domingo, 2 de junio de 2019

Maduro agradece a Cuba por atender a niños venezolanos enfermos


Juventud Rebelde  -  2019-06-02 10:24:15 / web@radiorebelde.icrt.cu

El Gobierno de Cuba ofreció apoyo médico y coordinó la atención de cuatro niños venezolanos, cuya recuperación se vio afectada por las sanciones financieras de Estados Unidos, informó el presidente Nicolás Maduro.

Durante una reunión de trabajo en el Palacio de Miraflores, el mandatario agradeció la solidaridad del pueblo y autoridades cubanas para salvar la vida de ciudadanos de Venezuela, “víctimas de la guerra económica contra la nación sudamericana”.

Las sanciones impuestas por Washington contra Petróleos de Venezuela (PDVSA) y el embargo de la filial en territorio estadounidense, Citgo, así como el bloqueo de reservas venezolanas en bancos internacionales, impiden al Ejecutivo bolivariano mantener el financiamiento de programas asistenciales en el exterior y la adquisición de medicamentos.

El mandatario aseguró que el Estado venezolano trabaja arduamente para solventar estas dificultades por diversas vías, con el propósito de garantizar la atención médica especializada demandada por los pacientes.

Como una alternativa, Venezuela realizó el desembolso de seis millones de euros adicionales para la compra de medicinas y dar cobertura a tratamientos pendientes, fondos que también resultaron secuestrados por una entidad financiera.

Maduro aseveró que el Gobierno propondrá en la mesa de diálogo con la oposición instalada en Noruega la liberación y pago de recursos monetarios para cubrir la atención de enfermedades de alto costo para los venezolanos.

El mandatario instó a las fuerzas opositoras a abstenerse de politizar las necesidades médicas del pueblo.

“Pongamos las diferencias políticas a un lado y trabajemos por el bien común, por la solidaridad, (…) la política es el arte de exponer ideas, de defender proyectos, (…) no de hacer daño para tratar de construir una estrategia de poder”, enfatizó Maduro.

(Prensa Latina)

EL TRIUNVIRATO IMPERIAL DE LA BELIGERANCIA


Por Manuel E. Yepe

En medio de tantas cosas terribles que suceden en el mundo, es fácil deprimirse por el torrente de malas noticias que genera la administración Trump en materia de política exterior.
La resistencia a los edictos del imperio estadounidense crece a diario. Lo vemos en las reacciones hacia el trio de idiotas que componen el Triunvirato de la beligerancia: John Bolton, Mikes Pompeo y John Pence.

El gobierno de Trump ha abandonado la diplomacia hasta tal punto que sólo se evidencian sus agresiones crudas y desnudas. Y se ha llegado al punto de que incluso los agentes diplomáticos más consumados de Washington parecen haber prescindido de sutilezas dentro de las responsabilidades de su profesión.

Solo el Canciller de Rusia, Sergei Lavrov, sigue hablando en términos característicos del lenguaje diplomático clásico.

En su discurso anual ante la academia diplomática de Moscú, el ministro ruso de Asuntos Exteriores saludó una nueva era geopolítica marcada por la multipolaridad, afirmando que el surgimiento de nuevos centros de poder para mantener la estabilidad en el mundo requiere de la búsqueda de un equilibrio de intereses y compromisos. Dijo que hubo un cambio en el centro del poder económico global desde Occidente hacia el Este donde un marcado orden liberal globalizante estaba perdiendo su atractivo y ya no se ve como un modelo conveniente para todos.

“Tristemente, nuestros socios occidentales, encabezados por Estados Unidos, no quieren ponerse de acuerdo sobre enfoques comunes para resolver los problemas”, señaló Lavrov, acusando a Washington y sus aliados de tratar de “preservar su dominio secular en los asuntos mundiales a pesar de tendencias objetivas a la formación de un orden mundial policéntrico”. Sostuvo que estos esfuerzos eran contrarios al hecho de que ahora, económica y financieramente, Estados Unidos ya no puede resolver con una sola mano los problemas de la economía y demás asuntos mundiales.

