viernes, 26 de abril de 2019

"Este país no puede estar gobernado por esa banda de locos": Lula habla desde la cárcel


RT   -   27 abr 2019 00:40 GMT

El exmandatario brasileño concedió entrevista a Folha de S. Paulo desde la superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde estuvo rodeado de estrictas medidas de seguridad.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, durante una entrevista con medios en la sede de la Policía Federal en Curitiba, Paraná, el 26 de abril de 2019. Isabela Lanave / AFP

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó sentirse tranquilo en prisión, a diferencia de los miembros del Gobierno de Jair Bolsonaro, a quienes acusó de ser una "banda de locos".

A pocos días de haber cumplido un año en prisión, Lula dio una entrevista al diario brasileño Folha de S. Paulo desde la superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, en una pequeña sala en la que estuvo rodeado de estrictas medidas de seguridad y sentado en una mesa ubicada a cuatro metros de donde se encontraban los periodistas y fotógrafos, quienes tenían prohibido acercarse.  

Para poder hablar con Lula, Folha enfrentó una intensa batalla con el Supremo Tribunal Federal (STF), que había negado a los periodistas conversar con el expresidente argumentando posibles riesgos a la seguridad, una situación que no se sostenía ante casos recientes de entrevistas con narcotraficantes en prisión. 

Con la "conciencia tranquila"

Desde la superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, Lula reiteró su inocencia y dijo que no ve problema en permanecer en la cárcel de por vida porque tiene "la conciencia tranquila".

Sin embargo, recalcó su preocupación por el ascenso al poder del ultraderechista Jair Bolsonaro, y destacó que ese hecho invita a un profundo proceso de autocrítica general sobre las implicaciones de este nuevo periodo. Asimismo, consideró indispensable un diálogo entre los partidos de izquierda brasileños. 

"Vamos a hacer una autocrítica general del país. Lo que no puede este país es estar gobernado por esa banda de locos (...) El pueblo no merece eso". dijo el exmandatario. 

Aunque dijo estar tranquilo por su inocencia, Lula reconoció que hay momentos en los que siente tristeza, como cuando ve al ministro de Justicia, Sergio Moro, y al procurador del Ministerio Público Federal, Deltan Dallagnol, en televisión, a quienes señala de ser unos "mentirosos" que "forjaron una historia" en su contra.

"Entonces tengo muchos momentos de tristeza aquí. Pero lo que me mantiene vivo, y eso es lo que tienen que saber: tengo un compromiso con este país, con este pueblo", aseguró.
Plática con los militares

Lula también habló sobre el Ejército brasileño, que con la llegada de Bolsonaro ha adquirido cada vez mayor relevancia y poder. 

El exmandatario dijo que en caso de salir de prisión, le gustaría hablar con los militares para entender "por qué ese odio al PT", y se mostró desconcertado ante este resentimiento, en vista de que durante su Gobierno el presupuesto del Ejército se recuperó. 

Lula da Silva también se dio tiempo para criticar la política exterior en tiempos de Bolsonaro, que según el exmandatario, "está en el nivel más bajo", al tiempo que vaticinó que si el mandatario no logra construir un partido sólido "no perdurará". 

La muerte de su nieto

Si algo lastima seriamente a Lula no son las acusaciones de corrupción ni enfrentar a un sistema de justicia que él considera en su contra, sino la reciente pérdida de su nieto Artur de 7 años de edad, quien falleció el viernes 1 de marzo como consecuencia de un cuadro de meningitis. 

Lula consiguió un permiso para asistir al funeral de Artur, pero el tema lo afecta a tal grado que reconoce que preferiría morir en su lugar. 

"A veces pienso que sería tan fácil que yo hubiera muerto. Porque yo ya he tenido 73 años, yo podría morir y dejar a mi nieto vivir", dijo Lula con lágrimas en los ojos, según relataron los reporteros. 

Sin pruebas

Lula da Silva fue detenido el 8 de abril de 2018 y condenado a 12 años y un mes de prisión por la supuesta aceptación de un lujoso apartamento, ubicado en el Condominio Solaris en Guarujá, a cambio de privilegiar a una empresa en contratos con la estatal Petrobras.

