lunes, 31 de diciembre de 2018

Londres planea abrir bases en el Caribe y Asia para volver a ser un "verdadero actor global"


RT  -   31 dic 2018 02:08 GMT

En la actualidad, Reino Unido ya cuenta con 15 bases militares situadas en el extranjero, incluida una en la isla de Diego García, un pequeño atolón en el océano Índico, así como en Chipre, Gibraltar y las islas de Falkland.

Un soldado británico monta guardia en la cubierta del buque HMS Ocean en Manama, Baréin, el 6 de diciembre de 2016. Stefan Wermuth / Reuters

Reino Unido contempla la posibilidad de abrir dos nuevas bases militares en el extranjero, una vez se complete el proceso del Brexit, según lo ha anunciado el secretario de Estado de Defensa británico, Gavin Williamson, en una entrevista con Sunday Telegraph.

"Durante mucho tiempo, literalmente durante décadas, gran parte de nuestro punto de vista nacional se ha visto influido, en realidad, por una discusión sobre la Unión Europea. Este [Brexit] es nuestro momento para ser ese verdadero actor global una vez más", dijo Williamson, detallando que las bases se ubicarán en el Caribe y en la región sudeste asiática.

Aunque el secretario de Estado de Defensa no concretó las ubicaciones exactas de las bases militares en cuestión, una fuente anónima cercana al político citada por el medio reveló que se podrían instalar "dentro de los próximos dos años" en la isla de Montserrat o Guyana, mientras que en lo que se refiere a la región asiática, se tratará de Singapur y Brunéi.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea, según Williamson, es el "momento más importante" desde el fin de la Segunda Guerra Mundial para volver a "jugar el papel en el escenario global que el mundo espera que [Reino Unido] desempeñe". Asimismo, señaló que el Brexit también contribuirá al fortalecimiento de las relaciones bilaterales del país con Australia, Canadá, Nueva Zelanda, los estados del Caribe y ciertas naciones africanas.

En la actualidad, Reino Unido ya cuenta con 15 bases militares situadas en el extranjero, incluida una en la isla de Diego García, un pequeño atolón en el océano Índico, así como en Chipre, Gibraltar y las islas de Falkland.

El 23 de junio de 2016 los ciudadanos británicos acudieron a las urnas y votaron a favor del Brexit. Se trata del primer caso de salida de un país de la Unión Europea. 

A pesar de que el plan británico del Brexit logró la aprobación de la UE, aún debe recibir la ratificación del Parlamento nacional, escenario que, de momento, parece poco probable.

"La verdad es que no es un muro": Jefe de Gabinete revela el secreto de la ambiciosa obra de Trump


RT  -   31 dic 2018 05:53 GMT

El político saliente afirma que el así llamado 'muro' fronterizo entre EE.UU. y México no tiene nada que ver con la obra de concreto sólido que se planteó en un primer momento.

El jefe saliente de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, escucha al presidente estadounidense Donald Trump hablar con los medios de comunicación junto a su avión, el Air Force One, en la Base de la Fuerza Aérea Andrews en el estado de Maryland, EE.UU., el 4 de mayo de 2018. Carlos Barria / Reuters

El polémico muro fronterizo entre EE.UU. y México, un tema recurrente los medios de comunicación y en las redes sociales desde que el presidente Donald Trump ocupó la Casa Blanca, parece que, en realidad, ni siquiera es un muro. Así lo afirmó este viernes el jefe saliente de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, en una entrevista para Los Angeles Times.

El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió construir un muro en la frontera sureña del país, asegurando que obligaría a su vecino a costear la realización de este proyecto. Sin embargo, parece que su idea no solo ha hecho aguas respecto al pago, sino también en lo que se refiere al 'muro' propiamente dicho.

"Para ser honesto, no es un muro", admitió Kelly. "El presidente todavía dice 'muro'. A menudo, francamente, él dirá 'barrera' o 'cerca', ahora se inclina hacia 'listones de acero'. Pero abandonamos el muro de concreto sólido al comienzo de la Administración, cuando preguntamos a las personas qué necesitaban y dónde lo necesitaban", dijo el político.