“Para mantener ficticiamente su dominio y sus posiciones anteriores, Washington emplea métodos de chantaje y coacción económica, con el uso de los medios de información”, dice Lavrov.

Hay mucho que extraer de esta declaración, que fue publicada en Newsweek y otros muchos lugares sin mucha editorialización.

Lavrov dijo que comprende el conflicto en su totalidad y la profundidad del éste en la psique del liderazgo estadounidense y europeo dado un sentimiento de derecho que no los abandona.

Es lo que explica la intensificación de la agresión por parte de  la administración Trump en el escenario mundial. En tanto el miedo crece en las salas occidentales de poder. Países como Irán, Líbano y Rusia pueden hacer cosas simples como reunirse y firmar algún contrato de exploración petrolífera, financiar un ferrocarril, y Estados Unidos lo congelará fuera del sistema financiero mundial.

Por eso el objetivo final de esta resistencia no es una victoria decisiva y satisfactoria para todos, sino sobrevivir lo suficiente como para que el oponente finalmente no tenga otra opción que la de detenerse e irse a casa.

El Secretario de Estado Mike Pompeo recorre el mundo como un mafioso, miente sobre todos los asuntos y exige lealtad, pero se va con las manos vacías. El chantaje sólo funciona con los más débiles y aislados, como Ecuador, donde lo que estaba en juego era “sólo” la vida de Julián Assange.

Ecuador está a punto de descubrir lo costosa que puede ser la generosidad de Estados Unidos y la del FMI. Tal fue la esencia de la declaración de Pompeo sobre la desestabilización de Venezuela por parte de China, o por qué Maduro rechazó la ayuda de EEUU y del FMI y tuvo que responder por ello con la desestabilización del país, mediante sanciones, amenazas y apagones…. Con razón el embajador de China en Chile exclamó: “El señor Pompeo ha perdido la cabeza”.

Para el equipo de política exterior de Trump se acerca la hora de la verdad. ¿Empezarán una guerra con Irán a instancias del recién reelecto Benjamín Netanyahu?

A los imperios no les gusta que les falten el respeto. Menos aún les gusta ser ignorados. Por lo tanto, no parece haber posibilidad alguna de que el plan de Trump funcione. El eje de la resistencia, a pesar de todos los pequeños movimientos, es ganar la guerra de desgaste. La política de máxima presión de EEUU tiene una vida útil finita porque el apalancamiento, al igual que todas las cosas económicas, tiene una función temporal.

Y cada pequeño movimiento, cada acción grande o pequeña, sea esta en respuesta a sanciones o a presión entre bastidores, cambia el estado del conflicto. Y no está en la composición de la gente detrás de las políticas de Trump admitir un fracaso. Seguirán presionando hasta que haya un resultado catastrófico.

La Habana, Abril 24 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

GOLPE FEMENINO AL MACHISTA BOLSONARO


Por Pedro Martínez Pírez

Reconforta la noticia de que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, tendrá que indemnizar por sus expresiones sexistas a la diputada del Partido del Trabajo y ex ministra de Derechos Humanos de Brasil, María do Rosario Nunes.

La buena nueva la difundió este domingo la publicación argentina Página 12, y en el texto se asegura que Bolsonaro tiene quince días para retractarse en los medios y las redes sociales, de sus declaraciones ofensivas, e indemnizar a la diputada del PT por la suma de diez mil reales.

El ultraderechista Jair Bolsonaro le gritó ante las cámaras de televisión a la diputada brasileña en 2003 “que no la violaría porque no lo merece”, y en diciembre de 2014 repitió palabras parecidas en una sesión del Congreso de Brasil.

María do Rosario, como se la conoce en Brasil, le ganó a Bolsonaro el juicio civil y prosigue una demanda penal que está tramitándose ante el Supremo Tribunal Federal. Además existe otro proceso judicial del ministerio público contra Jair Bolsonaro por los mismos dichos, agrega Página 12.

