domingo, 12 de mayo de 2019

Morder la mano del amo


José María Tojeira

NOTICIAS UCA  -  11/05/2019

El hecho de que una futura funcionaria haya afirmado públicamente que “no se muerde la mano de quien te da de comer” nos abre la oportunidad de reflexionar sobre los mordiscos que se dan habitualmente en El Salvador. Para empezar, hay que decir que la frase es buena para aplicarla a los perros o a los animales domésticos, pero no a las personas. Dar de comer lo hacen los padres con los hijos y alguna persona generosa con otra que carece de alimentación. Los políticos generalmente no dan de comer; si acaso, cumplen con deberes estipulados en la Constitución, que obliga a dar una serie de prestaciones básicas. Más bien con frecuencia incumplen sus obligaciones en lo que respecta a la justicia social, dificultando el acceso al pan y a la tortilla de mucha gente empobrecida por injusticias tanto seculares como actuales. Por poner un ejemplo, baste hablar del salario mínimo. Si dijéramos que el Estado da de comer a la gente subiendo el salario mínimo, nos engañaríamos. La gente se da de comer con su trabajo. Y si tiene problemas con la comida no es porque no quiera trabajar o porque no sude trabajando, sino por una serie de situaciones en las que se mezclan la injusticia social, la explotación y la falta de responsabilidad de las élites. Al Estado le toca protegerla y darle lo que la OIT llama un salario decente.

Si quisiéramos interpretar metafóricamente esa frase y aplicarla a seres humanos, tendríamos que darle la vuelta a las aplicaciones normales. Estas suelen insistir en que es el pobre el que muerde la mano del rico, que supuestamente le da de comer. La realidad es la contraria: son los campesinos pobres los que nos dan de comer, y nosotros los que les mordemos la mano cuando los mantenemos en la pobreza con salarios o ingresos deficientes. Quienes pagan bajos salarios a quienes producen riqueza con su trabajo son realmente quienes no solo muerden manos, sino condenan a personas a situaciones muchas veces inhumanas.

La semana pasada estuvo en El Salvador el relator especial de la ONU sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. Luego de leer su comunicado final, que es un resumen de lo que comunicará al Gobierno más extensamente en un futuro próximo, podríamos decir que el Estado le muerde la mano y los derechos al ciudadano cuando no respeta la dignidad de la persona y cuando no se atreve a ratificar instrumentos de protección de los derechos personales. En el contexto de la sentencia de inconstitucionalidad de la ley de amnistía y del intento de elaborar una ley de reconciliación que en la práctica vuelve a imponer una amnistía, el relator ha sido muy claro: lo que se necesita es una ley de justicia transicional coherente con los principios jurídicos de las Naciones Unidas. Si por “morder” entendemos simbólicamente “hacer daño”, quienes desean impunidad muerden a las víctimas inocentes de una guerra fratricida.

La utilización coloquial de este tipo de frases debe ser siempre analizada críticamente. De lo contrario, podemos caer en una defensa sistemática del poderoso frente a los reclamos del débil. Es como la famosa frase del vaso medio lleno y medio vacío. Las más de las veces, quienes recomiendan verlo medio lleno lo tiene personalmente bastante lleno. Si les hacemos caso, corremos el peligro de conformarnos con el medio lleno, dejando en el desamparo a quienes lo tienen vacío. Porque los vasos de la riqueza, aunque se pueda sacar un promedio, nunca están llenos de la misma manera para los poderosos y para los débiles. En países de alta desigualdad como el nuestro, los promedios tienden a ser engañosos. Lo que hay que revisar críticamente en el lenguaje coloquial conviene no usarlo en el lenguaje político, porque nos exponemos a justificar situaciones injustas. En el lenguaje coloquial, todos nos equivocamos algunas veces. En el lenguaje político, conviene ser más exigente.

* José María Tojeira, director del Idhuca.

Guaidó ordena a su enviado en EE.UU. reunirse con el Pentágono para "establecer relación directa"


RT  -   12 mayo 2019 04:11 GMT

Por su parte, el jefe del Comando Sur de del Departamento de Defensa de EE.UU. afirmó este jueves que cuando fuera invitado por Juan Guaidó, hablarían sobre su "apoyo" a aquellos líderes del Ejército venezolano "que tomen la decisión correcta".

El diputado opositor venezolano Juan Guaidó en Caracas, el 11 de mayo de 2019 / Ivan Alvarado / Reuters

El diputado opositor venezolano Juan Guaidó declaró este sábado que instruyó a su enviado en EE.UU., Carlos Vecchio, para que se reúna "de inmediato" con el Comando Sur del Departamento de Defensa de EE.UU. para establecer cooperación.

"Nos hemos comunicado con nuestros aliados de Brasil, pero también de EE.UU.", afirmó el autoproclamado 'presidente encargado' durante una concentración de sus seguidores en Caracas, añadiendo que los opositores reciben "con alegría la comunicación" con las autoridades estadounidenses.

"Hemos instruido a nuestro embajador Carlos Vecchio que se reúna de inmediato [...] con el Comando Sur y el almirante para poder establecer relación directa [...] en materia de cooperación", declaró Guaidó en ese contexto.

Además, prestó su atención a otros presuntos aliados de los opositores venezolanos y señaló que recibieron "con alegría la comunicación de la diplomacia y Cancillería china", en la que "dicen que se aproxima una solución [de la situación en el país] a través del Grupo de Contacto".

Guaidó "aceptaría" una intervención militar de EE.UU.

Este viernes Juan Guaidó afirmó que está abierto a aceptar una intervención estadounidense en su país. "Si los norteamericanos propusieran una intervención militar ahora, probablemente lo aceptaría", dijo Guaidó al diario italiano La Stampa

Al mismo tiempo, desde la Administración estadounidense han comunicado en diversas ocasiones su disposición a intervenir militarmente en Venezuela. Este mismo jueves, el jefe del Comando Sur, Craig Faller, afirmaba a través de Twitter que cuando fuera invitado por "Juan Guaidó y el Gobierno legítimo de Venezuela", hablarían sobre su "apoyo" a aquellos líderes del Ejército venezolano "que tomen la decisión correcta".

Reacción de Caracas

Por su parte, el Gobierno venezolano aseveró a través de un comunicado que Washington "promueve, organiza y financia" una campaña para "producir un cambio de Gobierno por la fuerza".

En el texto se afirma que algunos gobiernos "han decidido emitir opiniones no solicitadas en relación con la administración de justicia en Venezuela [...] y la consecuente privación de libertad de ciudadanos abiertamente incursos en la asonada en contra del orden constitucional".

Rusia se opone a la acción militar

En cuanto a la posibilidad de una intervención militar en este país suramericano, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, recordó este lunes tras su reunión con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, que Moscú se opone categóricamente a cualquier acción militar en cualquier lugar que infrinja el derecho internacional. "El uso de la fuerza solo puede ser autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU, o puede aplicarse en respuesta a una agresión contra un Estado soberano. Nada de eso, ninguna de esas opciones, se observa en Venezuela", precisó Lavrov.