John Kelly, cuyo departamento supervisa la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas, aparentemente tenía una mejor idea sobre cómo resolver el problema migratorio. "Si quiere detener la inmigración ilegal, detenga la demanda de drogas en EE.UU. y amplíe las oportunidades económicas" en Centroamérica, aconsejó a Trump el Secretario de Defensa.



Esta afirmación se produjo el mismo día que el mandatario estadounidense publicó vía Twitter una amenaza sobre la retirada de toda la ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador por "no hacer nada" sobre el problema migratorio. "Los único que hacen es tomar nuestro dinero. Vamos a proceder a cortarle las ayudas a estos tres países, que se aprovechan de Estados Unidos desde hace años", declaró el presidente. 

  • En enero de 2017, el mandatario estadounidense firmó un decreto que habilita la construcción de un muro fronterizo entre EE.UU. y México para frenar la inmigración ilegal, un proyecto que, según prometió durante su campaña electoral, se llevaría a cabo a costa del dinero de los mexicanos

  • Por su parte, el entonces presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, aseguró que su país no participará en la construcción. "México no crea muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro", recalcó en respuesta a la firma del decreto.

  • El tema volvió a saltar a la primera línea de la política estadounidense a raíz de la llegada de la caravana de migrantes centroamericanos a la frontera entre México y EE.UU. el mes pasado.

  • Tras la firma el pasado 30 de noviembre del Tratado T-MEC (USMCA, por sus siglas en inglés), conocido como TLCAN 2.0, por los líderes de EE.UU., México y Canadá, Trump afirmó que su promesa se estaba haciendo realidad y México eventualmente pagaría la construcción. Sin embargo, su homólogo mexicano refutó esta alegación.

LAS GUERRAS DE EEUU CONTRA LOS DÉBILES


Por Manuel E. Yepe

War Against the Weak (Guerra contra los débiles) es un muy documentado libro de la autoría de Edwin Black, de más medio millar de  páginas, sobre una criminal operación planeada por Estados Unidos desde inicios del Siglo XX y puesta en práctica entre las décadas de los años 1930 y 1960, cuyo propósito era crear una raza superior dominante.

Esa campaña estadounidense, prácticamente ignorada hoy en todo el mundo en virtud del ocultamiento mediático a que ha sido sometida por razones obvias, sirvió de modelo para el holocausto a que sometió el nazismo alemán liderado por Adolfo Hitler a la población judía.

Personajes e instituciones de la política y la economía que hoy se presentan como respetables paladines de la democracia y el respeto a los derechos humanos, estuvieron involucrados en este genocidio.

El libro cuenta que, en las primeras seis décadas del siglo XX, a cientos de miles de norteamericanos etiquetados como débiles mentales (feeble minded) porque no se ajustaban a los patrones teutónicos, les estuvo vedada la reproducción.

Seleccionados en prisiones, manicomios y orfanatos por sus antepasados, su origen nacional, su etnia, su raza o su religión fueron esterilizados sin su consentimiento, impedidos de procrear, de casarse o separados de sus parejas por medios burocráticos gubernamentales. Esta perniciosa guerra de guante blanco fue llevada a cabo por organizaciones filantrópicas, prestigiosos profesores, universidades de elite, ricos empresarios y altos funcionarios de gobierno, formando un movimiento pseudocientífico llamado eugenesia (eugenics) cuyo propósito, más allá del racismo, era crear una raza nórdica superior que se impusiera a nivel global.

El movimiento eugenésico paulatinamente construyó una infraestructura jurídica y burocrática nacional para limpiar a Estados Unidos de los “no aptos”. Pruebas de inteligencia coloquialmente conocidas como “mediciones de IQ” se inventaron para justificar la exclusión de los “débiles mentales” que frecuentemente no eran más que personas tímidas o que hablaban otra lengua, o que tenían un color de la piel diferente, Se decretaron leyes de esterilización forzosa en unos 27 estados del país para impedir que las personas detectadas pudieran reproducirse.

Proliferaron las prohibiciones de matrimonio para impedir las mezclas de razas. A la Corte Suprema de EEUU llegaron numerosos litigios cuyo verdadero propósito era consagrar a la eugenesia y sus tácticas en el derecho cotidiano.