Desde su detención, Lula ha reiterado que la Justicia brasileña no encontró "ninguna conexión entre el apartamento" (cuya propiedad nunca se pudo constatar) "y supuestos desvíos de Petrobras". 

"Nada han encontrado para incriminarme: ni conversaciones de bandidos, ni maletas de dinero, ni cuentas en el exterior", escribió Lula en un artículo publicado el domingo 7 de abril, al cumplirse un año de su detención.

En febrero pasado, Lula recibió otra condena, de 12 años y 11 meses de prisión, también por corrupción. Sin embargo, el martes pasado cuatro de los cinco ministros del Superior Tribunal de Justicia (STJ) votaron para mantener el fallo contra Lula da Silva, pero con una reducción de la pena a ocho años, diez meses y 20 días.

Rusia, "indignada" por las sanciones de Estados Unidos contra el canciller venezolano Jorge Arreaza


RT   -   26 abr 2019 21:16 GMT

El Ministerio de Exteriores de Rusia estima que las sanciones personales contra Jorge Arreaza son "un crudo intento de presión" de EE.UU.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza. / Luis Robayo. AFP 2019

Rusia ha reaccionado "con indignación" a las sanciones personales que Estados Unidos ha impuesto al canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, según ha comunicado el ministerio de Exteriores ruso este 26 de abril.

En ese texto, Moscú define la decisión de Washington como "un crudo intento de presión" contra el Gobierno y el pueblo de Venezuela y asegura que se trata de "una manifestación de la línea cada vez más agresiva de EE.UU. hacia la desacreditación de la diplomacia internacional y su sustitución por un dictado" económico y político. 

Tras subrayar que la Casa Blanca demuestra "una aversión categórica" a los métodos negociadores de resolución de problemas, Rusia ha solicitado que EE.UU. "regrese al ámbito del derecho internacional".

El Departamento del Tesoro de EE.UU impuso este viernes sanciones en contra del canciller venezolano, Jorge Arreaza, y la jueza de ese país Carol Padilla.

Arreaza escribió en su cuenta que estas medidas en su contra eran una respuesta con "desespero" del presidente estadounidense, Donald Trump, tras su intervención, el pasado jueves, ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) donde denunció "de forma irrefutable el bloqueo criminal de EEUU contra Venezuela".

Trump anuncia la no ratificación de EE.UU. del tratado internacional de comercio de armas


RT   -   26 abr 2019 18:55 GMT

El mandatario estadounidense ha definido ese pacto como "erróneo" y ha asegurado que representa una amenaza para las libertades de su país.

El presidente de EE.UU., Donald Trump. Leah Millis / Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido este viernes revocar el estatus de su país como signatario del Tratado de Comercio de Armas (TCA) y ha aseverado que pediría al Senado norteamericano que no ratifique ese pacto que firmó su antecesor, el demócrata Barack Obama.

"Estamos retirando nuestra firma", ha declarado el inquilino de la Casa Blanca durante la convención de la Asociación Nacional del Rifle que se celebra esta jornada en Indianápolis (Indiana, EE.UU.).

El mandatario estadounidense ha definido ese pacto como "erróneo" y ha asegurado que representa una amenaza para las libertades de su país.

La ONU pronto recibirá un "aviso formal de que Estados Unidos rechaza este tratado", ha señalado asimismo Trump.
Organizaciones de derechos humanos condenan la decisión

Diferentes organizaciones de derechos humanos han condenado esta decisión de Trump.

"EE.UU. ahora bloqueará las armas con Irán, Corea del Norte y Siria como no signatarios de este tratado histórico, cuyo único propósito es proteger a personas inocentes de armas mortales", ha declarado, citada por Reuters, la presidenta de la organización Oxfam America, Abby Maxman.

Adotei Akwei, de la división estadounidense de Amnistía Internacional, ha comunicado que "con este anuncio, la Administración Trump reabrirá las puertas para la venta de armas con los criterios de derechos humanos debilitados".

El TCA, un acuerdo multilateral que regula el comercio internacional de armas, entró en vigor a fines de 2014. 

