sábado, 6 de julio de 2019

El nuevo plan antirruso de EE.UU. para Europa insta a reemplazar la "influencia maligna del Kremlin" con los fondos de Washington


RT  -   6 jul 2019 15:49 GMT

Entre sus fines principales se mencionan la lucha contra los esfuerzos de socavar la democracia, resistencia a la manipulación informativa y la reducción de la vulnerabilidad energética y económica.

Imagen ilustrativa / Maxim Shemetov / Reuters

El jefe de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Mark Green, ha presentado este 5 de julio una nueva estrategia para liberar a varios países socios en Europa del presunto control de Rusia. Green ha destacado que este proyecto, denominado 'Contrarrestar el marco de desarrollo de la influencia maligna del Kremlin' (CMKI, por sus siglas en inglés), tiene como objetivo ayudar a gobiernos, sociedades civiles y al sector privado de esas naciones europeas a lograr la autosuficiencia.

Entre los objetivos principales del nuevo programa, que forma parte de la estrategia de seguridad nacional de EE.UU., están:

Ayudar a los países europeos a proteger sus sistemas políticos de la injerencia externa

Contrarrestar las campañas de desinformación

Reducir la dependencia de Europa de la energía rusa y del comercio mutuo

¿Cómo lo hace?

Con el fin de sacar a las naciones europeas del círculo de la supuesta influencia de Rusia, Estados Unidos canaliza millones de dólares a los medios de información locales para garantizar que sean verdaderamente "independientes".

"Con el financiamiento de la USAID, 11 socios de medios estratégicos en Bosnia, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia están aumentando sus audiencias, diversificando sus ingresos y elevando su presencia en los medios digitales", ha revelado la agencia en un comunicado.

Junto con una inyección de dinero estadounidense, la USAID promociona herramientas para luchar contra las 'noticias falsas', como el proyecto Pop-up Newsroom que fundó en Moldaviapara proporcionar "análisis de comportamiento y tecnologías de redes sociales para analizar e identificar la desinformación". Además, supuestamente ayudó a este Estado a buscar otros socios comerciales aparte de Rusia.

En general, para impulsar la independencia económica de los países europeos, la USAID planea "eliminar las restricciones contraproducentes en las operaciones del sector privado y del libre mercado", "aumentar la integración con las economías occidentales" y "abrir nuevos mercados para las empresas de EE.UU.".

La USAID también acusa a Rusia de actividades "maliciosas" con el fin de subvertir la democracia europea, al tiempo que se jacta de sus esfuerzos "en apoyo de la democracia y el estado de derecho en Ucrania", que supuestamente logró al invertir 2,7 millones de dólares en varias instituciones del país, así como en equipos de ciberseguridad para las elecciones y capacitación de funcionarios de la comisión electoral.

El analista político Javier Martínez compara la USAID con un caballo de Troya. Sostiene que la ayuda que esta entidad proporciona a otros países facilita la presencia de los organismos de inteligencia de EE.UU. en la zona y sirve para debilitar las instituciones de esos países.

"Una voz de la época de la Guerra Fría"

La Cancillería rusa ha calificado el discurso de Mark Green como "una voz del pasado, de la época de la Guerra Fría". Desde Moscú lamentan que "USAID no esté orientada a crear una atmósfera de cooperación en el escenario mundial, sino que es un instrumento de lucha ideológica y propaganda".

Honduras, ¿Qué cambió a 10 años del golpe de Estado?


Ollantay Itzamná

Tomado de internet

En la madrugada del 28 de junio del 2009, el Ejército de Honduras, obediente al gobierno norteamericano, irrumpió en la Casa Presidencial y en pijamas sacó al entonces Presidente constitucional Manuel Zelaya y lo envió para Costa Rica.

Así se consumó el primer golpe de Estado del siglo, en el país más nublado (desconocido hasta entonces) de la región, siempre bajo la consigna de: “democracia”, “prosperidad”, “libertad”...

El gobierno norteamericano, en su intento de contener en Honduras el “avance de los vientos anti imperialistas del Sur” empujó a la irreflexiva oligarquía y al Ejército hondureño al abismo letal del cual aún no logran salir.

¿Qué cambió a 10 años del golpe de Estado?

