domingo, 17 de febrero de 2019

Manifestantes haitianos queman una bandera de EE.UU. y piden ayuda a Rusia y China


RT  -   17 feb 2019 12:11 GMT

La nación antillana ha entrado en la segunda semana de violentas protestas contra la pésima situación económica y las políticas de las autoridades locales.

Hector Retamal / AFP

Este viernes, durante las protestas en la capital haitiana, Puerto Príncipe, un grupo de manifestantes antigubernamentales quemó una bandera nacional estadounidense y pidió ayuda a Rusia y China para resolver la crisis que ha paralizado al país antillano.

En la congregación participaron unas 200 personas que aseguran que el expresidente Michel Martelly y el actual jefe de Estado, Jovenel Moïse, fueron puestos en el poder por EE.UU.

"Queremos decir que nos divorciamos completamente de los estadounidenses: ya hemos tenido demasiada ocupación de manos de EE.UU., no podemos más", explicó, citado por la agencia AFP, Bronson, representante del pequeño grupo de manifestantes que prendió fuego a la bandera de país norteamericano.

"Le pedimos a Rusia, a Venezuela, a la gran China... que echen un vistazo a la miseria que vivimos aquí", continuó Bronson.

"Condenamos el acto deshonesto del ciudadano que ha vejado la bandera de un país amigo como EE.UU.", respondió a la acción el primer ministro haitiano, Jean-Henry Céant.

Protestas en Haití

Ivan Alvarado / Reuters

Esta semana, el Departamento de Estado de EE.UU. ha recomendado a sus ciudadanos "aplazar todos los viajes no esenciales a Haití" debido al clima de violencia que reina en ese país. Este comunicado se suma a la medida de retirar de su embajada en Puerto Príncipe a todo el personal diplomático que no sea esencial. 

La crisis social y económica que atraviesa Haití, sumada a un escándalo de corrupción que implica a varios miembros de la clase política, incluido el presidente, ha desatado violentas manifestaciones. 

Desde la semana pasada, en las calles de la capital se puden ver automóviles incendiados, y se han producido saqueos a comercios y violentos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía que han dejado varios muertos, decenas de heridos y han causado daños materiales significativos.

Los miles de personas que salieron a la calle en distintas ciudades de Haití denuncian la galopante inflación y la devaluación acelerada de la moneda nacional, el gourde. Además, exigen la dimisión del presidente, a quien acusan de corrupción y de no solucionar los problemas de la economía nacional.

Este jueves, el presidente de Haití hizo un llamado al diálogo, tras más de una semana de protestas violentas. El mandatario encargó al primer ministro buscar una ruta para "soluciones pacíficas", y agregó que se mantendrá firme trabajando por alcanzar la paz. 

Por su parte, la Comunidad del Caribe (CARICOM) manifestó su preocupación por la situación e hizo un llamado a la calma y al cese de la violencia.

HORIZONTE VENEZOLANO


Jorge Gómez Barata

Para alquilar un coche suele hablarse con el cochero, nunca con el caballo. Tal vez por eso los días 26 de enero y 11 de febrero, en Nueva York, el canciller venezolano Jorge Arriaza se reunió dos veces, en total durante cinco horas, con Elliott Abrams, antes de que con Juan Guaidó que, aunque está más cerca, es menos asequible.  

El único consenso en torno a la situación política y económica en Venezuela es que no existe consenso para encontrar paliativos a una peligrosa situación interna con potencial para provocar una tragedia regional de connotaciones globales. Otro ítem establecido parece ser que, debido a la intromisión de Estados Unidos y las recurrentes apelaciones a la ONU, el conflicto ha perdido su carácter originalmente nacional.

La pregunta del momento es: qué hacer para desactivar la peligrosa situación creada en Venezuela donde el gobierno constitucional encabezado por Nicolás Maduro y la oposición, que también es constitucional, apoyada por Estados Unidos, avanzan en ruta de colisión hacia un choque frontal, evitable únicamente si uno o los dos adversarios dan pasos al costado y ofrecen un chance, no solo al diálogo, sino a la negociación, que no son lo mismo.