Grupos conservadores norteamericanos, como la Asociación Nacional del Rifle, se oponen al TCA desde hace años porque estiman que busca evitar la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU. y prohibir las armas domésticas en ese país.

Las personas que se muestran a favor del TCA subrayan que no afecta a las leyes de control de armas internos, aunque el pacto sí requiere que los miembros "establezcan y apliquen sus respectivos sistemas nacionales de control" administrado por "autoridades nacionales competentes".

Idea de Trump de rectificar iniciativas de Obama

Con esta decisión, Donald Trump continua su idea de rectificar ciertas iniciativas de su antecesor en el cargo, Barack Obama.

En 2017, el presidente de EE.UU. anunció la salida de su país del Acuerdo de París, que estipula cómo limitar el desarrollo del cambio climático y desacelerar el calentamiento de la Tierra. A largo plazo, el objetivo de ese pacto es mantener el incremento de la temperatura media de la Tierra por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales, con vistas a limitar ese aumento a 1,5 °C.

En mayo de 2018, Washington se retiró de manera unilateral del acuerdo nuclear que firmaron tres años antes Irán y el Grupo 5+1 (Reino Unido, China, Francia, Rusia, EE.UU. y Alemania), un documento que estipuló el levantamiento de diversas sanciones contra Teherán a cambio de su compromiso para no desarrollar ni adquirir armas nucleares.

Varios políticos británicos se niegan a cenar con Trump en Londres


Londres, 26 abr (Prensa Latina) Varios políticos británicos, entre ellos el opositor Jeremy Corbyn, rechazaron hoy una invitación a cenar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su próxima visita al Reino Unido.

(La primera ministra) Theresa May no debería desplegar la alfombra roja a un presidente que deshace tratados internacionales vitales, niega el cambio climático y utiliza una retórica racista y misógina, expresó Corbyn este viernes en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el líder laborista, quien encabeza a la Oposición en el Parlamento, para mantener una relación importante con Estados Unidos no es necesario recurrir a la pomposidad y el ceremonial de una visita de Estado.

Corbyn afirmó, sin embargo, que estaba dispuesto a reunirse con Trump para discutir cualquier asunto de interés.

El presidente del Parlamento británico, John Bercow, quien se opuso a que el presidente estadounidense pronunciara un discurso ante la Cámara de los Comunes el año pasado, también se rehúso a asistir al banquete oficial.

El señor presidente (del legislativo) recibió una invitación, pero no asistirá, aseguró una vocera parlamentaria, citada por la cadena Sky News.

Los líderes del Partido Liberal Demócrata y del Partido Nacional Escocés, Vince Cable e Ian Blackford, respectivamente, también anunciaron que no participarán en la cena de bienvenida.

Trump visitará el Reino Unido entre el 3 y el 5 de junio próximo, por invitación de la reina Isabel II, aunque según trascendió no se hospedará en el Palacio de Buckingham.

El viaje, segundo que realiza al país desde que asumió la presidencia de Estados Unidos en 2017, se enmarca en las actividades programadas por el aniversario 75 del desembarco de Normandía, que señala el inicio de la ofensiva de los Aliados contra la Alemania nazi el 6 de junio de 1944.

Tras el anuncio de la visita, varias organizaciones políticas y sociales anunciaron que reeditarán lo ocurrido el año anterior, cuando miles de personas salieron a las calles de Londres y Edimburgo a protestar contra la presencia del mandatario norteamericano en el Reino Unido.

mv/nm/gdc

EL SALVADOR: Beneficiados de “Misión Milagro” exigen a JVPM otorgar permisos a médicos cubanos


Diario La Página  -  26 de abril de 2019


Miembros de la Red de Solidaridad Operación Milagro se concentraron este día en la plaza Salvador del Mundo para exigir a la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica (JVPM), otorgar los permisos a la brigada de especialistas cubanos para que puedan atender a personas con problemas visuales de manera gratuita.

“A nombre de más de 6 mil salvadoreños de escasos recursos con problemas de salud, venimos a exigirles a la Junta de Vigilancia que ya no bloquee más el otorgamiento del respectivo permiso para que continúe la labor humanitaria de los médicos cubanos”, manifestó José Antonio Zúniga, Coordinador nacional de la Red de Solidaridad.