Una década de dictadura consolidada. Si bien para este país bicentenario de 9 millones de habitantes la democracia no había trascendido de la alternancia plutocrática bipartidista, con el golpe de Estado se anuló por completo el orden constitucional y el ritual electoral.

El partido Nacional, coautor del golpe, tomó y se mantiene en el poder con dos fraudes electorales consecutivos (2013 y 2017). Incluso rompiendo el artículo pétreo de la Constitución Política que prohíbe la reelección presidencial.

En lo político, Honduras se encuentra como a principios del siglo pasado: Los gobernantes “democráticos” se mantienen en el poder mano militari.

Disolución de las instituciones públicas. En dos siglos de República se había conseguido cimentar, aunque incipiente, las instituciones públicas en base al ordenamiento jurídico.

Ahora, los resabios de dicha incipiente institucionalidad fueron cooptados “públicamente” por el crimen organizado y el narcotráfico, y funcionan en la alegalidad. “Narco municipios”, “narco dictadura”, “impuesto de guerra”… son términos utilizados para referirse a la administración pública.

La pobreza trepó de 58% al 70%. Para 2009, el 58% de los hogares hondureños vivía en situación de pobreza, y en pobreza extrema, el 36% (INE, 2009).[1] Según informe del PNUD, para el 2018, más del 70% de hondureños viven en situación de pobreza multidimensional[2], y el 48% en situación de pobreza extrema.

La década de la consolidación de la dictadura produjo cerca de 2 millones de nuevos pobres en el país. Casi en ese mismo período, en países como Bolivia, cerca de 3 millones de pobres salieron a niveles de ingresos medios.

Disolución de los derechos humanos. Para el Estado dictatorial de Honduras el principal enemigo interno del país es el o la defensora de derechos humanos. La dictadura premia con la impunidad al predador de defensores derechos (caso Berta Cáceres, y cientos más).

Entre 2010 y 2016, cerca de 21 mil jóvenes fueron asesinados, la mayoría escolares (UNAH, 2017). Con el golpe de Estado, se diluyó el amor por la vida. El golpe y la dictadura hicieron de Honduras uno de los países más violentos y peligrosos del mundo.

Entre 2009 y 2017, fueron asesinados 70 periodistas (de estos casos más del 90% se encuentran en la impunidad)[3]. Honduras vive una acelerada y violenta desintegración social.

Deuda pública se duplicó. El golpe de Estado fue una estrategia para afianzar el sistema neoliberal mediante la transferencia de bienes y servicios públicos al sector privado.

Según informes oficiales, el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció de $14 mil millones (2009) a $ 23 mil millones (2018). Pero, también, en ese mismo período, la deuda pública se duplicó de $ 8.6 millones a 16.5 millones.[4] Es decir, ahora, cada hondureño nace con una deuda de $1700. El costo de la electricidad, la canasta básica, los hidrocarburos… se incrementaron como nunca antes.

La economía creció en un promedio de 3 a 4%, pero la estampida hondureña hacia el exterior cobró ribetes dantescos. La economía casi funciona a control remoto, gracias a los circulantes inyectados por la industria del narcotráfico. Las remesas representan más del 18% del PIB del país.[5]

Germinó una rebeldía popular. Inmediatamente después del golpe de Estado, en Honduras surgió una inédita y espontánea resistencia popular movilizada, articulada en el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). Con la creación del partido político Libertad y Refundación Libre (dirigido por Zelaya), este movimiento social se fue desintegrando. Aunque algunos de sus integrantes aún resisten en las calles a la dictadura actual, no necesariamente bajo la orientación de Libre o de Zelaya.

Quizás se perdió una década de oportunidad para consolidar el sujeto sociopolítico colectivo, alrededor de una agenda común consensuada. Lo cierto es que con seguridad la Honduras post dictadura necesitará de ese sujeto y de esa agenda para proyectarse como país.

Hace 10 años atrás, la resistencia popular planteaba proceso constituyente popular para refundar el Estado. Dicha propuesta fue pospuesta por el partido Libre. Ahora, al parecer, la bandera de la constituyente es enarbolada por la oligarquía dictatorial como “una salida al caos”.





Ollantay Itzamná
Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos
@JubenalQ


Nuevas filtraciones aumentan la presión contra el exjuez brasileño Sergio Moro


El ahora ministro de Justicia y Seguridad Pública del presidente Jair Bolsonaro, Sergio Moro, cuestionó en un comunicado la autenticidad de los mensajes.