En este caso, resulta evidente que el gobierno y la oposición por si solos no están en condiciones de negociar un acuerdo que ponga fin a las tensiones internas. Entre otras cosas, no están presentes elementos del ABC de cualquier transacción política para lo cual se requiere de interlocutores legítimos que se reconozcan y respeten mutuamente y estén habilitados para llegar a acuerdos y asumir compromisos vinculantes.

La situación creada con la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de 2016, que colocó en desacato a la Asamblea Nacional controlada por la oposición e invalidó sus acciones y que en enero del presente año resolvió retomar sus competencias, declarando nula la elección de Nicolás Maduro a quien considera “usurpador”, designando a un “presidente encargado”, da lugar a una total incomunicación.

Mientras el gobierno no reconozca las competencias de la Asamblea Nacional y esta no acate al gobierno, será imposible el diálogo ni podrá llegarse a acuerdo alguno. La descalificación mutua es el obstáculo que es preciso remover para poder avanzar. 

Asumiendo que, tanto el presidente Maduro como la Asamblea Nacional (en desacato) han sido electos por el pueblo, es posible pactar un “borrón y cuenta nueva”, restableciendo la legitimidad de ambos poderes del estado. En cualquier caso, que un presidente cohabite con un Parlamento dominado por la oposición no es ninguna novedad.

Un arreglo así pudiera significar una especie de desenganche de los contendientes y un armisticio temporal, automáticamente excluiría a los Estados Unidos que deberían levantar o como mínimo declarar una moratoria a las disposiciones respecto a la empresa CITGO y al embargo al comercio petrolero venezolano, lo cual devolvería al conflicto su génesis, identidad y dimensión nacional.

Semejante entendimiento, desactivaría la opción militar, silenciaria al Grupo de Lima y devolvería a los venezolanos la capacidad para ventilar entre ellos sus propios asuntos, en primer lugar, las prerrogativas para elegir sus parlamentarios y gobernantes. El riesgo es para todas las partes. Tal vez la oposición pierda la Asamblea y el chavismo, que tantas veces ha ganado, pudiera renovar la apuesta. 

Opciones existen, ignorarlas puede ser a la vez, suicida. Luego les cuento más. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de febrero de 2019

………………………………………………………………………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

Trump insta a la UE a "recibir" a más de 800 miembros del EI capturados o EE.UU. "se verá obligado a liberarlos"


RT  -   17 feb 2019 12:40 GMT

Tras recuperar su libertad, los terroristas "se desplegarán" por Europa, ha precisado el presidente de EE.UU.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, el 15 de febrero de 2019. Carlos Barria / Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha instado, a través de su cuenta personal en Twitter este domingo, a sus socios europeos a hacerse cargo de los combatientes del Estado Islámico capturados en Siria, o de lo contrario EE.UU. los liberará.

"Estados Unidos solicita al Reino Unidos, Francia, Alemania y otros aliados europeos que reciban a más de 800 combatientes del EI que hemos capturado en Siria y los sometan a juicio. El califato está a punto de caer", reza la publicación.

El mandatario ha indicado que si Europa no cumpliera con esta exigencia, EE.UU. "se verá obligado a liberar" a todos estos miembros del grupo terrorista que, a su vez, se dirigirán al territorio de la UE. "EE.UU. no quiere ver cómo estos combatientes se desplegarán por Europa, adonde se espera que vayan", ha precisado.

Trump ha hecho hincapié en que su país "hace y gasta muchísimo" y  ahora ha llegado el momento para que otros empiecen a actuar y hagan el trabajo que son "capaces de hacer".

El pasado 19 de diciembre, el presidente Donald Trump anunció que EE.UU. había derrotado al Estado Islámico en Siria, tras lo cual la Casa Blanca confirmó la retirada de las tropas estadounidenses de este país árabe.

Por su parte, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, ha asegurado que su país mantendrá una fuerte presencia en Oriente Medio y ha agregado que seguirá rastreando al Estado Islámico. Pence aseguró que el país norteamericano continuará la lucha contra los terroristas del Estado Islámico incluso después de la derrota final de este grupo terrorista en Siria.