La legisladora del PT, el Partido del expresidente Luis Inacio Lula da Silva, quien guarda injusta prisión en Brasil, dijo que la suma que fijó el Tribunal Civil de Brasilia es irrisoria, pero el fallo tiene un peso simbólico muy fuerte en la larga lucha de las mujeres brasileñas por la igualdad de género.

Esta lucha no me pertenece, dijo la diputada federal del PT por Río Grande do Sul. Es compartida por todas nosotras y por la dignidad de las mujeres brasileñas. Y la indemnización será donada a organizaciones que actúan en defensa de la dignidad de las mujeres. 

Y como diputado cubano durante un quinquenio en la década de los años noventa, cuando fui vicepresidente del Grupo Parlamentario cubano de Amistad con Brasil, recuerdo perfectamente el pensamiento de Joaquim José da Silva Xavier, conocido como Tiradentes, el mayor mártir independentista de esa gran nación suramericana, quien aseguró que “si quisiéramos haríamos de Brasil una gran nación”.

El triunfo de la legisladora del PT tiene un significado especial pues Brasil ocupa el lugar 135 entre las 193 naciones que integran la Unión Interparlamentaria Mundial por la participación femenina en el Parlamento.

En esa lista, y con más de 53 por ciento de mujeres diputadas en la Asamblea Nacional del Poder Popular, Cuba ocupa el segundo lugar mundial.

De ahí que, quienes hemos sido diputados nacionales en Cuba, celebremos con júbilo y esperanzas la victoria de la parlamentaria María do Rosario. Ella hace honor a las luchas de la mujer brasileña, que padece en estos momentos un gobierno machista que lamentablemente está alineado con las políticas reaccionarias de Washington.

La Habana, 27 de mayo de 2019

Presidente Bukele ordena retirar el nombre del coronel Domingo Monterrosa del cuartel de San Miguel


La Página -  Napoleón Morales  -  01 de junio de 2019 


A pocas horas de haber sido juramentado como presidente de El Salvador, Nayib Armando Bukele Ortez, ordenó al alto mando de la Fuerza Armada y de forma inmediata que retiren el nombre del coronel Domingo Monterrosa Barrios, de la Tercera Brigada de Infantería con sede en San Miguel.

El anuncio lo hizo la noche de este sábado 1 de junio por medio de su cuenta de Twitter, y en el mismo escribió: “Se ordena a la Fuerza Armada retirar de inmediato el nombre del coronel Domingo Monterrosa Barrios, del cuartel del la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel”.

Luego que se diera a conocer la decisión de Bukele, muchos internautas avalaron esa disposición porque la figura del coronel Monterrosa Barrios por años ha sido duramente cuestionada, porque se le acusa de haber dirigido la masacre del cantón El Mozote y sus alrededores durante la época del conflicto armado de El Salvador, donde fueron masacradas más de mil personas, principalmente mujeres, niños y ancianos.

Sin embargo, hay muchas personas y entre ellos políticos, que ven en la figura del coronel Domingo Monterrosa Barrios un héroe nacional, como es el caso del general y diputado del partido ARENA, Mauricio Ernesto Vargas, incluso, algunos soldados se inspiran con la figura de este militar para salir en operativos rutinarios.

El partido GANA que llevó al poder al presidente Bukele Ortez, apoya la primera orden del presidente y por medio de la cuenta de Twitter, se comprometieron en presionar para que se apruebe una Ley de Reconciliación con justicia para las víctimas del pasado conflicto armado, como el caso de la masacre de El Mozote.

Se espera que al más tardar el domingo el nombre del coronel Monterrosa Barrios haya sido retirado de la fachada de esa guarnición militar del oriente del país.


Se ordena a la @FUERZARMADASV retirar de inmediato el nombre del Coronel Domingo Monterrosa, del Cuartel de la Tercera Brigada de Infantería, en San Miguel.

