jueves, 11 de abril de 2019

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 12 DE ABRIL DE 2019



Entre los hechos relevantes de los últimos días en la actualidad salvadoreña sobresalen inevitablemente los que tienen que ver con el período de transición de gobierno que culminará el próximo 1 de junio.

Pareciera que al fin se asientan las aguas de la discordia, referida al lugar y modalidad del acto de toma de posesión del presidente electo Nayib Bukele, que ha enfrentado a la cancillería del gobierno saliente, - encargada de gestionar y organizar la logística de la jornada -; a la presidencia de la asamblea legislativa, - al ser ante dicho plenario que deberá realizarse el juramento constitucional -, y al propio equipo de Bukele, al realizarse este jueves la esperada reunión de sus representantes para definir acuerdos.

La idea del presidente electo de jurar ante la constitución en una conocida y emblemática plaza pública del centro histórico de la capital, San Salvador, realmente pareciera fue la causa primordial de ese innecesario desenlace y con motivaciones de poca monta, ya que al parecer las dirigencias de la futura oposición integrada por los partidos derrotados inexorablemente en las elecciones del 3 de febrero, no quisieron pasar por alto su posible utilización política ante la población, y el supuesto escarnio que ello representaría.

Dichas fuerzas políticas, actualmente en el gobierno y en la oposición de derecha, adujeron al principio razones de falta de seguridad para sus diputados que debían enfrentarse con la población en un acto al aire libre, argumento inmediatamente refutado por sectores sociales y ciudadanos en particular, destacando que en todo caso la seguridad pública es responsabilidad del actual gobierno, y que el temor al pueblo no es concebible en las actuales circunstancias.

Por otro lado, la plaza Barrios, llamada también plaza cívica, es uno de los lugares reconocidos por propios y extraños, como uno de los mejores logros del desempeño de Bukele siendo alcalde por 3 años, y con la bandera del Fmln; y el aceptar ir y llegar ahí a un acto oficial, para algunos de dichos políticos representaría reconocer, de alguna manera, lo que tantos nacionales y extranjeros han constatado, siendo uno de los más bellos lugares del casco histórico de la capital, restaurado y recuperado socialmente por las acciones de la alcaldía, luego de años de abandono casi total, y que precisamente sus adversarios políticos siembre han desvirtuado.

Por su puesto no solo el tema de la transición ha descollado, sino la exteriorización de algunas determinaciones previsibles en cuanto a la política exterior del futuro gobierno de Bukele, en particular referida a la no invitación a dichos actos de los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Venezuela, Nicolás Maduro.

Sólo ese anuncio ya ha sido como una bomba de tiempo para muchos prevista, aplaudida por unos, pero para otros calificada como inconveniente para el país, como torpeza diplomática y hasta como un capricho personal del futuro mandatario.

Sobre este tema ya hemos abordado elementos que, poco a poco, empiezan a amoldarse a lo que regirá, a partir del 1 de junio, en la diplomacia salvadoreña y las relaciones con otros países. El tema de la República Popular de China, con la que el gobierno de Sánchez Cerén acordó establecer relaciones diplomáticas a finales de 2018, aún es tema pendiente.

Casualmente, estaría regresando en estos días una gran comitiva de periodistas de muchos medios nacionales, y de empresarios y representantes del tanque de pensamiento de la derecha, Fusades, luego que fueran invitados por el gobierno del gigante asiático para que conocieran in situ la realidad de su pueblo y de la segunda potencia económica mundial.

Algunos de los primeros reflejos de dicha visita han sido divulgados por algunos medios, y que se podrían sintetizar en el reconocimiento publicado de lo que han constatado en China como una potencia moderna, pujante, gigantesca y, como puntualiza un artículo periodístico, una mirada hacia el futuro de la humanidad.

El editorialista que redacta su trabajo resalta que la decisión de abrir relaciones con la República Popular de China tiene una sola interrogante: ¿Por qué tan tarde?

Pero ese es el contexto que aguarda a otros acontecimientos que deberán develarse en el futuro próximo ante esa espectacular muestra de diplomacia china, en espera de la decisión que tome la parte salvadoreña, que quién sabe estará a su altura. Eso queda por el momento en el tintero.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para el programa El Club de la Pluma, desde la provincia de Córdoba, Argentina, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.