jueves, 1 de noviembre de 2018

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 02 DE NOVIEMBRE DE 2018



Muchas cosas han ocurrido en este país centroamericano las últimas semanas que no habíamos podido divulgar a través de nuestros acostumbrados reportes semanales; destacan hechos de mucha trascendencia como la canonización en ciudad del Vaticano de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, el pasado domingo 14 de octubre.

Este gran acontecimiento fue vivido con mucha emoción y orgullo por la mayoría de los salvadoreños, incluidos muchos que por años participaron o fueron parte de las campañas de desprestigio hacia él, promovidas por los mismos sectores que le mandaron a asesinar o celebraron con champán aquella tarde funesta del 24 de marzo de 1980.

Aún los medios de mayor difusión – que igual sirvieron de vehículo para tales campañas – han participado de manera activa en los preámbulos y luego durante la ceremonia que fue presenciada por miles de salvadoreños a través de la televisión en horas de la madrugada.

Una minoría, que aún rumia su odio hacia Oscar Arnulfo Romero, también se expresó de alguna manera; algunos pocos atrevidos reiterando los insultos de la época; otros, guardando silencio pero sin mostrar ningún gesto de arrepentimiento ante el primer santo salvadoreño, y pretendiendo negar la historia que indica la autoría intelectual del magnicidio en el fundador de su partido político, el mayor Roberto D’Aubuisson.

Pero igualmente otros acontecimientos han ocurrido y siguen teniendo repercusiones en la actualidad salvadoreña, entre ellos el inicio y desarrollo actualmente de la campaña publicitaria para las elecciones de presidente de la república del 3 de febrero de 2019, y que en otros reportes abordaremos.

Ya que otro inédito desenlace tiene más inmediatez mediática y debate en el entorno político, relacionado con la apertura de relaciones diplomáticas que El Salvador estableció con la República Popular de China el pasado 21 de agosto, habiéndolas roto previamente con Taiwán, y que aún produce escozores y reacciones en algunos sectores políticos y empresariales conservadores.

Tal es así que al iniciar  el presidente Salvador Sánchez Cerén este lunes 29 de octubre una visita oficial a dicho país asiático, el secretario de comunicaciones de casa presidencial, Roberto Lorenzana, ha debido salir al paso por acres declaraciones de algunos políticos y sectores empresariales ligados al partido de extrema derecha Arena, exaltando calificativos de dicha agenda presidencial como histórica y de mucha importancia para el país.

Para el caso, se trata de la primera visita oficial de estado, y que según Lorenzana, tiene un gran valor político-diplomático para ambos países, y en la que se aprovechará para hablar de economía, cooperación y desarrollo.

Medios locales han confirmado este jueves el encuentro oficial de Sánchez Cerén con su homólogo de la República Popular de China, Xi Jinping, en la ciudad de Pekín, para fortalecer el reciente establecimiento de relaciones diplomáticas.

Pero no han escatimado epítetos ni comentarios ciertos políticos y empresarios sobre este hecho, llegando a declarar que resulta innecesaria e inoportuna la visita del presidente y su comitiva, que incluye algunos empresarios interesados en participar de las ventajas que resultarían de esta apertura con la segunda economía mundial.

Sin embargo, ese otro sector renegado expresa su amargo resentimiento por cuestiones ideológicas y muestras de sumisión a los intereses de los Estados Unidos de América, a quien reiteradamente invocan anunciando las terribles represalias que vendrían al país de su admirado referente; todo ello, a pesar que los mayores importadores históricos de productos provenientes de la república popular de China son parte de esos sectores que públicamente se muestran agriamente opositores a los pasos que el actual gobierno, destinado a concluir en mayo próximo su administración, hoy ejecuta sin su venia ni aprobación.

La mayoría de salvadoreños mientras tanto sigue su vida, buena parte con indiferencia hacia estos debates y desencuentros que no les parecen importar; muchos de ellos acumulando en sus hogares infinidad de productos de consumo adquiridos en los grandes almacenes del país, propiedad de aquellos empresarios, y que mayoritariamente son provenientes de la legendaria China.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


La ONU aprueba una resolución que exige levantar el bloqueo de EE.UU. a Cuba


RT  -   1 nov 2018 17:07 GMT

Los representantes de EE.UU. e Israel han votado en contra.