Huawei. La sangre que no llega al río


Jorge Gómez Barata

La confrontación comercial y tecnológica entre los Estados Unidos y China recuerda una fórmula atribuida al filósofo alemán Guillermo Federico Hegel (1770-1831), presuntamente adoptada por Karl Marx, según la cual el desarrollo ocurre en forma de “espiral”. De ese modo, cada tanto la humanidad repite un ciclo, y pasa por las mismas estaciones, solo que lo hace en un nivel superior.

Según esa lógica extremadamente abstracta, los actuales procesos desplegados a nivel global, de alguna manera, habrían sucedido otras veces. Se trata como antes de una potencia emergente que desafía a otra, tal como ocurrió entre Roma y sus adversarios, entre el proteccionismo y el libre cambio, la piratería y la libertad de los mares. De igual manera fueron las contradicciones que condujeron a la Primera Guerra Mundial y alimentaron la Guerra Fría.

Lo que ahora ocurre con Huawei es comparable con lo sucedido en los años cuarenta, cuando el monopolio nuclear de los Estados Unidos colocó contra las cuerdas a la Unión Soviética, reapareció en los cincuenta y sesenta cuando la URSS, con los Sputnik, el vuelo de Yuri Gagarin, y la cohetería estratégica los superó por la clásica milla, e hizo peligrar su seguridad nacional, sin que en ninguno de los casos significara una victoria definitiva de un sistema sobre el otro.

En esas materias y a esa escala las correlaciones de fuerzas y las proyecciones estratégicas necesitan tomar en cuenta los elementos realmente esenciales y no anécdotas circunstanciales. La derrota de la Unión Soviética no ocurrió por las ventajas económicas y tecnológicas de los Estados Unidos, sino por sus propias carencias, asociadas a la democracia y la ineficacia del sistema político.

Quienes gustan de especular y establecer correlaciones entre China y los Estados Unidos pierden el tiempo. No existe una metodología para comparar ni correlacionar una realidad con la otra. La primera es una civilización, y los segundos todavía no lo son.

Entendida como civilización a China le ha tomado unos seis mil años llegar al punto donde hoy se encuentra, cosa que Estados Unidos realizó en menos de doscientos cincuenta años. La potencia asiática llegó a ese nivel con unos 1,100 millones de habitantes, mientras que Estados Unidos lo hace con 300 millones. En 2018 el producto bruto interno (PIB) de Estados Unidos fue de 17 billones 353 millones de dólares, el de China alcanzó los 11 billones 360 millones.

Estaba yo matriculado en la escuela del PCUS en Moscú cuando debutó la entonces llamada teoría de la convergencia, atribuida a Zbigniew Brzezinski, según la cual los dos sistemas políticos y sociales en pugna, es decir el capitalismo y el socialismo, debido a imperativos de la tecnología, se encontrarían en algún punto. Los profesores y conferencistas de entonces no ahorraron argumentos ni diatribas contra aquella tesis, que entonces me pareció una interesante novedad y que, a la larga, hubiera resultado un mal menor.

¿Acaso pudiera ocurrir así con China y los Estados Unidos? En verdad, no me extrañaría. En 1978 China introdujo reformas que la aproximaron al modelo económico estadounidense, las cuales no cesa de profundizar. Después de la disolución de la URSS Rusia se desafilió del socialismo, y adoptó la economía de mercado. Similares derroteros siguieron los 20 estados surgidos en los territorios exsoviéticos y en los antiguos países de Europa Oriental. La novedad hoy es que en Estados Unidos soplan aires socialistas. 

Tal vez la idea de la convergencia por vía científica y tecnológica no sea tan desatinada ni tan distante, sobre todo cuando entre los principales actores: Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea no existen contradicciones ideológicas.   

Francamente de la “guerra comercial” lo que me preocupa es el retraso que puede provocar a las corrientes de la globalización, el freno a los esfuerzos integracionistas, y al progreso general de la humanidad, especialmente de los países pobres y emergentes que tienen con todo ello nuevas oportunidades.

