecho la oportunidad que brindaban los nazis. El fundador de esta empresa, Thomas J . Watson, Aquellos eran los tiempos de las máquinas perforadoras y las impresoras, las cuales se utilizaron para realizar el primer censo racial  de Alemana.  Posteriormente se incluyeron en el censo las informaciones de países ocupados, lo que ayudó grandemente a la localización y encarcelamiento de  judíos y otros peligrosos para la supremacía blanca.  El propio Adolfo Hitler,  entrego a  Watson la Cruz del Mérito del Águila Alemana, con Estrella, una de las más altas condecoraciones de la Alemania nazi.

Cerca de 300 empresas estadounidenses estuvieron colaborando con la Alemania nazi mientras esta invadía los países de Europa.

Después de conocer esta información, a la que pudiéramos agregar otras, el padre de Donald Trump evadiendo impuestos pudiera compararse con el ingenuo de la escuela.

La Habana, 15 de octubre de 2018


GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu

CULTURA Y TURISMO, PRIORIDADES DE LA REVOLUCIÓN CUBANA


Por Pedro Martínez Pírez

Quienes siguen con atención el acontecer cubano vieron este fin de semana al incansable Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez moverse en La Habana en dos frentes priorizados por la Revolución: la Cultura y el Turismo.

Luego de recorrer durante varios días territorios de la región occidental cubana, afectados por una tormenta tropical que se convirtió en el huracán Michael, el ingeniero Díaz-Canel asistió en la capital cubana a la Primera Conferencia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Cultura y a la inauguración del nuevo hotel Grand Packard, con más de 320 lujosas habitaciones.

En la Conferencia de los Trabajadores de la Cultura exhortó Díaz-Canel a defender el desarrollo cultural y la creación artística despojada de banalidades, vulgaridades y paradigmas que tratan de imponer en Cuba desde otros países.

Subrayó el primer mandatario de Cuba los peligros de la estandarización de la cultura mediante la fractura de la memoria histórica de los pueblos, la negación de su historia e identidad, con un claro contenido enajenante y perverso.

Exhortó a la creación de una plataforma emancipadora que coloque en primer lugar la defensa de la cubanía, y recordó que los desafíos de Cuba hoy siguen siendo los mismos: el asedio imperial y el bloqueo desde afuera, y la política injerencista de alentar desde adentro a los pocos cubanos con vocación anexionista.

La visita de Díaz-Canel al hotel Grand Packard, situado en la Avenida José Martí, conocida como Paseo del Prado, a pocos metros del extenso y hermoso malecón habanero, reafirma la decisión cubana de apostar por el desarrollo del turismo, industria que según el ministro del ramo, Manuel Marrero, establecerá este año un nuevo récord de visitantes, a pesar de que el gobierno de Estados Unidos prohíbe a los ciudadanos de ese país viajar a Cuba como turistas.

El hotel Grand Packard es gerenciado por la cadena española Iberostar, que está presente en Cuba desde hace 25 años y que actualmente opera en el archipiélago cubano 27 hoteles con casi ocho mil habitaciones.

Cultura y turismo como realidades y prioridades este fin de semana en La Habana, una ciudad que se prepara para celebrar el año próximo el medio milenio de su fundación y que el primero de enero celebrará el aniversario 60 del triunfo de la Revolución Cubana. Aquí, a noventa millas de un imperio que se empeña en reimplantar la Doctrina Monroe en América.

La Habana, 15 de octubre de 2018