Una sesión de la Asamblea General de la ONU. Eduardo Munoz / Reuters

La Asamblea General de la ONU ha aprobado este jueves por vigésimo séptima vez una resolución que exige poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba hace más de 50 años.

Un total de 189 Estados miembros de Naciones Unidas han votado a favor de la resolución. EE.UU. e Israel se han posicionado en contra.

Al mismo tiempo, todas las enmiendas a la resolución propuestas por Washington fueron rechazadas por la Asamblea General.

EE.UU. impuso un embargo de armas a Cuba en 1958, que fue seguido por la introducción de restricciones en otros sectores: sanciones a transacciones financieras, comercio, viajes y otros. La Habana ha presentado repetidamente resoluciones ante las Naciones Unidas para exigir el levantamiento del bloqueo.

La votación en la Asamblea General sobre la resolución en contra de las sanciones estadounidenses contra la Isla se celebra anualmente desde el año 1992.

"Los dobles raseros" de EE.UU.

Durante su discurso ante la Asamblea General, el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, aseveró que Washington "ha establecido dictaduras militares y organizó sangrientos golpes de Estado", ocasionando "millones de muertes" en todo el mundo.

Por ello, "el Gobierno de Estados Unidos no tiene la menor autoridad moral para criticar a Cuba ni a nadie en materia de derechos humanos", sostuvo según el canciller cubano.

"Rechazamos la reiterada manipulación de estos con fines políticos y los dobles raseros que le caracterizan", ha enfatizado Rodríguez Parrilla.

El Mundo le dice NO al Bloqueo y a las enmiendas de Trump


La Asamblea General de las Naciones Unidas le propinó este primero de noviembre una dura derrota diplomática a Washington al no aprobar sus ocho enmiendas anticubanas a la resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, diseñadas a todas luces para romper el abrumador consenso mundial, y exigirle además la eliminación de la unilateral medida coercitiva, una reliquia de la Guerra Fría

1 de noviembre de 2018 10:11:34

Foto: Captura de pantalla

Una contundente victoria logró hoy la Mayor de las Antillas en la Asamblea General de las Naciones Unidas, que por 189 votos a favor, dos en contra y ninguna abstención aprobó la resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».

Por amplia mayoría las ocho enmiendas propuestas por el gobierno norteamericano al proyecto de resolución cubano fueron rechazadas.

«No hay peor ciego que el que no quiere ver», reza un refrán muy popular entre los cubanos, el cual se aplica a pie juntillas al presidente estadounidense Donald Trump, quien desde que tomó posesión del cargo el 20 de enero de 2017 ha hecho lo posible y lo imposible por desconocer la realidad de una Cuba independiente y soberana, y destruir a su Revolución.

No le bastó a Trump firmar el 16 de junio del pasado año el memorando que suprimió de forma unilateral la mayoría de los avances durante el mandato de su antecesor Barack Obama y derogar la directiva presidencial emitida por el gobierno anterior para la normalización de las relaciones bilaterales e instaurar una nueva con objetivos subversivos y desestabilizadores, que satisfacen los más bajos instintos de la reducida extrema derecha cubanoamericana de Miami.

No les bastó a las autoridades norteamericana inventar la insostenible patraña de los ataques acústicos contra diplomáticos estadounidenses en La Habana para retrotraer aún más los nexos bilaterales, tratar de dañar la imagen del país y el auge de su industria turística.

La comunidad internacional ha visto decepcionada cómo el régimen de Donald Trump ha reforzado las principales direcciones de esta guerra económica contra Cuba, manifestadas en mayores sanciones económicas y persecución a la actividad empresarial y a las transacciones financieras internacionales de la Isla, dañando las relaciones con terceras naciones y la cooperación mundial.

Sin embargo, la Asamblea General de las Naciones Unidas le propinó este primero de noviembre una dura derrota diplomática a Washington al no aprobar sus ocho enmiendas anticubanas a la resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, diseñadas a todas luces para romper el abrumador consenso mundial, y exigirle además la eliminación de la unilateral medida coercitiva, una reliquia de la Guerra Fría.

Desde hace 27 años consecutivos, a partir de 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado con creciente mayoría la resolución cubana contra el bloqueo.

Los cubanos no somos un pueblo ingenuo y sabemos que a la administración Trump no le importa hacer el ridículo, quedar aislado y mucho menos acatar la exigencia de la Asamblea General. Pero aun así la votación de este jueves se erige en un fuerte castigo moral a tan inhumano proceder contra una pequeña nación que lucha a brazo partido por preservar su soberanía e independencia.