 Sin ofender a protagonistas y observadores, la guerra comercial es un conflicto “bizantino” que no va a ningún lugar, porque no hay manera de llegar a acuerdos, ni puede provocar una ruptura de dimensiones históricas. El affaire Huawei, aunque de enormes connotaciones, carece de potencial para redireccionar las tendencias del desarrollo. Allá nos vemos.

La Habana, 26 de mayo de 2019

………………………………………………………………………………
El presente artículo fue publicado por el diario !Por esto!

Trump amenaza a México por "abusador": "Todas nuestras empresas serán devueltas a EE.UU. si no detiene la invasión"


RT  -   2 jun 2019 12:29 GMT

"El problema es que México es un 'abusador' respecto a EE.UU., que toma pero nunca da", se lamentó el presidente norteamericano.

El presidente estadounidense, Donald Trump. Evan Vucci / AP

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado este domingo a México de "abusar" de su país "durante décadas", y ha amenazado con "traer de vuelta" todas las empresas norteamericanas al territorio de EE.UU. si el país vecino no detiene "la invasión".

"La gente ha estado diciendo durante años que deberíamos hablar con México. El problema es que México es un 'abusador' respecto a EE.UU., que toma pero nunca da", afirmó el mandatario en un tuit, agregando que "así ha sido durante décadas".

"O bien detienen la invasión de nuestro país por parte de narcotraficantes, cárteles, traficantes de personas, 'coyotes' e inmigrantes ilegales, algo que pueden hacer muy fácilmente, o nuestras numerosas empresas y empleos a los que se les ha permitido tontamente mudarse al sur de la frontera, serán traídos de regreso a EE.UU. a través de impuestos (aranceles)", advirtió Trump. Y recalcó: "¡EE.UU. ha tenido suficiente!".

"El muro avanza rápidamente"

En otro tuit, el presidente ha asegurado que el muro fronterizo "está en construcción y avanzando rápidamente", pese a todas las "demandas radicales de los demócratas liberales".
"¿En qué están pensando cuando nuestro país es invadido por tanta gente (ilegales) y cosas (drogas) que no queremos?", se preguntó Trump, para concluir: "¡Hagan EE.UU. grande de nuevo!".

Aranceles a México

El jueves, Trump anunció que impondrá aranceles del 5 % a todos los productos que ingresen desde México, mientras no se detenga el flujo de migrantes. 

Si hasta el 1 de julio la Administración norteamericana considera insuficientes los resultados, los aranceles crecerán hasta un 10 %. Luego, habrá un aumento de las tarifas de 5 % cada mes, hasta llegar a 25 % en octubre.

"México aún no ha tomado medidas para reducir o eliminar dramáticamente la cantidad de extranjeros ilegales que cruzan su territorio hacia los Estados Unidos", acusó la Casa Blanca en un comunicado. 

México, por su parte, respondió que no es su responsabilidad el flujo de migrantes centroamericanos y el consumo de estupefacientes en EE.UU., como señaló Trump. 

"México es el principal socio comercial de EE.UU. Lo que reciben de nuestro país son bienes y servicios esenciales, productividad. El flujo migratorio de Centroamérica y otros países, o el elevado consumo de estupefacientes no son responsabilidad de México", respondió el canciller Marcelo Ebrard a través de Twitter.

DE LA BURRADA DE AZNAR A LAS LEYES ESPEJOS


Por  Esteban Morales

Para Cuba, el periodo 1989-1993, hasta llegar a la tenue recuperación económica de 1994, con un PIB del 0,7%, fue entonces el momento más difícil de la crisis económica vivida en aquellos años. Una crisis económica, con atisbos de crisis social, que no es posible considerar que hayamos superado aún.

En 1992 se proclamó la llamada Ley Torricelli, que tenía como objetivos, por una parte, frenar el comercio de Cuba con filiales de empresas norteamericanas en terceros países y al mismo tiempo, crear una madeja ideológica para subvertir el proceso revolucionario cubano desde dentro.