W RADIO  -  Agencia AFP  05/07/2019

La publicación de nuevas conversaciones del exjuez brasileño Sergio Moro, que de ser auténticas cuestionarían su imparcialidad en la operación anticorrupción Lava Jato, aumentaron este viernes la presión sobre el ahora ministro de Justicia y Seguridad Pública del presidente Jair Bolsonaro.

Las filtraciones fueron divulgadas por la revista Veja, una de los más conocidas de Brasil, en cooperación con el portal The Intercept Brasil, que el mes pasado empezó a publicar los mensajes entre los fiscales de Lava Jato y Moro, obtenidos según informó de una fuente anónima.

"Lo que se desprende [de los documentos examinados], aparte de una intimidad excesiva ente la magistratura y la acusación, es una evidente asociación en la defensa de una causa", dice la publicación de Veja, que recuerda haber sido una ardiente defensora de Lava Jato, operación que envió a decenas de políticos y empresarios a la cárcel, entre ellos el expresidente de izquierda Luiz inácio Lula da Silva.

Moro cuestionó en un comunicado la autenticidad de los mensajes y alegó que los fallos emitidos en ciertos casos no concuerdan con los pedidos de la Fiscalía, lo cual demostraría que no hubo colusión alguna de poderes.

En uno de los casos citados, el 2 de febrero de 2016, Moro le avisa al jefe de los fiscales, Deltan Dallagnol, que abrirá un plazo de tres días para que se pronuncie sobre un pedido de la constructora Odebrecht para evitar que los investigadores brasileños reciban datos solicitados a Suiza.

Al día siguiente, le pregunta cuándo la Fiscalía emitirá su pronunciamiento sobre el asunto y Dallagnol le responde: "Lo estoy redactando, pero quiero que esté bien hecho, en previsión de los recursos que seguirán. Imagino que mañana, al final de la tarde".

La primera entrega de las revelaciones de The Intercept Brasil mostraban presuntas consultas para perjudicar la candidatura de Lula, y luego de su delfín Fernando Haddad, en las elecciones de octubre de 2018, en las que resultó victorioso Bolsonaro.

Lula purga desde abril de 2018 una pena de 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. Su condena en primera instancia, ratificada por dos tribunales superiores, fue pronunciada por Moro.

Veja indica que analizó "649. 551 mensajes", asegura que "las comunicaciones examinadas por el equipo [de reporteros] son verdaderas" y que llegó a la conclusión de que "Moro cometió, sí, irregularidades".

"Se comportó como jefe del Ministerio Público Federal, una posición incompatible con la neutralidad exigida de un magistrado", indica la revista.

Después de la publicación, #Morosuacasacaiu (#Morotucasacayó) se convirtió en la primera tendencia de Twitter en Brasil. De inmediato, los seguidores del actual ministro respondieron elevando el hashtag #Morosomostodos.

Odebrecht Plus


Jorge Gómez Barata

Aunque probablemente sea circunstancial, el encaje entre Odebrecht, Sergio Moro, el Departamento de Justicia, y el FBI, la destitución de Dilma Rousseff, el encarcelamiento de Lula, unidos al retroceso de los gobiernos de izquierda, y a la judicialización de la política en el continente, dispara las alarmas.

Ningún país latinoamericano ni todos juntos poseen cuerpos policiacos ni sistemas judiciales con solvencia para liderar una cruzada anti corrupción como la protagonizada contra la empresa brasileña Odebrecht, que aunque destapada por el juez Sergio Moro, fue encaminada por el Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones (FBI), que disponen de los recursos, la autoridad, y el acatamiento internacional para realizar una investigación a escala mundial.

Los políticos, burócratas, y empresarios corruptos, narcotraficantes y contrabandistas de armas, no deberían ignorar que sus operaciones, las cuales movilizan decenas y cientos de millones de dólares contaminados, no pasan inadvertidas al sistema bancario mundial, un entramado formado por los grandes bancos de todo el mundo, monitoreado por Estados Unidos. La época en que delincuentes de cuello blanco transportaban los resultados de sus fechorías en maletas, incluso en contenedores, va quedando atrás.

