viernes, 19 de octubre de 2018

Ecuador: Baltasar Garzón presenta demanda de WikiLeaks por "amordazamiento" de Assange


RT  -   19 oct 2018 16:21 GMT

La demanda busca dejar sin efecto un protocolo del Gobierno ecuatoriano que regula la estancia del asilado en la sede diplomática en Londres.

Garzón en una conferencia en la Universidad Católica en Ambato, Ecuador, 18 de octubre de 2018. Rodrigo Buendia / AFP

El jurista Baltasar Garzón, junto al abogado ecuatoriano Carlos Poveda, presentó en Ecuador una demanda de Wikileaks por "aislamiento y amordazamiento" de Julian Assange.

Se trata de una "acción legal de protección", que busca dejar sin efecto un protocolo del Gobierno ecuatoriano que regula la estancia del asilado en la sede diplomática en Londres, precisó Garzón en conferencia de prensa.

En el documento, denominado 'Protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica', que se dio a conocer el pasado 13 de octubre, "se puede observar que se trata de una actuación unilateral y, desde nuestro punto de vista, arbitraria", dijo el jurista.

Señaló que ese documento "jamás ha sido consensuado" y solo lo conocieron cuando llegó. El texto señala que el incumplimiento de las normas para visitas, comunicaciones y hasta de salubridad por la presencia del gato de Assange, derivará en la "terminación del asilo" al australiano, quien está residenciado en la Embajada desde 2012 y teme ser extraditado a EE.UU. por haber revelado documentos secretos en su portal WikiLeaks.

El letrado español señaló que el protocolo no tiene firma, por lo que la demanda de este viernes busca, también, identificar a quien emitió el documento, y que se digan los canales para que Assange pueda expresar su discrepancia.

Garzón, además, cuestionó algunas acciones del Gobierno ecuatoriano en relación a Assange, como la publicación de documentos personales del asilado, en particular su "partida de nacimiento".

Mencionó que "la situación actual del asilado se ha empeorado por el asilo prolongado" y "hay un precario estado de salud del australiano". Este jueves, en otra conferencia, el abogado calificó de "inhumana" la situación de Assange en la sede diplomática.

Optimismo en la Justicia ecuatoriana

En una nota entregada a los periodistas en la conferencia de prensa, Garzón y Poveda señalan que esta "demanda constitucional", una vez calificada, "deberá convocar a una audiencia oral donde hemos solicitado la comparecencia del señor Julian Assange a través de videoconferencia, previa aceptación y decisión del señor canciller de la República del Ecuador".

Los juristas manifiestan su optimismo en que "los jueces/as de la República del Ecuador actúen en virtud de la Constitución, los instrumentos de Derechos Humanos y precedentes jurisprudenciales de la Corte Interamericana de Derechos Humanos". Esta acción legal de protección debería ser contestada por los jueces en un lapso de 48 horas.

"Confinamiento solitario"

En un comunicado, publicado este viernes por WikiLeaks, señalan que hace "casi siete meses", Ecuador amenazó con quitarle la protección (a Assange) y cortó su acceso al mundo exterior, incluso negándose a permitir que periodistas y organizaciones de derechos humanos lo vieran"; además, instalaron "tres interceptores de señales en la embajada para evitar su teléfono, llamadas y acceso a internet".

También, "Ecuador se negó a permitir la entrada de la asesora general de Human Rights Watch, Dinah PoKempner", quien calificó el aislamiento de Assange como un "confinamiento solitario". Asimismo, impidió "varias reuniones con sus abogados".

En cuanto al "protocolo" que debe cumplir el periodista australiano, impuesto por Ecuador, WikiLeaks señala que ese documento "hace que el asilo político de Assange esté supeditado a censurar su libertad de opinión, expresión y asociación".

Además, condiciona "que los periodistas, sus abogados y cualquier otra persona que desee ver a Julian Assange divulgue detalles privados o políticos, como los nombres de sus redes sociales, los números de serie y los códigos IMEI de sus teléfonos y tabletas".