Se aprovechaba por la política de Estados Unidos la difícil situación económica que Cuba vivía para entonces.

Para dar el golpe de gracia a la revolución. Con un “Cambio de Régimen”. Tratando de hacerlo, afianzando el carácter transnacional de la política de bloqueo.

Para entonces, William Clinton desde la presidencia, encontraba en la Unión Europea, liderada por Aznar, todo el apoyo necesario para presionar sobre Cuba con la llamada “Posición Común”. Europa, como fiel aliado, seguía a Estados Unidos en su política hacia Cuba, tratando de forjar un consenso para subvertirla, a cambio de librarse del capítulo III de la Ley Helms-Burton, firmada por Clinton.

Esa situación desato una polémica, en que la UE como tal presionaba a Cuba, aunque algunos de sus miembros, de manera aislada, es decir, por separado, trataban de acercarse a la Isla.

Sin embargo, solo se trató de amenazas, nunca fue abierta la ejecución del título III de la Ley Helms-Burton. Para entonces muchos países europeos y otros del mundo, amenazaron seriamente con aplicar las llamadas Leyes Espejos, acusando a Estados Unidos ante la OMC, mientras se preparaban para devolver los golpes. Ese fue el ambiente, frente a la posibilidad de aplicación del Título III durante 24 años.

Hasta que hace menos de un mes, en abril del 2019, el presidente Trump, decidió ponerlo en ejecución. ¿Esta entonces Estados Unidos perdiendo el tiempo nuevamente, solo amenazando, o existen ya condiciones que justifican la puesta en práctica del título mencionado?

Sin dudas había razones para no poner en práctica el título III. ¿Pero existen ahora razones para ponerlo en ejecución?

En realidad, lejos de haber cambiado la situación, que justificaba la no puesta en práctica del título tercero, cuando fue aprobada la ley, estas razones, no solo ahora no han cambiado, sino que el escenario es peor para Trump, que como lo fue con anterioridad.

Cuando fue aprobada la Ley Helms-Burton en 1996, Estados Unidos gozaba de una serie de ventajas que ahora ya no tiene.

Veamos cuales eran entonces algunas de esas ventajas:

-Cuba, apenas salía de la crisis económica que la había azotado durante el periodo 1989-1994.

-Ya la llamada Ley Torricelli, la había golpeado impidiéndole el comercio en 1992 y más tarde en 1996, llegada la Helms-Burton, para impedir las inversiones extranjeras en la Isla.

-El derrumbe del mercado socialista y de la URSS en particular, se hacía sentir con fuerza.

-Aznar, había impuesto dentro de la UE la llamada “Posición Común”. Consistente en un conjunto de presiones, para obligar a Cuba a aceptar su política de Derechos Humanos y avanzar hacia una economía de mercado, si deseaba  recuperar sus relaciones económicas con Europa.

-Cuba apenas comenzaba a recuperar su comercio con los Países europeos. Y las relaciones con los Ex socialistas.

Entonces, ante las dificultades que le traería con los aliados poner en ejecución del título III, Estados Unidos, lo pospuso hasta ahora, en abril del 2019, a pesar de que la coyuntura actual le es menos propicia. Pues ninguno de sus aliados comparte la idea de presionar a Cuba; todos están dispuestos a defender a sus inversionistas en Cuba y el bloqueo es más impopular que nunca antes. Sobre todo, si recordamos la abstención de Obama ante la resolución de Cuba en Naciones Unidas en el 2017 y si traemos al escenario actual la derrota sufrida por Estados Unidos, a pesar de las maniobras que trato de poner en práctica en la reciente Asamblea General del 2018.

Tal vez, todo ello nos podría llevar a pensar, de que ya Trump considera como perdidas todas las oportunidades de su política contra Cuba. Pero no nos engañemos.

¿Por qué, si para Estados Unidos, las razones y dificultades, para aplicar el título III, son hoy más agudas y contradictorias, resulta que  precisamente ahora, Trump decide ponerlo en práctica?