Cuba se mantiene firme en la denuncia internacional de este comportamiento incivilizado y cuenta para ello con la inmensa mayoría de la Humanidad. El muro del bloqueo finalmente caerá más temprano que tarde.

Cuanto orgullo de ser lo que somos


Giraldo Mazola *

Gracias a la modernidad tecnológica actual de las comunicaciones he podido ver y escuchar aquí en Windhoek, Namibia, el debate realizado ayer 31 de octubre en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre las absurdas enmiendas introducidas  por el gobierno de Estados Unidos a la resolución que presentamos nuevamente este año para exigir la eliminación unilateral e incondicional del genocida bloqueo contra nuestra patria.

Las califico con benevolencia de absurdas aunque muchos representantes de decenas de países utilizaron calificativos más severos.

He visto antes discusiones en plenarios como éste o en comisiones sobre enmiendas que se presentan en organismos internacionales, a un proyecto de resolución o a párrafos de una declaración.

En algunos casos he asistido a debates exhaustivos sobre la redacción literal de una idea donde la erudición sobre el dominio de un idioma se usa con una real intención lingüística perfeccionista o con el propósito político de dilatar la adopción de un concepto que en su esencia está dirigido a defender una causa justa.

Eso último es lo que sucede hoy.

La aplastante mayoría de las intervenciones señalaban con crudeza o fina elegancia la intencionada maniobra de eludir o posponer o cualquiera sabe con qué otro oculto objetivo, el propósito de evitar la condena a tal política absurda de pretender rendir a un pueblo por asfixia como hace décadas un alto personero norteamericano explicó sin ambages, que ese era y desde luego siguen siendo su objetivo. 

Se convoca para hoy de nuevo la sesión sobre el tema y verán sus intenciones fallar cuando se hagan trizas sus enmiendas y se vuelva a votar la resolución que exige el fin de tan desmesurada y criminal acción contra un pueblo soberano que no acostumbra a rendirse.

Antes escuché a nuestro canciller denunciando previamente que el Gobierno de Estados Unidos, en su voluntad de crear mayores tensiones e incrementar la hostilidad, pone estos obstáculos a la votación en ONU de la condena al bloqueo.

Saben que no puede impedir que se adopte una resolución tan categórica como las anteriores, con una mayoría prácticamente unánime de la Asamblea General contra una política que es obsoleta, aferrada en la Guerra Fría, genocida y una violación de los derechos humanos de todo el pueblo de Cuba y también del derecho internacional, que transgrede las normas internacionalmente reconocidas de comercio y la libertad de navegación y constituye un acto de agresión y de guerra económica.

Pero en su impotencia, -y añadiría incapacidad- no encontraron otro medio este año que dificultar la adopción de dicha resolución mediante el intento de modificar su contenido.

Tratan de disimular la situación de absoluto y profundo aislamiento que tienen  y el rechazo abrumador a su bloqueo económico, comercial y financiero.

Originalmente presentaron un texto de ocho párrafos de enmiendas que luego con idénticos propósitos dilatorios dividieron en ocho enmiendas separadas que fue debatido ayer y que pretenden  convertirla en una resolución que contenga ataques contra Cuba en el ámbito de los derechos humanos.

Habrá cinismo mayor.

La votación sobre el proyecto de resolución que pide su fin se realizará hoy jueves 1 de noviembre.

Pero debo reconocer que me emocioné muchas veces cuando representantes de todo el planeta hablaron con tanto cariño de nuestro pueblo y de su infinita solidaridad.

La gratitud por el esfuerzo hecho por nuestro pequeño pero agigantado pueblo con tanto amor y desinterés, es el mejor pago a tal empeño.

La condena al bloqueo se repetirá pero todos esos mensajes de amor y cariño llegaran a los oídos de una madre cubana cuyo hijo murió ayudando a las víctimas de un terremoto en América o en un combate en África austral, volverá a poner una flor en el retrato mustio que conserva en un íntimo altar y será feliz pensando que su sacrificio no fue en balde.  

Namibia, 01 de noviembre de 2018

*  Embajador de Cuba en Namibia

Noviembre, cuando los “muertos” celebran la Vida


Ollantay Itzamná

Imagen tomada de internet

Todas las civilizaciones y culturas buscaron respuestas a las grandes preguntas existenciales que inquietan al ser humano. Así como la inquietud sobre el origen del mundo y de la humanidad, también la pregunta sobre la muerte, fue y es una constante en la vida.

