jueves, 3 de enero de 2019

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 04 DE ENERO DE 2019



Luego del fiasco ocasionado por los diputados de la asamblea legislativa el año pasado, cuando tardaron más de tres meses en elegir los cuatro magistrados faltantes de la sala de lo constitucional de la corte suprema de justicia, sobrepasando ilegalmente el período para hacerlo y dejando, por su incompetencia e irresponsabilidad, desprotegida a la población ante derechos agraviados y demandas de toda índole que sólo dicha institución puede amparar.

Esta vez, y apenas en la última sesión plenaria previa a las vacaciones por navidad y año nuevo, adoptaron la votación de consenso al aprobar el presupuesto nacional correspondiente al 2019, y la elección del nuevo fiscal general de la república, quien iniciaría sus funciones este 6 de enero.

Durante casi 2 meses se mantuvieron los debates y negociaciones entre las diferentes bancadas legislativas, en una especie de tira y encoge entre sectores políticos diversos, haciendo patentes las diferentes intencionalidades para retrasar lo máximo posible las decisiones, hasta no conseguir una especie tajada, en especial de los que por el momento, son partidos mayoritarios.

Para el caso, el Fmln, en el gobierno hasta el próximo 31 de mayo y con 23 diputados sobre ochenta y cuatro, y la derechista Arena, quien luego de las elecciones de marzo de 2018 superó a los demás con 37 curules que le convierten como mayoría; pero sin los 43 necesarios para aprobar leyes o elegir funcionarios de segundo grado, como el caso del fiscal, que requieren mayoría calificada de dos tercios y que equivalen a 56 votos.

En esta dinámica, en la que ambos sectores y sus aliados prolongaron hasta último momento para decidir lo que para el ejecutivo resultaba indispensable, como fue la aprobación del presupuesto antes de concluir el año; y para la mayoría de bancadas políticas, posiblemente influenciadas por las críticas y reacciones adversas por lo ocurrido antes con los magistrados de la corte, expresando la urgencia por no volver a quedar mal de nuevo, eligiendo al fiscal general entre 33 propuestas.

Entre ellas siempre estuvo incluido el aún fiscal Douglas Meléndez, quien era favorito, apoyado por buena parte de los sectores conservadores y de derecha – que casualmente no fueron afectados sensiblemente por su inclinación calificada como sesgada de algunas investigaciones, capturas y judicialización de causas de gran impacto social y político -; y también por la misma embajadora de los Estados Unidos de Norteamérica, Jean Manes, acostumbrada y tolerada por sus injerencia explícita, quien en contadas oportunidades mostró sus preferencia hacia Meléndez. Pero a última hora dejó de ser así, y en su lugar fue seleccionado Raúl Melara.

Aunque pareciera que ya todo quedó resuelto, persiste la posibilidad de que en pocos días sean presentadas demandas de inconstitucionalidad, ante la sala recién instalada, contra la elección de Melara, quien ya ha sido magistrado suplente, pero además ligado a la asociación nacional de la empresa privada, con sus siglas Anep, y sobre todo al partido Arena; como se le ha identificado en imágenes participando de actividades proselitistas cuando fue electo como candidato a la presidencia de la república a dicho partido Carlos Calleja.

Los precedentes son recientes, referidos a la anterior sala de lo constitucional, quien actuó en varias ocasiones destituyendo a funcionarios elegidos por la asamblea legislativa, ya sea magistrados de la corte suprema o del consejo de la judicatura, por tener supuestamente vinculación partidaria, estableciendo además, jurisprudencia al respecto.

Lo destacable es que la declaración de inconstitucionalidad de la elección de dichos funcionarios se sostuvo por su relación con el Fmln; por lo tanto, resta por esperar cuál será la interpretación de la nueva sala, que juzgaría la misma situación, solo que relacionada a un funcionario evidentemente ligado a la derecha de este país.

Este hecho tendrá gran relevancia en el medio político salvadoreño las próximas semanas, así como el desempeño del fiscal Melara respecto a la investigación del delito; sobre todo por los antecedentes del saliente, quien fue señalado como parcial y tendencioso, y favorecedor de los mismos sectores dominantes de la derecha conservadora.

Quiere decir que este año inicia muy agitado en este país centroamericano, sobre todo por la espera del desenlace de la elecciones a presidente del próximo 3 de febrero, que se auguran como inéditas por la posibilidad de la ruptura del llamado bipartidismo – ejemplificado por Arena y el Fmln – y las consecuencias inmediatas y a medio plazo de pronóstico reservado.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.