Así mismo, exigieron a la JVPM retirar el aviso presentado a la Fiscalía, en el que se señala que los profesionales cubanos ejercían de manera ilegal.

“No es posible que un gobierno hermano que se está solidarizando con los más pobres de El Salvador los maltratemos y pretendamos abrirles un expediente judicial”, aseveró.

Zúniga aseguró que los señalamientos hacia la brigada médica cubana reflejan un sesgo político ideológico y profesional.

“Sectores de la derecha fascista de este país no quiere que continúe misión milagro por lo que representa. El partido ARENA está detrás de estos intentos de destruir misión milagro”, acotó.

Agregó que con la paralización del centro oftalmológico, diariamente están siendo interrumpidas alrededor de 50 cirugías y 150 consultas.

De acuerdo a la Ministra de Salud, Violeta Menjivar, Misión Milagro, en sus diferentes modalidades desde 2006 a marzo 2019, ha realizado cerca de 50 mil cirugías oftalmológicas de cataratas, pterigión y retinopatías diabéticas.

SER SOCIALISTA EN EL SIGLO XXI


Jorge Gomez Barata

Por un extraño giro de la política contemporánea, el colapso de la Unión Soviética que arrastró consigo al stalinismo y al dogmatismo, entronizó la competitividad electoral del socialismo que, con rostro y contenido diferentes, avanzó en varios países y ahora se asoma en los Estados Unidos, donde según se dice, importantes sectores votarían a favor de algún candidato de esa orientación. 

Ese fenómeno, asociado al pensamiento y la práctica política que tuvo expresiones en épocas de Franklin D. Roosevelt, renació durante el proceso electoral de 2016, en el cual el senador Bernie Sanders, autodenominado “socialista democrático” alcanzó inesperados rangos de popularidad y aunque no logró la postulación por el Partido Demócrata, acumuló capital político como para intentar una segunda oportunidad.

La paradoja del repunte socialista es tanto más elocuente porque se trata de los Estados Unidos, cuna y fragua del anticomunismo, que con el macartismo estuvo a punto de convertirse en política oficial.

Lo que en realidad parece estar ocurriendo, no solo en Norteamérica, es que se ha producido una separación conceptual entre el comunismo, una construcción teórica esencialmente libresca, sin base en la realidad y el socialismo, que forma parte de la práctica política y es compatible con los valores esenciales de la condición humana y de la filosofía liberal, la más exitosa de las ideologías realmente existentes, funcional al marxismo con el cual logra una interacción dialéctica mutuamente enriquecedora.

Para las nuevas generaciones de socialistas, los paradigmas no son la Unión Soviética o China sino los “estados de bienestar” implantado en países donde el modo de producción capitalista se ha compatibilizado con la economía social de mercado y en los cuales la democracia y la justicia social ofrecen rangos aceptables.

Finlandia, Noruega, Suecia, Austria, Alemania y otros países han alcanzado éxitos económicos y sociales y equidad distributiva asociada al papel del estado, promotor de políticas sociales que generan bienestar, como no lograron la Unión Soviética ni los países de Europa Oriental que avanzaron por otros caminos.

La nueva izquierda estadounidense liderada por Sanders, Alexandra Ocasio-Cortez, Julia Salazar con la proximidad de Kamala Harris, Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand, pudiera registrar avances sustanciales y por qué no, llegar a la Casa Blanca

Tales avances, evidentes no solo en los Estados Unidos, sino también en América Latina se deben a que ser socialista en el siglo XXI significa abogar por la democracia y la justicia social, estar contra toda forma de explotación, discriminación y exclusión, así como luchar contra la pobreza. Ser socialista obliga a ejercer la solidaridad, practicar la caridad y allí donde resulte pertinente, ser antimperialista.

Para esta definición la ideología no es convocada. Se puede ser ateo o cristiano, marxista o liberal, masón o rosacruz, católico, musulmán o budista o simplemente agnóstico. En política los socialistas disfrutan de la libertad de votar a su arbitrio, defender al gobierno o ejercer la oposición.

