jueves, 4 de abril de 2019

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 05 DE ABRIL DE 2019


AUDIO

Respecto a la actualidad política y social de El Salvador, y tomando en cuenta a una anterior crónica en la que se hacía referencia a las expectativas e incertidumbres consecuentes a las elecciones presidenciales del 3 de febrero pasado, en las que resultó electo el joven empresario, devenido político, Nayib Bukele, resulta notable que la situación no se ha esclarecido ni tampoco estabilizado, pues quedan aún mucha respuestas y dudas sobre el futuro inmediato.

A ello se suma el clima de estancamiento y crispación en este período de traspaso del poder, al haberse declarado una virtual guerra mediática y de declaraciones entre la figura dominante del presidente electo y los sectores gubernamentales que debieran entregar los puestos de confianza y de mayor nivel de la administración de Salvador Sánchez Cerén, con el argumento de Bukele de que se habría roto la acordada transparencia durante los intercambios de sendas comisiones de la transición.

A este ambiente se agrega el último rifirrafe entre cancillería, la presidencia de la asamblea legislativa y el propio Bukele, en torno a la discusión de la ceremonia de toma de posesión el próximo 1 de junio, cada uno de ellos haciendo valer su verdad y derecho. Indudablemente, todo sumado repercute en los ánimos de los respectivos militantes que han dado rienda suelta a las andanadas de insultos, descalificaciones, denuncias, y hasta amenazas.

Escenario que la población en general observa cada vez más con indiferencia o desinterés, porque se repite el mismo desempeño entre políticos que le ha hastiado y convencido de que no debían continuar gobernando los mismos de siempre. Sin embargo, para un buen sector de los electores del próximo mandatario, las dudas y desconfianzas crecen, ante cada aparición de los mensajes de twitter en los que pareciera perfilar algunas posiciones que, o se ocultaron antes o hasta hoy se declaran, sobre todo respecto a temas de política internacional, perfilando la inclinación hacia posiciones de los sectores de derecha y conservadores.

Tal es así que políticos, gremios y tanques de pensamiento de la tradicional derecha, que se mostraron enemigos acérrimos e irreconciliables, atacándole inmisericordemente, hoy se suman a los apoyos públicos hacia esas posturas ideológicas, principalmente relacionadas a la reciente visita de Bukele a los Estados Unidos, donde visitó y disertó en la Fundación Heritage respecto a la nueva era en El Salvador, abundando en temas y argumentos complacientes y apropiados a dichos oídos, especialmente a la intención de emprender medidas económicas y políticas de estímulo a la inversión privada, entre otras.

Tanto así que los grandes medios de prensa nacionales que antes le atacaron, hoy retoman, casi al unísono, sus imágenes y enfoques en primeras planas sobre la figura del electo, complacientes y delirantes por el desplante a las ideas progresistas y de izquierda, tanto institucionales como las de muchos de sus votantes, sobre todo porque antes se perfiló públicamente como anti neoliberal.

Por si fuera poco, el lenguaje hostil hacia la República Popular de China con quien el gobierno saliente ha establecido relaciones diplomáticas a finales de 2018 – en detrimento de Taiwán – resulta muy adecuado y en consonancia a la política exterior y guerra económica trumpista contra el gran país asiático, esto golpea más la sorpresa de muchos que siempre habían apostado por la pronta apertura a la segunda y prometedora economía mundial.

La poca comunicación de los argumentos y posiciones francos y claros del nuevo gobierno contribuyen a la incertidumbre, cuando a menos de 2 meses de asumir la presidencia no se conoce quiénes colaboran y asesoran realmente a Bukele, dando la sensación de que todos los mensajes surgen de su cabeza, luego de esperas por conocer quiénes integran sus comisiones de transición, y mejor aún, los que formarían su gabinete de gobierno.

Aunque esto último no es obligatorio en este país, pues es así que todos los anteriores presidentes lo han anunciado el mismo día de la toma de posesión, al no haberse conocido con quiénes se reúne y decide los diferentes pasos ya emprendidos, surgen las ideas de tratarse de un gobierno sospechosamente unipersonal, o guiado por sectores e intereses que no puede mostrar públicamente.

Cuestión que hace urgir que los pronunciamientos sean más hacia la población salvadoreña, sus electores a la cabeza, quienes debieran conocer más de cerca lo que realmente está ocurriendo con un futuro gobierno que ha estimulado tantas expectativas y esperanzas, que ha prometido romper con el pasado, incluyendo con la manera de hacer política, precisamente lo contrario a lo que se percibe hasta la actualidad.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.