El plan era esterilizar de inmediato 14 millones de personas en Estados Unidos y varios millones más en otras partes del mundo para, posteriormente, continuar erradicando al resto de los “débiles” a fin de dejar solo a los nórdicos de pura raza en el planeta.

En la década de 1930 se esterilizaron coercitivamente unos 60,000 estadounidenses y un número incalculable de matrimonios fueron vedados por leyes estaduales brotadas del racismo, el odio étnico y el elitismo académico, con un manto de respetable ciencia.

Eventualmente, la eugenesia, cuyos objetivos eran globales fue esparcida por evangelistas norteamericanos a Europa, Asía y América Latina hasta llegar a formarse una bien entretejida red de movimientos con prácticas similares que, mediante conferencias, publicaciones y otros medios, mantenía a sus propugnadores al acecho de oportunidades de expansión de sus ideas y propósitos.

Fue así que llegó a Alemania, donde fascinó a Adolfo Hitler y al movimiento nazi. El Nacional Socialismo alemán transformó la búsqueda estadounidense de una “raza nórdica superior” en lo que fue la lucha de Hitler por una “raza aria dominante”.

La eugenesia nazi rápidamente desplazó a la norteamericana por su fiereza y velocidad, así como por la racionalidad científica aplicada por los médicos asesinos de Auschwitz, ensayada antes en los laboratorios eugenésicos de Cold Spring Harbor de Long Island en Nueva York, y con el apoyo financiero de las fundaciones Rockefeller, Carnegie y Harriman en cuyos laboratorios comenzaron los experimentos eugenésicos que culminaron en Auschwitz.

Al ser calificado de genocidio el exterminio de judíos en el juicio de Nuremberg, las instituciones estadounidenses vinculadas a la práctica de la eugenesia, la rebautizaron como “genética” y continuaron sus tenebrosos proyectos por más de una década.

El libro de Edwin Black, joya del periodismo investigativo, propicia al lector la posibilidad de constatar el parentesco y los rasgos comunes de esta trágica historia con la circunstancia por que atraviesa hoy la población de Estados Unidos.

Con fines electoralistas, Donald Trump levantó desde el inicio de su campaña, la consigna de “¡América Primero!”, respaldada con múltiples manifestaciones propias suyas de xenofobia, rechazo a inmigrantes y probada identificación con los  supremacistas blancos dentro del escenario de profunda fragmentación política por la que atraviesa una nación cuya elite gobernante ha podido  mantener dentro de la inocente alternativa de demócratas o republicanos a su población.

¡Cualquier similitud es pura coincidencia!

La Habana, Diciembre 31 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones esperarán el Año Nuevo en La Habana


Editado por Julio Pérez

La Habana, 31 dic (RHC) Los famosa pareja de actores Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas despiden el fin de año en Cuba, adonde viajaron esta semana junto a sus hijos, tras celebrar la Navidad en la paradisíaca isla de Roatán, en Honduras.

La intérprete galesa, de 49 años, ha publicado varios videos en cuenta oficial de Instagram desde tierra cubana.

En uno de ellos se ve a Douglas, de 74 años, y a los hijos de ambos, Dylan Michael y Carys Zeta, conversando con un artista local en una galería, mientras escuchan una vieja rocola en la que suena la canción "I love you because", grabada por Elvis Presley en 1956.

En otro clip que ya acumula casi siete mil reacciones en la red social, la ganadora del Oscar por el papel de Velma Kelly en el musical "Chicago" se atreve y le sigue el paso a unos bailarines de rumba en un club nocturno de La Habana.

Los esposos acaban de cumplir 20 años de relación y recientemente festejaron el cumpleaños 102 del padre de Michael Douglas, la leyenda de la era dorada de Hollywood, Kirk Douglas.

Con su visita a Cuba se unen a varias celebridades que han llegado hasta el país caribeño, sobre todo desde el "deshielo" con Estados Unidos, iniciado en diciembre de 2014.

Entre quienes han querido conocer en los últimos años la otrora "isla prohibida" figuran nombres del espectáculo como las cantantes Madonna, Beyoncé, Rihanna o el actor y rapero Will Smith, quien corrió una maratón en La Habana el pasado 18 de noviembre.

(EFE)