miércoles, 27 de febrero de 2019

AMLO sobre Jorge Ramos: ‘No quiero involucrarme en la manipulación’


REGENERACIÓN  -   26 febrero, 2019

Expresó todo su respaldo a los mexicanos que se encuentran en Venezuela. Pero “somos partidarios de la no violencia”.


Regeneración, 26 de febrero del 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado sobre la supuesta retención del periodista Jorge Ramos en el Palacio Miraflores en Venezuela.

Dijo que su gobierno es partidario de la libertad de expresión y el respeto que debe de haber para el ejercicio libre del periodismo y le expresó su solidaridad a Jorge Ramos.
Expresó su solidaridad al periodista, Jorge Ramos, pero declara que no quiere verse involucrado en un caso que “está muy polarizado”.

“A nadie nos gusta que nuestros vecinos, se metan en los asuntos de nuestras familias, a nuestras casas”.

“Quienes somos nosotros para entrometernos”.

Expresó todo su respaldo a los mexicanos que se encuentran en Venezuela. Pero “somos partidarios de la no violencia”.

Dijo que respalda los dichos de la Secretaría de Relaciones Exteriores al condenar la retención del periodista, destacó que es un organismo autónomo.

Estados Unidos 

Sobre la insistencia de Estados Unidos de reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

“Nos llevamos bien con el gobierno de Estados Unidos. No hemos recibido ninguna presión”: AMLO

“Convocó a las partes en conflicto a dialogar, buscar una solución pacífica”

“No a la confrontación, no a la manipulación”

“Solución pacífica al conflicto, mediante el dialogo. Que se acuda a la ONU, que no se politice este tema, lo digo con todo respeto”.

EL MEJOR PROGRAMA POLÍTICO


Jorge Gomez Barata

Para allegar los recursos materiales, humanos, y culturales que formaron lo que Marx llamó acumulación originaria, los países desarrollados de Europa no necesitaron créditos ni inversiones extranjeras. Tampoco lo precisaron los Estados Unidos, que contaron con las riquezas naturales de sus vastos territorios, a los que sumaron el oro de California y el petróleo de Texas, que aseguraron su despegue económico.

Esos procesos fueron favorecidos por la adopción de modelos económicos que dieron prioridad al mercado interno, a la innovación y la producción nacional, regidos por estados y modelos políticos inspirados en la democracia que, aunque socialmente imperfecta, rige con eficacia la economía.  

Al respecto hubo experiencias como la de la Unión Soviética, que a pesar del atraso originado por siglos de despotismo zarista, y la ruina provocada por la I Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil, sin disponer de la acumulación de capitales y saberes, dio un impresionante salto económico.

Sin discusión ni excepción alguna, con mano de hierro, Stalin construyó la Unión Soviética, y aplicando los planes quinquenales logró que el país venciera obstáculos y remontara siglos de atraso, impulsando el desarrollo de la industria pesada, la energética, la electrificación, y la expansión de la agricultura. Paradójicamente su recio carácter y su estilo autoritario de gobernar permitieron que, en unos veinte años, entre el fin de la guerra civil en 1920 y la invasión nazi en 1941, la Unión Soviética protagonizara un nunca emulado salto económico.

Con la base industrial y agrícola, las tierras en cultivo, el parque automotor, ferroviario, y aeronáutico disponibles; así como con la infraestructura electroenergética vial, aeroportuaria, y de comunicaciones instalada, y el inmenso capital humano disponible, sin mayores inversiones, Cuba pudiera formular una estrategia de desarrollo creíble, eficaz, y capaz de ofrecer resultados a corto plazo.

A los recursos mencionados se añade una vasta y eficaz red de instituciones científicas, educacionales, de salud, de investigaciones, y culturales, y sobre todo la existencia de un poderoso estado y un partido posicionado capaces de conducir ese esfuerzo.

Tal vez no se trata tanto del inventario de lo que el país posee, sino de aquello que le falta. Tal vez se requiere de un enfoque más y racional y mejor direccionado hacia el mercado interno y hacia las soluciones nacionales. No es realista proyectar ningún plan a partir de una oleada de inversiones extranjeras que no se harán realidad mientras exista el bloqueo estadunidense que obviamente no se atenuará a corto plazo. 

