viernes, 7 de diciembre de 2018

Guatemala: Millennials mayas, xincas y campesinos por una Constituyente Plurinacional


Ollantay Itzamná

Tomado de internet

Rodeados por extensos cañaverales por los cuatro lados, cual si fuera una prisión agroindustrial, bajo los frondosos y añejos árboles de cacao del lugar que atestiguan que esas tierras fueron, son y serán mayas, cerca de medio millar de millennials mayas, xincas y campesinos se reunieron en el II Encuentro Nacional de Juventudes, titulado: Jóvenes por un Proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional.

Este original evento se realizó en un cantón del Municipio de Santo Domingo, Suchitepéquez, a 165 Km. al suroeste de la Ciudad de Guatemala, los días 1 y 2 de diciembre pasado. En un predio rural que los mismos miembros de las comunidades en resistencia compraron hace algunos años atrás con aportes propios. Sin financiamiento internacional, sin ONG, sin cámaras de prensa corporativa, sin hoteles, sin mesas, ni manteles. Así se realizó el Enuentro.

Viajaron desde los diferentes departamentos del país. Muchos de ellos, por más de 5 o 7 horas de viaje. Durmieron en piso de tierra, sobre hojarascas de cacao. Otros, prendidos en hamacas de árboles de cacao. Comieron tamales, frijoles, tortillas. Productos cultivados por ellos. Sin restaurantes, ni arsénico en forma de pollo.

“Estado de Guatemala es antijuvenil”

Pusieron en debate la situación caótica y antijuvenil de Guatemala. Sin doctores, ni licenciados de expositores. Ellos y ellas prepararon y expusieron las diferentes temáticas para la propuesta de cambios estructurales para el proceso constituyente plurinacional, en diferentes mesas.

Reiteraron que la juventud, al igual que niños, indígenas, campesinos y mujeres del país “viven sin Estado de Derecho”. “Sin oportunidades”. “El sistema nos exige que estudiemos, pero cuando nos graduamos no hay trabajo, y nos obligan a ir a las fincas de jornaleros o a migrar del país”, sostuvieron.

“Un Estado Plurinacional desde los territorios”

Frente a esta situación, estos millennials, auto proclamados defensores y comunicadores comunitarios, plantean la urgente necesidad de construir un Estado Plurinacional desde los territorios y comunidades autónomas para garantizar derechos y oportunidades para todos y todas.

Proponen la urgente necesidad de cambiar el letal modelo de la economía neoliberal por otra economía donde los pueblos y comunidades indígenas y campesinos sean también actores de la economía del país. Una economía en la que el Estado sea el actor y rector principal, y promueva unidades productivas locales.

En el sistema político, ante el colapso de la democracia representativa electorera, plantearon la necesidad de transitar hacia una democracia participativa comunitaria. Con mecanismos de participación y control sobre los gobernante.

En este sentido, los millennials mayas y xincas celebraron con esperanza el nacimiento reciente de la organización política denominada Instrumento Político Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP) creado en y por las comunidades en resistencia de Guatemala.

“Restitución de territorios ancestrales para la soberanía alimentaria”

Concluyeron que en base al derecho internacional indígena, vigente en Guatemala, el Estado y empresariado del país deben devolver los territorios, tierra y aguas ancestrales a los pueblos indígenas y campesinos. Con miras a garantizar la soberanía alimentaria, plantean la necesidad de poner límite al tamaño de la propiedad individual de la tierra.

Estos y otros fueron los temas/agendas que motivaron y motivan a los millenials rurales en resistencia, en un país colonizado como es Guatemala. Claridad, convicción y pasión creativa juvenil resonaron en los mudos cañales de cuatro lados.

Algo nuevo está naciendo en Guatemala fuera de los controles teóricos e ideológicos de la hegemonía imperial y sus “tanques de pensamiento”.

Este Encuentro Nacional e Intercultural de los millennials rurales, luego de haber realizado procesos formativos de 7 meses en sus territorios, con contenidos, métodos y didácticas diferentes a los manuales permitidos o promovidos por la USAID, desafía a las y los guatemaltecos desmoralizados y/o derrotados o auto derrotados intelectual y espiritualmente. ¡Es un oráculo de que sí es posible superar la letal cultura de la auto derrota permanente que nos habita!.

Que sí es posible superar el desgano cultural generalizado en esta República de la USAID. Que sí es posible constituirnos en sujetos de cambios estructurales, incluso cuando la hegemonía nos configura como víctimas folclóricos. Que sí es posible superar la enfermedad colectiva del victimismo pordiosero que nos sembró la condición de colonialidad en la que aún vivimos.


Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ

EL DECLIVE DE LA PRIMACÍA ESTADOUNIDENSE


Por Manuel E. Yepe

Hubo un momento entre el final de la Guerra Fría en 1991 y el comienzo de la Gran Recesión de 2008, en que reinaba en Estados Unidos gran optimismo sobre la propagación global del liberalismo al estilo estadounidense. Se creía entonces que Estados Unidos podría utilizar su superioridad -económica, militar y política- para dar forma a un mundo donde prevalecieran sus manipuladas versiones de democracia, derechos humanos, interdependencia económica entre las naciones y paz duradera. Durante estos años muchos nuevos miembros fueron admitidos en la OTAN y la Unión Europea. La perspectiva de que la Rusia de Boris Yeltsin se convertiría en una “democracia” neoliberal se consideró cercana. Y se pensó que China sería un actor “responsable” en la comunidad internacional.

