sábado, 16 de marzo de 2019

Nayib (naive) Bukele: ¿Ingenuo, Zorro, Genio?


Por Chencho Alas

Nadie puede negar la enorme importancia que tienen los Estados Unidos para el desarrollo de El Salvador. En este país vivimos casi tres millones de salvadoreños no solo ganando nuestro pan de cada día sino también enviando nuestras remesas que el año pasado superaron los 4.900 millones. Económicamente nos encontramos en su esfera, sobre todo en lo que respecta al comercio. El 42% de nuestras exportaciones van a Estados Unidos.

Reconocer y agradecer el papel de los Estados Unidos en nuestras vidas no significa entregarnos a ciegas a sus políticos e inversionistas. No seamos niños. Las declaraciones  de Nayib (me suena a “naive” “ingenuo”) me tienen perplejo. Me pregunto si se trata de un jovencito ingenuo, de un zorro o un genio. Gana las elecciones abrumadoramente el 3 de febrero y de inmediato lo vemos reunido con Jean Manes, la embajadora de Estados Unidos que le ofrece llevarle de la mano para guiarle en los vericuetos de Washington, DC. Nayib acepta de inmediato la oferta de su hada madrina.

Su primera actividad la tiene en Heritage Foundation, el super conservador tanque de pensamiento, el más importante de este país, que cuenta medio millón de socios y que se encuentra a dos pasos del Congreso y del Senado. Es reconocido el influjo que tuvo este tanque en el gobierno de Reagan, quien siguió los pasos de su amiga Margaret Thatcher de Inglaterra. A la pregunta de por qué inicia su periplo dando un discurso en Heritage, su respuesta es: “Este es el tanque de pensamiento más influyente en el mundo ahorita y El Salvador necesita del soporte del tanque más influyente del mundo.” Aceptado el que sea el tanque más influyente del mundo, pero cuál es su ideología, qué busca? Mi pregunta es : ¿A dónde pretende llevarnos Nayib? ¿Al neoliberalismo más feroz que pueda sufrir el pueblo de El Salvador? Entiendo por qué ARENA se quiere reunir con el nuevo genio o zorro.

Más adelante agrega: “Nosotros no queremos ser ayudados, queremos hacer negocios. Estados Unidos puede mandar millones de dólares en ayuda y no hará una diferencia. Pero si hacemos negocios entonces habrá diferencia. ” Esta es la vieja doctrina del capitalismo; esperemos que la copa se llene para que rebalse y beneficie a todos. Hasta ahora no ha habido ningún país en el mundo en que esto suceda, ni siquiera en los Estados Unidos en donde hay 48 millones de personas que viven en pobreza. Llevo muchos años en mis hombros, para ser concreto, 84. Yo no he sido testigo de que la oligarquía salvadoreña haya proclamado que su copa ya se llenó. Ni siquiera en los años en que trabajaba en Cursillos de Cristiandad con los más ricos del país. Creí que la fe les iba a mover el corazón para abrirlo a los pobres; eso no sucedió.

¿Qué clase de inversiones pretende establecer Nayib y quiénes serán los inversionistas? ¿Van a ser tan dadivosos que van a pagar salarios justos que les permita salir de su pobreza a los trabajadores? Nayib es un ingenuo “naive” en inglés, un zorro o un genio poseedor de una varita mágica. ¿Cuánto tiempo se lleva un negocio para que comience a rendir y permita recuperar lo invertido? ¿Tiene El Salvador mano calificada para introducir tecnologías de punta? Si el estado no se ha preocupado en calificar a nuestra gente, los extranjeros no lo van a hacer. Ellos no van a llegar a suplir la falta de educación técnica de un pueblo. Supongo que Nayib no está esperando que lleguen más inversionistas de la industria textil en la cual nos ha ido muy bien. Representa el 46% de las exportaciones locales y genera cerca de 75.000 empleos directos.

Nayib se preparó de antemano para tener una reunión con John Bolton, asesor de la seguridad nacional del país, reconocido por  "war hawk", halcón de guerra, por sus decisiones violentas. En una conferencia de prensa tiene en su mano su libreta y no se da cuenta que al reverso de la página tiene escrito el envío de 5.000 marinos a Colombia para atacar a Venezuela. En esa conferencia publica que ya ha tenido reuniones con corporaciones del petróleo de Estados Unidos las cuales se van a tomar los pozos del país bolivariano al caer Maduro. Hablando de su política exterior el presidente electo anuncia el fin de las relaciones con Venezuela y Nicaragua y pone en duda las relaciones con China. ¿Qué más pretende el imperio?

Nayib es un joven dispuesto a jugar el papel que le pidan con tal de sentir que tiene poder, en este caso, ser el primer ciudadano de El Salvador. El FMLN lo tuvo en sus filas. Desgraciadamente este partido se encuentra preso de un puñado de dogmáticos, entre ellos Lorena Peña. Mientras el FMLN no vote a los dogmáticos, su camino va a ser la tumba. El partido necesita gente joven y pensante.

Austin, Tx, 15 de marzo de 2019