En 2014, en Brasil el juez Sergio Moro desató la operación “Lava jato”. En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer las conclusiones de una investigación mundial, como resultado de la cual un tribunal de Nueva York condenó a la empresa a pagar 5.500 millones de dólares, una multa récord, y en Brasil, su presidente, Marcelo Odebrecht, fue condenado a 19 años de cárcel.

La causa seguida contra Odebrecht aportó elementos para proceder judicialmente en unos diez países latinoamericanos, salpicó a varias naciones africanas, incluso a empresas europeas y estadounidenses.

Como un efecto dominó que todavía no se detiene, se descubrió que en Brasil se pagaron sobornos por 348 millones, en Argentina fueron por 35, en Colombia por 11, en República Dominicana por 92, en Ecuador por 35, en Guatemala por 18, en México por 10, en Panamá por 59, en Perú por 29 y en Venezuela por 89 millones. Según estimados del Ministerio Público de Suiza, por cada millón de dólares en coimas, Odebrecht ganaba cuatro.

En conjunto, entre los implicados, unas mil personas de diez países, figuran ex presidentes, legisladores, ministros, y gobernadores. El récord lo posee Brasil, donde han sido implicados cuatro expresidentes, ocho ministros, un tercio de los senadores, y la mitad de los gobernadores. Le sigue Perú con cuatro expresidentes y la líder de la oposición, incluida la trágica muerte del expresidente Alan García, quien en el momento en que la policía tocó a su puerta para arrestarlo, se pegó un tiro.

Recientemente, con pruebas inobjetables, se ha revelado que Sergio Moro, a quien se presumió un impoluto adalid de la justicia, incurrió en escandalosa prevaricación al conspirar con los fiscales para encarcelar a Lula y excluirlo de la contienda electoral. El propio Moro, sin ninguna prueba, aplicó a Lula una condena de doce años de cárcel.

A la vista de la colusión del juez Moro con los fiscales para perjudicar a Lula, pudiera sospecharse que los factores involucrados en los recientes procesos político, que amparados en la judicialización de la justicia, han implicado a líderes de los gobiernos de izquierda, como son los casos de Jorge Glas, Rafael Correa, y sobre todo Cristina Fernández de Kirchner.

No obstante, por ahora, bastaría con que debido a la anómala e ilegal actuación del juez Moro y los fiscales, el proceso contra Lula sea anulado, y el prestigioso líder recupere su libertad y sus derechos.

Su prestigio está intacto. Allá nos vemos.

La Habana, 21 de junio de 2019

……………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

JOHN BOLTON CONTROLA AL GOBIERNO Y A TRUMP


Por Manuel E. Yepe

El gobierno de Donald Trump ha sido, para la política exterior de Estados Unidos, algo así como un elefante en una cristalería. No sólo por haberse concentrado en el logro de beneficios y privilegios para su nación en detrimento del resto del mundo gracias al poderío económico y militar alcanzado a base de las injustas relaciones económicas globales impuestas por el sistema capitalista vigente.

El blog de Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo del emporio Amazon, quien  en 2015 fue el quinto hombre más rico del mundo y en 2017 alcanzó el primer puesto de la lista de multimillonarios de la revista Forbes, publicó información sobre las luchas y discusiones internas en el equipo de Trump en torno a la marcha inexorable de EEUU hacia la guerra contra Irán y la peligrosidad de John Bolton en el enjambre que ello ha desarrollado. De ellas extraigo muchos de estos datos.

El secretario de Estado Mike Pompeo ha advertido a los líderes iraníes que cualquier ataque de Teherán o su gente que resulte en la muerte de un miembro de los servicios militares estadounidenses será respondido con un contraataque militar de Washington. Tal advertencia la hizo desde Bagdad en mayo, cuando visitaba Irak. El asunto pudiera hacerse crítico muy pronto ya que en días recientes hubo ataques con cohetes en Irak contra objetivos en los que hay personal estadounidense.

Algunos de esos ataques procedían de zonas en las que todavía hay grupos clandestinos de ISIS (Estado Islámico) con armas improvisadas e imprecisas que podrían por casualidad matar a algún soldado estadounidense.

La preocupación por una escalada es particularmente intensa  en el Pentágono, donde la ausencia de un Secretario de Defensa confirmado ha alimentado la preocupación de que los halcones de la Casa Blanca y el Departamento de Estado puedan empujar a los militares más allá de su misión específica de destruir remanentes del Estado Islámico en Irak y Siria, lo que en las circunstancias actuales aumenta el potencial de conflicto con Irán.

