domingo, 20 de enero de 2019

DEBUT Y FUTURO DE LOS MILINIUNS


Jorge Gómez Barata

En Estados Unidos los “millennials”, un grupo etario formado por los nacidos entre finales de los ochenta y principios del 2000, debutaron en la vida social y política junto con el siglo que inauguró el tercer milenio de la era cristiana, y se consideran a sí mismos portadores de una identidad singular. Constituyen el 25 por ciento de la población mundial, y se parecen más a su tiempo que a sus padres.

Esa pléyade, mejor caracterizada en los Estados Unidos, y portadora de genes civilizatorios avanzados, tiene algo que no buscaron: una representante, líder y probablemente candidata a presidenta de su país en 2025, cuando haya cumplido los treinta y cinco años, edad establecida por la Constitución. Se trata Alexandra Ocasio-Cortez, nacida en 1989 en Nueva York, que pudiera iluminar la escena política local en momentos especialmente sombríos.

En las elecciones de 2018, Ocasio-Cortez, crecida política e ideológicamente a la sombra de Bernie Sanders, adoptando un enfoque próximo al socialismo contemporáneo que constituye una opción, incluso en Estados Unidos porque no exige militancia ni afiliación a doctrinaria, no cultiva el ateísmo ni el sectarismo, sino que prefiere la pluralidad y la tolerancia, no es explícitamente marxista, y no se atiene a lo que la gente cree, sino a cómo viven o quieren vivir.

Una plataforma así puede cobijar a elementos, incluso a sectores tradicionalmente alejados de la política. Se trata de un posicionamiento que acentúa valores colectivos, sin menoscabo del individuo, aspira a utilizar el poder para alcanzar aceptables rangos de justicia e inclusión social, equidad de géneros, participación, y democracia, y lucha contra la pobreza sin demonizar la riqueza

El retrato de los millennials, un grupo generacional que probablemente no desaparezca, porque quien nace con esa condición no solo la conserva, sino que quizás la trasmita a descendientes y contemporáneos para formar nuevas castas y estirpes, cuyo perfil pudiera trascender algunos de los clichés políticos y sociales forjados en la era moderna, que separaban a las personas, no solo por origen nacional y la fortuna, sino también por razas, preferencias sexuales, e ideologías políticas.

Para comenzar, los “millennials” son nativos digitales que se consideran parte de un entorno global en el cual las fronteras y las identidades locales pierden vigencia, y no necesitan la cercanía física para coincidir. Entre ellos y con la sociedad, comunican y movilizan mediante aplicaciones de Internet y redes sociales, y por su DNA social tienden a rechazar lo conservador y reaccionario. Los imperialismos y los establishments conservadores, autoritarios y despóticos, no deberían contar con ellos.

Como suele ocurrir con los fenómenos culturales, sociales, y políticos originados en los Estados Unidos, que se propagan rápidamente, no porque sus elites lo quieran o lo planifiquen, sino porque suelen ser portadores de innovaciones; los “millennials” y su actitud pudieran ser un factor renovador de la cultura, la vida social, y la condición política.

Alexandra Ocasio-Cortez apenas está debutando en la alta política y ya es una esperanza. Ojalá esté inmunizada contra las tentaciones que la acecharán, principalmente los vicios del poder y del dinero, y crezca políticamente sana. Su país y la humanidad necesitan de muchos como ella. Allá nos vemos.

La Habana, 18 de enero de 2019

…………………………………………………………………………………………………….
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto!