domingo, 21 de octubre de 2018

Trump confirma que EE.UU. se retirará del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto con Rusia


RT  -   21 oct 2018 13:59 GMT

El presidente estadounidense ha acusado a Moscú de violar dicho acuerdo, reporta AP.



El presidente estadounidense Donald Trump afirma que va a retirar a su país del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés) con Rusia, al acusar a Moscú de incumplirlo, reporta la agencia AP.

En la rueda de prensa posterior a un mitin en Nevada, Trump dijo a los periodistas que "vamos a terminar el acuerdo y luego desarrollaremos las armas", a menos que Rusia y China acuerden un nuevo tratado. 

Este viernes, el diario The New York Times reportó, citando a oficiales estadounidenses y diplomáticos extranjeros, que la Administración Trump se prepara para informar a los líderes rusos la próxima semana sobre sus planes de abandonar el acuerdo.  

En particular, el medio señaló que el asesor de Seguridad de Trump, John Bolton, va a comunicar estos planes al presidente ruso Vladímir Putin durante su viaje a Moscú a principios de la semana que viene. Sin embargo, el propio oficial no ha hecho comentarios al respecto.  

El medio indicó que el tratado INF, firmado en 1987 entre el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan y el mandatario de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov, fue considerado como "un paso crítico para desactivar las tensiones de la Guerra Fría". Si Trump lleva a cabo sus planes de abandonarlo, sería la primera vez que elimine a su país de un tratado de control de armas, según oficiales estadounidenses.  

La postura de Rusia

Moscú ha negado en repetidas ocasiones las acusaciones estadounidenses de supuestamente haber violado el tratado INF. Hace unos días, el embajador ruso en EE.UU., Anatoli Antónov, recordó que no se ha presentado ninguna prueba que corrobore las acusaciones de Washington de que Rusia desarrolla un sistema de misiles de crucero que supuestamente viola el acuerdo.  

El pasado junio, el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, señaló por su parte que "los estadounidenses realizan una actividad que no se puede denominar de otra forma que una preparación para violar el tratado INF".

Al mismo tiempo, dijo que "si en EE.UU. definitivamente toman el tumbo hacia la destrucción del tratado", Rusia se verá obligada a reaccionar. "Y, como dijo el presidente de Rusia, Vladímir Putin, reaccionaría de forma instantánea y simétrica", agregó Riabkov.



Alemania: "EE.UU. debe pensar en las consecuencias de su salida del tratado INF"

RT  -   21 oct 2018 14:06 GMT

El ministro de Exteriores alemán lamenta la intención de EE.UU. de retirarse del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto firmado con Moscú en 1987.

El presidente de EE.UU., Donald Trump. Carlos Barria / Reuters

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha lamentado este domingo la intención de EE.UU. de retirarse del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés), el primer acuerdo de reducción de arsenales nucleares firmado entre EE.UU. y la URSS en 1987.

El ministro ha enfatizado que este tratado "ha sido un pilar importante de nuestra arquitectura de seguridad europea durante 30 años".

"Para nosotros en Europa es de suma importancia", subrayó Maas, que pidió a Washington que "considere las posibles consecuencias" de su salida del acuerdo.

  • El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afirmado que va a retirar a su país del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto firmado en 1987 con Moscú, tras acusar a Rusia de incumplirlo. 

  • En la rueda de prensa posterior a un mitin en Nevada, Trump dijo a los periodistas que "vamos a terminar el acuerdo y luego desarrollaremos las armas", a menos que Rusia y China acuerden un nuevo tratado. 

  • La Cancillería rusa aseguró que Moscú "cumple estrictamente" el tratado y condena los intentos de EE.UU. de "lograr concesiones mediante el chantaje", especialmente en el tema de la seguridad internacional.

El éxodo hondureño, un campanazo para los estados neoliberales


Ollantay Itzamná

Honduras, país con un poco más de 112 mil Km2, ocupado por tres bases militares norteamericanos, con una población de más de 9 millones de habitantes, de los cuales, cerca del 70% se encuentran en situación de pobreza, capta nuevamente la atención internacional. Esta vez, por el dramático éxodo humano, cuyas imágenes crudas ahogan en lágrimas hasta a los ángeles del cielo.

Este Estado, que por más de 180 años de República, había intentado lidiar y sobrevivir con el permanente intervencionismo extranjero y sus consecuencias letales, con el golpe de Estado de 2009 terminó por quebrarse y convertirse en un evidente Estado fallido. Y, con el fraudulento e inconstitucional reelección del actual Presidente Juan Orlando Hernández (2017), el Estado fallido se materializó en un Estado narcocriminal.

En 2009, el 58% de hondureños se encontraba en situación de pobreza. Realidad que intentó revertir el destituido Presidente Manuel Zelaya, pero fue destituido mediante un golpe de Estado promovido por el gobierno de los EEUU. Así, las suicidas políticas neoliberales se restauraron en el país.

En 2018, según informe de la ONU, el 68% de hondureños se encuentra en situación de pobreza. Más de tres millones de hondureños apenas comen una vez al día. Mientras, en dicha década, empresarios extranjeros en Honduras, como el fallecido Facussé, se catapultaron como los hombres más ricos de la región.

Frente al golpe de Estado, cuyas consecuencias crudas se vive ahora en el país centroamericano, la población se organizó en el inédito Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). Pero, con en toda dictadura, dicho movimiento social pro derechos humanos, fue desarticulado, y muchos de sus actores, asesinados.

El gobierno norteamericano, la OEA, y la comunidad internacional, aprobaron con su silencio dicha acción criminal. Y, ahora, el país es prácticamente ingobernable. Sin Estado de Derecho, sin esperanzas de vida, ni oportunidades laborales. Fracturado, se ahoga en sangre. Honduras, desde 2009, es uno de los países más violentos del mundo.

Juan Orlando Hernández, en 2014, llegó al gobierno predicando la Biblia, y repartiendo bendiciones, al creyente y pentecostal pueblo de Honduras. Una vez en el poder, ante su impopularidad social, se mantuvo en el gobierno amparado en un discurso bíblico teológico, y protegido por el gobierno norteamericano.

Pero, la hambruna en Honduras es tan fuerte, y la muerte violenta hace de cada instante de la vida prácticamente un acto de fe, que hondureños empobrecidos con instinto de sobrevivencia emprenden un éxodo casi apocalíptico hacia el prometido paraíso terrenal falaz del Norte, para sumarse a los cerca de 1.2 millones de hondureños expulsados.

Qué más le quedaba a la gente, en un país, cuya desgracia es su riqueza y su vecindad tan próxima con los EEUU. Un país donde, cada año, más de 300 mil personas se hunden en la pobreza. Donde, no sólo se nace empobrecido, sino también endeudado por gobiernos corruptos. Cada hondureño nace con una deuda pública del equivalente a $. 1,350. ¿Qué más se esperaba?

La migración es un derecho, no un delito. El problema es el saqueador colonialismo permanente que sufre Honduras. El calvario del éxodo hondureño, evidencia el fracaso del criminal sistema neoliberal made in USA. Y, es un campanazo para Colombia, Perú, Guatemala, Argentina o Brasil, cuyos gobiernos serviles siguen esquilmado a sus pueblos bajo el libreto neoliberal yanqui.  

Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