Es cierto que hay ahora, menos razones que nunca, tanto en Estados Unidos, como en el resto del mundo, para que Trump haya decidido poner en práctica el título III. El mundo está contra Trump en la política de bloqueo y no se ha manifestado apoyo ninguno, para aplicarla, todo lo contrario. Países como China y Rusia se oponen fuertemente a que Estados Unidos logre desarticular la economía cubana, sometiéndola a las más brutales medidas de agresividad económica.

Entonces, ¿Dónde están ahora las razones para hacerlo? ¿Dónde pudiera pensar Trump que están ahora las oportunidades que le permitirían convertir semejantes medidas contenidas en el título Tercero de la Helms-Burton, en un acontecimiento exitoso de su política contra Cuba?

Creo que no queda más alternativa que hacer un esfuerzo por imaginar, como es que Trump está calculando, aplicar ahora el título III de la Helms-Burton, a pesar del nivel de oposición con el que está tropezando internamente y en el mundo.

Considero, que Trump piensa en una posibilidad de éxito de esa política, porque Cuba está atravesando una situación económica extremo difícil. Momento en el cual se ha hablado, por parte nuestra, de que esas dificultades, en los próximos meses, se extremaran, pudiendo incluso, llevarnos, o ponernos al borde    un nuevo Periodo Especial.

No se ha dicho exactamente así; pero nuestra Dirección Política ha admitido, que los meses por venir serán de serias dificultades económicas; que ese es el ambiente que se respira con las escaseces que se han puesto de manifiesto y que esa es la preocupación de la mayoría de nuestra población. Además, que el crecimiento de nuestro PIB será si acaso similar al del pasado año. Y que a lo más que podemos aspirar este año es a no decrecer.

Lo cual quiere decir entonces, que la política norteamericana está mirando más que nunca hacia la dinámica de nuestra realidad interna, hacia la economía en particular, pues esta última continúa siendo la clave, la variable fundamental que está informando actualmente la política norteamericana contra Cuba.

Toda la política exterior de Trump es caótica, contradictoria y nada exitosa; plagada de errores y problemas, pero respecto a Cuba, Venezuela y Nicaragua, no podemos hacernos ilusiones. Hay que mirar de frente y con objetividad, que se trata de un trio de naciones, a las que Trump les ha declarado la guerra, para desaparecerlas y que las mismas, no están atravesando una cómoda situación interna.

Para Trump y los que le siguen, tratando de liderar las peores acciones contra Cuba, aun y cuando magnifiquen nuestras dificultades, no es menos cierto que las situaciones son difíciles y que están presentes factores, para alimentar el interés de aprovechar este momento, que se considera por ellos, propicio, para los planes contra Cuba. No tratándose de enemigos improvisados, sino de los enemigos de siempre. Que han encontrado dentro de la administración de Trump el espacio más favorable para llevar a vías de hecho sus planes de destrucción de la Revolución Cubana.

No es menos cierto de que Estados Unidos ya no cuenta con el escenario para ejercer su hegemonía impunemente. Teniendo ante sí múltiples fuerzas internas y externas que le contrarrestan, limitando su poderío para cumplir los planes que ha diseñado contra Cuba.

Pero esta última, amenaza, por su parte, dentro de la coyuntura en que se está tratando de ejecutar, no puede sino hacernos trabajar con ahínco y contra un tiempo que no nos está sobrando.

Es cierto que Trump tiene dificultades, para aplicar contra Cuba la política que decidió desde el principio de su mandato.  Pero no debemos fiarnos en sus dificultades, sino prestar atención, al conjunto de fuerzas que debemos poner en movimiento, para obstaculizar e impedirle la realización de sus aspiraciones contra Cuba. Fuerzas, que en principio están dentro de Cuba. Y no confiarnos a la solidaridad, ni a la ayuda que nos pueda llegar desde afuera. Sino en nuestras capacidades internas, que las tenemos, para conjurar el destino que nos tienen preparado.

La Habana, Mayo 25 del 2019