 Visto así, se descubre que el socialismo ha triunfado al menos en la mente de millones de personas. De hecho, los que creen en esa alternativa son más y son mayoría, les falta el poder. Allá nos vemos.

La Habana, 26 de abril de 2019

………………………………………………………………………………
El presente artículo fu publicado por el diario ¡Por esto!

CÓMO APOYÓ LA CIA A LOS YIHADISTAS EN SIRIA


Por Manuel E. Yepe

Un pormenorizado trabajo publicado el 17 de abril en el portal GlobalGeoNews con la firma del periodista francés Maxime Chaix, autor del libro “La Guerra en la Sombra en Siria” aporta importante información acerca de los orígenes de la sorpresiva vinculación protagónica de Estados Unidos en la guerra anti-Assad en Siria.

 “Timber Sycamore” es el nombre en clave de una operación encubierta autorizada oficialmente por el entonces Presidente estadounidense Barack Obama en junio de 2013 para entrenar y equipar los rebeldes contra su homólogo sirio. Pero en realidad ese “apoyo” comenzó en octubre de 2011, cuando la CIA estaba operando a través del MI6 (el servicio de inteligencia exterior británico) para evitar tener que notificar al Congreso que estaba armando a los rebeldes en Siria.

Originalmente, la CIA y el MI6 establecieron una red de suministro de armas a los rebeldes en Siria desde Libia, un plan en el que participaron los servicios de inteligencia saudíes, qataríes y turcos.

En la primavera de 2012, Obama firmó de mala gana una orden ejecutiva de alto secreto, que autorizó a la CIA a proporcionar "apoyo no letal" a los rebeldes en Siria. En concreto, lo que hizo la CIA fue vincular a sus aliados de Qatar y Arabia Saudí con una serie de fabricantes de armas de los Balcanes (Bulgaria, Rumanía, Serbia, Croacia, etc.).

Con el apoyo de la OTAN, que controla las exportaciones de armas de los Balcanes a través de la EUFOR, los servicios secretos de Qatar y Arabia Saudí empezaron a comprar armas y municiones de estos países para equipar ilegalmente a los rebeldes sirios.

En octubre de 2012, el New York Times reveló que este vasto tráfico de armas patrocinado por la CIA iba a apoyar principalmente a grupos yihadistas en Siria, mientras que las exportaciones de armas por vía aérea iban en aumento, con la inyección de armas en territorio sirio desde "teatros de operaciones" en Turquía y Jordania, a través de la FSA ("Ejército Libre de Siria") y de traficantes de armas locales.

Finalmente, resultó que estos "quirófanos" fueron improvisados por quince servicios de inteligencia occidentales y de Oriente Medio, entre ellos la DGSE y el MI6, aunque todavía no se sabe exactamente qué papel desempeñaban estas agencias en esta guerra secreta. Lo que está claro  es que decenas de miles de toneladas de armas y millones de cartuchos de municiones fueron introducidos en el escenario de guerra sirio por esta operación.

También se ha comprobado que estos armamentos fueron destinados en su mayoría a equipar a los grupos yihadistas, incluyendo a la milicia terrorista que se proclamó a sí misma "Estado Islámico" en junio de 2014. Finalmente, Donald Trump decidió eliminar esta operación a principios del verano de 2017. Este fue un gran revés para la CIA, ya que el Presidente de los Estados Unidos pronosticaba una derrota de Estados Unidos y sus aliados rusos, iraníes y libaneses en la guerra contra Siria.

El papel coordinador de la Agencia fue confirmado en junio de 2018 por Ben Rhodes, asesor principal de Obama de 2009 a 2017 quien argumentó que la inclusión de al-Nusra en el listado de organizaciones terroristas del Departamento de Estado en diciembre de 2012 fue un movimiento "esquizofrénico", ya que era obvio que la milicia yihadista era una "parte importante" de la oposición anti-Assad. Según el periodista Mehdi Hasan la CIA había desempeñado un papel de coordinación en este vasto comercio de armas y la participación de Estados Unidos en esta guerra en la sombra había sido mucho mayor de lo que se pensaba.