En el caso de las civilizaciones Quechua, Aymara, Maya, Azteca, entre otras, explicaron la “muerte”, como parte de un ciclo de la Vida en constante regeneración. Mas no como un fatal final, o fracaso existencial. Por eso, incluso en nuestras comunidades bautizadas la “muerte” de un ser querido no se llora, se celebra con fiesta. Abundante comida, bebidas y música.

Quienes fallecen y se reincorporan al vientre húmedo y fresco de nuestra Madre Tierra no desaparecen de nuestra convivencia cotidiana. Ellas y ellos, renacidos a una nueva dimensión existencial, diferente a la nuestra actual, continúan siendo “sujetos” en y para la comunidad cósmica, con sus derechos y obligaciones. Continúan siendo sujetos históricos colectivos, acuerpando e impulsando las inconclusas historias familiares y/o nacionales.

En nuestras filosofías, las y los “difuntos”, no desaparecen, ni se van. Existen y coexisten con y entre nosotros/as hilvanando una infinidad de interrelaciones en la comunidad cósmica y humana. Esta es nuestra mayor certeza que difumina en nosotros el tenebroso miedo a la muerte.

Casi siempre veía a mis padres, en su cotidianidad ritual, invocando o clamando a sus parientes y amistades difuntos, junto a sus apus. Unas veces para agradecer por las bondades de la vida, otras veces para afrontar las dificultades. Y, cuando llegaba el mal llamado Aya marq’ay killa (mes de la procesión de difuntos, en quechua), la comensalía con familiares difuntos alcanzaba su máxima algarabía entre el 1 y 2 de noviembre. Era cuando los herq’es (niños, en quechua) comíamos en abundancia, panes dulces, golosinas…

Guamán Poma cuenta que en Aya marq’ay killa (noviembre) las panacas (clanes) y familias subían a los chullpares (lugares donde se depositaban los cuerpos difuntos para su biodegradación orgánica) llevando regalos, comidas y bebidas en abundancia, música.

Dichos festejos se hacían los tres primeros años del difunto. Luego, en el mismo mes, los esqueletos eran bajados en procesión, para hacerlos partícipes de las fiestas comunitarias y/o familiares, e incorporarlos a la vida comunitaria. Terminada la fiesta, se los colocaba en algún espacio importante de la vivienda, y desde allí, ejercían su rol protector.

En la actualidad, en buena parte de Los Andes, como en el Sur de México, se celebra con algarabía la fiesta de los “difuntos” entre finales de octubre e inicios de noviembre. Pero, no es una fiesta de los muertos. Sino, es toda una fiesta familiar y comunitaria que evidencia la vivencia y convivencia con los Otros seres vivos (quienes partieron de la faz de la tierra).

Es una conmemoración del nacimiento hacia esa otra dimensión existencial, que Occidente llama muerte. En esa celebración de cumpleaños comunitario, esos Otros seres vivos visitan en grupos a sus familias para festejar la Vida. Y luego de las fiestas, las y los visitantes se van en grupos, compartiendo vivencias y regalos recibidos, para continuar haciendo historia con los suyos desde sus lugares.

Con este raciocinio ritual, los pueblos indígenas, encontramos la manera de aceptar y convivir con la “muerte” sin mayores sobresaltos, ni desesperos. El o la indígena, no muere, ni desaparece. Quien fallece, renace y construye las historias inconclusas de sus pueblos desde dimensiones cósmicas, en interacción permanente con los “vivos”. Nadie nace para morir. Nacemos para renacer. Esta es y debería ser nuestra mística y certeza existencial para hacer más llevadera las incertidumbres más lacerantes que ni la promesa de la resurrección cristiana ha podido sosegar en el ser humano.


Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

BRASIL. Nuevos liderazgos y desafíos


Jorge Gómez Barata

Como resultado de las recientes elecciones presidenciales el desplazamiento político de Brasil se ha consumado, y es preciso pasar la página para entender y encarar con madurez, sentido del momento histórico, y un nuevo liderazgo los eventos venideros. Jair Bolsonaro, el presidente electo con casi 58 millones de votos, y Fernando Haddad, líder del Partido del Trabajo que obtuvo once puntos menos, son los nuevos protagonistas.