El protocolo —según WikiLeaks— dice que "la Embajada puede confiscar las propiedades de Assange o sus visitantes y, sin una orden judicial, entregarlas a las autoridades del Reino Unido".

UN DEBATE SURREALISTA


Jorge Gómez Barata

Cuba es un espacio caribeño donde lo real maravilloso, al mezclarse con la política y la acción social, hace que todo sea posible.

En el único país occidental donde el enriquecimiento lícito es imposible porque no existe lotería, los salarios y las pensiones son de lágrimas, nadie puede tener más de una casa ni más de dos carros, las tierras ociosas se distribuyen en microparcelas, y hay exgenerales, exministros y exembajadores jubilados o cesados que alquilan cuartos para sobrevivir.

A ello se suman el bloqueo de Estados Unidos y las insólitas restricciones aduaneras que afectan a los nacionales en la Isla cuando viajan al exterior, y a los que residen en el extranjero cuando visitan el país.

En un entorno económico, donde a pesar de los extraordinarios avances y épicos esfuerzos de la Revolución, la pobreza gana espacios, aunque atenuada porque no se expresa en materia de salud y educación, los líderes políticos, parlamentarios y parte de la ciudadanía se empeñan en encontrar fórmulas para evitar que la gente se enriquezca. De hecho, al impedir que la riqueza se concentre, se impide que sea creada y que circule.

Las alarmas se dispararon cuando, ante la convicción de que el modelo económico vigente desde los años sesenta no era funcional, se autorizó el ejercicio de más de 150 oficios y labores del denominado trabajo por cuenta propia.

Entre las ocupaciones originalmente nominalizadas estuvieron algunas tan exóticas y poco lucrativas como aguador, arriero, parqueador, amolador, payaso, mago, conductor de coche infantil tirado por animales, boyero, desmochador de palmas, forrador de botones, reparador de paraguas, llenador de fosforeras, cartomántica, y transporte de pasajeros en vehículos de tracción animal y humana.

Creer que alguien pueda enriquecerse alquilando cuartos o su única vivienda, así como ejerciendo como albañil, barbero, chofer de alquiler, dueño de pequeños restaurantes y cafeterías, reta la imaginación. Si hubiera alguno que lo lograra y se probara que lo hizo dentro de las reglas, debería ser exaltado como antes se hizo con los stajanovistas.

Los mismos que reflexionan acerca de cómo impedir que los trabajadores no estatales acumulen lucros, creen poder desarrollar la economía a partir de conceptos superados por la práctica, cosa probada por el desastre de esa orientación en la Unión Soviética y Europa Oriental.

Según Marx, el valor de las mercancías se determina por el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirlas. La riqueza es pues, tiempo y trabajo acumulado, pero no es sólo eso, sino también el resultado de proyectos económicos viables en cuya ejecución están presentes, además de las   energías físicas y mentales de los trabajadores, la iniciativa, la capacidad gerencial y las ambiciones legítimas de quienes los concibieron, y asumiendo riesgos los fomentaron y los administraron.

Los empresarios, un estamento social sin los cuales los proletarios no pudieran existir, son también trabajadores. Según la experiencia vigente donde quiera que se les ha suprimido, a la larga, la economía se ha estancado. Ningún ejemplo más valido que el de la Unión Soviética, donde el heroísmo laboral masivo y el ejemplar sacrificio del consumo y el bienestar de cientos de millones de personas durante setenta años, no pudieron contrarrestar la ineficacia de un modelo económico fallido.

Las reformas económicas en Cuba son lentas y son limitadas. Audaz seria entregar algún central azucarero a una cooperativa formada por obreros y directivos avanzados del sector, encargar una gran obra a una cooperativa de constructores, y poner algunas de las fabricas quebradas como las de conservas agrícolas y lácteos recién visitadas por el Presidente, en manos de sus trabajadores, y realizar otros muchos proyectos con apoyo, aunque sin tutela estatal.

Para distribuir con equidad, el socialismo necesita producir con eficiencia. Nadie puede repartir ni disfrutar la riqueza que no ha sido creada. Allá nos vemos.

La Habana, 17 de octubre de 2018

……………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto! Al reproducirlo indicar la fuente.