sábado, 20 de abril de 2019

Ricardo Patiño a RT: "Lenín Moreno es un impostor profesional; todo lo que hace fue programado con la CIA"


RT   -    20 abr 2019 23:49 GMT

La Justicia ecuatoriana dictó este jueves prisión preventiva contra el que fuera ministro de Asuntos Exteriores del país latinoamericano por un presunto delito de instigación.


El exministro de Asuntos Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, cree que el actual presidente ecuatoriano, Lenín Moreno es "un impostor profesional" y que "todo lo que está haciendo fue programado con la CIA", según comentó este sábado en una entrevista exclusiva concedida a RT.

"Él [Lenín Moreno] es un impostor profesional, nos engañó a todos", denuncia Patiño. "Durante diez años se pasó alabando el Gobierno que teníamos, del cual era vicepresidente", afirma el exministro, recordando que Moreno "llegó a calificar a Rafael Correa como el mejor presidente del mundo".

El excanciller ecuatoriano afirma que Moreno fue "captado por la CIA". "Todo esto que está haciendo, tratar de desbaratar completamente lo que habíamos construido, no queda duda que había sido programado con la CIA porque él no tiene la inteligencia, la cabeza para armar una cosa de esta naturaleza, sino que es algo organizado desde la Embajada norteamericana", subraya Patiño.

Patiño asegura que el embajador de EE.UU. en Ecuador, Todd C. Chapman, es ahora "el visitante principal del Gobierno de Moreno", con quien se reúne frecuentemente, siendo "el invitado de todas las reuniones". Por el contrario, durante la legislatura de Correa esta figura diplomática se limitaba a cumplir sus funciones y "no iba a dar órdenes al Gobierno nacional" sobre lo que tenía que hacer, recuerda el excanciller.

"Persecución política infame"

Por otro lado, Patiño asegura que la Justicia ecuatoriana ha dictado prisión preventiva contra él porque "querían tenerle preso por opinar distinto, por dar un discurso en el interior de una organización política". Asimismo, asegura que con aquellas palabras quiso instar a la militancia de su partido "a acompañar al pueblo para salir a las calles y reclamar por la nefasta política económica y social del Gobierno de Moreno".

En la misma línea, el excanciller ecuatoriano asegura sentirse víctima de "una persecución política infame" que busca tratar de silenciarlo. Asimismo, recalca que tras verse sometido a dos años de investigación "hasta por debajo de la alfombra", finalmente no han podido encontrar nada".

"Nos sentimos absolutamente defraudados", añade Patiño, que califica la situación actual de "pesadilla" que nunca imaginaron que podrían vivir. El excanciller admite, asimismo, que pensaron en la posibilidad de perder los comicios presidenciales de 2017, escenario que —asegura— habría sido mejor que enfrentarse a "un traidor de dentro de sus propias filas", que divide a la gente.

En definitiva, el excanciller ecuatoriano considera que la nación latinoamericana atraviesa un periodo de "neofascismo" impulsado por los "vasallos del imperio norteamericano" en contra de los partidarios de Correa, razón por la que considera una obligación "volver a recuperar la patria".

"La entrega de Assange es ilegal"

En cuanto al fundador de WikiLeaksJulian Assange, el exministro ecuatoriano considera que el Ejecutivo de Moreno "cometió una ilegalidad tremenda" al retirarle en tan solo un día la nacionalidad que previamente le habían concedido, y califica su arresto de "atropello a la dignidad de Ecuador" y "barbaridad desde el punto de vista jurídico". En la misma línea, considera ilegal la entrega del activista porque —argumenta— incumple la Constitución ecuatoriana al habérsele quitado la nacionalidad de manera ilícita.

Según Patiño, el Gobierno de Moreno se comprometió con el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, en tres cosas: "entregar la cabeza de Assange, perseguir a Venezuela […] y destruir la integración sudamericana" algo que, en su opinión, ya casi han conseguido porque "han destruido Unasur y han creado un parapeto de gobiernos derechosos en América del Sur a cambio de apoyo económico".

En la actualidad Patiño se encuentra en Perú, país al que huyó la noche este miércoles horas antes de que el juez de la Unidad Judicial de Latacunga, Flavio Palomo, dictara prisión preventiva en su contra por su presunta participación en un delito de instigación cometido en octubre de 2018, cuando durante un acto político hizo un llamamiento a "tomar las instituciones públicas" y a salir a las calles contra el actual Gobierno de Moreno. Asimismo, Palomo tiene la intención de solicitar difusión roja a la Interpol para detener al que fuera ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador entre 2010 y 2016.

Cuba alerta: EEUU tiene como objetivo recolonizar América Latina


HISPANTV  -  , 19 de abril de 2019 21:43

Cuba advierte del plan de EE.UU. para recolonizar la región de América Latina a través de su llamada Doctrina Monroe que según afirma Washington “está viva”.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció el jueves la “política monroísta” de Estados Unidos, confesada el miércoles por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien durante un discurso pronunciado en Miami (Florida, sureste de EE.UU.) declaró abiertamente que la “Doctrina Monroe está bien y viva”.

El ministro de la isla caribeña aseveró que el objetivo de las hostilidades de EE.UU. hacia ciertos países de la zona, particularmente Cuba y Venezuela, es restablecer su hegemonía en América Latina.

“(Los funcionarios de EE.UU.) están decididos a terminar lo que comenzaron hace 58 años en las arenas de Playa Girón y es una estampa patética, ridícula”, escribió Rodríguez en su cuenta en Twitter, en que divulgó también un vídeo rechazando las declaraciones de Bolton.

(Las autoridades de EE.UU.) están decididos a terminar lo que comenzaron hace 58 años en las arenas de Playa Girón y es una estampa patética, ridícula”, dice el canciller cubano, Bruno Rodríguez, luego de que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, afirmara que la “Doctrina Monroe está bien y viva”.

La invasión de Bahía de Cochinos, también conocida como invasión de Playa Girón o la batalla de Girón, fue una operación militar lanzada en 1961 por el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, disidentes cubanos y agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para derrocar al líder cubano, Fidel Castro.

El operativo fue un fracaso para Washington, pues fue completamente neutralizado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba en menos de 65 horas. Más de un centenar de soldados invasores murieron, y los cubanos capturaron a otros 1200, junto con importante material bélico.

Bolton anunció también la decisión de la Casa Blanca de restringir los viajes a Cuba e imponer límites a las remesas que reciben los cubanos de sus familiares residentes en el país norteamericano. La medida se considera como un esfuerzo para aumentar la presión sobre La Habana por apoyar al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Al respecto, el canciller cubano afirmó que el país caribeño revisará sus regulaciones ante las nuevas medidas de Estados Unidos, cuyo objetivo es aumentar la presión económica sobre el pueblo y el Gobierno de la mayor de las Antillas.

Desde 1960, el Gobierno de Washington ha impuesto múltiples bloqueos y sanciones contra Cuba que han impedido a la isla desarrollar su potencial social y económico por el impacto de la medida en las transacciones. La hostilidad hacia La Habana se multiplicó tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017, pese a las moderaciones realizadas en 2015 por el expresidente estadounidense, Barack Obama.