Según el Washington Post, ésta fue una de las mayores operaciones encubiertas" de la CIA en su historia. En enero de 2016, el New York Times lo confirmó, señalando que las maniobras de la CIA para derrocar a Assad formaban parte de una campaña multinacional que incluía miles de millones de petrodólares de los estados del Golfo, invertidos principalmente por Arabia Saudita.

Esta guerra secreta marcó el comienzo, entre 2011 y 2017, de una estrecha cooperación entre los servicios secretos occidentales y sus homólogos turcos y del Cercano Oriente. Así, muchos expertos y periodistas cometían el error de analizar las operaciones de las distintas potencias de Oriente Medio de forma aislada de las de los gobiernos occidentales.

Por el contrario, como admitió el ex Primer Ministro de Qatar en 2017, se trataba de una operación conjunta y coordinada en la que participaban todos esos servicios de inteligencia. Debido al número récord de financiadores públicos y privados que apoyan esta campaña, y a las decenas de miles de muyahidines anti-Assad que fueron ayudados directa o indirectamente por la CIA y sus aliados, creo que esta podría ser la operación clandestina más masiva en la historia de la Agencia. Sin embargo, no se he podido determinar eso con certeza debido al secretismo de esta guerra en la sombra, que impide el acceso a los archivos y limita severamente la cantidad de filtraciones a la prensa.

La Habana, Abril 26 de 2019.

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

WikiLeaks: "Las autoridades de EE.UU. quieren acusar a Assange de espionaje, lo que supone pena de muerte"


RT  -   26 abr 2019 15:00 GMT

El pasado 11 de abril, Julian Assange fue arrestado por la Policía británica por una orden de extradición de las autoridades de EE.UU. luego de que Ecuador le retirara el asilo diplomático.



"El Departamento de Justicia de Estados Unidos está intentando construir una acusación contra Julian Assange basada en la Ley de Espionaje. Las condenas en virtud de la Ley de Espionaje pueden ser castigadas con la muerte", ha denunciado WikiLeaks a través de su cuenta de Twitter este viernes.

Según una información de Netzpolitik.org, a la que se refiere WikiLeaks en su tuit, además de la acusación revelada contra Assange de haber participado en actividades informáticas maliciosas, la Oficina del Fiscal de EE.UU. también lo estaba investigando por el "recibo no autorizado y la difusión de información secreta". Así lo admitió el Departamento de Justicia en una carta dirigida al exportavoz de WikiLeaks, Daniel Domscheit-Berg, que el portal publicó en su totalidad.

"Esta acusación puede ser vista en virtud de la Ley de Espionaje de 1917, una ley federal de la Primera Guerra Mundial destinada a proteger los secretos militares que también se ha utilizado para acusar a Chelsea Manning y Edward Snowden", afirma el medio, precisando que las condenas derivadas de la citada norma "pueden ser castigadas con la muerte".

Este 11 de abril, el Gobierno de Ecuador retiró el asilo diplomático y expulsó de su Embajada en Londres al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien permanecía en la sede diplomática desde junio de 2012. Una vez expulsado, Assange fue arrestado por la Policía británica y permanece ingresado en la prisión de Belmarsh, en el sudeste de la capital del Reino Unido.

Belmarsh, conocida como 'la Guantánamo de Gran Bretaña', es uno de los tres establecimientos de alta seguridad de Reino Unido, con una capacidad para un poco más de 900 prisioneros.

Después del arresto del fundador de WikiLeaks, desde Scotland Yard confirmaron que "Julian Assange ha sido arrestado en relación con una orden de extradición en nombre de las autoridades de Estados Unidos". El mismo día trascendió que la Justicia estadounidense acusa al periodista australiano de haber participado en actividades informáticas maliciosas en complicidad con Chelsea Manning, la exsoldado y exagente de inteligencia del Ejército de EE.UU. que suministró miles de documentos secretos a ese portal de filtraciones. 

En concreto, se trata de bases de datos con alrededor de 90.000 informes sobre actividades militares de EE.UU. en Afganistán, unos 400.000 informes relacionados con la guerra en Irak, 800 asesoramientos de los detenidos en Guantánamo y cerca de 250.000 cables confidenciales del Departamento de Estado norteamericano.