Se ha informado en varias ocasiones y por diferentes medios que Trump está algo aislado de las opiniones contra la guerra en su propio régimen. Funcionarios gubernamentales entrevistados por The Washington Post dijeron que el asesor de seguridad nacional John Bolton ha dominado la política iraní, manteniendo un control estricto sobre la información que llega al presidente y reduciendo drásticamente las reuniones en las que altos funcionarios se reúnen en la Sala de Situación de la Casa Blanca para discutir la política.

La intensificación de la campaña de “máxima presión” ha desencadenado debates internos sobre la mejor manera de ejecutar las órdenes del Presidente. En el Departamento de Estado, una discusión sobre lo difícil que es presionar a Irán mediante sanciones terminó con la prevalencia de quienes el más duro enfoque posible.

Mientras que los funcionarios de la Cancillería trataban de hallar con astucias el “punto débil” que aflojara a Irán mediante sanciones, pero sin presionarlo tanto que provocaran su retiro del acuerdo nuclear.

Otros argumentaban que el objetivo de Trump era destruir el acuerdo a cualquier precio para llevar a cabo una política más expansiva que paralizara las fuerzas de Irán en toda la región.

Sin embargo, funcionarios del Pentágono y el Departamento de Estado se han quejado de la dificultad de obtener bajo Bolton una audiencia presidencial para ello. Como resultado, los argumentos sobre la política a seguir no llegan al presidente.

Los comandantes militares regionales siempre piden más tropas y más barcos, lo que aumenta la  posibilidad de “accidentes” y hacen más probable una guerra. ¡John Bolton utiliza todos y cada uno de los pequeños incidentes para enviar más tropas!

A diferencia de sus asesores, Trump siempre parece minimizar la importancia de las acciones de Irán. Por eso, el otro escenario es afirmar que Trump es un tonto y los halcones de guerra lo utilizan como herramienta para implementar sus políticas preferidas.

El ex funcionario de alto rango del espionaje (MI6) británico, Alastair Crooke, asegura que este segundo escenario es el real y esto no se debe a que Trump desee conscientemente la guerra, sino a que los halcones que lo rodean, en particular Bolton, lo acorralan. El principal error de Trump puede ser que crea que Irán, en última instancia, buscará un acuerdo.

Crooke sostiene que Bolton, y Netanyahu detrás de él, superan a los servicios de inteligencia de Estados Unidos en el tema de Irán. Ellos transmiten “inteligencia” al presidente y a los medios de comunicación, tal como lo hizo el vicepresidente Dick Cheney en el período previo a la guerra contra Irak.

Bolton preside las reuniones de diálogo estratégico con Israel (NSC) cuya intención de desarrollar un plan de acción conjunto frente a Irán. Ello significa que las evaluaciones de la inteligencia israelí están siendo enviadas directamente a Bolton sin pasar por los servicios de inteligencia de EEUU para su evaluación. Es decir, Bolton tiene las riendas en sus manos.

La Habana, Junio 26 de 2019

Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

California pide a Trump declarar el estado de emergencia tras el terremoto de magnitud 7,1


RT  -   6 jul 2019 15:04 GMT

El sismo se produjo como parte de una serie de fuertes temblores que han azotado el sur del estado durante los últimos dos días, causando incendios y daños en infraestructura.

Un incendio en la ciudad de Ridgecrest tras un sismo en California, EE.UU., el 5 de julio de 2019. Jessica Weston / The Daily Independent / AP

El estado de California ha pedido al presidente de EE.UU., Donald Trump, declarar el estado de emergencia con el fin de proveer asistencia a los condados de Kern y San Bernardino, donde se reportan considerables daños a causa del terremoto de magnitud 7,1 ocurrido en la zona este viernes.

"El gobernador [Gavin] Newsom habló con la Casa Blanca y solicitó una declaración de emergencia presidencial para apoyar nuestras operaciones aquí en el estado y para proveer [...] asistencia federal directa", comunicó Mark Ghilarducci, director de los servicios de emergencia de la Oficina del gobernador.

El funcionario detalló que se reportaron problemas en el suministro de agua, cortes de electricidad y telecomunicaciones y numerosos incendios, principalmente como resultado de fugas o roturas de los ductos de gas durante este fuerte sismo y el del día anterior.