martes, 12 de febrero de 2019

Lavrov: El Consejo de Seguridad de la ONU nunca aprobará una resolución sobre la intervención militar en Venezuela


RT  -   12 feb 2019 13:02 GMT

EE.UU. ha perdido toda la vergüenza con sus acciones hacia Venezuela, advierte el canciller ruso.



El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha asegurado que el Consejo de Seguridad de la ONU no aprobará la resolución propuesta por EE.UU. sobre Venezuela, ya que esta está dirigida a cubrir los planes de intervención militar en este país.

"El proyecto de resolución estadounidense busca encubrir con la entrega de ayuda humanitaria las provocaciones que se están planificando, como medio para desestabilizar la situación en Venezuela, e incluso obtener un pretexto para una intervención militar directa. El Consejo de Seguridad nunca tomará una decisión de este tipo, como entienden", aseguró el alto diplomático ruso en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo finlandés.

Según el canciller ruso, los representantes estadounidenses han perdido toda la vergüenza dictando a la oposición venezolana qué hacer.

Lavrov ha agregado que Rusia no ha contactado con sus colegas estadounidenses para debatir el asunto, a excepción de los contactos mantenidos en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU. "En el Consejo de Seguridad de la ONU EE.UU. trató de impulsar una resolución que encubra sus agresivos planes intervencionistas", ha señalado el canciller.

Este lunes, el director del departamento latinoamericano del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexánder Schetinin, afirmó que Moscú tiene la intención de presentar ante el Consejo de Seguridad de la ONU su propio proyecto de resolución para resolver la crisis de Venezuela en respuesta a la versión estadounidense.

"Hemos propuesto un borrador que, en nuestra opinión, podríaconvertirse en la base de un consenso o al menos obtener una mayoría de votos", dijo Schetinin. 

Serguéi Lavrov ha destacado que es falsa la declaración estadounidense según la cual la resolución rusa sobre Venezuela tiene como objetivo interrumpir las acciones humanitarias. 

"Ayuda humanitaria" 

El líder opositor Juan Guaidó, quien este 23 de enero se autoproclamó como presidente de Venezuela, anunció que la primera parte de la llamada "ayuda humanitaria" internacional ha sido ya entregada. Dicha "ayuda humanitaria", por un valor de más de 20 millones de dólares, había sido prometida por EE.UU. a la oposición venezolana. 

Por su parte, el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó tal entrega de un "show" destinado a vulnerar la soberanía del país y afirmó que representa solo una excusa para una intervención militar en Venezuela.

"Si quieren ayudar a Venezuela, liberen el dinero que nos tienen bloqueado", dijo en relación a la supuesta asistencia que EE.UU. está intentado enviar a través de Colombia. Y planteó que esa ayuda se la den al pueblo de la ciudad colombiana de Cúcuta, que sufre preocupantes condiciones sociales y económicas.

El abogado de Junqueras: "Existe una cuestión catalana que se debe dejar expresar"


El letrado sostiene que se han vulnerado todos los derechos salvo de petición en "el lado oscuro". Los abogados de Sànchez, Rull y Turull pide al tribunal que sean jueces y "no salvadores de la patria"

EL PERIÓDICO  -  Ángeles Vázquez / J. G. Albalat
Madrid - Martes, 12/02/2019 16:16 CET

El abogado de Junqueras: La causa atenta al derecho a protestar de los catalanes. / POOL / EMILIO NARANJO (EFE)

El encargado de romper el hielo del juicio del 'procés' fue el abogado del exvicepresidente de la Generalita Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde. En un informe tan bien hilado que parecía más propio del que realizará cuando concluya el juicio que el del trámite de cuestiones previas extendió ante el tribunal los términos en los que discurrirán las primeras sesiones del juicio: la retahila de derechos que considera vulnerados, "todos menos el de petición". Entre ellos, el de protesta: "Existe una cuestión catalana que se debe dejar expresar. Lo que hacen los catalanes es protestar, porque estamos excluidos de determinadas decisiones. Y si estamos excluidos tenemos que tener derecho a protestar", aseveró. [Sigue el juicio del procés en directo con 'streaming' desde el Supremo.]