No es racional frenar el fomento de las pequeñas y medianas empresas privadas y las cooperativas, sobre todo en las esferas productivas que, en breves plazos son la mejor opción para el crecimiento de la economía y el desarrollo local. De adoptarse políticas correctas y controlar su aplicación, sin aportar ni un centavo, el estado pudiera promocionar el surgimiento de cientos de pequeñas fábricas y talleres que además de riquezas, crearían decenas de miles de empleos.

No es inteligente impedir que los profesionales, técnicos, e incluso científicos que en ocasiones se subutilizan o sobran en las estructuras estatales o están jubilados, por su cuenta, se involucren en proyectos privados asociados con el estado, incluso con entidades extranjeras. De cara al crecimiento, parece erróneo mantener segregados de los procesos económicos nacionales a los cubanos radicados en el exterior.

Lo revolucionario e inteligente, y lo ideológicamente apropiado ahora es dar continuidad al curso iniciado por el presidente Raúl Castro, que intentó auspiciar un programa de reformas que incluía el cambio de mentalidades. Tal vez Cuba no necesita crear fuentes de acumulación, sino utilizar mejor aquellas de que dispone. Si algunos conceptos ideológicos obstaculizan tales cometidos, es el momento de prescindir de ellos. Allá nos vemos.

La Habana, 27 de febrero de 2019

……………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

DE MADERO A MADURO EN LATINOAMÉRICA


Por Manuel E. Yepe

Hace poco más de 100 años, México tenía un Presidente muy popular, muy querido y democráticamente elegido, nombrado Francisco Madero.

Decidido a reducir la influencia extranjera y las ganancias obscenas que salían del país, Madero quería elevar el nivel de vida de su pueblo. Los intereses financieros de Wall Street rechazaban tales proyecciones del presidente de un país dentro de su esfera hegemónica y orquestaron un golpe militar en su contra y se aseguraron de que éste fuera brutalmente asesinado.

El periodista e investigador Martín Sieff, en la edición de enero 21 del diario digital de la Fundación de Cultura Estratégica, a partir de la similitud ortográfica de los apellidos Madero y Maduro, aclara que el presidente de México a quien se refiere no tiene relación de identidad alguna con el líder bolivariano y chavista Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, pero los paralelismos y contrastes entre los dos hombres invitaron a la reflexión.

Francisco Madero, el líder reformista idealista que gobernó en México como Presidente de 1911 a 1913, no tenía la inteligencia política callejera y el sentido común que ha mostrado el líder venezolano Nicolás Maduro.

Madero confió ingenuamente en el comandante en jefe del ejército que había heredado de su predecesor el presidente Porfirio Díaz, el general Victoriano Huerta. Huerta había ejercido a lo largo de los 35 años de gobierno de Díaz, desde 1876 hasta 1911, llevando a cabo campañas genocidas contra los indios yaquis y los mayas.

En 1913, los intereses de Wall Street apoyaron con entusiasmo a Huerta cuando éste dio un golpe contra Francisco Madero. El presidente estadounidense de la época era Woodrow Wilson, un racista recalcitrante que despreciaba al pueblo mexicano, estuvo inicialmente de acuerdo con el golpe de Huerta.

Los enormes intereses financieros y mineros de Nueva York , estaban ansiosos por seguir saqueando los recursos de México en tiempos en que más del 90% de su población vivía virtualmente esclava en la espantosa pobreza que Díaz representaba y defendía.

En la última década del gobierno de Porfirio Díaz -apoyado por los bandidos financieros de Wall Street, y por las administraciones complacientes de Theodore Roosevelt y William Howard Taft- al menos

600,000 personas trabajaban hasta la muerte como esclavos rurales en las propiedades de los partidarios de Díaz. No se oyó ni un susurro de desaprobación por parte de Washington al golpe de estado de Huerta, quien gobernó con su habitual brutalidad matona durante menos de un año y medio hasta que  fue expulsado tras una breve pero sangrienta guerra civil.

Huerta huyó, por supuesto, a Estados Unidos, pero luego cometió el error de alentar a los líderes empresariales y militares estadounidenses por igual a abrazar abiertamente a la Alemania Imperial para planear su regreso militarista.

Huerta murió bajo custodia militar estadounidense en 1916 después de una noche de juergas. El envenenamiento por parte de los estadounidenses era ampliamente sospechado, pero la causa podría haber sido simplemente el consumo excesivo de alcohol. Su autopsia reveló una cirrosis hepática extrema.