Pero ahora, estamos en un momento completamente diferente, dice Stephen Walt en su nuevo libro titulado “El infierno de las buenas intenciones: La élite de la política exterior de Estados Unidos y el declive de la primacía de Estados Unidos” en el que refleja el espíritu de los tiempos actuales.

Los pronósticos sobre la disipación de la preeminencia de Estados Unidos se han vuelto rutinarios. Los partidos y movimientos antiliberales -de izquierda y derecha, no pocos de estos últimos xenófobos- han surgido en toda Europa, y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea se acerca. La globalización se enfrenta a una reacción violenta y el nacionalismo intolerante avanza de Brasilia a Budapest.

Las acusaciones de Walt acerca de la política exterior de Estados Unidos después de la Guerra Fría, están  caracterizadas como "fracasos visibles sin grandes logros" y consideran que, tanto respecto a la condición general del mundo como a su estatus dentro de él de Washington  ha disminuido de manera significativa y sostenida entre 1993 y 2016”.

La agenda liberal internacionalista es atractiva, pero según  Walt se basa en tres suposiciones erróneas.

(1) La primera es que otros países acogerían el liberalismo al estilo de Estados Unidos, pese a la diversidad política y cultural del mundo.

(2) La segunda, ampliamente compartida por los responsables de la política exterior de Estados Unidos y miembros influyentes de los medios de comunicación, la academia y los grupos de reflexión, es que Estados Unidos podría promover con éxito la política democrática en todo el mundo gracias a la unipolaridad. Los programas de construcción de la democracia de organizaciones supuestamente no gubernamentales como la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), el Fondo Nacional para la Democracia y el Instituto Republicano Internacional surgieron de esta creencia. Y cuando se requieren medidas más duras, el establishment de la política exterior considera que la fuerza militar de Estados Unidos puede vencer a los regímenes despóticos, ganar corazones y mentes e imponer políticas democráticas.

(3) La tercera suposición que subyace en el internacionalismo liberal es que el fin de la Guerra Fría acabará por dejar obsoleto el equilibrio de poder en la política, las esferas de influencia y el nacionalismo basado en la sangre, el suelo y la fe.

A pesar de los miles de millones de dólares gastados en su promoción, la “democracia” modelo estadounidense fracasó en veintisiete estados entre 2005 y 2015.

Para Walt, estas suposiciones constituyen un malentendido fundamental de las fuerzas que dan forma al mundo y, por lo tanto, inevitablemente llevan al fracaso.

Valora que las locuras y fiascos de los últimos veinticinco años se deben al compromiso ciego de este sistema endogámico con el internacionalismo liberal, visión del mundo que une a demócratas y republicanos y a liberales y conservadores por igual, y que fue adoptada por Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama. Durante estas tres presidencias, el supuesto rector fue Estados Unidos, que por razones de principio e interés propio, debía utilizar su poder sin igual para difundir los valores liberales por todo el mundo. En la práctica, esto significaba diseñar un mundo en el que la mayoría de los países, idealmente todos, abrazaran los ideales “democráticos”, los derechos humanos, la gobernanza global, los mercados y el estado de derecho del modelo estadounidense. Un orden internacional así no sólo preservaría la preponderancia de Estados Unidos, sino que también sería más seguro porque, tal creencia ha sido fundamental para el credo de los internacionalistas liberales y las “democracias” no hacen la guerra contra sus iguales. Tampoco masacran a sus ciudadanos ni producen derramamientos de sangre y agitación que pueda culminar en guerras civiles y estados destrozados.

A pesar de los miles de millones de dólares gastados en su promoción, la “democracia” fracasó en veintisiete estados entre 2005 y 2015.

La Habana, Diciembre 6 de 2018

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

SOCIOLOGÍA POLÍTICA EN ESTADO PRÁCTICO


Jorge Gómez Barata

Una utopía, como puede ser la construcción de una sociedad perfecta, no es un programa político viable y con capacidad de convocatoria para atraer a las masas, sino una propuesta de matriz intelectual cuya realización, en el mejor de los casos, requiere sacrificios por varias generaciones, y traspasa el disfrute de protagonistas a herederos. Así no funciona la política.

O bien la izquierda tiene un programa de reivindicaciones concretas, cumplibles en plazos razonables, o no tiene programa alguno. 

Los procesos civilizatorios que conducen a la globalización no son exclusivamente económicos, sino fundamentalmente culturales. Las sociedades actuales, predominantemente urbanas, razonablemente escolarizadas, con acceso a los medios de difusión, políticamente plurales y culturalmente diversas, difícilmente se sumen a proyectos políticos, que como algunos que estuvieron vigentes en el siglo XX, reivindican la exclusividad ideológica.