Debido a la intensidad de la confrontación ideológica a escala social, así como a la hostilidad entre ambas fuerzas, el proceso político en los próximos años transcurrirá a bajo fuertes tensiones. El nuevo presidente no estará solo en el ring, y el PT no hará una oposición amigable. Las derechas se unirán y las izquierdas probablemente hagan lo mismo. Las posibilidades de construir un consenso entrambas, y de establecer un contrato social, parecen nulas. 

Aunque Bolsonaro ha obtenido una mayoría convincente que le confiere legitimidad, no es una patente de corso. El pueblo, que forma el estado llano, incluido los que votaron por él, le exigirán resultados que no se logran con palabras contundentes y juicios extremistas. En definitiva, no podrá gobernar a capricho.

Se trata de un país de 8. 515.770 km² (5to del mundo), con 210 millones de habitantes, (6to del planeta), octava economía mundial, y primera de América Latina, creadora de un producto interno bruto de más de tres billones de dólares, donde además de sus admiradores, funciona una fuerte oposición, existen amplios sectores liberales, y actúa una burguesía con tradiciones nacionalistas. El país real es una suma y una amalgama de intereses de todo tipo, imposibles de desconocer.

La complejidad de los ambientes externos no es menor. Se puede admirar a Estados Unidos, pero ello no significa que pueda volverse la espalda a China, Rusia, y soslayar a los BRICS, desconocer compromisos e intereses estatales, y omitir conveniencias. Tampoco podrán ignorarse realidades y obligaciones en la región. Excepto con Chile y Ecuador, Brasil tiene fronteras con todos los países de Sudamérica, y solidos vínculos con el MERCOSUR.

Al margen de consideraciones políticas, se trata de uno de los tres países del hemisferio donde las luchas contra el colonialismo condujeron a la instalación de emperadores, (los otros fueron Haití y México), y en el cual, el más importante de los presidentes, Getulio Vargas, fue un dictador.

Si los gobernantes fueran juzgados por sus palabras, Jair Bolsonaro, recién electo presidente de Brasil tiene más que merecidos los calificativos que acompañan su nombre: ultraderechista, fascista, nazi, xenófobo, misógino y otros. Si el juicio depende de la gestión habrá que esperar, porque el sujeto no ha ejercido cargo decisorio alguno. Su historia ejecutiva está por hacerse.

Al respecto, no hay que abrigar dudas, porque Bolsonaro es un hombre profundamente conservador, de derechas, con inclinaciones autoritarias, cuya gestión asumirá una orientación predominantemente neoliberal, probablemente apegada a los Estados Unidos.

No obstante, para muchos países se trata de una realidad que en los próximos cuatro años no podrá ser cambiada, y con la cual, en el ámbito estatal, habrá que convivir. Allá nos vemos.

La Habana, 31 de octubre de 2018

Histórica reunión de Salvador Sánchez Cerén y Xi Jinping en China


LA PÁGINA – 01  de noviembre de 2018 - por Alexis Juárez


El presidente Salvador Sánchez Cerén se reunió este jueves 1 de noviembre, con su homólogo de la República Popular China, Xi Jinping en la ciudad de Pekín, para fortalecer el reciente establecimiento de relaciones diplomáticas.

Durante el encuentro el mandatario salvadoreño firmó un instrumento de cooperación en diferentes áreas del desarrollo lo que traerá más oportunidades en el área social y económico para El Salvador.

“Desarrollamos un encuentro histórico y exitoso con Presidente Xi Jinping, fortalecimos la amistad y cooperación solidaria entre nuestras naciones, logrando resultados concretos en beneficio para todos los sectores de la sociedad salvadoreña”, afirmó Sánchez Cerén.

China también se comprometió ayudar a El Salvador en materia de educación, sanidad y gestión del agua.

El presidente salvadoreño es acompañado en este viaje por una comitiva conformada por la ministra de Salud, Violeta Menjívar: el ministro de Educación, Carlos Canjura; el canciller Carlos Castaneda: el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Oscar Cabrera.

Xi Jinping también se reunirá mañana con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina.

El Salvador rompió relaciones diplomáticas con Taiwán para establecerlas con China el pasado 20 de agosto, en ese momento el presidente aseguró que la decisión había sido tomada luego de haber hecho el análisis respectivo.

La noche de ese día el presidente aseguró que la decisión había sido tomada luego de haber hecho el análisis respectivo y porque la mayor parte de las naciones del mundo tienen relaciones diplomáticas con China.