Hasta el día de hoy, Huerta es vilipendiado como el asesino en masa y cobarde herramienta de los cínicos intereses extranjeros que era, mientras que el bien intencionado, pero ineficaz Madero es amado por el pueblo de México. Los días transcurridos desde el inicio del golpe de Huerta hasta la ejecución del presidente - junto con su propio hermano y vicepresidente -por un improvisado pelotón de fusilamiento son recordados como La Decena Trágica, Los Diez Días Trágicos.

En los años siguientes, México soportó todos los horrores de un estado colapsado, con bandas rivales que se masacraban entre sí y a todos los que se le interponían. La población del país cayó en picada de 15 millones en 1910 a 11,6 millones una década más tarde. Más 25 % de la población total del país murió en los años de violencia anárquica desatada por el asesinato del Presidente Madero por el odiado Huerta.

La decena trágica sigue resonando en México hasta el presente, cuando el actual presidente Andrés Manuel López Obrador resiste enormes presiones de la administración Trump para que México reconozca a su títere, Juan Guaidó, como presidente de Venezuela al tiempo que reverencia al martirizado presidente Madero y recuerda con dolor los baños de sangre y el caos que el odiado Huerta desató en su reemplazo.

Madero confió ingenuamente en el honor de quien fuera su comandante del ejército, el asesino Huerta. Por el contrario, Nicolás Maduro como Presidente de Venezuela, al igual que su predecesor y mentor político Hugo Chávez, se han preocupado por tener siempre un alto mando del ejército leal a los líderes civiles nacionales elegidos democráticamente.

La Habana, Febrero 25 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

India anuncia haber derribado un avión de combate pakistaní y perdido una aeronave


RT  -   27 feb 2019 15:08 GMT

"La aviación pakistaní fue detectada a tiempo y la Fuerza Aérea india respondió de manera inmediata", señala la nota del Ministerio de Relaciones Exteriores de la India.



El Ministerio de Relaciones Exteriores de la India ha anunciado este miércoles que sus fuerzas armadas han derribado un avión de combate pakistaní y, al mismo tiempo, han perdido una aeronave propia MIG-21 en el país vecino.

"La aviación pakistaní fue detectada a tiempo y la Fuerza Aérea india respondió de manera inmediata. En este incidente aéreo, un avión de la Fuerza Aérea de Pakistán ha sido derribado por un avión MiG-21 de la Fuerza Aérea India", señala la nota de la Cancillería.

"Desafortunadamente, también hemos perdido un MiG-21 en este incidente. El piloto está desaparecido", prosigue el texto de las autoridades indias.

El aumento de las tensiones entre la India y Pakistán

Este martes 26 de febrero la Fuerza Aérea india realizó un bombardeo sobre presuntos campos terroristas en territorio pakistaní. Según la India, la operación contra el grupo terrorista Jaish-e-Mohammad era "absolutamente necesaria", ya que estaba planeando nuevos ataques en el país y Pakistán no tomó medidas para eliminar la infraestructura terrorista en su territorio. Por su parte, Pakistán condenó el ataque indio, acusando al país vecino de haber violado su espacio aéreo con la incursión de aeronaves desde la región de Cachemira. Asimismo culpó a Nueva Delhi de causar inestabilidad en la región y aseveró que respondería "en el momento y lugar de su elección".

El miércoles 27 de febrero Nueva Delhi declaró que al menos tres aviones de combate pakistaníes cruzaron la Línea de Control hacia la parte de Cachemira, que está administrada por la India. Según las autoridades indias, las aeronaves fueron interceptadas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán confirmó que su país llevó a cabo un ataque aéreo en Cachemira, en el cual dos aviones indios fueron derribados y dos pilotos indios capturados. Según Islamabad, la operación fue realizada con el fin de demostrar la capacidad de defensa de Pakistán. Sin embargo, según las autoridades, el país no busca una escalada de tensiones con la India ni desatar una guerra, pero está preparado para "tomar represalias" si la India continúa violando su territorio.

Además, un helicóptero Mi-17 de la Fuerza Aérea de la India se estrelló en el estado indio de Jammu y Cachemira, dejando al menos tres muertos.

Pakistán, asimismo, cerró su espacio aéreo a todos los vuelos comerciales debido a la situación de inseguridad que prevalece en la región, según la Autoridad de Aviación Civil del país. La Dirección de Aeropuertos de la India también reportó el cierre de los aeródromos de la región de Cachemira a los vuelos comerciales debido a la creciente tensión con Pakistán.

La región de Cachemira es un territorio en disputa que está dividido en tres áreas administradas por China, Pakistán y la India.