Van den Eynde explicó en que en el juicio contra los 12 líderes del 'procés', acusados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia, se atenta contra "el derecho de autodeterminación" y el "derecho a protestar", en lo que consistió la concentración frente a la 'Conselleria' de Economía del 20 de septiembre, hasta que, según dijo, se decidió considerarlo una "rebelión" o una sedición, algo que aseguró que era imposible que previera un ciudadano de a pie o incluso un abogado penalista como él hace dos años.

Para el letrado, que en todo momento tenía la justicia europea en mente, entre las vulneraciones de derechos cometidas figura "hasta el de culto", que "se ha restringido porque a Junqueras no le dejaron ir a misa en prisión", aseveró.

Entre el público, además de los familiares de los acusados, esposas e hijos, también estuvo el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y un grupo de seis abogados, procedentes de Francia, Bélgica y Estados Unidos, que han tenido que quitarse sus respectivas togas para entrar como público. Van Den Eynden defendió que los observadores internacionales tuvieran su sitio, porque, según él, se lo concede el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 

El letrado, que insistió en la necesidad de que declare el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, rechazado porque de no haber huido también sería juzgado,  y el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, aseguró que el procedimiento se dirige contra "la disidencia política" y en el que "se ha retirado de la arena política a Junqueras", lo que consideró una vulneración del derecho de representación política. 

Tras hacer suya la expresión el jugar limpio en la guerra del código del samuray y remitirse a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el disidente kurdo Demirtas, Van den Eynde lamentó que la causa del Juzgado número 13 de Barcelona sea, en su opinión "una causa general, prospectiva contra el independentismo". Y en esta línea fue luego fue Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, que aprovechando la carta que el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, escribió con motivo del fallecimiento del juez José Antonio Ramírez Sunyer, instructor de la causa seguida en Barcelona, pidió al tribunal que "sean jueces y no salvadores de la patria".

Cuando se disponía a acabar, el abogado de Junqueras no dejó pasar la oportunidad de criticar las palabras de la secretaria de Estado Irene Lozano, que les dio ya por condenados, o el autobús de Ciudadanos que recorre España en contra de su indulto.

Acumulación con la Audiencia Nacional

Por su parte, el abogado del 'exconseller' Joaquim Forn, Xavier Melero, como si se tratara de otro juicio, utilizó en un tono mucho más técnico que su antecesor. El letrado que comparó el juicio con el de una estafa o una alcoholemia se remitió al Código Penal, como arma para defender la inocencia del exresponsable catalán de Interior, que recordó que está acusado por la "capacidad del dominio de la fuerza" que se le atribuye. Pidió que al menos, como pedía Jefferson, se le diera la razón la mitad de las veces.

El siguiente en dirigirse al tribunal fue el abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, cuya libertad reclamó. Además, aprovechó las palabras del fiscal de la Audiencia Pedro Rubira en las que defendió la competencia de la Audiencia Nacional para juzgar a la excúpula de los Mossos con la falta de "imparcialidad" y "serenidad" que, en su opinión, se producía en Catalunya. El abogado volvió a apelar a la recusación de los magistrados del tribunal, por haber formado cuatro de ellos la sala que admitió a trámite la querella del fiscal que dio origen al procedimiento.

"Nos tiene que dar igual si el 26 de mayo hay unas elecciones o la final de la Champions, lo que nos debe importar es respetar el derecho de estas personas", lamentó Jordi Pina, en referencia a que el juicio comience sin disponer de toda la prueba documental admitida a la defensa. El abogado también defendió la necesidad de que declare Puigdemont y el Rey, por el discurso que dio el 3 de octubre, testimonio que negó que fuera alternativo al del jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín.

La letrada a Ana Bernaola, en nombre en concreto de Jordi Turull, aprovechó su turno para pedir que el juicio se suspenda hasta disponer de toda la prueba documental admitida a las defensas, así como que tenga en cuenta las impugnaciones que tiene pendientes en el Tribunal Constitucional. Además, se remitió a que la Sala de 61 del Supremo no se reunirá hasta el próximo día 19 para rechazar la última impugnación de las defensas contra el rechazo de la recusación de los magistrados que componen el tribunal.

Abogacía solo malversación

Por su parte, Benet Salellas, abogado del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, impugnó la acusación de la Abogacía del Estado por sedición contra su cliente, al que no se acusa de malversación, que es el delito por el que los Servicios Jurídicos del Estado se personaron. El letrado pidió al tribunal que restrinja esa acusación "estrictamente a los delitos por los que es perjudicada o víctima", es decir, la malversación.