lunes, 8 de julio de 2019

LAS EXTRADICIONES DE PINOCHET Y ASSANGE


Por Manuel E. Yepe

Con Julian Assange en Gran Bretaña enfrentando una posible extradición a Estados Unidos por publicar secretos clasificados, la reportera de Consortium News, Elizabeth Vos, reflexiona sobre el paralelismo divergente, pero notorio, de ese caso con el del dictador chileno Augusto Pinochet.

Dentro de ocho meses tendrá lugar en Gran Bretaña una de las audiencias de extradición más importantes de la historia reciente, en el que un tribunal británico y el Secretario de Interior dispondrán si el editor de WikiLeaks, Julian Assange, será extraditado a EEUU a enfrentar cargos de espionaje por el delito de hacer periodismo.

Hacía veintiún años, en otro caso histórico de extradición, Gran Bretaña tuvo que decidir si enviaba al ex dictador chileno Augusto Pinochet a España para ser procesado por el delito de asesinato en masa.

En octubre de 1998, Pinochet, cuyo régimen se convirtió en sinónimo de asesinatos políticos, “desapariciones” y tortura, fue arrestado en Londres a donde había viajado para recibir tratamiento médico. Un juez de Madrid, Baltasar Garzón, había solicitado su extradición en relación con la muerte de ciudadanos españoles en Chile.

Alegando improcedencia de juzgar a Pinochet, el Reino Unido evitó en el año 2000 que fuera extraditado a España, donde habría sido procesado por violación reiterada de derechos humanos.

El argumento de inmunidad del abogado fue revocado por la Cámara de los Lores. Pero el tribunal de extradición dictaminó que la mala salud de Pinochet, amigo de la ex primera ministra Margaret Thatcher, le impediría ser enviado a España.

Montgomery reapareció en el caso Assange para defender el derecho de un fiscal sueco a exigir una orden de detención europea para Assange.

Su argumento fracasó porque un tribunal sueco denegó la orden de detención europea. Como en el caso Pinochet, Montgomery ayudó a ganar tiempo, esta vez permitiendo que las acusaciones sexuales suecas persistieran y enturbiaran la reputación de Assange.

Garzón, el juez español que había solicitado la extradición de Pinochet, también reaparece en el caso de Assange.  Es un conocido defensor de los derechos humanos, “considerado por muchos como el guardián legal más valiente de España y el azote de políticos corruptos y señores de la guerra contra las drogas en todo el mundo”.

Pero ahora dirige el equipo legal de Assange.

La cuestión que se plantea es si el sistema jurídico británico dejará ir a un dictador famoso como Pinochet y enviará a un editor como Assange a Estados Unidos para enfrentar una vida en prisión.
Pocos funcionarios electos han defendido a Assange (por su imagen manchada por las acusaciones suecas no probadas y las críticas sobre las elecciones de 2016 en Estados Unidos que no tienen nada que ver con la solicitud de extradición).

Pinochet, por el contrario, tenía amigos en altos cargos. Margaret Thatcher pidió abiertamente su liberación.

Apenas dos semanas antes de su arresto, el general Pinochet visitó a los Thatchers en su residencia de Chester Square, según informó la BBC.  CNN informó sobre una “famosa relación cercana”.

También se documentó un afecto similar entre Pinochet y el ex secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger. Pinochet subió al poder tras un violento golpe de Estado respaldado por Estados Unidos el 11 de septiembre de 1973, que derrocó al presidente democráticamente electo del país, el socialista Salvador Allende. El golpe ha sido calificado como “uno de los más brutales de la historia moderna de América Latina”.

La CIA financió operaciones en Chile con millones de dólares de impuestos estadounidenses antes y después de la elección de Allende, según informó un Comité del Senado de Estados Unidos en 1975.

Más de 40.000 personas, muchas sólo tangencialmente vinculadas a disidentes, fueron “desaparecidas”, torturadas o asesinadas durante los 17 años de terror de Pinochet.

El Chile de Pinochet casi inmediatamente después del golpe se convirtió en el laboratorio de la teoría económica del neoliberalismo de la Escuela de Chicago, o un nuevo laissez-faire, impuesto a punta de pistola. Thatcher y el presidente Ronald Reagan defendieron un sistema de privatización, libre comercio, recortes a los servicios sociales y desregulación de la banca y los negocios que llevo a EEUU a la mayor desigualdad en un siglo.

En contraste con estos crímenes y corrupción, Assange ha publicado miles de documentos clasificados que muestran a funcionarios estadounidenses y de otras naciones involucradas en similares de crimen y corrupción.

Sin embargo, no se espera que Assange reciba la indulgencia del proceso de extradición británico del que disfrutó Pinochet.

La Habana, Julio 1º de 2019


Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
y colaboradora habitual de http://manuelyepe.wordpress.com/

OTRO ESCANDALO EN RADIO MARTI


Jorge Gómez Barata

Por ser parte de una rutinaria sucesión de escándalos, las sanciones aplicadas a Tomas Regalado, director de Radio y Televisión Martí debido a graves faltas en el desempeño profesional, han pasado prácticamente inadvertidas. Cubano de nacimiento, el ex alcalde de Miami fue cogido en falta al comprobarse que fabricó noticias falsas (Fake News), cosa que, dicho sea de paso, ocurre todos los días en esas plantas.

Sancionado administrativamente por La Agencia Global de Medios de Estados Unidos, el pasado día tres, Tomás Regalado fue escoltado hasta la salida de la planta a la cual no podrá ingresar mientras se desarrolla la investigación. La sanción parece ser la zaga de una comisión del Congreso que, al investigar la actividad de esas entidades, concluyó que la programación de Radio y Televisión Martí: “…Estaban plagadas de “mal periodismo” y “propaganda ineficaz”.