Atraídas por el confort, el consumo, y el disfrute cultural, y por anhelos de paz compartidos, la juventud de hoy, difícilmente se enganche en proyectos políticos excesivamente confrontacionales, que requieran de la permanente movilización, entrañen sacrificios, y subordinen el éxito a la exaltación de líderes de perfil mesiánico. El mundo de hoy es menos militante que el de nuestros mayores, incluso que el de nuestra juventud.

El surgimiento de la izquierda europea fue un movimiento espontaneo de los trabajadores frente a los insoportables excesos del capitalismo salvaje, que dio lugar a los sindicatos a los que Marx, que nunca fue un líder obrero, apoyó decisivamente, como fue el caso de la formación y dirección durante varios años de la Asociación Internacional de Trabajadores. Lo mismo hizo con los partidos obreros surgidos de aquel turbión.

Acertadamente los partidos comunistas fundados en el siglo XX en América Latina, de varias maneras se asociaron a los sindicatos obreros, las organizaciones campesinas, y los movimientos estudiantiles. Uno de sus mayores aportes fue trasvasar cuadros de las organizaciones políticas a la organización obrera, con lo cual los marxistas, y para entonces leninistas, se aproximaron a los trabajadores y apoyaron sus reivindicaciones.

De hecho la izquierda europea, y más tarde la latinoamericana, incluidos liberales, socialdemócratas, comunistas, y socialistas, nacieron y crecieron como parte de movimientos reivindicatorios asociados a los intereses de obreros, campesinos, y estudiantes.

Si bien la imbricación de algunos postulados científicos del marxismo con los intereses y las demandas de los trabajadores sirvieron para sustentar teóricamente las luchas obreras, campesinas, y estudiantiles, estas masas no se aproximaron al socialismo a partir de abstracciones, ni se sumaron a proyectos inspirados en preceptos filosóficos que, atinados o no, son de difícil e incluso dudosa realización.

Las vanguardias o los líderes que sueñan ideales que no tienen posibilidades de realizarse, no pueden ser eficaces, y quienes convoquen a experimentos a escala social que comprometen el destino de millones de personas sin objetivos claros y opciones ganadoras, están más cerca del fracaso que de cualquier otro punto de llegada. Allá nos vemos.

La Habana, 06 de diciembre de 2018

…………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

La policía de Francia obliga a arrodillarse a 146 estudiantes detenidos


El Gobierno abre una investigación tras el arresto masivo de jóvenes implicados en protestas

El Periódico  -  París - Viernes, 07/12/2018

Estudiantes detenidos por la policía en Mantes-la-Jolie, Francia. / TWITTER

El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, ha anunciado este viernes que se investigará la detención masiva de jóvenes supuestamente implicados en protestas organizadas junto a un instituto en Mantes la Jolie y consideró "chocantes" las imágenes de decenas de ellos obligados por la policía a arrodillarse.

"La imagen es forzosamente chocante", admitió Blanquer en una entrevista concedida a la emisora France Inter en relación con un vídeo que está suscitando polémica, grabado ayer junto al centro educativo Jules Saint Exupéry de esa ciudad de la periferia de París.

Allí aparecen 146 jóvenes de rodillas, en su mayor parte con las manos en la cabeza, vigilados por las fuerzas del orden que los habían detenido poco antes por haber participado supuestamente en altercados.

Blanquer pidió "cuidado" a la hora de interpretar esas imágenes, subrayó que "estamos en un clima de violencia excepcional" y contó que todo empezó con unos jóvenes ajenos al instituto, "profesionales de la violencia", que lograron arrastrar a algunos alumnos y quemaron papeleras, robaron bombonas de gas y atacaron a la policía que "trató de neutralizarlos".

"Ocurrieron cosas muy graves", indicó antes de añadir que la mayor parte de los arrestados han sido puestos en libertad rápidamente, mientras que algunos serán presentados ante el juez, y que se va a llevar a cabo una investigación administrativa.

Según el ministro, en toda Francia hubo ayer unos 300 centros educativos perturbados por las protestas de los alumnos, de los cuales 80 fueron bloqueados. Se produjeron numerosos incidentes, lo que terminó con más de 700 detenciones.

Movilización excepcional para este sábado

Este movimiento de los estudiantes ha surgido al calor de la protesta de los 'chalecos amarillos' que vive Francia desde hace semanas, y que degeneró en violencia el pasado sábado en París y en diferentes puntos del país.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que no se ha pronunciado públicamente desde su llegada de la cumbre del G20 de Buenos Aires el pasado domingo pese a la gravedad de la crisis, lo hará "a comienzos de la semana próxima", ha avanzado el presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand.

La razón de que no hable antes de la convocatoria de los 'chalecos amarillos' para una nueva manifestación el sábado en París que se teme que degenere en violencia es porque no quiere "atizar el fuego", según Ferrand.

Ante los temores de que como la semana pasada se repitan el sábado las escenas de guerrilla urbana, el primer ministro, Édouard Philippe, anunció anoche que se está preparando "una movilización excepcional" con 89.000 agentes de las fuerzas del orden en todo el país, de los cuales 8.000 en París.

Son cifras superiores a los 65.000 policías y gendarmes desplegados la pasada semana.