Probablemente en la historia de los Estados Unidos no exista un proyecto político tan agresivo, costoso, extravagante e ineficaz contra un país con el cual no se está en guerra como Radio y Televisión Martí, inspiradas en el espíritu del Programa de Santa Fe, el vademécum conservador diseñado en los años ochenta como programa latinoamericano para Ronald Reagan, con la salvedad de que, respecto a Cuba sentenció: “Si la propaganda fallaba vendría la invasión…”

El antecedente más remoto de Radio Martí fue la Radio Swan, emisora que desde Honduras que, con financiamiento de Estados Unidos, realizó trasmisiones radiales piratas hacia Cuba desde 1960 hasta y 1968. Los promotores de la idea de realizar oficialmente trasmisiones de radio y televisión hacia Cuba, se inspiraron en las experiencias de “Radio Europa Libre” y “Radio Libertad” que, según afirmaron, contribuían de manera significativa al debilitamiento de los regímenes comunistas europeos. estimulando la subversión interna.

Bajo la presión de sus consejeros y de la contrarrevolución cubana, entonces liderada por la Fundación Nacional Cubano Americana y Jorge Mas Canosa, en 1981 el presidente Ronald Reagan emitió la Orden Ejecutiva 12323 para crear la Comisión Presidencial para la Radiodifusión hacia Cuba y en 1983 el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó el plan para establecer una emisora radial exclusivamente para Cuba.

Para cubrirla con alguna respetabilidad la emisora anticubana fue inscripta como un   servicio de la Voz de los Estados Unidos de América (VOA), dependiente de la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA). Entonces las oficinas centrales y los estudios estaban en Washington DC, donde radica la Casa Blanca y los principales organismos gubernamentales. En 1996 se mudó a Miami.

Además de los costos de instalación de más de diez millones de dólares, Radio y Televisión Martí han gastado cerca de mil millones de dólares, con los cuales, entre otras cosas sostiene una plantilla de doscientos empleados. Cada emisión cuenta no menos de 100. 000 dólares.

Estas plantas de radio y televisión han utilizado ondas cortas y medias, señales en las bandas de VHF y UHF, aerostatos, aviones, satélites, embarcaciones, incluso INTERNET, sin lograr que sus emisiones sean captadas en Cuba.

Debido a sus dudosos manejos y su ineficacia, no ha pasado un año sin que las plantas hayan sido objeto de alguna investigación, entre las cuales no faltan las de mal uso de los fondos asignados. El despido del director, Tomas Regalado, una pieza del jurásico formado por los remantes de la contrarrevolución que ha envejecido sin lograr el objetivo de destruir a la Revolución Cubana es un episodio más. Tal vez de los últimos.

La verdadera noticia, es que no hay noticia, sino más de los mismo.

Allá nos vemos.

La Habana, 06/07/2019

……………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por Esto!

EL MILAGRO QUE LOS ENEMIGOS DE CUBA Y VENEZUELA PREFIEREN IGNORAR


Por Pedro Martínez Pírez

Treinta años se cumplen este lunes del inicio de una de las más grandes hazañas de la solidaridad humana: la Operación Milagro, cuyos iniciadores fueron el venezolano Hugo Chávez y el cubano Fidel Castro.

Y esa gesta cubano-venezolana hizo posible que más de cuatro millones de personas pobres de 34 países hayan sido operadas gratuitamente de la visión. En Bolivia, casi un millón de personas; en Uruguay, cerca de cien mil. Y así, en casi todas las naciones de Nuestra América la Operación Milagro, hizo el milagro de que muchas personas de escasos recursos recuperaran su visión.

Pero esta gesta médica y humanitaria ha recibido numerosos reconocimientos de la Organización Mundial de la Salud, y hay casos de periodistas famosos que han sido beneficiados por este proyecto y lo han contado al mundo.

Uno de ellos es el hispano-francés Ignacio Ramonet, quien escribió el primero de agosto de 2017 lo siguiente: Después de los análisis pertinentes, mezclado con las decenas de pacientes que llenan los pasillos del hospital habanero Ramón Pando Ferrer, me sometí a la intervención.

Y prosigue el destacado periodista y escritor: Con sus manos de ángel, la doctora cubana Eneida Pérez me operó. Una semana el primer ojo. La semana siguiente el segundo. Seis o siete minutos a cada vez. Cero dolor, increíble. Totalmente ambulatorio,  comentó  Ramonet.

Y precisó el destacado intelectual: Apenas operado, te levantan de la mesa del quirófano por tus propios pies y, sin la ayuda de nadie, te marchas a casa. Dos horas después te retiras tú mismo el esparadrapo que cubre el ojo operado. Milagro, ya ves bien.

Por su parte el periodista vasco José Manzaneda destaca que Cuba tiene 48 mil cooperantes sanitarios en 66 naciones del Sur, más que el conjunto de países ricos.  Y recuerda que sólo en Venezuela la cooperación médica cubana ha salvado un millón y medio de vidas en 12 años.

Reconoce Manzaneda que la Brigada Médica Cubana denominada Henry Reeve fue premiada hace dos años por la Organización Mundial de la Salud, tras atender a más de tres y medio millones de personas en 21 países.

De esas gestas humanitarias no hablan los asesores de Donald Trump, quienes si buscan por todos los medios la destrucción de las revoluciones de Cuba y Venezuela.

La Habana, 8 de julio de 2019